You are on page 1of 2

Un breve análisis de la homilía inaugural de B16

1. Si parte de su programa de gobierno lo encontramos en la homilía del miércoles, sigo insistiendo en que los
grandes ausentes son los pobres (entre paréntesis, me causa gracia que medios españoles dijeran que B16 no habló
español el viernes con la prensa en castigo por la ley de matrimonio homosexual de España; otra lectura es que tanto
para esos españoles, como para B16 América latina no existe);

2. Me preocupa la ya canonización de JP II presentándolo como uno que cruzó "el umbral de Dios..." y la afirmación
de que "Ahora sabemos que él está entre los suyos y se encuentra realmente en su casa".

3. Me preocupó la presentación de "el elegido" por Dios como aquel a quien "Dios quería otorgar la misión de atar y
desatar", que si bien es dado a Pedro como portavoz de los Doce, también es confiado a los Doce explícitamente en
Mt 18,18. Esa concentración eclesiológica me parece preocupante; B16 NO ES LA Iglesia;

4. La idea de que "la Iglesia es joven" no parece reflejarse en la edad del Pontífice (ni en la de sus electores);

5. La idea de que en el rostro sufriente del Santo Padre (por JP II) "hemos contemplado el misterio de la pasión de
Cristo y tocado al mismo tiempo sus heridas" me parece muy peligrosa; la idea de los rostros sufrientes de Puebla y
su ampliación en Santo Domingo no incluían ese rostro, y no parece que vayan en la misma linea.

6. Me pareció positiva la idea de que los laicos trabajan "en la construcción del reino de Dios" y que este se expande
en el mundo en "cualquier manifestación de la vida"; no por novedosa, sino por verdadera;

7. No me gustó la idea de presentar a los cristianos no católicos como los que "aún no están en plena comunión con
nosotros"; porque también es verdad que nosotros aun no estamos en plena comunión con ellos; creo que sería más
justo y menos eclesiocéntrico afirmar "con los que aun no estamos en plena comunión mutua" o algo semejante;

8. presentar el Papado como el "inicio del ministerio petrino" me pareció positivo, especialmente en la linea de la
carta de González Faus que compartimos ayer;

9. La referencia a lo que el palio "representa" me pareció desencarnada. Creo que los signos, para significar tienen
que tener razones en la realidad para que representen lo que se dice, sino podemos hacerle decir a los signos lo que
se nos ocurra (más si decimos que representa a la oveja perdida...), algo que no se concluye de ninguna manera de la
"estola" sobre los hombros como lo presentaban los medios;

10. Me pareció buena la comparación de Cristo cordero en contraposición con la imagen de los poderosos, y la toma
de distancias con "el poder", a lo que se opone "al progreso y a la liberación de la humanidad";

11. Me pareció lograda la frase que "el mundo se salva por el Crucificado y no por los crucificadores", a pesar que
se corre el riesgo de pensar que el Crucificado se identifica con la imagen sufriente de JP II (como ya lo dijo) y al
riesgo de que se entienda que lo que salva es el dolor (aunque aclara que es el amor), y no salir, entonces a ser voz
de los crucificados contra los crucificadores;

12. Sé que se usa, pero no termino de ver que se aluda al "anillo del pescador"; la imagen del pescador es una caña,
o una red, no un anillo;

13. Me pareció positiva la insistencia en la unidad (aunque parece ser "unidad en torno a mí"), pero que se insista en
eso sigue siendo positivo;

14. Me pareció bueno que tome distancia de "los poderosos", aunque no una distancia suficiente, especialmente de
aquellos que son "crucificadores";

Pero hay algo que me resultó mucho más preocupante en todo esto:

1. en la homilía del miércoles 20 me preocupó la antropología dualista: "cuerpo y alma", "el alma es lo que
subsiste". Creo que es tiempo de "deshelenizar el cristianismo", y volver a Platón es propio de un agustiniano como
"Rat", pero creo que es un retroceso enorme; recuerdo que cuando JP II le dio a Balthasar un premio por sus aportes
teológicos, él _coherente con su "teología de los santos"_ aludió a Teresa de Lisieux y dijo que ella había "eliminado
de la espiritualidad católica los últimos resabios de platonismo; sólo por eso ya merece un nombre insigne en la
teología católica".

2. en la homilía de hoy me preocupó la exégesis (o para ser más precisos, la ausencia de ella); la referencia y
centralización en los dos "signos", la utilización de la exégesis patrística, las alegorías con la oveja perdida, el
descenso y encarnación de Cristo, los tipos de desierto, el mar de la historia, la red del evangelio, el mar salado de
las alienaciones; y finalmente la referencia a que "el relato al final del camino terrenal de Jesús con sus discípulos,
se corresponde con uno del principio" ligando Jn 21 con Lc 5 (como si no fueran un mismo relato). Creo que esta
exégesis espiritual es muy peligrosa teológicamente. Una de las cosas que JP II no pudo secuestrar del Vaticano II
fueron los estudios bíblicos; es cierto que en 1992 empezaron a insistir en la vuelta a la exégesis patrística, pero la
entonces Pontificia Comisión Bíblica insistió en la utilización de los métodos histórico_críticos (no es extraño que
entre la multitud de teólogos sancionados no figuren exégetas, que yo sepa; al menos, no por los métodos usados);
en ese año '92 "Rat" con De la Potterie y otro teólogo italiano (cuyo nombre no recuerdo) dieron una conferencia el
24 de marzo en la Gregoriana sobre la exégesis patrística ("curiosamente" no fueron los profesores del Bíblico a esa
charla); meses después (1993) la PCB sacó la Interpretación de la Biblia en la Iglesia que es uno de los mejores
documentos emanados de la curia juanpablista ("al fin de Roma viene algo de luz" dijeron algunos en Alemania).
"Rat" había pretendido una insistencia en la "lectura espiritual" pero el tiro le salió por la culata. Ahora parece volver
sobre el tema.

Recuerdo que el tema bíblico es presentado por J. P. Martín, en su libro sobre los MSTM como uno de los temas que
influyen más en la teología de los STM. No es ajeno a esto la antropología a la que aludí recién; la antropología
dualista no es bíblica, pero una lectura espiritual de la Biblia es coherente con una antropología dualista.

Creo que por acá despunta un problema grave.

Eduardo