You are on page 1of 5

ADVIENTO – NAVIDAD 2013 (CICLO MEDIO)

El tiempo de Adviento consta de 4 semanas, preparatoria a la Navidad. En el calendario


escolar nos encontramos con el problema que muchos años no podemos hacer una
dinámica completa; en el cuarto domingo de adviento, los alumnos ya han iniciado sus
vacaciones escolares.
En el año 2013 vuelve a suceder lo mismo. Recordamos las fechas:
- Primer domingo de Adviento: 1 de diciembre (dinámica de clase a realizar entre los
días 2 a 6 de diciembre).
- Segundo domingo de Adviento: 8 de diciembre (dinámica de clase a realizar entre los
días 9 a 13 de diciembre).
- Tercer domingo de Adviento: 15 de diciembre (dinámica de clase a realizar entre los
días 16 a 20 de diciembre).
- Cuarto domingo de Adviento: 22 de diciembre. Los alumnos iniciarán sus vacaciones
escolares el viernes 20 de diciembre).

La semana del 16 al 20 de diciembre se hará la dinámica de la tercera semana de


Adviento y también se aprovechará para hacer la de la cuarta semana, recordando que
los alumnos podrán ver esta realidad cuando se acerquen a la iglesia el día 22.

Semana del 2 al 6 de diciembre


El día 1 de diciembre es el primer domingo de Adviento. Durante los días 2 a 6 se
buscará un tiempo para ir a la capilla y ver la corona de Adviento con su primera vela.
El profesor/la profesora leerá el siguiente texto sobre qué significa el Adviento:

“Adviento es un tiempo de preparación espiritual para la celebración del nacimiento de


Cristo. Su duración suele ser de 22 a 28 días, integrado por los cuatro domingos más
próximos a la festividad de la Navidad.
El Adviento es un tiempo de reflexión y de oración, tiempo de esperanza, de
arrepentimiento, de perdón y de alegría.
En las iglesias se coloca una corona de ramas de pino, es la llamada corona de
Adviento. Cada domingo se añadirá una vela a la corona. A cada vela se le asigna una
virtud que hay que mejorar en esa semana. Por ejemplo: la primera vela es el amor; la
segunda, la paz; la tercera, la tolerancia y la cuarta, la fe.”

A continuación se leerá el texto del Evangelio de Lucas 21, 25-28 y 21, 34-36:

“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:


- «Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes,
enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por
el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se
tambalearán.
Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad.
Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación.
Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la
vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos
los habitantes de la tierra.
Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y
manteneros en pie ante el Hijo del hombre.”
El profesor/profesora explicará que la finalidad de este discurso, en Lucas, no es
describir acontecimientos que van a suceder en el futuro, sino dar a los creyentes de su
comunidad la fuerza y el coraje para que puedan vivir y dar testimonio del seguimiento
de Jesús como buena noticia, a pesar de las pruebas y dificultades.Jesús fue un creador
incansable de ESPERANZA. Toda su existencia consistió en contagiar a los demás la
esperanza que él mismo vivía desde lo más hondo de su ser.

Para acabar la dinámica, (si es posible y se tiene conexión a internet), ordenador y


cañón, se pasará el video de youtube: Letra de color esperanza
(www.youtube.com/watch?v=PnMqEPamHJ4), o Esperanza-Adviento
(www.youtube.com/watch?v=TbB8h5sThEU). Así se enlazará con el lema del curso. Si
no se tiene conexión a internet se leerá la siguiente oración:

¡GRACIAS, ADVIENTO, POR SER FUENTE DE ESPERANZA! Cuando la


perdemos, tú nos la devuelves redoblada. Cuando nos elevamos demasiado, nos haces
valorar la pequeñez de cada persona. Cuando se cierran los caminos, tú nos abres otros
tantos senderos.
¡GRACIAS, ADVIENTO, POR SER OASIS DE ESPERANZA! Porque, cuando
alzamos cumbres entre las personas, tú nos invitas a la fraternidad. Porque, cuando los
corazones se endurecen, oportunamente pones tú la mano de la dulzura. Porque, cuando
surgen escollos y odios, invitas a mirar lo que en Dios nos une.
¡GRACIAS, ADVIENTO, POR SER RIO DE ESPERANZA! Cuando corren vientos de
enemistad, la proximidad de Jesús siempre ofrece una mano Cuando bajan aguas de
tormenta,la paz del cielo calma toda tempestad. Cuando se borra toda huella del infinito,
tu presencia nos hace buscar y mirar hacia la estrella.
¡GRACIAS, ADVIENTO, POR SER SURTIDOR DE ESPERANZA! Si andamos
perdidos, el Señor sale a nuestro encuentro. Si nos sentimos solos, Dios reconocerá
nuestros nombres Si nos encontramos sin horizontes, el Señor nos empuja hacia el
futuro. Si no encontramos sentido a las cosas, el Espíritu nos ilumina con sabiduría.
¡GRACIAS, ADVIENTO, POR SER LLAMADA A LA ESPERANZA! Ya puede estar
el mundo desorientado, que tú le abrirás una ventana con respuestas. Ya puede estar el
hombre errante,tú le conducirás hacia la meta deseada.
¡GRACIAS, ADVIENTO! ¡TE ESPERÁBAMOS! Andamos escasos de esperanza y
llenos de problemas. Ayúdanos a ser camino por el que venga Jesús. Ayúdanos a vigilar
el gran castillo de nuestro corazón. Ayúdanos para allanar y acondicionar caminos
torcidos. Ayúdanos para que, con María, recibamos al Grande que será pequeño.
¡GRACIAS, ADVIENTO!

Semana del 9 al 13 de diciembre


El día 8 de diciembre es el segundo domingo de Adviento. Durante los días 9 a 13 se
buscará un tiempo para ir a la capilla y ver la corona de Adviento con su segunda vela.
Luego el profesor/profesora leerá el siguiente texto de Lc 3,1-6.

“En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador
de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y
Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás,
vino la Palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para
perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:
«Una voz grita en el desierto:
Preparad el camino del Señor,
allanad sus senderos;
elévense los valles,
desciendan los montes y colinas;
que lo torcido se enderece,
lo escabroso se iguale.
Y todos verán la salvación de Dios».

A continuación el profesor/profesora explicará que la finalidad de este texto de Lucas,


esque quiere transmitirnos, sin duda, un mensaje: la llegada de Jesús no es pura
casualidad en la historia, ni menos aún está al margen de la historia concreta de los
hombres. La figura de Juan el Bautista nos ofrece una imagen clara y definida de este
profeta que nos abre a la Buena Nueva de Jesús. Puede ayudarnos, pues, a vivir este
momento tan significativo como un acontecimiento real y vivo.

Para acabar la dinámica, (si es posible y se tiene conexión a internet), ordenador y


cañón, se pasará el video de youtube: Adviento 2010
(www.youtube.com/watch?v=sssslBHybr0). Si no se tiene conexión a internet se leerá
la siguiente oración:

“Deseamos, Señor, con esta segunda luz que encendemos, que intensifiques el
resplandor de tu rostro para los que viven en tinieblas y en sombras de muerte.
Que la Luz de tu presencia, alumbrada en nuestras vidas, nos haga percibir nuestras
orgullosas altiveces y nuestros abismos depecado.
Equilibra y allana nuestras vidas, Señor, y haznos caminos de acceso hacia Ti para los
hombres en destierro, alejados de Ti y de los hermanos.
Señor, para que seamos contigo luz atrayente y seductora,
¡Ven, Señor, Jesús!”

Semana del 16 al 20 de diciembre


El día 15 de diciembre es el tercer domingo de Adviento. Durante los días 16 a 20 se
buscará dos momentos para ir a la capilla y ver la corona de Adviento con su tercera
vela. Cuando se baje por tercera vez se recordará que todavía no está la cuarta vela, pero
que ellos mismos con sus familiares lo podrán comprobar el domingo 22 cuando vayan
a misa.

Primer momento
El profesor/profesora leerá el siguiente texto de Lc 3,10-18.

En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan:


- «¿Entonces, qué hacemos?».
El contestó:
- «El que tenga dos túnicas, que se las reparta con el que no tiene; y el que tenga
comida, haga lo mismo».
Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron:
- «Maestro, ¿qué hacemos nosotros?».
Él les contestó:
- «No exijáis más de lo establecido».
Unos militares le preguntaron:
- «¿Qué hacemos nosotros?».
El les contestó:
- «No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie, sino contentaos con la paga».
El pueblo estaba en expectación, y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él
tomó la palabra y dijo a todos:
- «Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle
la correa de sus sandalias. El os bautizará con Espíritu Santo y fuego; tiene en la mano
el bieldo para aventar su parva y reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una
hoguera que no se apaga».
Añadiendo otras muchas cosas, exhortaba al pueblo y le anunciaba el Evangelio.

A continuación el profesor/profesora explicará que la finalidad de este texto de


Lucas,Juan entiende su misión como una labor de preparación a la llegada del Mesías.
Juan usaba un rito que se hizo muy popular: el BAUTISMO. La gente venía a
escucharle, confesaba sus pecados y él la hundía en las aguas del Jordán. Era un
símbolo de limpieza: el agua purifica lo sucio. Y también de renacimiento, de empezar
de nuevo, dejando atrás las malas acciones: del agua nace la vida y el propósito de
mejorar.

Para acabar la dinámica, (si es posible y se tiene ordenador y cañón) se pasará el


powerpoint: Adviento 2013. Si no se dispone de ordenador conexión a internet se leerá
la siguiente oración:

“Encendemos ,Señor, esta tercera luz más cercanos ya a la noche buena de la Luz
Mayor. Queremos dar testimonio de tu Luz, Señor, como hizo Juan el Bautista,. No
somos nosotros la Luz, pero sí los testigos de la Luz verdadera venida a este mundo.
Deseamos, Señor, con esta tercera luz que encendemos, que el fuego de tu Espíritu
encienda nuestros corazones y los convierta en luminarias para los demás.
Danos un corazón que vea las necesidades de nuestro prójimo para compartir con él lo
mejor que somos y tenemos.
Quema en tu hoguera, Señor, toda la paja de nuestras vidas y reúne nuestros granos en
pan comunitario para renacer en Belén, la Casa del Pan.”

Segundo momento
El profesor/profesora leerá el siguiente texto de Lc 1,39-45.

“Unos días después, María se puso en camino y fue a toda prisa a la sierra, a un pueblo
de Judea; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto oyó Isabel el saludo de
María, la criatura dio un salto en el vientre. Llena de Espíritu Santo, dijo Isabel a voz en
grito:
- «¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que
me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó
de alegría en mi vientre. Y ¡dichosa tú, que has creído! Porque lo que te ha dicho el
Señor se cumplirá».
María Dijo:
- «Proclama mi alma la grandeza del Señor, mi espíritu festeja a Dios mi salvador,
porque se ha fijado en la humildad de su esclava
y en adelante me felicitarán todas las generaciones...».”

A continuación el profesor/profesora explicará que la finalidad de este texto de Lucas,


donde crea una atmósfera de alegría, gozo profundo y alabanza que ha de acompañar al
nacimiento de Jesús. La vida cambia cuando es vivida desde la fe. La Acontecimientos
como el embarazo o el nacimiento de un hijo cobran un sentido nuevo y profundo. Todo
sucede en una aldea desconocida, en la montaña de Judá. Dos mujeres embarazadas
conversan sobre lo que están viviendo en lo íntimo de su corazón. María es portadora de
salvación: es que lleva consigo a Jesús. Hay muchas maneras de «saludar» y de
acercarnos a las personas. María trae paz, alegría y bendición de Dios. Lucas recordará
más tarde que era eso precisamente lo que su hijo Jesús pedía a sus seguidores: «en
cualquier casa que entréis, decid lo primero: Paz a esta casa». Desbordada por la
alegría, Isabel exclama: «Bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu
vientre». Dios está siempre en el origen de la vida. Las madres, portadoras de vida, son
mujeres «bendecidas» por el creador: el fruto de sus vientres es bendito. María es la
«bendecida» por excelencia: con ella nos llega Jesús, la bendición de Dios al mundo.
Estas dos madres nos invitan a vivir y celebrar desde la fe el misterio de la Navidad.

Para acabar la dinámica, (si es posible y se tiene ordenador y cañón) se pasará el


powerpoint: El cuento de las cuatro velas de Adviento, powerpoint que enlazara con el
lema del curso: ESPERANZA. Si no se dispone de ordenador conexión a internet se
leerá la siguiente oración:

Encendemos, Señor, esta cuarta luz, redoblando nuestro deseo de llegar, limpios e
irreprochables, a tu gran Día sin ocaso.
Oh Dios, restáuranos; que brille tu rostro y nos salve. Te necesitamos, Cristo, a Ti, Luz
Viva y Verdadera, para aclarar e iluminar los caminos que nos conducen a Ti, Camino
de los caminos humanos.
Enciéndenos tú, Señor, nuestras lámparas que te esperan, cargadas del aceite de nuestras
mejores obras. Que Te alumbremos, como María, Aurora del Sol naciente, en nuestras
palabras y obras para luz del mundo y de los hermanos
Para que así sea, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero.