You are on page 1of 3

AFINACION

Hace algunas semanas me tocó ver una nota circulando por el facebook. La nota decía que,
prácticamente, la afinación de A440 era del demonio (según esto utilizada para torturar por la
gestapo o las ss y no se cuanta cosa más) y no generaba la buena vibra con el universo (si, es
burla). Cosa que se me hizo de lo menos trascendental ya que, pues, ¿como decirlo? trato de
no tragarme todas las cosas que aparecen en las redes sociales o el internet, ya que
cualquiera con computadora o acceso a internet puede escribir lo que se le dé la gana sea
cierto o no. Además, ¿nos están diciendo que toda la música de los 40's a nuestros días es
mala para el ser humano? ¡Por favor!

Recientemente me encontré un anexo al respecto en uno de los libros que estoy leyendo
actualmente. El libro es sobre la afinación de los componentes de un instrumento para darle
una voz, un termino conocido como voicing (no confundir con el acomodo de las notas de una
acorde, que también se conoce de esa forma). El autor es Roger H. Simminoff, que tiene 45
años dedicado a la investigación de qué es lo que hace que los instrumentos de cuerda
suenen muy bien.

Simminoff es un experto constructor de banjos y mandolinas y ha hecho gran investigación


sobre las mandolinas construidas por Lloyd Loar en Gibson alrededor de los años 20's.
Simminoff también ha sido consultor de Gibson y de C.G. Conn (una compañía de afinadores
estroboscópicos que fue absorbida por Peterson). En fin, lo que quiero decir es que el hombre
sabe su oficio muy bien. He leído varios de sus libros y, aunque son enfocados a la
construcción de instrumentos, todos han aportado muchas cosas a mis conocimientos sobre
reparación de (los fans de los setups GBRCenter® tienen mucho que agradecerle a Roger H.
Simminoff).

Volviendo al punto, y a la fantasía del A432Hz, el apéndice del libro de Simminoff habla sobre
la historia de la afinación de concierto, cuales han sido durante distintas etapas de la música
"moderna", y el cómo, dónde, por qué se instauraron y quiénes utilizaron esas variables de A
como notas universales. Me pareció muy interesante (todo el libro es interesante) y también
me pareció importante compartírselos.

Breve Historia sobre la Afinación de Concierto

A través de la historia musical, la "afinación de concierto" no siempre ha sido en A, y A no


siempre ha sido 440Hz. La referencia más antigua que se tiene de una afinación en A parece
ser el órgano de Halberstadt (1361) y estaba afinado a un A a 505.8 Hz. En 1619, Praetorius
(1571-1621) sugirió que una "afinación adecuada" para A sería 424.2Hz. Esta nota, llamada
en ocasiones "nota media" se estableció con el diapasón de Handel (1685-1760) (A422.5) en
1751 y el de la London's Philarmonic de A423.3 en 1820. Esta nota prevaleció por dos siglos
durante los periodos de Handel, Haydn (1732-1809), Mozart (1756-1791) y Beethoven (1770-
1827).

La primera referencia que se tiene de la afinación del C central a 260 fue probablemente
hecha por un contemporáneo de J.S. Bach (1685-1750), Joseph Sauveur (1654-1716), quien
fue el primero en desarrollar un método para medir precisamente, en ciclos por segundo, la
afinación exacta de una nota dada. El midió la afinación de los tubos del órgano y la vibración
de las cuerdas y, definió el C de la escala musical en 256 ciclos por segundo. (Hoy en día,
utilizamos la referencia de Hz, abreviado como "Hz" para referirnos a las vibraciones o ciclos
por segundo.)

En los 1700s, se utilizaron de 392Hz a 415Hz – comúnmente llamada nota o "Tono Barroco" –
para el A de concierto.

En Alemania, Mozart se afinaba a un preciso C256. Los instrumentos alemanes del periodo
1780-1827 (e incluso réplicas de estos instrumentos) pueden ser afinados únicamente a
A430.6 (La referencia de la escala en la que C256 existe).

En el inicio del Siglo XIX, con el advenimiento de las bandas militares, se comenzó un
esfuerzo para encontrar un tono más agudo para ayudar a los metales a tener un sonido más
"brillante".

Los 1800's vieron frecuencias que iban de A420 a A425. (Los primeros músicos llamaban a
esta afinación "afinación baja".) El Zar Alejandro de Rusia pidió un sonido más "brillante" en el
Congreso de Viena en 1815, todos los reyes y emperadores comenzaron a hacer lo mismo.
Una comisión que tuvo entre sus miembros a Hector Berlioz (1803-1869), Giacomo Meyerbeer
(1791-1864), y Gioacchino Rossini (1792-1868) fue fijada por el gobierno Francés. En 1859
ellos impulsaron una ley que establecía A a 435Hz.

Esto llevó a Giuseppe Verdi a comentar "nosotros llamamos A en Roma lo que en París es
Bb" e intentó elevar el estándar italiano a 432Hz (invalidado después en una conferencia de
Austria en 1885 seguido de protestas de los Británicos).

El conocido científico Alemán, Hermann (Heinrich von) Helmholtz (1821-1894), en sus trabajos
se refirió a C como 256.

A pesar de las protestas de los músicos que decían a "sus Majestades" que no entendían que
muchas veces las nuevas afinaciones requerían la compra de instrumentos costosos afinados
a una nota nueva, compositores como Liszt (1811-1886) y Richard Wagner (1813-1883)
presionaron para que la nota fuera elevada. Wagner incluso se mandaba a fabricar
instrumentos que podían ser tocados en A440 y más arriba. Para mediados de los 1800s, las
notas variaron desde A420 hasta A460 lo cual resultó en caos para los miembros de las
orquestas.

Para finales del Siglo XIX, el gobierno Francés, por consejo de Rossini, hizo un llamado para
la "primera estandarización de la nota en tiempos modernos". Después en el mismo siglo, la
nota se elevó a A430 y permaneció así hasta bien entrado el Siglo XX (algunos la llamaban la
"nota filosófica" haciendo referencia al pensamiento científico de aquel tiempo).

En 1896, la Sociedad Filarmónica adoptó A439 y por algún tiempo este fue el estándar dentro
del gremio del pianoforte.

A principios de los 1920s, el desarrollo de la radiodifusión impulsó un creciente interés en


encontrar un acuerdo internacional sobre la nota de afinación. Las mediciones llevadas a
cabo por el Physikalische Technische Bundesanstalt confirmaron que las orquestas del mundo
en ese periodo utilizaban una gran variedad de "notas estándar" para A. En Inglaterra era
A443.5, A443 en Czechoslovakia, A439.5 en Dinamarca y A439.9 en Holanda.

Entonces, en una conferencia internacional llevada a cabo en Londres en 1939, y a la que


asistieron representantes de Alemania, Gran Bretaña, Holanda e Italia (con Suiza y Estados
Unidos votando vía memorándum), adoptaron unánimemente "A440 como la nota estándar
para la clave de Sol."

A pesar del acuerdo de A440 como nota estándar, los Franceses, La Orquesta Metropolitana
de Nueva York, y muchas orquesta prominentes alrededor del mundo continuaron afinando en
un A entre 432Hz y 435Hz hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

Ya muy entrado el Siglo 20, todos los libros de texto de física, sonido, acústica y música se
referían a la nota física o la nota científica como C256Hz (en la cual A=430.6Hz).

En 1953, en una reunión de la Organización Internacional de Normalización (ISO) en Londres,


se hizo un nuevo esfuerzo por establecer A a 440Hz. La sugerencia fue pasada por los
miembros, pero ignorada por un gran número de músicos notables y de organizaciones
musicales (que no fueron invitadas). Los Franceses acusaron a los fabricantes de
instrumentos Británicos de alinearse con el gremio de músicos de jazz de estados unidos (que
afinaban a A440Hz), alegando que las orquestas clásicas dependerían de lo que los "músicos
de jazz les dijeran". Un referéndum subsecuente entre miles de músicos franceses votaron
aplastantemente para mantenerse en A432Hz.

El intento más reciente de estandarizar la nota de afinación fue en 1971 cuando la Comunidad
Económica Europea (ECC) pasó una "recomendación" para fijar la afinación internacional en
A440Hz – pero no todos los países u organizaciones han aceptado esta recomendación.

En otro extremo, los Gaiteros Escoceses actualmente utilizan una nota que va de A476Hz y
A480Hz en un esfuerzo de obtener un sonido mas "brillante" (siendo la percepción que un
sonido más agudo es más brillante). Los ejecutantes del Shruti Hindú utilizan A444 y los
flautistas franceses A442.

Así que, hoy día (2007 fue la publicación de este libro), no existe realmente un acuerdo global
en la "nota de concierto", y todo mundo continúa básicamente por cuenta propia dependiendo
de donde toquen su música.

Nota: Actualmente, la profesión médica utiliza diapasones afinados en C128 y C256 para
probar la respuesta neurológica. Aunque estos diapasones se encuentran disponibles en la
comunidad médica, no sirven mucho a los músicos porque: a) No se encuentran afinados con
tanta precisión como los diapasones musicales; y b) no se encuentran afinados a la nota de
concierto actual de A440.

Espero que les haya resultado entretenido e ilustrativo. Muchas gracias por leer.