You are on page 1of 9

2.

CLASE Y ESTADO: PROBLEMAS DE PERIODIZACION Clase y Estado: problemas de periodización 39

ineresos n o r m a l m e n t e gozaría de ciertos privilegios financieros


sobre su señorío territorial: sobre todo, las «cargas» feudales
v i a s «ayudas» especiales de sus vasallos, s u j e t o s p o r investi-
dura a sus feudos, m á s los p e a j e s señoriales sobre mercados o
rutas comerciales, m á s los impuestos procedentes de la Iglesia
en situaciones de emergencia, m á s los beneficios de la justicia
real en f o r m a de multas y confiscaciones. N a t u r a l m e n t e , estas
Dibujadas ya las grandes líneas del c o m p l e j o institucional del f o r m a s f r a g m e n t a d a s y restringidas de r e n t a f u e r o n muy p r o n t o
E s t a d o absolutista en Occidente, q u e d a n a h o r a p o r esbozar, muy inadecuadas incluso p a r a las exiguas obligaciones gubernamen-
brevemente, algunos aspectos de la trayectoria de esta f o r m a tales características del sistema político medieval. Se podía re-
histórica que, n a t u r a l m e n t e , s u f r i ó modificaciones significativas currir, p o r supuesto, al crédito de m e r c a d e r e s y b a n q u e r o s resi-
en los tres o c u a t r o siglos de su existencia. Al m i s m o tiempo dentes en las ciudades, q u e controlaban reservas relativamente
es preciso o f r e c e r alguna explicación de las relaciones e n t r e la amplias de capital líquido: éste f u e el p r i m e r y más extendido
clase noble y el absolutismo, p o r q u e n a d a p u e d e e s t a r menos expediente de los m o n a r c a s feudales al e n f r e n t a r s e a una insu-
justificado que d a r p o r s u p u e s t o que se t r a t a b a de u n a rela- ficiencia de sus r e n t a s p a r a la dirección de los a s u n t o s de Es-
ción sin p r o b l e m a s y de a r m o n í a n a t u r a l desde su comienzo tado. Pero recibir p r é s t a m o s sólo servía p a r a p o s p o n e r el pro-
Puede a f i r m a r s e , p o r el contrario, que la periodización real del blema, p o r q u e los b a n q u e r o s exigían n o r m a l m e n t e contra sus
absolutismo en Occidente debe b u s c a r s e p r e c i s a m e n t e en la p r é s t a m o s garantías seguras sobre los f u t u r o s ingresos reales.
c a m b i a n t e relación e n t r e la nobleza y la m o n a r q u í a , y en los La necesidad a p r e m i a n t e y p e r m a n e n t e de o b t e n e r s u m a s
múltiples y concomitantes virajes políticos que f u e r o n su corre- sustanciales f u e r a del á m b i t o de sus r e n t a s tradicionales con-
lato. En cualquier caso, aquí se p r o p o n d r á u n a periodización d u j o p r á c t i c a m e n t e a todas las m o n a r q u í a s medievales a con-
provisional del E s t a d o y u n intento p a r a t r a z a r la relación de vocar a los «Estados» de su reino cada cierto tiempo, con o b j e t o
la clase d o m i n a n t e con él. de r e c a u d a r impuestos. Tales convocatorias se hicieron cada
Como hemos visto, las m o n a r q u í a s medievales f u e r o n u n a vez más f r e c u e n t e s y p r o m i n e n t e s en E u r o p a occidental a par-
a m a l g a m a inestable de soberanos feudales y reyes ungidos Los tir del siglo X I I I , c u a n d o las tareas del gobierno feudal se
extraordinarios derechos regios de esta última función eran hicieron m á s complejas y el nivel de finanzas necesario p a r a
n a t u r a l m e n t e , un contrapeso necesario f r e n t e a las debilidades ellas se volvió igualmente más exigente 2 . E n ninguna p a r t e
y limitaciones estructurales de la p r i m e r a : la contradicción en- llegaron a alcanzar u n a convocatoria regular, independiente de
t r e esos dos principios alternos de realeza f u e la tensión nu- la voluntad del soberano, y de ahí que su periodicidad variara
clear del E s t a d o feudal en la Edad Media. La función del e n o r m e m e n t e de u n país a o t r o e incluso d e n t r o del m i s m o
soberano feudal en la cúspide de u n a j e r a r q u í a vasallática era, país. Sin embargo, estas instituciones n o deben considerarse
en u l t i m o término, la c o m p o n e n t e d o m i n a n t e de este modelo
monárquico, c o m o h a b r í a de m o s t r a r la luz retrospectiva arro- J
Se necesita con urgencia un estudio completo de los Estados me-
jada sobre ella p o r la e s t r u c t u r a opuesta del a b s o l u t i s m o En dievales en Europa. Hasta ahora la única obra con alguna información
el p r i m e r período medieval, esta función imponía límites muy internacional parece ser la de Antonio Marongiu, II Parlamento tn Italia,
estrechos a la base económica de la m o n a r q u í a . Efectivamente nel Medio Evo e nell'Etá Moderna: contributo alia storia delle instituziom
el soberano feudal de esta época tenía que sacar sus rentas prin- parlamentan dell'Europa Occidentale, Milán, 1962, traducida recientemente
al inglés con el equívoco título de Mediaeval parliaments: a comparative
cipalmente de sus propias tierras, en su calidad de propietario study Londres, 1968. De hecho, el libro de Marongiu —como indica su
particular. Las rentas de sus tierras se le entregarían inicial- título' original— se refiere principalmente a Italia, la única región de
m e n t e en especie, y p o s t e r i o r m e n t e en d i n e r o A p a r t e de estos Europa en la que los Estados no existieron o carecieron de importancia.
Sus cortas secciones sobre otros países (Francia, Inglaterra o España)
apenas pueden considerarse como una introducción satisfactoria al tema,
t J t Z * m ° n a r q U Í a s u e c a r e c i b i ó e n especie gran parte de sus ingresos y además se ignoran los países del norte y el este de Europa. Por otra
tanto cargas como impuestos, hasta bien entrada la época moderna. parte, el libro es un estudio jurídico, carente de toda investigación so-
ciológica.
Europa occidental 41
40 Clase y Estado: problemas de periodización

como desarrollos contingentes y extrínsecos al cuerpo político N a t u r a l m e n t e , la definición social de «súbditos» era prede-
medieval. Constituyeron, p o r el contrario, u n m e c a n i s m o inter- cible. Los «Estados del reino» r e p r e s e n t a b a n u s u a l m e n t e a la
m i t e n t e que era una consecuencia inevitable de la e s t r u c t u r a nobleza, al clero y a los burgueses u r b a n o s y estaban organi-
del p r i m e r E s t a d o feudal en cuanto tal. Y precisamente p o r q u e zados bien en u n sencillo sistema de tres curias o en o t r o algo
los órdenes político y económico estaban fundidos en una cadena diferente de dos c á m a r a s (de magnates y no m a g n a t e s ) 5 . E s t a s
de obligaciones y deberes personales, n u n c a existió ninguna asambleas f u e r o n p r á c t i c a m e n t e universales en toda E u r o p a
base legal p a r a recaudaciones económicas generales realizadas occidental, con la excepción del n o r t e de Italia, donde la den-
p o r el m o n a r c a f u e r a de la j e r a r q u í a de las soberanías interme- sidad u r b a n a y la ausencia de u n a soberanía feudal impidió
dias. De hecho, es s o r p r e n d e n t e que la m i s m a idea de u n im- n a t u r a l m e n t e su aparición: el Parliament en Inglaterra, los
p u e s t o universal —tan i m p o r t a n t e p a r a todo el edificio del États Généraux en Francia, el Landtag en Alemania, las Cortes
imperio r o m a n o — faltara p o r completo d u r a n t e la E d a d Me- en Castilla o Portugal, el Riksdag en Suecia. Aparte de su fun-
dia 3 . Así, ningún rey feudal podía decretar impuestos a volun- ción esencial como i n s t r u m e n t o fiscal del E s t a d o medieval, esos
tad. Para a u m e n t a r los impuestos, los soberanos tenían que Estados cumplían otra función crucial en el sistema político
o b t e n e r el «consentimiento» de organismos reunidos en asam- feudal. E r a n las representaciones colectivas de u n o de los prin-
bleas especiales— los Estados—, b a j o la rúbrica del principio cipios m á s p r o f u n d o s de la j e r a r q u í a feudal d e n t r o de la no-
legal quod omnes tangit 4. Es significativo que la m a y o r p a r t e bleza: el deber del vasallo de p r e s t a r n o sólo auxilium, sino
de los impuestos generales directos que se i n t r o d u j e r o n paula- también consilium a su señor feudal; en o t r a s palabras, el dere-
tinamente en E u r o p a occidental, s u j e t o s al asentimiento de los cho a d a r su consejo solemne en m a t e r i a s graves que afectasen
p a r l a m e n t o s medievales, se h u b i e r a n iniciado antes en Italia, a a m b a s partes. E s t a s consultas no debilitaban necesariamente
donde la p r i m e r a síntesis feudal había e s t a d o más próxima a la al soberano feudal; p o r el contrario, podían reforzarle en las
herencia r o m a n a y u r b a n a . No f u e sólo la Iglesia quien estable- crisis internas o externas al proporcionarle u n o p o r t u n o apoyo
ció impuestos generales sobre todos los creyentes p a r a las cru- político. Aparte del vínculo p a r t i c u l a r de las relaciones de home-
zadas; los gobiernos municipales —sólidos consejos de patricios n a j e individuales, la aplicación pública de esta concepción se
sin estratificación de rango ni investidura— n o tuvieron grandes limitaba inicialmente al p e q u e ñ o n ú m e r o de magnates baronia-
dificultades p a r a establecer i m p u e s t o s sobre las poblaciones de les q u e eran los lugartenientes del m o n a r c a , f o r m a b a n su sé-
sus propias ciudades, y m u c h o menos sobre los contados sub- q u i t o y e s p e r a b a n ser consultados p o r él acerca de los a s u n t o s
yugados. La c o m u n a de Pisa tenía ya impuestos sobre la pro- de E s t a d o i m p o r t a n t e s . Con el desarrollo de los Estados pro-
piedad. En Italia se i n t r o d u j e r o n también m u c h o s impuestos p i a m e n t e dichos en el siglo x i n , a causa de las exigencias fis-
indirectos: el monopolio de la sal o gabelle tuvo su origen en cales, la prerrogativa baronial de consulta en los ardua negotia
Sicilia. Muy p r o n t o , u n a abigarrada e s t r u c t u r a fiscal se desarro- regni se f u e extendiendo g r a d u a l m e n t e a estas nuevas asambleas,
lló en los principales países de E u r o p a occidental. Los príncipes y llegó a f o r m a r p a r t e i m p o r t a n t e de la tradición política de
ingleses, a causa de su situación insular, contaban principal- la clase noble que en todas partes, n a t u r a l m e n t e , las dominaba.
m e n t e con las rentas consuetudinarias; los franceses, con los La «ramificación» del sistema político feudal en la B a j a E d a d
impuestos sobre el comercio interior y con la taille, y los ale- Media, con el desarrollo de la institución de los Estados a p a r t i r
m a n e s con la intensificación de los peajes. Esos impuestos n o del t r o n c o principal, n o t r a n s f o r m ó las relaciones entre la mo-
eran, sin embargo, prestaciones regulares, sino que permanecie- n a r q u í a y la nobleza en ningún sentido unilateral. Esas insti-
ron como recaudaciones ocasionales hasta el final de la Edad tuciones f u e r o n llamadas a la existencia f u n d a m e n t a l m e n t e p a r a
Media, d u r a n t e la cual pocas as?.mbl-as de Estados cedieron a
los m o n a r c a s el derecho de r e c a d a r impuestos generales y 5
Hintze trata de estos diversos modelos en «Typologie der Standischen
p e r m a n e n t e s sin el consentimiento de sus súbditos. Verfassungen des Abendlandes», Gesammelte Abhandlungen, vol. I, Leip-
zig, 1941, pp. 110-29, que es todavía la mejor obra sobre el fenómeno de
los Estados feudales en Europa, aunque curiosamente no ofrece con-
Stephenson
4 - Mediaeval institutions, Ithaca, 1954, pp. 99-100. clusiones definitivas en comparación con la mayor parte de los ensayos
°">™bus debet comprobari: lo que a todos afecta, por todos debe de Hintze, como si todas las implicaciones de sus hallazgos tuvieran que
ser aprobado.
ser todavía elucidadas por el autor.
40 Europa occidental Clase y Estado: problemas de periodización 43

extender la base fiscal de la monarquía, pero, a la vez que


fortuna y de fama, a la q u e se a f e r r a r o n con avidez; p a r a mu-
cumplían ese objetivo, i n c r e m e n t a r o n t a m b i é n el potencial con-
hcs otros, significó la indignidad o la ruina, contra las q u e
trol colectivo de la nobleza sobre la m o n a r q u í a . N o deben con-
L rebelaron; p a r a la mayoría, e n t r a ñ ó u n largo y difícil pro-
siderarse, pues, ni como m e r o s estorbos ni c o m o simples ins-
ceso de adaptación y reconversión, a través de sucesivas gene-
t r u m e n t o s del p o d e r real; m á s bien, r e p r o d u j e r o n el equilibrio
original entre el soberano feudal y sus vasallos en u n m a r c o raciones, antes de que se restableciera p r e c a r i a m e n t e u n a nueva
más c o m p l e j o y eficaz. armonía e n t r e clase y Estado. En el c u r s o de este proceso, la
E n la práctica, los Estados c o n t i n u a r o n reuniéndose en oca- última aristocracia feudal se vio obligada a a b a n d o n a r viejas
siones esporádicas y los impuestos recaudados p o r la m o n a r q u í a tradiciones y a a d q u i r i r m u c h o s nuevos s a b e r e s 6 . Tuvo q u e
siguieron siendo relativamente modestos. Una i m p o r t a n t e razón desprenderse del ejercicio militar de la violencia privada, de
p a r a ello era que todavía n o se interponía e n t r e la m o n a r q u í a los modelos sociales de lealtad vasallática, de los hábitos eco-
y la nobleza u n a vasta burocracia pagada. D u r a n t e toda la E d a d nómicos de despreocupación hereditaria, de los derechos polí-
Media el gobierno real descansó en buena medida sobre los ticos de a u t o n o m í a representativa y de los a t r i b u t o s culturales
servicios de la m u y amplia burocracia clerical de la Iglesia, de ignorancia indocta. Tuvo que a d a p t a r s e a las nuevas ocupa-
cuyo alto personal podía dedicarse plenamente a la administra- ciones de oficial disciplinado, de f u n c i o n a r i o letrado, de corte-
ción civil sin ninguna carga financiera p a r a el Estado, ya q u e sano elegante y de p r o p i e t a r i o de tierras más o menos pru-
recibían buenos salarios de u n a p a r a t o eclesiástico indepen- dente. La historia del a b s o l u t i s m o occidental es, en b u e n a me-
diente. El alto clero que, siglo tras siglo, p r o p o r c i o n ó tantos dida, la historia de la lenta reconversión de la clase d o m i n a n t e
s u p r e m o s a d m i n i s t r a d o r e s al gobierno feudal —desde I n g l a t e r r a poseedora de tierras a la f o r m a necesaria de su propio p o d e r
a Francia o España— se reclutaba en su m a y o r parte, eviden- político, a p e s a r y en c o n t r a de la mayoría de sus instintos y
temente, e n t r e la m i s m a nobleza, p a r a la q u e era u n i m p o r t a n t e experiencias anteriores.
privilegio económico y social acceder a posiciones episcopales La época del Renacimiento presenció, pues, la p r i m e r a fase
o abaciales. La o r d e n a d a j e r a r q u í a feudal de h o m e n a j e y lealtad de la consolidación del absolutismo, c u a n d o éste todavía e s t a b a
personal, las asambleas de los Estados corporativos ejerciendo relativamente próximo al m o d e l o m o n á r q u i c o antecedente. Has-
sus derechos de votar impuestos y deliberar sobre los a s u n t o s ta la m i t a d del siglo, los Estados se m a n t u v i e r o n en Francia,
del reino, el c a r á c t e r i n f o r m a l de u n a administración m a n t e n i d a Castilla y Holanda, y florecieron en Inglaterra. Los ejércitos
parcialmente p o r la Iglesia —una Iglesia cuyo m á s alto personal eran relativamente pequeños y se componían principalmente de
se componía f r e c u e n t e m e n t e de magnates—, todo eso f o r m a b a fuerzas m e r c e n a r i a s con u n a capacidad de c a m p a ñ a ú n i c a m e n t e
u n lógico y t r a b a d o sistema político que a t a b a a la clase noble estacional. E s t a b a n dirigidos p e r s o n a l m e n t e p o r aristócratas
a u n E s t a d o con el cual, a pesar y en m e d i o de constantes que eran magnates de p r i m e r í s i m o rango en sus respectivos
conflictos con m o n a r c a s específicos, f o r m a b a u n todo.
El contraste e n t r e ese modelo de m o n a r q u í a medieval de • El libro de Lawrence Stone, The crisis of Aristocracy 1558-1641, Ox-
ford, 1965, es el estudio más profundo de un caso particular de metamor-
Estados y el de la p r i m e r a época del absolutismo resulta bas- fosis de una nobleza europea en esta época [ed. cast. abreviada: La
t a n t e m a r c a d o p a r a los historiadores de hoy. Para los nobles crisis de la aristocracia, 1588-1641, Madrid, Revista de Occidente, 1976]. La
que lo vivieron, el cambio n o resultó menos d r a m á t i c o : t o d o crítica se ha centrado en su tesis de que la posición económica de la
lo contrario. P o r q u e la gigantesca y silenciosa f u e r z a e s t r u c t u r a l nobleza (peerage) inglesa se deterioró claramente en el siglo analizado.
Sin embargo, éste es un tema esencialmente secundario, porque la «crisis»
que impulsó la completa reorganización del p o d e r de clase feu- fue mucho más amplia que la de la simple cuestión de la cantidad de
dal, a sus ojos q u e d ó inevitablemente oculta. El tipo de causali- feudos poseídos por los señores: fue un constante esfuerzo de adaptación.
dad histórica provocadora de la disolución de la u n i d a d origina- La aportación de Stone al problema del poder militar aristocrático en
este contexto es particularmente valiosa (pp. 199-270). La limitación del
ria de explotación extraeconómica en la base de t o d o el sistema libro radica más bien en que sólo trata de la nobleza (peerage) inglesa,
social — p o r m e d i o de la expansión de la producción e inter- una élite muy pequeña dentro de la clase dominante terrateniente. Por
cambio de mercancías—, y su nueva centralización en la cús- otra parte, como veremos después, la aristocracia inglesa fue atípica res-
pide, no era visible en el interior de su universo categorial. pecto al conjunto de la Europa occidental. Son muy necesarios otros
estudios sobre las noblezas continentales con una riqueza de material
Para muchos nobles, el c a m b i o significó u n a o p o r t u n i d a d de comparable a la de Stone.
40 44
40 Europa occidental Clase y Estado: problemas de periodización 25

reinos (Essex, Alba, Condé o Nassau). El gran auge secular del f o r m a c o n s u m a d a de absolutismo: incluso en España, Felipe II
siglo xvi, provocado tanto p o r el r á p i d o crecimiento demográ- se veía impotente p a r a que sus t r o p a s c r u z a r a n las f r o n t e r a s
fico como p o r la llegada de los metales preciosos y el comercio de Aragón sin el p e r m i s o de sus señores.
americanos, facilitó el crédito a los príncipes europeos y per- Efectivamente, el m i s m o t é r m i n o de «absolutismo» era in-
mitió un gran i n c r e m e n t o de sus desembolsos sin u n a corres- correcto. Ninguna m o n a r q u í a occidental ha gozado nunca de u n
pondiente y sólida expansión del sistema fiscal, a u n q u e h u b o poder absoluto sobre sus súbditos, en el sentido de u n despo-
u n a intensificación general de los impuestos: ésta f u e la edad tismo carente de t r a b a s 9 . Todas se han visto limitadas, incluso
de oro de los financieros del s u r de Alemania. La administra- en el cénit de sus prerrogativas, p o r ese e n t r a m a d o de concep-
ción b u r o c r á t i c a creció rápidamente, p e r o en todas p a r t e s f u e ciones designadas como derecho «divino» o «natural». La teoría
p r e s a de la colonización de las grandes casas que competían de la soberanía de Bodin, que dominó el p e n s a m i e n t o político
p o r los privilegios políticos y los beneficios económicos de los europeo d u r a n t e un siglo, encarna de f o r m a elocuente esa con-
cargos y controlaban clientelas parasitarias de nobles m e n o r e s tradicción del absolutismo. Bodin f u e el p r i m e r p e n s a d o r que
que se infiltraban en el a p a r a t o del E s t a d o y f o r m a b a n redes rompió sistemática y resueltamente con la concepción medie-
rivales de patronazgo d e n t r o de él: versión modernizada del val de la a u t o r i d a d como ejercicio de la justicia tradicional
sistema de séquitos de la última época medieval, y de sus con- f o r m u l a n d o la idea m o d e r n a del p o d e r político como capacidad
flictos. Las luchas faccionales e n t r e grandes familias, cada soberana de crear nuevas leyes e i m p o n e r su obediencia indis-
u n a con una p a r t e de la m á q u i n a estatal a su disposición, y cutible. «El signo principal de la m a j e s t a d soberana y del p o d e r
con u n a base regional sólida d e n t r o de un país débilmente uni- absoluto es esencialmente el derecho de i m p o n e r leyes sobre
ficado, ocupaban c o n s t a n t e m e n t e el p r i m e r plano de la escena los súbditos, generalmente sin su consentimiento [ . . . ] Hay,
política 7 . Las virulentas rivalidades D u d l e y / S e y m o u r y Leices- efectivamente, u n a distinción e n t r e justicia y ley, p o r q u e la
ter/Cecil en Inglaterra, las sanguinarias guerras trilaterales en- p r i m e r a implica m e r a equidad, m i e n t r a s la segunda implica el
t r e los Guisa, los Montmorency y los Borbones en Francia, y mandato. La ley n o es m á s que el m a n d a t o de u n s o b e r a n o en
las crueles y s u b t e r r á n e a s luchas p o r el p o d e r e n t r e los Alba el ejercicio de su poder 1 0 ». Pero m i e n t r a s enunciaba estos
y los Eboli en España, f u e r o n u n signo de los tiempos. Las revolucionarios axiomas, Bodin sostenía, simultáneamente, las
aristocracias occidentales habían comenzado a a d q u i r i r u n a más conservadoras máximas feudales que limitaban los básicos
educación universitaria y u n a fluidez cultural reservada, hasta derechos fiscales y económicos de los soberanos sobre sus súb-
ese m o m e n t o , a los clérigos 8 . De todas f o r m a s , n o habían des- ditos. «No es de la competencia de ningún príncipe exigir im-
militarizado aún su vida privada, ni siquiera en Inglaterra, y puestos a sus súbditos según su voluntad, o t o m a r arbitraria-
no digamos ya en Francia, Italia o España. Los m o n a r c a s m e n t e los bienes de u n tercero», p o r q u e «al igual que el prín-
reinantes tenían que contar generalmente con sus magnates
como fuerza independiente a la que había que conceder posi- ' Roland Mousnier y Fritz Hartung, «Quelques problémes concernant
ciones adecuadas a su rango: las huellas de u n a simétrica pirá- la monarchie absolute», X Congresso Internazionale di Scienze Storici,
Relazioni, iv, Florencia, 1955, especialmente pp. 4-15, es la primera y más
mide medieval todavía eran visibles en el e n t o r n o del soberano. importante contribución al debate sobre este tema en los últimos años.
Unicamente en la segunda m i t a d del siglo comenzaron los pri- Algunos escritores anteriores, entre ellos Engels, percibieron la misma
m e r o s teóricos del absolutismo a p r o p a g a r las concepciones verdad, aunque de forma menos sistemática: «La decadencia del feuda-
lismo y el desarrollo de las ciudades constituyeron fuerzas deseentraliza-
del derecho divino, que elevaban el p o d e r real m u y p o r encima doras, que determinaron precisamente la necesidad de la monarquía abso-
de la lealtad limitada y recíproca de la soberanía regia medieval. luta como un poder capaz de unir a las nacionalidades. La monarquía
Bodin f u e el p r i m e r o y el m á s riguroso de ellos. Pero el si- tenía que ser absoluta, precisamente a causa de la presión centrífuga
glo xvi se cerró en los grandes países sin la realización de la de todos esos elementos. Su absolutismo, sin embargo, no debe enten-
derse en un sentido vulgar. Estuvo en conflicto permanente con los
7
Estados, con los señores feudales y ciudades rebeldes: en ningún sitio
Un reciente tratamiento de este tema puede verse en J. H. Elliott, abolió por completo a los Estados.» K. Marx y F. Engels, Werke, vol. 21,
Europe divided, 1559-1598, Londres, 1968, pp. 73-7 [La Europa dividida página 402. La última frase es, por supuesto, una exageración.
1559-1598, Madrid, Siglo XXI, 1976], 10
Jean Bodin, Les six livres de la République, París, 1578, pp. 103, 114.
' J. H. Hexter, «The education of the aristocracy in the Renaissance», He traducido droit por «justice» en este caso, para resaltar la distinción
en Reappraisals in history, Londres, 1961, pp. 45-70.
a la que se ha aludido más arriba.
47
Clase y Estado: problemas de periodización
46 Europa occidental
Los cien años siguientes presenciaron la implantación plena
cipe soberano n o tiene p o t e s t a d p a r a t r a n s g r e d i r las leyes de abi E s t a d o absolutista en u n siglo de depresión agrícola y demo-
la naturaleza, o r d e n a d a s p o r Dios —cuya imagen en la tierra gráfica y de continua b a j a de los precios. Es en este m o m e n t o
él es—, t a m p o c o puede t o m a r la p r o p i e d a d de o t r o sin u n a ruando los efectos de la «revolución militar» se d e j a n sentir
causa j u s t a y razonable» 1 1 . La apasionada exégesis que hace decisivamente. Los ejércitos multiplican r á p i d a m e n t e su t a m a ñ o
B o d m de la nueva idea de soberanía se combina así con u n a haciéndose a s t r o n ó m i c a m e n t e caros— en u n a s e n e de guerras
llamada a i n f u n d i r nuevo vigor al sistema feudal de servicios a u e se extienden sin cesar. Las operaciones de Tilly n o f u e r o n
militares, y a u n a reafirmación del valor de los Estados: «La m u c h o mayores que las de Alba, p e r o resultaban enanas com-
soberanía de u n m o n a r c a n o se altera ni disminuye en m o d o p a r a d a s con las de Turenne. El costo de estas e n o r m e s máqui-
alguno p o r la existencia de los Estados; p o r el contrario, su nas militares creó p r o f u n d a s crisis de ingresos en los E s t a d o s
m a j e s t a d es m á s grande e ilustre c u a n d o su pueblo le reconoce absolutistas. Por lo general, se intensificó la presión de los
como soberano, incluso si en esas asambleas los príncipes, n o impuestos sobre las masas. S i m u l t á n e a m e n t e , la venta de car-
deseosos de enemistarse con sus subditos, conceden y p e r m i t e n gos y honores públicos se convirtió en u n expediente financiero
m u c h a s cosas a las que n o h a b r í a n consentido sin las peticio- de capital i m p o r t a n c i a p a r a todas las m o n a r q u í a s , siendo siste-
nes, plegarias y j u s t a s q u e j a s de su p u e b l o . . . » " . Nada revela matizado en u n a f o r m a desconocida en el siglo a n t e r i o r El
de f o r m a m á s clara la verdadera naturaleza de la m o n a r q u í a resultado f u e la integración de u n creciente n ú m e r o de bur-
absoluta a finales del Renacimiento que esta autorizada teori- gueses arrivistes en las filas de los funcionarios del Estado, que
zación de ella. La práctica del a b s o l u t i s m o correspondió, en se profesionalizaron cada vez más, y la reorganización de los
efecto, a la teoría de Bodin. Ningún E s t a d o absolutista p u d o vínculos e n t r e la nobleza y el a p a r a t o de Estado.
disponer nunca a placer de la libertad ni de las tierras de la La venta de cargos n o era u n m e r o i n s t r u m e n t o económico
nobleza, ni de la burguesía, del m o d o en que pudieron hacerlo p a r a o b t e n e r ingresos procedentes de las clases propietarias.
las tiranías asiáticas coetáneas. T a m p o c o pudieron alcanzar una E s t a b a t a m b i é n al servicio de u n a función política: al convertir
centralización administrativa ni u n a unificación jurídica com- la adquisición de posiciones b u r o c r á t i c a s en u n a transacción
pletas; los particularismos corporativos y las heterogeneidades mercantil y al d o t a r a su propiedad de derechos hereditarios,
regionales h e r e d a d a s de la época medieval caracterizaron a los bloqueó la formación, d e n t r o del Estado, de sistemas de clien-
anciens régimes hasta su d e r r o c a m i e n t o final. La m o n a r q u í a tela de los grandes, que n o dependían de impersonales contri-
absoluta de Occidente estuvo siempre, de hecho, doblemente buciones en metálico, sino de las conexiones y prestigio perso-
limitada: p o r la persistencia de los organismos políticos tradi- nales de u n gran señor y de su casa. Richelieu subrayó en su
cionales que e s t a b a n p o r d e b a j o de ella y p o r la presencia de t e s t a m e n t o la i m p o r t a n t í s i m a función «esterilizadora» de la
la carga excesiva de una ley moral situada p o r encima de ella paulette al p o n e r t o d o el sistema administrativo f u e r a del al-
En o t r a s palabras, el p o d e r del absolutismo operaba, en último cance de tentaculares linajes aristocráticos como la casa de
término, d e n t r o de los necesarios límites de la clase cuyos inte- Guisa. Evidentemente, t o d o consistía en c a m b i a r u n parasitismo
reses afianzaba. E n t r e ambos h a b r í a n de estallar d u r o s conflic- p o r otro: en lugar de patronazgo, venalidad. Pero la mediación
tos c u a n d o la m o n a r q u í a procediera, en el siglo siguiente al del m e r c a d o era m á s segura p a r a la m o n a r q u í a que la de los
d e s m a n t e l a m i e n t o de m u c h a s destacadas familias nobles. Pero magnates: los consorcios financieros de París, que avanzaban
debe recordarse que d u r a n t e todo este tiempo, y del m i s m o p r é s t a m o s al Estado, a r r e n d a b a n i m p u e s t o s y a c a p a r a b a n car-
m o d o que el E s t a d o absolutista de Occidente nunca ejerció u n gos en el siglo XVII, eran m u c h o menos peligrosos p a r a el abso-
p o d e r absoluto, las luchas e n t r e esos estados y sus' aristocra- l u t i s m o f r a n c é s que las dinastías provinciales del siglo Xvi, q u e
cias t a m p o c o pudieron ser nunca absolutas. La unidad social n o sólo tenían b a j o su dominio secciones enteras de la admi-
de a m b o s d e t e r m i n a b a el t e r r e n o y la temporalidad de las con- nistración real, sino que podían movilizar sus propios ejércitos.
tradicciones políticas e n t r e ellos. Sin embargo, esas contradic- El a u m e n t o de la burocratización de los cargos p r o d u j o , a su
ciones h a b r í a n de tener su propia importancia histórica. vez nuevos tipos de altos administradores, que se reclutaban
n o r m a l m e n t e de la nobleza y e s p e r a b a n los beneficios conven-
" Les six livres de la République, pp. 102, 114 cionales del cargo, p e r o que e s t a b a n imbuidos de u n riguroso
Les six livres de la République, p. 103.
27
40 Europa occidental Clase y Estado: problemas de periodización
28
40 Europa occidental Clase y Estado: problemas de periodización
de la nobleza levantaba la b a n d e r a del s e p a r a t i s m o aristocrático íuear u n a elegante rearistocratización de la m á s alta burocracia,
y a la que se unían, en u n levantamiento general, la burguesía o cual p o r u n contraste ilusorio, hizo q u e la época a n t e r i o r
u r b a n a descontenta y las m u c h e d u m b r e s plebeyas La gran Careciese plagada de parvenus. La Regencia f r a n c e s a y la oli-
rebelión ú n i c a m e n t e t r i u n f ó en Inglaterra, donde el componen- garquía sueca de los S o m b r e r o s son los e j e m p l o s m á s llamativos
te capitalista de la sublevación era p r e p o n d e r a n t e t a n t o en las de este fenómeno. Pero t a m b i é n puede observarse en la E s p a ñ a
clases propietarias rurales c o m o en las u r b a n a s . En todos los de Carlos, en la I n g l a t e r r a de Jorge o en la Holanda de P e n w i g ,
d e m á s países, en Francia, España, Italia y Austria, las insurrec- donde las revoluciones b u r g u e s a s ya h a b í a n convertido al E s t a d o
ciones d o m i n a d a s o contagiadas p o r el s e p a r a t i s m o nobiliario v al m o d o de producción d o m i n a n t e al capitalismo. Los minis-
f u e r o n aplastadas, y el p o d e r absolutista q u e d ó reforzado Todo tros de E s t a d o que simbolizan el período carecen de la energía
ello f u e necesariamente así p o r q u e ninguna clase d o m i n a n t e creadora y la fuerza a u s t e r a de sus predecesores, p e r o viven
feudal podía e c h a r p o r la b o r d a los avances alcanzados p o r el
en u n a paz serena con su clase. Fleury o Choiseul, E n s e n a d a
absolutismo - q u e eran la expresión de p r o f u n d a s necesidades
o Aranda, Walpole o Newcastle, son las figuras r e p r e s e n t a t i v a s
históricas que se abrían paso p o r sí m i s m a s en todo el conti-
de esta época.
nente— sin p o n e r en peligro su propia existencia; de h e c h o
Las realizaciones civiles del E s t a d o absolutista de Occidente
ninguna de ellas se p a s ó completa o m a y o r i t a r i a m e n t e a la
causa de la rebelión. Pero el carácter parcial o regional de estas en la era de la Ilustración r e f l e j a n ese modelo: hay u n exceso
luchas n o minimiza su significado: los factores de a u t o n o m i s m o de adornos, u n r e f i n a m i e n t o de las técnicas, u n a i m p r o n t a m á s
local se limitaban a condensar u n a desafección difusa, que fre- acusada de las influencias burguesas, a lo q u e se a ñ a d e u n a
c u e n t e m e n t e existía en toda la nobleza, y le d a b a n una f o r m a pérdida general de d i n a m i s m o y creatividad. Las distorsiones
político-militar violenta. Las p r o t e s t a s de Burdeos, Praga Ná- extremas generadas p o r la venta de cargos se r e d u j e r o n , y si-
poles, E d i m b u r g o , Barcelona o P a l e r m o tuvieron u n a amplia m u l t á n e a m e n t e la b u r o c r a c i a se hizo m e n o s venal, aunque, a
resonancia Su d e r r o t a final f u e u n episodio crítico en los menudo, al precio de i n t r o d u c i r u n sistema de crédito público
difíciles dolores de p a r t o del c o n j u n t o de la clase d u r a n t e este destinado a obtener ingresos equivalentes, sistema que, i m i t a d o
siglo, a medida que se t r a n s f o r m a b a l e n t a m e n t e p a r a cumplir de los países capitalistas m á s avanzados, tendió a anegar al
las nuevas e inusitadas exigencias de su p r o p i o p o d e r de E s t a d o E s t a d o con deudas acumuladas. Todavía se p r e d i c a b a y prac-
Ninguna clase en la historia c o m p r e n d e de f o r m a i n m e d i a t a la ticaba el mercantilismo, a u n q u e las nuevas doctrinas económi-
lógica de su propia situación histórica en las épocas de tran- cas «liberales» de los fisiócratas, defensores del comercio libre
sición: un largo período de desorientación y confusión puede y de la inversión en la agricultura, hicieron algunos progresos
ser necesario p a r a que a p r e n d a las reglas necesarias de su pro- en Francia, en la Toscana y en otros lugares. Pero quizá la
pia soberanía. La nobleza occidental de la tensa era del abso- más i m p o r t a n t e e interesante evolución de la clase t e r r a t e n i e n t e
lutismo del siglo x v n n o f u e u n a excepción: tuvo que r o m p e r s e dominante en los últimos cien años antes de la revolución fran-
en la d u r a e inesperada disciplina de sus propias condiciones cesa fuese u n f e n ó m e n o que se situaba f u e r a del a p a r a t o de
de gobierno. Estado. Se t r a t a de la expansión europea del vincohsmo, la
irrupción de mecanismos aristocráticos p a r a la protección y con-
Esta es, en lo esencial, la explicación de la a p a r e n t e p a r a d o j a solidación de las grandes propiedades agrarias c o n t r a las pre-
de la trayectoria posterior del absolutismo en Occidente. Porque siones y riesgos de desintegración p o r el m e r c a d o capitalista .
si el siglo x v n es el mediodía t u m u l t u o s o y confuso de las La nobleza inglesa posterior a 1689 f u e u n a de las p r i m e r a s en
relaciones e n t r e clase y E s t a d o d e n t r o del sistema total de f o m e n t a r esta tendencia, con la invención del stnct settlement,
dominio político de la aristocracia, el siglo x v m es, en compa- que prohibía a los propietarios de t i e r r a s la e n a j e n a c i ó n de la
ración, el a t a r d e c e r d o r a d o de su tranquilidad y reconciliación
Una nueva estabilidad y a r m o n í a prevalecieron, a medida que
» No hav ningún estudio que abarque todo este fenómeno. Se trata
cambiaba la coyuntura económica internacional v comenzaban de él marginalmente en, Ínter alia, S. J. Woolf. Studi sulla nobxhtá
cien anos de relativa p r o s p e r i d a d en la mayor p a r t e de E u r o p a %ZnuTneWepoca delVAssalutismo, Turin. 1963, que sitúa su expansión
m i e n t r a s la nobleza volvía a ganar confianza en su capacidad en el siglo anterior. También lo tocan la mayor parte de las^ c o n d i -
p a r a regir los destinos del Estado. En u n país t r a s o t r o tuvo ciones al libro de A. Goodwin, comp., The European nobihty tn the 18th
century, Londres, 1953.
40 52
40 Europa occidental Clase y Estado: problemas de periodización 29

p r o p i e d a d familiar e investía de derechos ú n i c a m e n t e al h i j o Con esta situación de fondo, se extendió p o r toda E u r o p a


mayor: dos m e d i d a s destinadas a congelar todo el m e r c a d o de una c u l t u r a cosmopolita y elitista de corte y salón, tipificada
la tierra en interés de la s u p r e m a c í a aristocrática. Uno t r a s por la nueva preeminencia del f r a n c é s c o m o idioma internacio-
otro, los principales países de Occidente desarrollaron o per- nal del discurso diplomático y político. N a t u r a l m e n t e , d e b a j o
feccionaron m u y p r o n t o sus propias variantes de esta «vincu- de ese barniz esta c u l t u r a estaba m u c h o m á s p r o f u n d a m e n t e
lación» o sujeción de la tierra a sus propietarios tradicionales. p e n e t r a d a q u e n u n c a p o r las ideas de la burguesía ascendente,
El mayorazgo en España, el morgado en Portugal, el fidei- que a h o r a e n c o n t r a b a n u n a t r i u n f a n t e expresión en la Ilustra-
commissum en Italia y Austria y el maiorat en Alemania cum- ción. El p e s o específico del capital m e r c a n t i l y m a n u f a c t u r e r o
plían todos la m i s m a función: p r e s e r v a r intactos los grandes a u m e n t ó en la mayoría de las formaciones sociales de Occidente
bloques de p r o p i e d a d e s y los latifundios de los p o t e n t a d o s con- d u r a n t e este siglo, que presenció la segunda gran ola de expan-
t r a los peligros de su f r a g m e n t a c i ó n o venta en u n m e r c a d o sión comercial y colonial u l t r a m a r i n a . Pero esto sólo d e t e r m i n ó
comercial abierto 1 6 . I n d u d a b l e m e n t e , gran p a r t e de la estabili- la política del E s t a d o allí donde h a b í a tenido lugar u n a revo-
dad r e c o b r a d a p o r la nobleza en el siglo X V I I I se debió al apun- lución burguesa y el a b s o l u t i s m o e s t a b a derrocado, es decir, en
talamiento económico que le p r o p o r c i o n a r o n estos m e c a n i s m o s Inglaterra y Holanda. E n los otros países n o h u b o un signo
legales. De hecho, en esta época h u b o p r o b a b l e m e n t e menos más s o r p r e n d e n t e de la continuidad e s t r u c t u r a l del ú l t i m o Es-
movimiento social d e n t r o de la clase d o m i n a n t e que en las épo- tado feudal en su fase final que la persistencia de sus tradiciones
cas precedentes, en las q u e familias y f o r t u n a s f l u c t u a r o n m u c h o militares. La fuerza real de los ejércitos, en general, se esta-
m á s r á p i d a m e n t e , en m e d i o de las mayores sacudidas políticas bilizó o disminuyó en la E u r o p a occidental después del t r a t a d o
y sociales 17'. de Utrecht; la materialidad del a p a r a t o bélico d e j ó de expan-
dirse, al menos en tierra (en el m a r el p r o b l e m a es otro). Pero
" El mayorazgo español era con mucho el más antiguo de estos dispo- la frecuencia de las guerras y su i m p o r t a n c i a capital p a r a el
sitivos, ya que databa de doscientos años antes; pero su número y su sistema estatal internacional no c a m b i ó sustancialmente. De
alcance aumentaron rápidamente, llegando a incluir finalmente incluso hecho, quizá cambiaron de manos en E u r o p a mayores exten-
bienes muebles. El strict settlement inglés era, de hecho, algo menos rígido
que el modelo general del fideicommissum vigente en el continente, por- siones geográficas de t e r r i t o r i o — o b j e t o clásico de toda lucha
que formalmente era operativo por una sola generación; pero en la prác- militar aristocrática— d u r a n t e este siglo que en los dos ante-
tica se suponía que los sucesivos herederos lo volverían a aceptar. riores: Silesia, Nápoles, Lombardía, Bélgica, Cerdeña y Polonia
17
Todo el problema de la movilidad dentro de la clase noble, desde se c o n t a r o n e n t r e las presas. La g u e r r a «funcionó» en este sen-
los albores del feudalismo hasta el final del absolutismo, necesita una
investigación mucho mayor. Hasta ahora sólo son posibles algunas con- tido h a s t a el fin del ancien régime. N a t u r a l m e n t e , y mante-
jeturas aproximadas para las sucesivas fases de esta larga historia. Duby niendo u n a básica constancia, las c a m p a ñ a s del absolutismo
muestra su sorpresa al descubrir que la convicción de Bloch acerca de europeo p r e s e n t a n cierta evolución tipológica. El c o m ú n deter-
una discontinuidad radical entre las aristocracias carolingia y medieval
en Francia estaba equivocada; de hecho, una alta proporción de los lina-
m i n a n t e de todas ellas f u e la orientación feudal-territorial de
jes que suministraron los vassi dominici del siglo ix sobrevivieron para la que se h a h a b l a d o antes, cuya f o r m a característica f u e el
convertirse en los barones del siglo XII. Véase G. Duby, «Une enquéte conflicto dinástico p u r o y simple de comienzos del siglo xvi
á poursuivre: la noblesse dans la France médiévale», Revue Historique, (la lucha e n t r e los H a b s b u r g o y los Valois p o r Italia). Super-
ccxxvi, 1961, pp. 1-22 [«La nobleza en la Francia medieval: una inves-
tigación a proseguir», en Hombres y estructuras de la Edad Media, Ma- puesto a esta lucha d u r a n t e cien años —de 1550 a 1650— es-
drid, Siglo XXI, 1977], Por otra parte, Perroy descubrió un nivel muy tuvo el conflicto religioso e n t r e las potencias de la R e f o r m a
alto de movilidad dentro de la nobleza del condado de Forez desde el y la C o n t r a r r e f o r m a , q u e n u n c a inició las rivalidades geopolí-
siglo X I I I en adelante: la duración media de un linaje noble era de 3 4 o,
más conservadoramente, de 3-6 generaciones, a causa sobre todo de los
ticas, p e r o f r e c u e n t e m e n t e las intensificó y las exacerbó, a la
azares de la mortalidad. Edouard Perroy, «Social mobility among the vez que les p r o p o r c i o n a b a el lenguaje ideológico de la época.
French noblesse in the later Middle Ages», Past and Present, 21, abril La guerra de los Treinta Años f u e la mayor, y la última, de
de 1962, pp. 25-38. En general parece que la Edad Media tardía y los
comienzos del Renacimiento fueron períodos de rápida rotación en mu- la aristocracia parece igualmente clara a finales del siglo x v n , después
chos países, en los que desaparecieron la mayor parte de las grandes de que hubiera llegado a su fin la última y más violenta de todas las
familias medievales. Esto es cierto en Inglaterra y Francia, aunque pro- reconstrucciones, en la Bohemia de los Habsburgo durante la guerra de
bablemente lo sea menos en España. La reestabilización de los rangos de los Treinta Años. Pero seguramente este tema nos reserva nuevas sorpresas.
54 Europa occidental
3- ESPAÑA
estas luchas «mixtas» 1S. Fue sucedida m u y p r o n t o p o r u n tipo
de conflicto militar c o m p l e t a m e n t e n u e v o en E u r o p a , e n t a b l a d o
p o r diferentes motivos y e n u n elemento diferente, las guerras
comerciales anglo-holandesas de los años 1650 y 1660, en las
q u e p r á c t i c a m e n t e todos los e n f r e n t a m i e n t o s f u e r o n marítimos.
E s t a s confrontaciones, sin embargo, se limitaron a los dos Es-
tados europeos que h a b í a n e x p e r i m e n t a d o revoluciones burgue-
sas y f u e r o n contiendas e s t r i c t a m e n t e capitalistas. El intento
de Colbert p a r a «adoptar» sus objetivos en Francia f u e u n com-
pleto fiasco en la década de 1670. Sin embargo, a p a r t i r de la Este f u e el c a r á c t e r general del a b s o l u t i s m o en Occidente. Sin
g u e r r a de la Liga de Augsburgo el comercio f u e casi siempre embargo, los E s t a d o s territoriales específicos q u e llegaron a
u n a copresencia auxiliar en las g r a n d e s luchas militares terri- la existencia en los diferentes países de la E u r o p a renacentista
toriales europeas, a u n q u e sólo fuese p o r la participación de no p u e d e n asimilarse simplemente a u n t i p o p u r o singular. De
Inglaterra, cuya expansión geográfica u l t r a m a r i n a tenía a h o r a hecho, m a n i f e s t a r o n grandes variaciones que h a b r í a n de tener
u n c a r á c t e r p l e n a m e n t e comercial, y cuyo objetivo era, efectiva- cruciales consecuencias p a r a las historias posteriores de los
mente, u n monopolio colonial mundial. De ahí el c a r á c t e r h í b r i d o países afectados, y q u e todavía hoy p u e d e n sentirse. Un análisis
de las últimas g u e r r a s del siglo x v m , que c o m b i n a n dos dife- de estas variantes es, p o r tanto, u n c o m p l e m e n t o necesario de
rentes tiempos y tipos de conflicto en u n a e x t r a ñ a y singular cualquier consideración sobre la e s t r u c t u r a general del absolu-
mezcla, cuyo e j e m p l o m á s claro lo o f r e c e la g u e r r a de los Siete tismo en Occidente. E s p a ñ a , la p r i m e r a gran potencia de la
Años 19: la p r i m e r a de la historia en q u e se luchó de u n a p a r t e E u r o p a m o d e r n a , nos o f r e c e el p u n t o lógico de partida.
a o t r a del globo, a u n q u e sólo de f o r m a marginal p a r a la mayo- El auge de la E s p a ñ a de los H a b s b u r g o n o f u e u n m e r o
ría de los participantes, q u e c o n s i d e r a b a n a Manila o Montreal episodio d e n t r o de u n c o n j u n t o de experiencias c o n c u r r e n t e s
c o m o r e m o t a s escaramuzas c o m p a r a d a s con Leuthen o Ku- y equivalentes de construcción del E s t a d o en E u r o p a occiden-
nersdorf. N a d a revela m e j o r la decadente visión feudal del tal: f u e t a m b i é n u n d e t e r m i n a n t e auxiliar de todo el c o n j u n t o
ancien régime en Francia que su incapacidad p a r a percibir lo como tal. Ocupa, pues, u n a posición cualitativamente distinta
q u e estaba r e a l m e n t e en juego en estas guerras de naturaleza en el proceso general de absolutización. El alcance y el i m p a c t o
dual: h a s t a el último m o m e n t o permaneció, j u n t o a sus rivales, del a b s o l u t i s m o español e n t r e las o t r a s m o n a r q u í a s occidentales
b á s i c a m e n t e clavado en la tradicional p u g n a territorial. de esta época fue, en sentido estricto, «desmesurado». Su pre-
sión internacional actuó como específica sobredeterminación
de los modelos nacionales del r e s t o del continente, a causa del
p o d e r y la riqueza desproporcionados que tenía a su disposi-
ción: la concentración histórica de este p o d e r y esta riqueza en
el E s t a d o español n o p u d o d e j a r de a f e c t a r en su totalidad a la
f o r m a y dirección del naciente sistema occidental de Estados.
La m o n a r q u í a española debió su preeminencia a la combinación
de dos c o n j u n t o s de recursos q u e eran, a su vez, proyecciones
inusuales de excepcional magnitud, de los componentes gene-
rales del absolutismo ascendente. Por u n a parte, su casa real
se benefició m á s que ninguna o t r a famila e u r o p e a de los pactos
de política m a t r i m o n i a l dinástica. Las conexiones familiares de
los H a b s b u r g o p r o d u j e r o n al E s t a d o español u n volumen de
El capítulo de H. G. Koenigsberger, «The European civil war», en
The Habsburgs in Europe, Ithaca, 1971, pp. 219-85, es una narración sucinta t e r r i t o r i o e influencia q u e ninguna m o n a r q u í a rival p u d o igua-
y ejemplar. lar: s u p r e m o f r u t o de los mecanismos feudales de expansión
, " E ' m e i ° r análisis general de la guerra de los Siete Años es todavía política. Por o t r a parte, la conquista colonial del Nuevo M u n d o
el de Dorn, Competition for empire, pp. 318-84. le s u m i n i s t r ó u n a s u p e r a b u n d a n c i a de metales preciosos que