You are on page 1of 8

ARQUITECTURA EN LATINOAMERICA

Hasta ahora estuvimos hablando de la arquitectura en distintas partes del mundo y


cómo ciertas corrientes fueron surgiendo y marcando tendencias en sus países de
origen en distintas épocas – ahora, ¿qué pasa en nuestro continente? ¿Cómo
podríamos decir que movimientos como el moderno marcaron la arquitectura
latinoamericana?

Podemos observar que el Barroco latinoamericano resulta ser algo diferente al


europeo, esto es debido a distintos factores, como la mano de obra indígena, o los
materiales propios del continente que los colonizadores buscaban, como el oro o el
cobre. En algunas construcciones se utilizaron, por ejemplo, azulejos azul cobalto,
muy relacionados a la religiosidad, a la que Latinoamérica estaba apegada. De allí
también surgieron imágenes e íconos, que forman parte hasta de edificios
modernos, definiendo una identidad cultural.

Las artes plásticas, como en otras partes del mundo, serán una influencia
importante en Latinoamérica. Por ejemplo, en México, donde el Estado se estaba
volviendo muy fuerte, impulsándose una ideología que buscaba mejorar la calidad
de vida de la clase obrera, con obras como la construcción de universidades y
escuelas, comenzó el Muralismo como propaganda para la clase trabajadora,
completando la identidad de la modernidad, con trabajos como los de Diego
Rivera y Frida Kahlo. Otro ejemplo son los de David Alfaro Siqueiros, que también
tenían una idea de identidad social y estaban relacionados a la religiosidad.

Arquitectura en México

En los años del movimiento moderno, (1920-1930), también comenzó a haber un


acceso a la información, entonces llegaron influencias de los modernos tanto de
Estados Unidos como de Europa.

Un ejemplo de esto y de la influencia de las artes fue la casa taller de los mismos
Frida Kahlo y Diego Rivera en San Ángel, Ciudad de México. En ésta se pueden ver
ciertos elementos (algunos heredados y otros modificados o autóctonos), como el
aventanamiento corrido con grandes paneles de vidrio repartido, una estructura
que permite una buena iluminación, una terraza que comunica los módulos, las
instalaciones a la vista remarcadas, una referencia a lo fabril, la línea municipal
materializada por una línea de cactus (algo muy propio del país), colores vivos
signo del clima cálido, una escalera helicoidal (relacionada a la idea de
movimiento y de “máquina”) y cosas propias de la mano de obra local como el uso
del estuco. Estos elementos dan cuenta de una modernidad reapropiada,
contextualizada.

ARQUITECTURA EN LATINOAMERICA
Otro ejemplo es la Biblioteca Central de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma
de México), diseñada por Juan O’Gorman, que busca mostrar un estado nuevo,
poderoso, con un nuevo hombre, más apegado a lo social. Este edificio tiene
elementos modernos, como la idea de “casa de cristal”, un basamento modulado,
una estructura muy fuerte con columnas cilíndricas, el uso del vidrio, pero también
tiene un remate importante que consiste en un prisma cerrado (donde se
encuentra la mayoría de los libros) revestido de mayólicas hechas con distintas
piedras del territorio mexicano, que denotan el pasado indígena, con el sol, distintos
dibujos, máscaras, símbolos presentes en cada fachada.

El arquitecto Luis Barragán también plantea una modernidad apropiada, una


arquitectura neotradicional – juega con elementos que tienen que ver con el agua,
los sonidos y se relacionan al lenguaje del lugar, caracterizado por el clima cálido y
las temperaturas altas. En las caballerizas de San Cristóbal propone una volumetría
simple, desde lo apolíneo con formas geométricas y planos cortados, pero también
aparece lo dionisíaco con la cascada, el agua que lleva una idea de frescura, y los
colores relacionados a la cultura mexicana, a los mercados. En la casa Gilardi se
puede ver también, un repertorio de formas geométricas, una influencia del
cubismo y del surrealismo, también de la obra de un pintor, “Chucho” Reyes, con
sus colores. Existe un manejo de la luz, siendo la casa entre medianeras, además
hubo un encargo que fue el de mantener un árbol (un jacarandá) en el patio
frontal. La obra tiene un planteo introspectivo, es decir, un desarrollo hacia adentro.
Tiene un muro calado que filtra la luz cuando hay temperaturas altas, utilizado de
forma artística (la luz pasa a ser un material más en la construcción), así como otros
elementos como el espejo de agua y la luz cenital. El muro es de estuco, material
ARQUITECTURA EN LATINOAMERICA
manejado por los artesanos, la gente de México. Es un material rugoso,
especialmente en el exterior, y está trabajado de una forma que adopta la
modernidad.

El museo Rufino Tamayo, proyectado y construido por Abraham Zabludovsky y


Teodoro González de León está hecho con hormigón mezclado con partículas de
mármol, dándole una textura particular y una referencia colonial que nos lleva a las
pirámides. Tiene una cierta vinculación con la naturaleza, con una técnica para
salvar las luces y la utilización del vidrio. También están los taludes de piedra que
hacen referencia a la casa de los muertos. González de León también estuvo
encargado del MUAC (Museo de Arte Contemporáneo), donde tiene gran
importancia la idea de masa, el uso de la piedra y de grandes pórticos. También
tuvo parte en la construcción de edificio de Poder Judicial de la Nación.

Arquitectura en Brasil

Durante estas épocas surgieron dos importantes movimientos: el Carioca y el


Paulista. Desde el primero podríamos hablar, por ejemplo de arquitectos como
Lucio Costa y Oscar Niemeyer. “La Alborada”, creación de este último tiene una
influencia marcada de Le Corbusier, construida en hormigón, y utilizando formas
geométricas (apolíneo), se ve como una “caja de cristal”, aunque Niemeyer
también va a utilizar las curvas, mas dionisíacas, y murales del movimiento pictórico
como propaganda. Las curvas van a ser protagonistas en la Catedral de Brasilia,
hecha con elementos premoldeados de hormigón repetidos, con grandes luces y
un estudio de las técnicas de la utilización de este material. El campanario, de un
color muy fuerte, tiene motivos vinculados a la naturaleza, relacionados a un
planteo de la Iglesia con un “Dios más accesible”.

ARQUITECTURA EN LATINOAMERICA
El Ministerio de Educación y Cultura, de cuyo diseño participaron ambos
arquitectos, está caracterizado por un International Style, donde hay un basamento
de columnas con ritmo, que da una entrada de aire, un remate con un volumen
que tiene una racionalización dada por las ventanas corridas y la fachada vidriada;
y una impronta del lugar por el clima que lo dan los parasoles. Esta última no es la
única referencia al contexto que tiene el edificio: además tiene una curva en el
dibujo del piso, una serie de murales de carácter indígena, así como el lateral de la
planta baja está revestido con mayólicas de origen portugués. Una vez más,
hablamos de una modernidad con sello propio.

El Museo de Arte Contemporáneo de Rio de Janeiro, otra obra de Niemeyer,


también tiene un estudio del hormigón, con formas simples y una rampa de acceso
(que hacen referencia a la idea de movimiento), y un cerramiento vidriado que
permite un vínculo entre en interior y el exterior, un diálogo con el entorno, además
el perfil de la construcción se asemeja al perfil del paisaje.

En cuanto al movimiento Paulista, podríamos mencionar a la arquitecta italiana


Lina Bo Bardi, con su marcada herencia del brutalismo y también influenciada por
Le Corbusier. En San Pablo, en épocas de industrialización cobra importancia la
“arquitectura de la pobreza”, mostrándose el hormigón tal cual es, con su
envejecimiento. Para el Museo de Arte Contemporáneo de esta ciudad, la
arquitecta busca espacios de encuentro, de reunión. Utilizando grandes pórticos,
no se trata de un museo tradicional, la arquitectura está integrada a la ciudad, ya
que existe un espacio colectivo del cual la gente se apropia. Esto permite que la
ciudad pueda incorporarse, la enriquece.

ARQUITECTURA EN LATINOAMERICA
Otro exponente de este movimiento, aunque más cercano a la actualidad, es
Paulo Mendes da Rocha, con, por ejemplo, la Capilla de San Pedro, otro caso de
uso del hormigón con herencia del brutalismo apropiado, mostrándolo tal cual es,
con grandes taludes, y recorridos que vinculan interior y exterior.

En la plaza diseñada por Artigas, podemos ver un repertorio de formas, el pórtico


de hormigón, el voladizo que cubre el espacio de la plaza sin invadir, respetando el
entorno, obteniéndose un espacio cubierto, un lugar de encuentro y un ejemplo de
diversidad, de experiencia colectiva. En su residencia propia hay rasgos de
racionalidad, en la estructura de vigas con ritmo, la fachada de vidrio, aunque
inclinado, donde entra el sol, y también tiene materiales tal cual son, tal cual están
presentes en la naturaleza. En el museo de escultura de San Pablo de Mendes Da
Rocha también se puede ver un selo de identidad, con un espejo de agua y
taludes.

Arquitectura en Colombia

En Colombia, podemos observar por ejemplo las casas de Laureano Forero, donde
el ladrillo también cobra importancia y, conociendo la identidad cultural del lugar,
revaloriza el patio, elemento importante en la cultura latinoamericana, como lugar
de reunión y referencia al pasado histórico. También está la fachada vidriada, y la
revalorización del paisaje. Un proyecto que existió allí además es el de la “casa
suburbio”, un amanzanamiento que planteaba modos de integración repitiendo el
esquema de la ciudad.

Otro ejemplo de la utilización del ladrillo es la Biblioteca Virgilio en Bogotá, diseñada


por Rogelio Salmona, con la presencia del agua y formas particulares que generan
espacios de transición, recorridos, un espacio público revalorizado.

En el año 2007, Giancarlo Mazzanti diseña el Parque Biblioteca España en Medellín,


con el objetivo de revitalizar la zona. Este encargo da como resultado un ejemplo
de integración en una ciudad muy fragmentada – en el lugar hay un barrio
carenciado con asentamientos desparejos, viviendas precarias y ubicado en la
ladera de una montaña con vegetación. El programa consiste en tres grandes
bloques que asimilan la imagen de grandes rocas, unidos por una plataforma
común (que hace de plaza y donde los chicos juegan): una biblioteca, un centro
común y un centro cultural, tres funciones distintas. Los buenos materiales utilizados
dan una jerarquización de la zona, vinculando una parte aislada con otros sectores
de la ciudad. Cada bloque tiene un “corazón” con una estructura de hormigón, y
una “cáscara” hecha en pizarra, donde la luz impacta de distintas maneras y hasta
se ven ligeros cambios de color.

ARQUITECTURA EN LATINOAMERICA
Arquitectura en Uruguay

En Uruguay tenemos a figuras como Eladio Dieste, ejemplo de su obra la Iglesia de


Cristo Obrero, con un discurso asociado a la diversidad. Su manejo de la técnica
está ligado al ladrillo, elemento accesible, barato y ligado a la mano de obra local
– con su experimentación, logra distintas formas: bóvedas, campanarios, formas
ondulantes, logrando que entre la luz, generando sombras, creando grandes
volúmenes. La fachada, provista de texturas y de una trama particular.

ARQUITECTURA EN LATINOAMERICA
Solano Benítez, arquitecto influenciado por Eladio Dieste también hace uso del
ladrillo como material. El dice que no “mira arquitectura”, sino que “hace
arquitectura”. El centro de rehabilitación para gente con discapacidad que
proyectó está caracterizado por una serie de pirámides invertidas, formas
abovedadas, formas que se reflejan en el agua y generan un entorno más
agradable para las personas. También se utilizan materiales rescatados de otras
edificaciones, por ejemplo de viejas estructuras. La Casa Esmeraldina, otra obra
suya también tiene al ladrillo como protagonista, y además hace uso de losas
premoldeadas con encofrados que se vuelcan en el piso, para una mayor eficacia,
rapidez y abaratamiento de costos, rellenándose también vigas y tensores en las
grandes luces. Hay una idea de movimiento de llenos y vacíos que le da plasticidad
a la fachada. También revaloriza el patio.

“Las universidades deben entender que no sirve acumular conocimiento si este no


ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas, esto significa convertir la
arquitectura en un instrumento de acción social.” – arquitecto Solano Benítez.

Conclusiones

Luego de haber aprendido acerca de obras diseñadas en Europa, Estados Unidos y


haber visto también construcciones de países mucho más cercanos al nuestro, es
imposible ignorar la importante influencia del contexto tanto del entorno, como
social y cultural en la arquitectura. Si bien la arquitectura latinoamericana ha
tomado elementos provenientes de afuera, se ha apropiado de ellos, e incluso
modificado y agregado otros, ya que es claro, si intentáramos copiar una obra de
un lugar lejano exactamente igual y construirla en nuestro continente, no
funcionaría de la misma manera. Para hacer arquitectura es necesario tener en
cuenta dónde estamos diseñando, y especialmente para quién estamos
diseñando.

Un ejemplo que me pareció interesante de los movimientos apropiados en


Latinoamérica es la casa Gilardi, de Luis Barragán donde si bien, se pueden ver con
claridad elementos del movimiento moderno y un juego de luces y formas
geométricas, también se apega mucho a la cultura mexicana, con sus colores
vivos, el diálogo con el entorno y el clima, el uso de un material local como el
estuco y una influencia de artistas locales como Diego Rivera y Chucho Reyes.

ARQUITECTURA EN LATINOAMERICA
ARQUITECTURA EN LATINOAMERICA