You are on page 1of 6

La enseñanza en el hogar:

Una responsabilidad sagrada y gozosa

Por Devin G. Durrant

Primer Consejero de la Presidencia General de la Escuela Dominical

Mensaje:

Suplico la ayuda del cielo en nuestro


esfuerzo por enseñar como Cristo en
nuestro hogar.
Objetivo.- Mostrar la sagrada y gozosa responsabilidad que es enseñar a un
niño

Tareas

Dar a conocer a nuestros hijos al Padre Celestial y a su Hijo, Jesucristo,


Enseñar a decir su primera oración.
Brindar guía y apoyo al entrar en el camino de los convenios a través del bautismo
Enseñar a obedecer los mandamientos de Dios.
Animar a seguir a los profetas vivientes.

Misión
Testificar a nuestros hijos

Esforzarnos por prepararlos bien para servir en misiones de tiempo completo, o llamamientos.

GUÍA PARA LA NOCHE DE HOGAR

Relato Presidente (Devin G. Durrant)

“No recuerdo lecciones específicas de la noche de hogar, pero sí recuerdo que nunca pasó una
semana sin tenerla. Yo sabía lo que era importante para mis padres”

Juegos o dinámicas

Conclusión.-. Esa actividad me ayudó a desarrollar mi confianza y facilita atención para enseñar

Recomendación

El presidente Gordon B. Hinckley aconsejó: “Si tienen alguna duda en cuanto a las virtudes de la
noche de hogar, pónganla a prueba. Reúnan a sus hijos a su alrededor, enséñenles, compartan su
testimonio con ellos, lean las Escrituras juntos y pasen un buen rato juntos.
Vencer los
obstáculos

El presidente Gordon B. Hinckley aconsejó: “Si tienen alguna duda en cuanto a las virtudes de la
noche de hogar, pónganla a prueba. Reúnan a sus hijos a su alrededor, enséñenles, compartan su
testimonio con ellos, lean las Escrituras juntos y pasen un buen rato juntos

 La enseñanza mediante la oración familiar

La oración familiar es otra oportunidad primordial de enseñar.

No hay una manera mejor de transmitir amor a nuestros hijos que cuando oramos con ellos o les
damos una bendición. Se imparten lecciones poderosas y perdurables cuando las familias se unen
en humilde oración.

 La enseñanza a demanda

La enseñanza que brindamos los padres se parece a un médico que está de guardia. Siempre
debemos estar listos para enseñar a los hijos porque nunca sabemos cuándo se presentará la
ocasión.

Disposición para enseñar a sus hijos.

“¿Qué les enseño, o qué les estoy enseñando, a mis hijos a través de mis actos y actitudes de
obediencia?”.

Por ser padre, tengo la motivación de estudiar las Escrituras personalmente y de meditar en ellas
para ser capaz de reaccionar cuando se me presente una oportunidad de enseñar a mis hijos o
nietos

 Privilegio

Jamás dejamos de ser sus padres ni sus maestros

 Estudio de las Escrituras en familia

El estudio de las Escrituras en familia es el momento idóneo para enseñar doctrina en el hogar.
Coherentes y creativos.

Una semilla que ha crecido hasta convertirse en un árbol arraigado profundamente en la verdad.

 La enseñanza mediante el ejemplo


Ser “ejemplo de los creyentes en palabra, en conducta, en amor, en espíritu, en fe y en pureza

El élder D. Todd Christofferson nos aconseja: “Tenemos muchas oportunidades para enseñar… a la
nueva generación y debemos dedicar nuestras mejores ideas y esfuerzo a sacarles el máximo
partido. en especial mediante el ejemplo
Así es como enseña el
Salvador
Los hijos reciben bendiciones eternas cuando los padres se aprecian mutuamente y brindan
ejemplos de rectitud.

Conclusión:
Ruego que todos ustedes que se esfuerzan por dar lo mejor de sí mismos para enseñar en el hogar
hallen paz y gozo en ello. Si creen que aún pueden mejorar o que necesitan prepararse más, por
favor, respondan con humildad a las impresiones del Espíritu y comprométanse a actua

El élder L. Tom Perry dijo: “La salud de cualquier sociedad, la felicidad, la prosperidad y la paz de
su gente, todas tienen su raíz en la enseñanza de los hijos en el hogar

Recuerde.- Con fe, perseverancia y oración podemos enseñar como Cristo en nuestro hogar.
Amen!