You are on page 1of 3

Análisis Coyuntural Elecciones Colombia 2018

Rafael Nieves C.I.23.798.478

Colombia vivió el domingo 28 de Mayo sus primeras elecciones sin conflicto armado entre
el Estado Colombiano y la extinta guerrilla de las Farc después de 50 años, un hecho de
gran trascendencia, el conflicto armado siempre fue una argumentación para la baja
participación electoral en Colombia por las condiciones hostiles y peligrosas en los
centros de votación en las espacios más vivos de la guerra, principalmente en los
departamentos rurales, los más pobres y excluidos del país.

La insurgencia todavía continua en el vecino país, bajo las guerrillas del ELN,EPL y la
disidencia de las Farc, organizaciones político-militares que se desarrollan una actividad
en las fronteras(sea con Venezuela, Ecuador y Brasil),al nivel nacional no poseen las
estructura de la antigua FARC, en sus divisiones departamentales y en efectivos. A pesar
de que la Guerra prosigue en Colombia, las organizaciones guerrilleras no efectuaron
acciones militares durante los comicios, llevándose en paz el proceso.

Las elecciones colombianas se realizaron casi paralelamente con las de Venezuela, en un


momento crítico de las relaciones entre ambos países, y de derechización de la
gobernanza sudamericana. La elección en Venezuela se desarrollo bajo un panorama de
asedio internacional e hiperinflación, con una mayoría de los partidos y movimientos de
oposición (G-4 y el Frente Amplio) apostando a una agenda de insurrección (golpe de
Estado) o de intervención (invasión militar extranjera), excluyéndose rotundamente de
cualquier participación electoral.

Esta serie de situaciones alimento a una participación baja para una elección presidencial
en Venezuela (Así no para algunos países occidentales, Colombia, Chile, etc),los
representantes de la oposición en estas elecciones Falcón y Bertucci , en primer momento
no reconocieron los resultados electorales ante la mayoría aplastante conseguida por
Nicolás Maduro(68%),una acción característica de la oposición venezolana, esta vez por
miembros disidentes de la oposición, que esperaron que el mismo chavismo le diera el
golpe a la mesa a Maduro, pero resulto infructuosa su pretensión, tanto con los chavistas
como la mayoría de la oposición que no salió a votar

La elección Colombia antes de comenzar se caracterizo por numerosas denuncias de


fraude electoral, recopiladas de las elecciones legislativas del 11 de Marzo, la falta de
boleta electorales, lo que obligo a hacer fotocopias express, la designación de los jurados
electorales en connivencia y las inconsistencias en el software del sistema electoral,
enlodo el mismo proceso. Desde el 2011 la registraduria y desde 2017 una fracción del
congreso colombiano han pedido que el sistema electoral manual se cambia a uno digital,
similar al venezolano y al de otras partes del mundo.

Los comicios colombianos mostraron un realidad inesperada para algunos ,y positiva para
otros, voto el 53% del padrón electoral, la izquierda en las opciones de Petro y Fajardo
contemplaron casi un 50 % de la votación, con más de 9 millones de votos, hace 4 años la
izquierda en su conjunto saco un poco mas de 2 millones de votos. Si hablamos de
alguna balanza que beneficie la participación electoral del pasado domingo sin dudas está
en la izquierda. El candidato del Uribismo Ivan Duque saco alrededor de 7,5millones de
votos, cercano a la votación de Santos y Zuloaga en el 2014, y de Santos 2010,el techo
electoral de la derecha se ha mantenido fijo, esperemos que dirán los colombianos en la
segunda vuelta del 27 de Junio.

El proceso electoral colombiano y venezolano tuvo la curiosidad por la intervención de


ambos países de manera directa o indirecta en los comicios del otro, en el caso
venezolano por las declaraciones de Santos como portavoz del Grupo de Lima al no
reconocer el proceso venezolano, apoyando la agenda insurreccional en Venezuela. En el
caso de Colombia, el Candidato Gustavo Petro sufrió un asedio mediático con respecto a
su relación con el gobierno de Venezuela y sus pretensiones de seguir el ejemplo
bolivariano, esta táctica es la utilizada por el Uribismo para levantar las pasiones
xenofóbicas con réditos electorales.

Las relaciones diplomáticas de Venezuela y Colombia se definirán este próximo, de ganar


Ivan Duque, la hipótesis de invasión a Venezuela se hace más visible, por la tradición
militar del Uribismo y el apoyo que cuenta hoy con Trump en la Casa Blanca y sin olvidar
que Colombia está próximo a ser un socio global de la OTAN. En la economía no es
extraño que se profundice el contrabando en la frontera con Venezuela y que además se
incentive un bloqueo regional económico y diplomático contra Venezuela.

Si la victoria por el contrario se decide en Petro el escenario es mas especulativo, la


izquierda que representa se acerca más al centro que a la radicalidad, sus diferencias con
el chavismo las ha tenido con Hugo Chávez vivo, la diferencia se recalca en la crítica del
a la economía extractivista, al clientelismo y populismo que profesa según el chavismo.
No sabemos si es una estrategia electoral en los medios o una posición crítica real estas
denuncias. De ganar Petro es garantía de neutralidad pero no de alianza de inmediata.