You are on page 1of 5

FLUIDOS ASOCIADOS CON PROCESOS METAMÓRFICOS

Bajo condiciones favorable, las aguas connatas y las aguas meteóricas


incluidas en las rocas enterrada bajo la superficie terrestre, pueden ponerse
en movimientos y hacer que reaccionen químicamente por el calor y la presión
que acompaña a la intrusión magmática o metamorfismo regional. Esta son
las así denominadas aguas metamórficas, que muchos geólogos creen que
son activos transportadores de mena.
El metamorfismo regional esta frecuentemente y ampliamente considerado
como un proceso por el cual los constituyentes metálicos y volátiles son
dispersados más bien que concentrados. En apoyo en este argumento, Eskola
mostro que los granitos palingeneticos (granitos formados por reconstitución
de rocas) carecen claramente de constituyentes metálicos. Propuestos que se
distinguen de los granitos magmáticos por la falta general de yacimientos de
mena.
Debido a tal razonamiento, los geólogos de minas en general, han tardado en
aceptar la idea de que los yacimientos de menas pueden ser producidos como
resultado de procesos de metamorfismo regional. Sin embargo, ninguno de los
fenómenos que se toman usualmente para denotar un origen magmático son
incorporable con un origen metamórfico.
Las menas de las rocas circundantes y considerándola en área de reducida
presión y temperatura o en área de roca encajonante reactiva. Sales (1960)
discreta con ambas ideas, señalando que los fluidos mineralizaste están
directamente relacionada con los magmas ígneo.
La granitilización es el proceso por el cual las rocas no graníticas se convierten
en rocas de carácter granítico sin pasar por un estado magmático.
Los procesos de metamorfismo no son una explicación conveniente sobre el
origen de los yacimientos de segregación magmática, ni son adecuados para
explicar la introducción de menas en masa ígnea, como en algunos
yacimientos sedimentados de cobre ser normal durante el metamorfismo
regional o durante la intrusión.
Una teoría atractiva es que tanto los procesos ígneos como metamórficos
juegan papeles significativos en la activación de los incluyentes volátiles de las
rocas. Las aguas connatas y las aguas subterráneas contienen frecuente
mente grandes cantidades de las sales solubles. Una vez calentadas y pues
en movimiento, llegarían a ser fuertes disolventes y tendrían a extraer los
metales de las rocas. En apoyo de esto. Está el hecho de que las inclusiones
en los minerales de en generalmente contienen cloruros, lo cual indica que el
cloruro está presente en la mayoría de los fluidos mineralizan tés. Estas aguas
llevando minerales y activadas pudieron también haberse combinado con los
fluidos liberados de un magma.
Diversos geólogos en África han sostenido fuertemente la teoría de que las
aguas metamórficas son portadores activos de mena. Después de muchos
años de estudio sobre los yacimientos de oro de Rhodesia, Macgregoor (1951)
sugirió que el oro de otros minerales fueron liberados como resultado de una
“extracción magmática” de las rocas asimiladas por magmatismo. Las aguas,
según pensó, fueron de origen ígneo o magmático; los metales, no obstante,
originados en la roca original. Después de la solución de los metales, las aguas
migraron hacia arriba y formaron yacimientos epigenéticos (yacimientos de
origen posterior a las rocas encajan tés).
Los fluidos hidrotermales mineralizantes pueden estar compuestos en gran
parte de agua regionales o aguas connatas activada por intrusiones ígneas o
metamorfismo. Tales aguas metamórficas se combinarían con fluidos emitidos
del magma próximo los metales pueden proceder del magma de las rocas
regionales. Algunos de los problemas concernientes a los fluidos
mineralizantes pueden ser resultados por el estudio de muestras recogidas de
pozos profundos que penetran en sistemas en sistemas hidrotermales activos.
Estas aguas hidrotermales contienen concentraciones anormales de metales
pasados y no tienen ningún parecido ni con el agua connata ni con las
meteóricas. La temperatura excede los 270°C y puede alcanzar los 370°C. Las
aguas y los residuos contienen cantidades anómalamente altas de cobre,
plata, potasio, litio, antimonio, plomo, arsénico, boro, berilio, bismuto, galio y
oro. Un depósito silíceo oscuro que se acumuló en una tubería de desagüe
contenía alrededor de un 20 por ciento de cobre y un dos por ciento de plata;
se estimó una precipitación de cinco a ocho toneladas formadas en la tubería
en tres meses. Las rocas regionales parecen haber sufrido metamorfismo, así
evidenciado por un conjunto mineral característico de la facies esquicitos
verdes. Las aguas subterráneas que originalmente ocuparon los espacios
porosos fueron desplazadas por los fluidos mineralizantes más pesados.

FLUIDOS QUIMICAMENTE ACTIVOS


Se cree que los fluidos compuestos principalmente de agua y otros
componentes volátiles, como el dióxido de carbono, representan un papel
importante en algunos tipos de metamorfismo. Los fluidos que rodean los
granos minerales actúan como catalizadores y provocan la recristalización
fomentando la migración iónica. En ambientes cada vez más calientes, estos
fluidos ricos en iones se vuelven proporcionalmente más reactivos. Cuando se
unen dos granos minerales, la parte de sus estructuras cristalinas que se toca
es la que recibe una mayor presión. Los iones situados en estos puntos son
fácilmente disueltos por los fluidos calientes y migran a lo largo de la superficie
del grano hacia los espacios porosos situados entre los granos. Así, los fluidos
hidrotermales contribuyen a la recristalización de los granos minerales
disolviendo el material procedente de las regiones sometidas a elevados y
precipitando (depositando) este material en zonas sometidas a esfuerzos
bajos. Como consecuencia los minerales tienden a recristalizar y a alargarse
más en una dirección perpendicular a los esfuerzos de compresivos.

Cuando los fluidos calientes circulan libremente través de las rocas, puede
producirse intercambio iónico entre dos capas rocosas adyacentes o los iones
pueden migrar a grandes distancias antes de acabar depositándose. Esta
última situación es especialmente habitual cuando consideramos los fluidos
calientes que escapan durante la cristalización de un plutón ígneo. Si la
composición de las rocas que rodean el plutón es claramente distinta de la de
los fluidos invasores, puede producirse un intercambio considerable de iones
entre los fluidos y la roca caja. Cuando eso sucede, se produce un cambio de
la composición global de las rocas circundantes. En estos casos el proceso
metamórfico se denomina metasomatismo.

Origen de los Fluidos Químicamente Activos


El agua es muy abundante en los espacios porosos de la mayoría de rocas
sedimentarias, así como en fracturas de las rocas ígneas. Además, muchos
minerales, las arcillas, las micas y los anfíboles están hidratadas: agua) y, por
tanto, contienen agua en sus estructuras cristalinas. Las temperaturas
elevadas asociadas con metamorfismo de grado bajo a moderado causan la
deshidratación de estos minerales. Una vez expulsada, se mueve a lo largo de
las superficies de los granos individuales y está disponible para facilitar el
transporte iónico. No obstante, en los ambientes metamórficos de alto grado,
en los que las temperaturas son extremas, estos fluidos pueden ser
expulsados de las rocas. Recordemos que cuando se subduce la corteza
oceánica a profundidades de unos 100 kilómetros, el agua expulsada de estas
capas migra hacia la cuña del manto suprayacente, donde provoca la fusión.

Características:
 Los gases o vapores de agua al penetrar a través de la red intergranular
de las rocas desempeñan un papel importante en el metamorfismo de
las mismas.
 El agua es el fluido activo principal, ayudada por el bióxido de carbono,
los ácidos bórico, clorhídrico, fluorhídrico y otras emanaciones, actúan
como catalizadores o disolventes.
 Facilita las reacciones químicas y el ajuste mecánico.
 Su poder, depende de la cantidad y clase de las emanaciones
magmáticas, la presión a la que actúan y la porosidad de las rocas
invadidas.

Estos fluidos conocidos como mineralizadores actúan con 2 efectos


principales:

a) Favorecen las reacciones entre los distintos minerales que constituyen


la roca original sin cambiar.

b) Introducen iones diferentes en la roca, que al reaccionar con los


minerales de esta forman nuevos minerales.

Cambios Producidos:

a) Aumento en el tamaño de los minerales, llamado recristalización.

b) Desarrollo de nuevos modelos estructurales, muestran una disposición


paralela de los minerales.

c) Cambios de textura que difieren de las rocas originales, tanto ígneas


como sedimentarias.

d) . Reorganización parcial de los componentes químicos para formar un


nuevo conjunto mineral.