You are on page 1of 4

Calibración de una sembradora de granos pequeños

Cuando se siembran granos pequeños, lo usual es calibrar la máquina en un área recorriendo con el
tractor, un área de 50 metros. La densidad de siembra se establece en peso de grano por hectárea,
por lo cual la calibración se efectúa mediante la recolección del grano que tira la máquina para
pesarlo y saber qué ajuste hay que hacerle.
Materiales requeridos para calibrar sembradoras para granos pequeños
• Tractor e implementos
• Semilla que se utilizará
• Cinta métrica
• Cal u otro material para marcar la distancia de
calibración
• Báscula precisa para pesar de 50 a 1,000 gramos
• Bolsas de plástico para recoger las semillas
• Marcador para numerar las bolsas
• Ligas de hule
• Calculadora
Pasos para calibrar la sembradora:
1. Determine la cantidad de semilla por hectárea
La tasa que aplicará al sembrar. Por ejemplo: 120 kg/ha.
2. Determine el ancho del área de calibración:
A) Para sembrar en plano:
determine la distancia entre
los chusos de siembra. Por
ejemplo: un espacio de 0.2 m
entre hileras.
B) Para sembrar en camas:
divida el ancho de la
cama (entre surcos) entre
el número de chusos de
siembra que se usarán en la
cama. Por ejemplo: cama de
0.80 m y siembra
de 2 hileras de trigo
0.80/2 = 0.40.
3. Determine el largo del área de calibración:
Mida y marque el largo que utilizará para la calibración, que, en el caso de los granos pequeños, es
de 50 metros.
4. Con la información anterior, realice los siguientes cálculos:
A) Determine el área de calibración para cada chuso o bolsa de semilla que recogerá:
Ancho [m] × largo [m] = área de calibración [m2]
B) Efectúe el siguiente cálculo para determinar cuánto debe pesar la semilla en cada bolsa después
de que la máquina haya recorrido los 50 metros:
Densidad de siembra
La densidad de siembra y densidad de plantas por hectárea no son lo mismo
Inevitablemente se pierden algunas semillas o plántulas, por falta de germinación, falta de vigor,
falta de contacto con el suelo, preparación deficiente de la cama de siembra, piedras y
encostramientos, plagas y enfermedades, fallas de la sembradora, falta de cuidado del sembrador,
etc. El porcentaje de pérdida es muy variable, pero los datos presentados en (1) sugieren que es
prudente calcular con por lo menos un 20%. Tenemos que aumentar la densidad de siembra en la
misma proporción en la que esperamos tener pérdidas de semilla o plántulas. Es decir, si queremos
80 mil plantas, tenemos que sembrar 100 mil semillas. En condiciones de emergencia difíciles,
como en pata de trigo o cebada, o en terrenos muy arcillosos, en siembras en seco, etc., tenemos que
aumentar la densidad aún más.
Para Maíz
La literatura afirma que las producciones más altas generalmente se logran con rendimientos
promedio por planta de 150 a 180 gramos. Este dato sugiere que si en una parcela esperamos
(realistamente) 12 toneladas de grano por hectárea, la densidad recomendable de plantas es
entre 67 y 80 mil. Donde solamente podemos aspirar a, digamos, 8 toneladas, se sugieren 45
a 55 mil plantas. Para 15 toneladas, serían entre 85 y 100 mil plantas por hectárea.

Finalmente, me parece prudente trabajar con un colchón de seguridad, sembrando un 5 a 10


por ciento más de lo que estimamos de acuerdo con las consideraciones anteriores.

Una vez que sepamos cuántas semillas queremos sembrar por hectárea, tenemos que calcular
las semillas por metro lineal.

Ejemplo
Supongamos que tenemos un terreno de riego que, bien manejado y abonado, nos puede dar 12
toneladas de grano. Buscamos 80 mil plantas por hectárea. Vamos a sembrar en pata de trigo, es
decir, en condiciones difíciles de emergencia. Vamos a tratar la semilla con un insecticida, además
de aplicar un insecticida granulado, por lo que no esperamos mayores pérdidas por plagas del suelo
al inicio. Hicimos una prueba de germinación de la semilla y nacieron 95 de cada 100 semillas. Con
todo esto, suponemos que la pérdida total de semillas y plántulas será del 25%. Por seguridad,
calculamos con un 30%.
Dividimos la densidad de plantas deseada de 80 mil entre 0.7 para obtener la densidad de siembra.
El resultado son 114 mil semillas por hectárea.
Si nuestro surco fuera de 1 metro de ancho, tendríamos que sembrar 11.4 semillas por metro. Sin
embargo, como nuestro surco está más estrecho, a 80 centímetros, solo tenemos que sembrar
11.4 x 0.8 = 9.1 semillas por metro lineal. Esto es equivalente a una semilla cada 11 centímetros en
promedio.
Finalmente, tenemos que calibrar la sembradora de tal manera que deposite las 9 semillas por metro
lineal, y verificar constantemente que así sea, excavando partes de los surcos atrás de la
sembradora.

Sembradora de precisión
La calibración típicamente involucra
o seleccionar el disco correcto y
o ajustar los engranes de manera que se deposite la cantidad de semillas deseada por metro
lineal,
pero implica mucho más que ello. Incluso pensando que ya previamente a la calibración hayamos
dado mantenimiento a la maquinaria, dependiendo del tipo de sembradora, ahora tenemos que
o ajustar el ángulo entre tractor y sembradora mediante el tercer punto,
o evitar el bamboleo de la máquina,
o regular la profundidad de siembra mediante las ruedas de profundidad,
o asegurar la presión suficiente de las ruedas compactadoras sobre el piso,
o ajustar el descuateador o regulador del selector, es decir, el “dedito” que evita, en las
sembradoras de precisión, que se vayan dos semillas por punto,
o ajustar el disco marcador,
o trabajar con las revoluciones suficientes para mantener el vacío, etc.
Tenemos que verificar que también el fertilizante y, en su caso, el insecticida granulado se deposite
al ritmo necesario para lograr las dosis correctas.
Calibrar una sembradora es un trabajo que a menudo nos toma una o incluso varias horas, pero es
tal vez el tiempo mejor invertido de toda la temporada.