You are on page 1of 32

Dolor psíquico en el envejecimiento (Iacub, Ricardo)

Introducción
El objetivo de este capítulo es considerar algunas variantes de lo que calificaremos como el dolor psíquico
durante el envejecimiento y la vejez. Razón por la cual tomaremos algunas de las problemáticas que pueden
surgir en esta etapa vital, como los duelos, las depresiones, la ansiedad, la hipocondría, los problemas de
personalidad, las psicosis y otros trastornos delirantes.
Estas formas de padecimiento no resultan exclusivas de este grupo etario, por lo que se buscará por un lado,
presentar algunas nociones que resultan claves para la comprensión de estos cuadros, y por el otro sintetizar
aquellas teorías e investigaciones que sí especifiquen dichos procesos en el envejecimiento.
Toda comprensión del dolor o la patología psíquica debe ser entendida como el resultado de cambios
disruptivos, psicológicos, biológicos y sociales que se producen con ciertos envejecimientos.

1. Situaciones vitales asociadas al dolor psíquico


Antes de adentrarnos en las cuestiones más específicas sobre el dolor psíquico, quisiera señalar una serie de
reacciones afectivas más frecuentes en esta etapa vital que darán lugar a la idea de crisis. Entendiendo por
crisis un cambio de posición a nivel de la identidad que acarrea cierto trabajo psíquico para su resolución y el
cual puede relacionarse con el malestar o dar lugar a una patología psicológica.
Butler (1998) propone algunas de estas situaciones vitales:
- La viudez representa una serie de cambios a nivel afectivo, como el sentirse apoyado y cuidado, pero
también cuestiones relativas a la seguridad económica y personal, por lo que se considera una de las
situaciones más complejas a vivir en este etapa.
- Los cambios en la pareja, en parte relacionados con la ida de los hijos o la jubilación, que implican cambios
en las formas de convivencia.
- Los cambios a nivel sexual, debidos a cambios en la capacidad sexual física, nuevas maneras de relación
en la pareja, o la no percepción de sí o del otro como alguien erótico.
- La jubilación puede implicar no sólo un cambio de rol, sino fragilizaciones en la propia identidad de un
individuo.
- Los cambios económicos que reducen los ingresos como consecuencia del haber jubilatorio pueden
generar una mayor sensación de dependencia, inseguridad o pérdida de control.
- Las pérdidas a nivel de los sentidos y capacidades como el oído, la vista o las capacidades cognitivas,
pueden provocar aislamiento social e inseguridad personal.
- Las enfermedades y discapacidades: sin que la vejez se caracterice por la enfermedad o la discapacidad,
existen más probabilidades de que puedan ocurrir, sumado a los mitos que tienden a exagerar ciertos
cambios, generando una expectativa de mayor gravedad de la que tienen.
- El temor frente a la hospitalización o la institucionalización: implica abandonar ámbitos que promueven
seguridad, como la casa, cambios en la red social y fundamentalmente la pérdida del control personal o
autonomía.
- La preocupación y ansiedad frente al cambio en la imagen o de la capacidad física: ambos ponen en
juego el reconocimiento del otro hacia uno mismo y los recursos de afrontamiento.
- El miedo a la muerte: en la mediana edad surge como una preocupación ante una expectativa que aparece
de una manera más cierta, aunque aún resulte abstracta. En la vejez suele aparecer como el temor ante el
momento, el modo y el dolor que pueda generar.
2. Los duelos
Seguir buscando palabras que digan algo allí donde buscamos a personas que ya no dicen nada ¿Y seguir
encontrando palabras que sepan decir algo allí donde encontramos a personas que ya no pueden decir nada?
Erich Fried

El duelo es el proceso de pasar de perder lo que tenemos a tener los que hemos perdido Stephen Fleming

En esta parte del texto haremos una revisión acerca de diversas posturas acerca del duelo, que busquen
indagar y cuestionar este proceso en el envejecimiento. Para ello revisaremos las bases teóricas del mismo
basándonos particularmente en la teoría psicoanalítica y el paradigma constructivista narrativo. Revisaremos
las diversas pérdidas que pueden surgir en la vejez destacando sus particularidades, analizaremos los
criterios que organizan ciertos significados relativos a las pérdidas y finalmente abordaremos los aspectos
positivos de los duelos y los mecanismos que pueden brindar soluciones en esta etapa vital.
Las pérdidas nos acompañan a lo largo de la vida, aunque con el envejecimiento, pueden resultar más
frecuentes. Estas pueden ser de seres queridos, roles, espacios, ideales, capacidades, recursos que nos
daban una cierta imagen, afecto, valor o apoyo, es decir aquellos vínculos que conformaban la identidad. Por
esto, el duelo implica que la persona deba rever una serie de supuestos que ordenaban su mundo, la
representación de sí mismo y los modos de interacción con los otros.
Es un proceso multidimensional, que no solo afecta a los sujetos psicológicamente sino también a nivel
fisiológico, social y económico (Osterweis et al., 1984; Stroebe et al., 1993) y su recuperación puede implicar
un tiempo indeterminado con resultados diversos (Weiss, 1993).

2.1 Bases teóricas acerca del duelo:


Existen diversas conceptualizaciones con respecto a los significados del duelo. Una de las más reconocidas
es la vertiente psicoanalítica desde la que el duelo se define como: es “la reacción a la pérdida de un ser
querido o de una abstracción equivalente: la patria, la libertad, el ideal, etc.”. Freud (1988)
La explicación que brinda es que el duelo es un examen de la realidad en donde el objeto amado no existe
más y la libido debe abandonar sus antiguas posiciones, teniendo la dificultad de retirar la libido de dichos
objetos. Si el conflicto fuese muy intenso podría dar lugar a situaciones patológicas. Sin embargo lo normal es
el progresivo retiro del objeto a través de un desasimiento paulatino de las piezas libidinales. Sólo al final de la
labor de duelo, el yo quedaría libre y exento de presiones.
Desde una perspectiva narrativista1 el proceso del duelo implica un cambio en la identidad, ya que modifica las
creencias, los modos de vinculación y las representaciones de sí y los otros.
Parkes (1988) sostiene que se altera el modelo, al que denomina “interno”, a partir del cual el sujeto puede
orientarse, reconocer lo que le está pasando y planificar su comportamiento. Por ello cuanto más vinculada se
encuentra la pérdida a la propia identidad, mayores van a ser los efectos en el sujeto.
Rando (1984) considera que se produce una modificación del “mundo de supuestos”, tanto a nivel global, ya
que se modifican las creencias sobre el sí mismo, los otros y el mundo; como a nivel específico, ya que
cambian los aspectos concretos asociados a la relación. De todo ello se desprenden las denominadas
“pérdidas secundarias” entendidas como la suma de actividades, roles, apoyos que se deben abandonar
porque ya no existe dicho objeto.
Desde esta perspectiva el duelo es la reacción a la pérdida de un vínculo que brindaba sostén y continuidad a
la identidad, con todas las implicaciones emocionales, cognitivas e instrumentales que contiene (Iacub, 2011).

2.2 Las significaciones del duelo:


En las sociedades occidentales, las creencias culturales acerca de las características del duelo y del tiempo
de recuperación han influenciado los modelos de duelar y de morir (Bowlby, 1969, 1980; Kubler-Ross, 1975;
Worden, 1982).
Botella, Herrero y Pacheco (1997) sostienen que se produjo una objetivación de la muerte, o de la pérdida,
que opacó la dimensión del sujeto, sus circunstancias y su contexto, dejando al duelante en un lugar pasivo.
De esta manera se consideraba que la persona pasaba por etapas universales en el proceso de afrontar la
propia muerte o el duelo y que era esperable que en un tiempo determinado el sobreviviente se recuperara de

1
En algunas partes del texto citaremos autores que hacen referencia a una perspectiva constructivista narrativa. Es importante destacar
que aun cuando el narrativismo tiene una base constructivista, no todas las perspectivas constructivistas en psicología consideran a la
identidad desde una lectura narrativa.
la pérdida y retornara a niveles normales de funcionamiento (Stroebe, Hansson, & Stroebe, 1993; Wortman &
Silver, 1987).
La evidencia científica, sin embargo, nos muestra que las personas no transcurren necesariamente por estos
estadios, o no lo experimentan en la misma secuencia. Por el contrario las secuencias y duraciones difieren
notoriamente según las reacciones emocionales a la pérdida (Neimeyer, 2007).
A medida que avanza el conocimiento sobre la temática el cuadro del proceso de duelo parece ser más una
superposición y alternancia de intervalos de búsqueda, bronca, culpa, ansiedad, tristeza y depresión (Averill &
Nunley, 1993; Osterweis et al., 1984) que un proceso escalonado. Incluso las emociones positivas pueden
concurrir, apareciendo la sensación de alivio, confianza y orgullo con momentos de afrontamiento y de alegría
(Caserta & Lund, 1992; Wortman, Silver, & Kessler, 1993).
Las perspectivas constructivistas y narrativas del duelo se centran en el significado y no sólo en las reacciones
emocionales. Poner el foco en el significado permite comprender el conjunto de respuestas emocionales,
conductuales y fisiológicas.
Los procesos de refiguración y configuración aparecen como ejes donde se debaten las transformaciones a
nivel de la identidad en un sujeto a partir de un cambio o pérdida. En tanto que la coherentización y
organización narrativa del sí mismo se encuentran en la base de estos procesos.

Neimeyer, Keese y Fortner (1997) proponen 6 supuestos básicos para la elaboración del duelo desde un
modelo conceptual constructivista/ narrativo:
1- La muerte, como cualquier otra pérdida, puede validar o invalidar el mundo de supuestos, o conformación
identitaria, con la que nos manejábamos, incluso puede aparecer como una experiencia nueva para la cual
no tenemos teorías e interpretaciones que nos permitan comprenderla. Las suposiciones tácitas brindan
una sensación de orden en relación al pasado, una familiaridad respecto al presente y cierta previsibilidad
respecto al futuro. Cuando una muerte es esperable, como la de un padre para un hijo adulto, puede
resultar más aceptable para nuestro orden de creencias, que la muerte de un hijo. Cuando la pérdida
sucede por fuera de dichos esperables fallan los mecanismos de validación en nuestro mundo de
presupuestos.
2- El duelo es un proceso personal, idiosincrásico, íntimo e inextricable de nuestra identidad. Por ello sólo
puede entenderse dentro del contexto cotidiano de la construcción, mantenimiento y cambio de los
aspectos fundamentales de la misma. Las teorías e interpretaciones personales que generamos sobre las
experiencias de la vida se ven cuestionadas cuando se produce una pérdida, ya que afecta los modos de
conocer y entender al sí mismo y al mundo. De allí que la búsqueda de interpretaciones que den
coherencia a la situación de cambio, desde las teorías e identidades disponibles, es una de las formas de
respuesta. Si fracasamos, perdemos el control de una realidad que ya no resulta familiar, produciendo
temor, inseguridad y desasosiego.
3- El duelo es algo que nosotros hacemos, no algo que se nos hace a nosotros. Ante la evidencia de la
pérdida, el duelo implica cientos de elecciones concretas que definen caminos alternativos. En algunas
situaciones tomar una decisión puede implicar un apresuramiento ante lo cual el sujeto puede no sentirse
preparado, en tanto que, en otras ocasiones se toman decisiones por el sujeto por considerarlo incapaz de
hacerlo.
4- El duelo es el acto de reafirmar o construir un mundo personal de significado que ha sido desafiado por la
pérdida. Cuanto más valiosa es la pérdida puede invalidar la estructura de suposiciones o creencias que
orientan la vida, arrancando al duelante de las teorías e identidades construidas. Este cambio puede dar
lugar a narrativas traumáticas, caracterizadas por su incoherencia, fragmentación, desorganización y
disociación con respecto al conjunto de los relatos que hacen a la biografía personal. Dicha narrativa da
cuenta de una pérdida de control y manejo sobre su propia vida, que se evidencian en frases tales como:
“no sé cómo llegué hasta acá”, “parece que fuera una pesadilla”, “no entiendo qué me pasa”. Es allí donde
el sujeto o “autor del relato” debe realizar cambios que tornen comprensible lo sucedido y que vuelvan
predecible el futuro. Las narrativas contienen indicaciones concretas y útiles respecto a la visión que se
puede asumir sobre el proceso de duelo y los modos en que puede ser facilitado.
5- Los sentimientos tienen sus funciones y deben ser entendidos como señales de los esfuerzos por dar
significado. Kelly (2001) define las “emociones transicionales” como la función que cumple cada
sentimiento y el modo en que se integra a un proceso de reconstrucción de significados. Por ejemplo, la
negación puede ser concebida como un intento de posponer un acontecimiento que resulta imposible de
asimilar; el ánimo depresivo como un intento de limitar la atención, volviendo el contexto más manejable; la
hostilidad como el forzar a los acontecimientos a adaptarse al modo de comprender las cosas; el estado
ansioso como la percepción de una pérdida aun cuando no se alcanza a comprender lo desestabilizadora
que resulta la situación.
6- Todos construyen y reconstruyen su identidad como sobrevivientes de la pérdida y en relación a los otros.
Se suele pensar el duelo en el sujeto, sin tener en cuenta el marco o contexto en el que sucede dicha
pérdida, la familia o la comunidad. La pérdida en la familia implica que su expresión suele estar regulada
por normas tácitas de interacción, roles, jerarquías de poder y apoyo, etc. Incluso el recordar al fallecido se
maneja según convenciones particulares, familiares y extra familiares. Asimismo, en la comunidad la
pérdida es codificada según valores y expresiones peculiares que inciden en el propio sujeto.

2.3 Las fases del duelo


Aun frente a las críticas ciertas sobre la objetivización del duelo, que universalizan sus estadios y
continuidades, resulta interesante presentar sus fases tal como fueron descriptas por Bowlby (1983) y ciertas
teorizaciones del psicoanálisis. Éstas permitirán comprender y visualizar la dinámica de las relaciones entre el
sujeto, el objeto perdido y la transformación de su identidad a lo largo de este proceso, sin considerar que
estas fases sean un destino.

Fase de embotamiento: se manifiesta por la sensación de shock y de fuerte angustia. Aparecen conductas
defensivas maníacas, con preponderancia de la negación. Lo disociativo y proyectivo prevalecen, echándole
la culpa a los médicos, familia, etc. Este momento es donde más se manifiesta la agitación, llanto, protestas,
desasosiego y negación de la pérdida. Resulta frecuente sentirse aturdido e incapaz de aceptar la realidad.
Los procesos de tensión y temor coexisten con calma. Puede aparecer pánico y estallidos de enojo, como de
euforia frente al fantaseado reencuentro con la persona perdida.

Fase de anhelo y búsqueda de la figura perdida: se comienza a aceptar la realidad de la pérdida, lo que
produce anhelo, congoja o accesos de llanto. Se pueden percibir señales y pensamientos obsesivos
asociados con la presencia de la figura concreta. Los sueños con imágenes de la persona viva se confrontan
con la realidad y el dolor al despertar.
La cólera aparece como una de las características de esta etapa y Bowlby (1983) lo compara como la protesta
inicial de un niño y sus esfuerzos por recuperar al objeto perdido. Por ello, en esta fase, es común que la
persona alterne entre dos estados de ánimo, por un lado la creencia de que la muerte es real, con el dolor y el
anhelo desesperanzado, y por el otro, la incredulidad acompañada por la esperanza de que todo vaya a
arreglarse y la imperiosa necesidad de buscar la persona y recuperarla.
La ira surge en este contexto como un efecto de responsabilizar a otros por la pérdida y por las frustraciones
que implica la búsqueda inútil.
La identificación, el recuerdo, el aislamiento, son mecanismos de búsqueda que podrán darse de maneras
más o menos permanentes según la importancia del objeto. Por esto la relación con los objetos externos se
hace más laxa e incluso puede llegar a interrumpirse.
Parkes (1970) sostiene que el proceso de búsqueda es un acto motor dirigido a las anteriores localizaciones
del objeto perdido y se conforma con componentes perceptuales y representacionales. Esto llevaría a que
resulte más habitual de lo que se comenta, la percepción del objeto perdido, sin que esto tenga las
características alucinatorias o delirantes que atemorizan al sujeto, sino que por lo contrario, es vivido como un
acompañamiento. La referencia más habitual es: “sentí que estaba en mi cuarto y me acompañaba” o “siento
que duerme conmigo”2.
Otra de las formas de buscar una cercanía, es recorrer los lugares que identifiquen simbólicamente al objeto o
acercándose a sus restos.

Fase de desorganización y desesperanza y fase de organización: para que el duelo tenga un resultado
positivo es necesario que el duelante acepte la pérdida, así como que aminore la búsqueda. La sensación de
sentirse arrastrado por los acontecimientos es la dominante y la persona en duelo parece desarraigada,
apática e indiferente, o como señalaba Freud, su mundo se encuentra desierto. Suele padecer insomnio,
experimentar pérdida de peso y la sensación de que la vida ha perdido sentido. La persona en duelo revive

2
Parkes en su estudio de viudos en Londres, describe una particularidad en la búsqueda de objetos afectivos, negando la pérdida y
aceptando a su vez que esto sea irracional. Estos estudios mostraron que algunas viudas tienen alucinaciones y delusiones de contacto
con su esposo durante años, especialmente en gente que tuvo una buena relación de pareja.
continuamente los recuerdos del fallecido y la aceptación de que sólo quedan recuerdos provoca una
sensación de desconsuelo.
Bowlby (1983) señalaba que ésto permite examinar la nueva situación en la que se encuentra y considerar las
posibles maneras de enfrentarla, lo que implica nuevas definiciones de sí mismo y de su situación.
El pensarse como viudo/a, huérfano/a, etc., supone una redefinición de sí, penosa y decisiva, que significa
renunciar al objeto y a la situación que se vivía previamente. Este factor puede resultar gravitatorio en la
proyección que un sujeto realice a futuro.
Parkes (1972) consideraba que es un proceso de realización que requiere, no sólo un cambio afectivo, sino de
los modelos representacionales internos, o de figuración, a fin de adecuarlos a la nueva situación.

Fase de mayor o menor grado de reorganización: Esta última fase promovería una nueva forma de
relación con el objeto perdido y fundamentalmente un cambio a nivel identitario que posibilite una organización
del sí mismo capaz de restablecer proyectos, con mayores grados de serenidad y menos inhibiciones. Es una
etapa de reorganización en la que comienzan a remitir los aspectos más dolorosos del duelo. El individuo
comienza a experimentar la sensación de reincorporarse a la vida, de recordar a la persona fallecida con una
sensación combinada de alegría y tristeza e internalizar la imagen de la persona perdida.

2.4 El duelo como “proceso dual”:


Stroebe, Shut y Stroebe (1988) vuelven a considerar el proceso de duelo en fases pero, a diferencia de las
anteriores, éstas son vistas en una oscilación entre dos formas diferenciadas de funcionamiento. Por un lado
está el “proceso orientado a la pérdida” donde se realiza el proceso de duelo, experimentando, sondeando y
enunciando sus sentimientos, en un intento por entender el sentido que tienen en su vida. Por el otro, está el
“proceso orientado a la restauración” que describe aquellos procesos que el duelante utiliza para manejar los
estresores secundarios que acompañan los nuevos roles, identidades y desafíos relativos al nuevo estatus
promovido por el duelo (viudo, huérfano, etc.). Ésto a menudo incluye la necesidad de manejar nuevas tareas,
tomar decisiones importantes, encontrar nuevas posibilidades de roles, tomar una iniciativa de auto cuidado, la
cual puede ser particularmente difícil en ciertos momentos del duelo, ya sea por no poder o no saber.
Si la restauración progresa efectivamente, la creencia en la propia eficacia emerge y ayuda a lograr una mayor
seguridad, independencia y autonomía para manejar lo cotidiano, o incluso brinda una sensación de
crecimiento personal.
Las dos fases están a menudo interrelacionadas. Primero, las viudas y viudos adultos mayores pueden vivir
muchos años tras la muerte del cónyuge y para mantener una mejor calidad de vida deberían obtener mayor
independencia. Muchas de las tareas de la vida cotidiana los confrontan con las responsabilidades del
fallecido. Si esas capacidades no se obtienen, la salud, la autonomía y, en un sentido general, la calidad de
vida, pueden resentirse. Además la falta de capacidad para enfrentar estas tareas interfiere con la energía
focalizada en la emoción que el duelante necesita dirigir a la propia pérdida.
Poder manejar los estresores secundarios asociados con los nuevos desafíos reduce el padecimiento
emocional del duelante y genera una sensación de crecimiento personal. Es importante tener en cuenta que la
tarea del duelo no sólo implica al sujeto, sino también a sus vínculos más cercanos y a la comunidad en
general.
Estos procesos nos indican que los contactos con la realidad siempre se encuentran mediados por
mecanismos de inmunización que confrontan con el padecimiento de maneras activas, singulares y basadas
en relatos ofrecidos por la cultura y su contexto específico.

2.5 Duelos significativos en la vejez


Diversas pérdidas pueden resultar significativas en esta etapa vital, y cada una promueve cambios y
necesidades particulares.

La pérdida de una pareja:


Este evento ha sido identificado como el más estresante de las transiciones vitales y requiere más ajuste que
cualquier otro, ya que se refleja de una manera central a nivel de la vida cotidiana, generando una carencia de
apoyos que producen limitaciones y dificultades permanentes (Holmes & Rahe, 1967; Lund, Caserta, De Vries
y Wright, 2004). De todas las pérdidas familiares, las muertes de parejas e hijos se presentan como las más
disruptivas y potencialmente estresantes (Raphael, 1983).
El “efecto viudez” (Christakis, Allison, 1991) describe la mayor probabilidad de muerte que se puede
experimentar en los duelos recientes por una pareja. Las razones van desde motivos, falta de apoyo
emocional, económico y social que pueda acentuar el estrés, menores controles en la salud, ejercidos entre
los cónyuges y finalmente afectando el sistema autoinmune (Moon, Kondo, Glymour, Subramanian; 2011).
Las consecuencias de la pérdida de una pareja en la vejez, consideradas en un largo término, registran una
notable variabilidad. Algunos elementos comunes emergen, como la tristeza, el fijarse al fallecido, el humor
depresivo, la identidad alterada, resultados de salud negativos, soledad y retiro de redes de apoyo (Glick et al,
1974; Lund, 1989; Lund y Caserta, 2002; Stroebe y Stroebe, 1987). Hay también evidencia de estrés
relacionado con el cambio de roles, especialmente aquellos que afectan los patrones de vida y la rutina diaria
(Lund, Caserta y de Vries, 2004).
Las personas viudas deben emocional e intelectualmente adaptarse a nuevos roles propios de solteros, que
requieren cambios en las rutinas y en la vida cotidiana (Lund, 1989; Umberson, Wortman, & Kessler, 1992),
así como hacer frente a posibles reducciones económicas y pérdidas de oportunidades a nivel del
involucramiento social (Hansson, Remondet, & Galusha, 1993; Lopata, 1993). Resulta importante señalar los
cambios en la dinámica familiar que se reflejan en las relaciones con los hijos, pudiendo incrementar los
niveles de dependencia del adulto mayor.
El significado y las consecuencias pueden diferir según el período de la vida en que se produzca la pérdida
(De Vries et al., 1994; McGoldrick & Walsh, 1991). El impacto puede ser mayor en quienes tienen más edad,
ya que ellos mismos deben lidiar con sus propias dificultades, físicas o sociales (Baltes, Reese, & Lipsitt,
1980), o confrontarse con su propia mortalidad (Kastenbaum, 1985).
Desde una perspectiva vincular Lieberman (1989) sostiene que la cantidad de tiempo transcurrido en esas
relaciones indicaría que las vidas están más entrelazadas, lo cual puede dificultar el proceso de ajuste a la
pérdida. Así como cuando la muerte representa la pérdida de un cuidador primario, la necesidad de servicios
formales o institucionalización puede ser consecuencia del duelo (Moss et al., 1986-1987).
Se presentan diferencias de género en el modo de abordar la viudez. Los roles de confidentes y cuidadoras
que suelen tener las esposas pueden dejar en situación de vulnerabilidad a sus maridos.
La pérdida de un esposo ha sido representada de maneras más complejas y donde se ponen en juego una
serie de variables. Lopata (1999) sostiene que los grados de desorganización en la vida de una mujer, seguida
de la muerte de su esposo, dependen de factores emocionales, sociales y culturales.
Los niveles de dependencia emocional es uno de los más importantes, aunque también aparecen cuando hay
carencias económicas y pocas redes sociales. La investigadora hace particular referencia a aquellas mujeres
cuyo estatus dependía centralmente de sus esposos, por lo que su pérdida puede llevar a que falten espacios
sociales y proyectos, así como al aislamiento y soledad. Factores que determinarían la carencia de nuevas
fuentes desde donde narrar su identidad.
Uno de los modos de afrontar esta vivencia de pérdida es a través de la “santificación” del fallecido y de la
vida con él, ya que permitiría darle sentido a la soledad y a la falta de nuevas posibilidades de pareja,
sosteniéndose en un lugar relativo a su marido: si se casó con un santo, señala la investigadora, es porque
ella es una mujer respetable.
Otra de las salidas son las viudas que “florecen” ya que sienten una “liberación” de las constricciones de su
matrimonio. Son capaces de desarrollar nuevas relaciones, aprender nuevos desempeños o conocimientos y
compartir actividades interesantes. Son mujeres que pudieron ser tradicionales y descubren un nuevo mundo
en su viudez (Lopata, 1999).
La interrelación entre el duelo y la vulnerabilidad, tanto en lo físico como en lo emocional, fue objeto de
numerosas investigaciones. La aflicción sobre una pérdida ha sido considerada como el elemento más crucial
en la predicción de declive y de falla en el funcionamiento físico y mental de las personas ( Carr, House, Kessler,
Nesse, Sonnega, & Wortman, 2000; Lund, Caserta, Dimond, & Shaffer, 1989b; Stroebe & Schut, 1999; Utz, 2006; Wells &
Kendig, 1997).También habría que agregarle otras consecuencias que ocurren con la muerte de una pareja por
razones económicas, sociales y familiares.
Estudios longitudinales recientes han demostrado que la capacidad de resiliencia de los adultos mayores en el
duelo por la pareja es muy bajo al principio y luego de dos años o más, el viuda/a retorna a niveles similares
de funcionamiento que las personas que no atravesaron el duelo, por ejemplo a nivel de la salud auto
percibida (Lund, Caserta, & Dimond, 1989; McCrae & Costa, 1988), e incluso con algunos reportes de
mejorías en la salud (Ferraro, 1986; Van Zandt, Mou, & Abbott, 1989).
Los niveles de depresión fueron muy altos en las esposas en duelo en los meses iniciales luego de la pérdida,
pero desde las 13 a los 42 meses las reacciones depresivas decrecieron y se volvieron similares a las que no
estuvieron de duelo (Faletti, Gibbs, Clark, Pruchno, & Berman, 1989; Lund et al., 1989; Thompson, Gallagher,
Cover, Gilewski, & Peterson, 1989; Thompson, Gallagher- Thompson, Futterman, Gilewski, & Peterson, 1991;
Van Zandt et al., 1989). Este patrón se presentó también en otras dimensiones como la satisfacción vital (Lund
et al., 1989) y los síntomas psicológicos (Faletti et al., 1989; Thompson et al., 1989,1991).
Los estudios sobre la viudez en personas mayores muestra que la aflicción continúa presente 30 meses, o
más, después de la pérdida de la pareja (Thompson et al., 1991; Van Zandt et al.,1989).

La muerte de un hijo:
Aun cuando sobre esta temática existan menos datos se observa que los padres mayores que han perdido
hijos adultos tienen experiencias muy intensas, con reacciones adversas y de larga duración.
La pérdida de un hijo ha sido descripta como la violación de un supuesto elemental de justicia, equidad y de
quiebre de un orden natural. Por ello la muerte de un hijo rompe con el mundo de supuestos y puede culminar
con la pérdida de sentido, llevando a sobrepasar la barrera de la depresión y ubicando la pérdida a nivel
psicosomático3.
Rando (1986) describía una oprimente sensación de haber fallado, en la capacidad y habilidad de criar hijos,
con la sucedánea sensación de culpa y autoreproche (De Vries et al, 1994).
Las investigaciones muestran algunos cambios que pueden suceder. La salud autopercibida puede empeorar
por plazos de tiempo que van de los 2 hasta los 20 años a posteriori de la muerte (Florian, 1989-1990),
muchos problemas de salud persisten o aumentan en el proceso de duelo incluyendo los trastornos del sueño
(Lesher & Bergey, 1988; Rubin, 1989-1990), tensión nerviosa (Lesher & Bergey, 1988) y problemas de apetito
(Rubin, 1989-1990).
Entre 2 y 10 años luego de la pérdida, los padres, pero en especial las madres, pueden continuar
experimentando no solo depresión (Lesher & Bergey, 1988; Shanfield & Swain, 1984), sino también un intenso
dolor, desesperación y rumiación (Fish, 1986; Rubin, 1991-1992; Shanfield & Swain, 1984).
Altos niveles de ansiedad fueron reportados por esos padres hasta 13 años después de la pérdida, con mayor
grado de ansiedad en las madres que en los padres (Rubin, 1991-1992), y persistentes sentimientos de culpa
fueron característicos durante la etapa de la vejez (Rubin, 1989-1990; Shanfield & Swain, 1984).
Florian (1989-1990) muestra que los padres adultos mayores en proceso de duelo también expresan falta de
sentido y propósito en la vida, y que tales sentimientos se filtran en muchos ámbitos de sus vidas, como su
trabajo, su habilidad parta manejar sus problemas y relaciones familiares.
De Vries et al. (1993) examinó las consecuencias físicas y psicológicas del duelo en los padres viejos a lo
largo del tiempo, hallando que, en comparación con los que no transitaban este proceso, mostraban una salud
más pobre y experimentaban mayores niveles de depresión.
Sobre un testeo y re testeo cada 3 años, la salud continuó en declive y los niveles de depresión no
disminuyeron, aunque la satisfacción marital se incrementó, en contraste con las parejas más jóvenes que
perdieron un hijo (Videka-Sherman & Lieberman, 1985).
Las investigaciones sobre el duelo en padres han demostrado que el duelo suele persistir de 1 a 20 años
después de la muerte de un hijo adulto (Fish, 1986; Lesher & Bergey, 1988; Shanfield & Swain, 1984).

La muerte de un amigo:
La amistad es la relación más elegida y puede tomar roles de gran importancia, lo que se dio en llamar:
“familiares por elección”. Esta relación se caracteriza por intereses y actividades comunes y tiende a asimilar
un conjunto de dimensiones que la especifican tales como género, edad y clase social.
La muerte de un amigo puede servir para confrontar al individuo con su propia mortalidad, evocando el miedo
de “esto me podría haber pasado a mí”, y el alivio de que no fue así (Deck y Folta, 1989).
La muerte de un amigo no es solamente la pérdida de una relación, sino también la de un rol en esa relación y
la de un importante punto de comparación, que permita describir la propia identidad en relación a un par.
En experiencias con los viejos más viejos, relativas a la muerte de un amigo, encontramos que quién realiza el
duelo, ubica la pérdida en el contexto de su historia de pérdidas y en el contexto de su curso de vida. Una
extensión conductual de este sentimiento es la pérdida de actividades disponibles o accesibles, como
conversaciones o eventos sociales, lo cual los deja más solos.
La experiencia de pérdida de esas personas mayores tiene lugar en un contexto en el cual los roles
emocionales, sus derechos, privilegios, restricciones tienden a estar cada vez más confinados a los miembros
de la familia (Sklar, 1991).

2.6 Factores que inciden en la elaboración


Una serie de variables inciden en las formas de tramitar el proceso de duelo, entre las que se destacan las
siguientes (Iacub, 2011):

3
Esto explicaría las mayores probabilidades de morbilidad y mortalidad a posteriori de la muerte de un hijo.
- Las expectativas de luto: cada sociedad establece ritos y modalidades acerca de cómo se debe elaborar el
luto. Desde la demanda de visualizar la muerte a través de atuendos o estilos de vida hasta las formas más
actuales y urbanas de poco reconocimiento hacia aquel que realiza un duelo.
Gorer (1965) señalaba que los ritos de duelo debían evaluarse de una manera pragmática, en la medida que
permitan al sujeto cumplir con este proceso, tanto a nivel de la aceptación como de su ordenamiento temporal.
Marris (1974) agrega que los rituales de duelo permiten mitigar la separación, ya que por un lado le otorga la
posibilidad al duelante de darle valor al deudo, y por el otro le brinda la posibilidad de entender su pérdida. Sin
dejar de reparar en el valor social que suponen, haciendo de ese momento un espacio de contención y apoyo
generalizado, tanto al que imagina su propia muerte como al que realiza el duelo.
En la actualidad, y dentro de los centros urbanos, existe una tendencia que enfrenta la muerte de una manera
aséptica y casi como un error de la medicina que falló en curar a una persona. Esto la lleva a considerarla
como si fuese llamativa, extraordinaria o, como señala Ariès (1987), un accidente.
La modernidad consiguió que las vidas se alarguen y tengan menos pérdidas tempranas. Sin embargo, este
estado de las cosas no es más que la audaz transformación que produjo la inteligencia humana, aún cuando
la vida siga siendo finita y el costo de algunas prolongaciones pueda ir en detrimento de las búsquedas y
derroteros personales.
En cierta medida, pareciera haber una correspondencia entre esta actitud de desafío, que permitió tales logros
frente a la enfermedad y la muerte, con la carencia de estrategias que nos habiliten a darle un sentido a esa
condición de la existencia.
Esta sociedad, por lo contrario, ha producido una sensación de vergüenza hacia la muerte que, tal como lo
señala Gorer, resulta comparable con lo que el siglo XIX había establecido con respecto a la sexualidad; o un
rechazo lindante con el horror, es decir, de aquello que se presenta sin tamiz y que confunde lo macabro con
el lógico término de la vida. Todo esto determina que aquellos aspectos relacionados con el fin (desde los
duelos, los ritos, los velorios, etc.), se hayan limitado u ocultado al punto que resulta chocante hablarlo o
mostrarlo y que sólo reaparece insistentemente en la muerte espectacular, mencionada por Baudrillard (1978),
en la pantalla de la TV.
Esta particular sensibilidad hacia la temática reduce y a su manera quita recursos simbólicos para aquellos
que deben sobrellevar su propia expectativa ante la muerte y el proceso de duelo.

- La incidencia del género, educación y clase social: Las diferencias de género, educación y clase social
tienen importancia en la duración y los efectos del duelo en la vejez.
En dos investigaciones de tipo longitudinal de padres en duelo, mostraron que las mujeres tienen menores
niveles de salud mental que los varones, tomando en cuenta factores como auto eficacia y control.
Arbuckle y de Vries (1995) sostiene que el género también incide en la dimensión de la esperanza, en tanto
las mujeres sienten que el duelo interfiere más en sus planes que los varones. La explicación que brindan los
autores es que las mujeres mayores, por una cuestión de generación, estuvieron más dedicadas a los afectos
y a la vida familiar que los varones (Hansson et al., 1993; Lopata, 1993).
Arbuckle y de Vries (1995) hallaron que las mujeres también reportan mayores niveles de depresión, o para
Thompson et al. (1991), más síntomas depresivos que en los varones.
En nuestra cultura, resulta más aceptable para las mujeres hablar acerca de sus pensamientos y sentimientos
depresivos y mostrar su angustia que para los varones (Stroebe et al., 1988a). A esto se le agrega que las
mujeres expresan más fatalismo y más vulnerabilidad que los varones, lo cual podría depender de una mayor
creencia religiosa (McPherson, 1990) o de una expresión de género relativa a la expresión de las emociones.
Diferencias que se vuelven más visibles en las generaciones de los actuales adultos mayores, de más edad.
Hagestad (1985) describía a las mujeres viejas como cuidadoras familiares, comunicando y monitoreando las
actividades de los miembros de la familia, mientras que los varones, actualmente viejos, eran referidos como
los embajadores, que desarrollaban relaciones con la comunidad más allá de su familia. Posiciones que
inciden en los modos de ajuste al proceso de pérdida.
La educación emerge como un poderoso predictor en muchas variables del funcionamiento personal. La
investigación temprana ha sugerido una asociación positiva entre mayor educación y padres viejos en duelo
(Purisman & Maoz, 1977) y viudas mayores (Lopata, 1993). De hecho Lopata (1993) concluye que el grado
de educación puede ser una de las más influyentes variables, proveyendo una mayor habilidad para aclarar
problemas, para identificar recursos y para tomar acción hacia posibles soluciones.
Estudios sobre mejores ingresos (Schuster & Butler, 1989) y empleo (Faletti et al., 1989) estuvieron
relacionados con un mejor proceso de duelo en mujeres viudas adultas mayores. Diversos estudios sugieren
que el ingreso puede ser una variable primaria del bienestar psicológico y por ello incidiría en la calidad de los
duelos.

- La integración psicosocial del sujeto: los vínculos, las relaciones sociales (Riley, LaMontagne, Hepworth y
Park, et al, 1996), y el nivel de actividad pueden incidir positiva o negativamente en la resolución del duelo. Si
pensamos desde una perspectiva asociada a los roles que ocupamos y que pueden ser perdidos por los
duelos, el poseer mayor cantidad de roles permite apoyarse en otros que, a su manera, puedan suplirlos.
Asimismo las diversas formas de integración permiten que el sujeto pueda ir encontrando afectos, apoyos e
intercambios que habiliten nuevas formas de dar sentido al sí mismo.

- La capacidad psíquica previa: es el nivel de tolerancia que pueda tener un sujeto a lo largo de su vida para
afrontar determinados tipos de pérdidas. Dicha capacidad se relaciona con múltiples factores entre los cuales
se encuentran los eventos traumáticos, tales como pérdidas tempranas y sus modalidades específicas de
resolución a nivel familiar; la estructura psíquica o de personalidad que posibilita mayores o menores recursos
para resolver o elaborar estas situaciones, como por ejemplo en personalidades altamente dependientes.

- La significación del objeto perdido: es una continuidad del significado que tuvo el vínculo, con variantes
explícitas e implícitas. Por esta razón no resulta sencillo para el propio sujeto, ni para los otros, entender lo
que se ha perdido con un objeto en particular. La falta que puede producir no suele ser totalmente explicable
ni previsible, por lo cual los procesos de comprensión pueden redimensionarse a posteriori.
La posición de relativa dependencia del sujeto frente a dicho vínculo implica que no resulte banal su presencia
o su ausencia. De esta manera, la consecuencia de un duelo puede acarrear una transformación en el sí
mismo, lo que desde la noción de identidad narrativa, se denominó refiguración.
El sujeto encarna una cierta figuración del sí mismo que, ante la pérdida de un vínculo sufre una profunda
desestabilización. Dicho vínculo aseguraba, desde su interpretación4, sostén y afecto, una cierta validación del
sí mismo del sujeto.
Desde una perspectiva narrativista la posición del individuo se encuentra en un permanente interjuego entre
ubicarse como autor y lector de su propia vida, o sujeto y objeto en la relaciones con los Otros. Esto permite
ampliar los marcos de comprensión de este fenómeno, ya que implica que la pérdida no solo ponga en juego
la falta que produce el otro, sino la que el individuo producía en el otro. Dicha falta pone en duda todo aquello
que el individuo representaba en ese vínculo en términos de objeto de amor, deseo o valor.
Frente a una pérdida puede resultar habitual que el sujeto sienta que ya no tiene lugar o importancia. Por esta
razón la elaboración, o configuración, que va a tener que realizar el duelante es para quién va a resultar, de
ahora en más, objeto de amor, interés, preocupación, cuidado, deseo, valor, etc. Aquello que desde el
psicoanálisis supone considerar cómo el sujeto puede ubicarse como objeto causa de un deseo para el otro.
Las modalidades del vínculo tienen un inestimable valor para comprender las ligaduras específicas que
deberá desandar cada uno. El significado que se haya otorgado al otro y el significado que el otro haya
provisto al sujeto, de maneras más o menos conscientes o explícitas, resultan determinantes en este
momento de elaboración del duelo.
Dichos significados podrán implicar: niveles de dependencia o autonomía, modos de complementación,
intercambios a nivel afectivo, intelectual o de apoyos concretos, que incidirán en que el sujeto evalúe lo que
representaba para ese otro, con todas las posibilidades o limitaciones que ese vínculo contenía.
Todos estos significados, que engloban lo que el otro fue para el sujeto, como lo que el sujeto fue para ese
otro, ponen en juego la capacidad subjetiva de resolución. Esto implica que los tiempos y las formas de
aceptación resulten peculiares a dicha situación.

- La forma en que se produjo el suceso: las pérdidas inesperadas, tales como los accidentes; aquellos que
tuvieron un largo proceso por enfermedades con desarrollo largo e infructuoso, que pudieron haber producido
sentimientos altamente contradictorios hacia el fallecido; o las vivencias traumáticas, como los crímenes o
desapariciones, pueden generar modalidades particulares de resolución promoviendo más angustia, culpa,
horror, incomprensión, etc. Factores que podrán determinar que el duelo se complejice y se aletargue.
Diversos estudios señalan la incidencia negativa de las jubilaciones anticipadas y obligatorias. Tal como se
señaló previamente un duelo puede alterar el mundo de supuestos, lo que arroje al sujeto a un mayor nivel de
incomprensión o enojo con lo sucedido.
4
El término interpretación supone que la lectura que realiza el otro, en el marco de un vínculo, deviene en un posible significado del sí
mismo.
2.7 Resoluciones, cambios y continuidades
Siguiendo con la lógica que ordena este texto, podríamos señalar que, como indicamos al inicio, el poner foco
en los significados atribuidos al duelo, permite comprender el conjunto de respuestas emocionales,
conductuales y fisiológicas. Lo que permite indicar las causas por sobre los efectos, y determinar que
entendemos por las alternativas de resolución del duelo.
Si el recorrido de un duelo se basa en la construcción de significados a posteriori de una pérdida, no podemos
pensar que esto tenga un término absoluto, aunque sí qué el padecimiento pueda ir morigerándose en gran
parte de los casos.
Por esta razón, no sería adecuado pensar en cierres definitivos y sí, como lo señala Silverman y Klass (1996),
el duelo podría ser pensado como la continuidad de un vínculo, ya que como sostiene Anderson (1974) la
muerte marca el final de una vida y no el de una relación5.
Desde esta perspectiva, el duelo no es solamente la respuesta que alguna vez hubo a las relaciones
interindividuales, sino que se continúa en las múltiples resignificaciones que el duelante realiza de la persona
fallecida y donde el conflicto por encontrarle un lugar en la vida cotidiana sigue latente.
Si por resolución comprendemos el efecto de una cierta atribución de significado al otro que ya no está y al sí
mismo sin ese otro, definir cuándo termina un duelo resultaría una aporía. Sí podríamos pensar en
resoluciones entendidas en término de cambios en el vínculo y en el sí mismo.
Estas resoluciones podrían suponer tanto cambios permanentes, como otros que remitan con el tiempo;
cambios en relación a la perspectiva del otro y cambios en la identidad, así como padecimientos que cesen y
otros que continúen en grados y formas diversas.
Este planteo teórico nos llevaría a ampliar las posibilidades de recorridos como de los resultados. El estudio
de Weiss (1993), a partir del modelo del apego de Bowlby (1969, 1980), provee un marco para examinar los
múltiples aspectos que inciden en la adaptación a largo plazo luego de un duelo. Cuando se quiebran
relaciones de apego, como por ejemplo entre padres e hijos o entre parejas de manera permanente, se
producen transformaciones también permanentes. Éstas darían más lugar a pensar en una reorganización
personal o un cambio a nivel de la identidad, que en una recuperación. Por esta razón una de las formas de
comprender el final del duelo, no es como un retorno a una identidad anterior, sino como la recuperación de
cierto grado de eficacia personal, a la que Weiss (1993) define de este modo:
1. poseer el deseo y la capacidad de tener estímulos en el presente y encontrar desafíos cotidianos
adecuados;
2. experimentar confort psicológico, especialmente aquellos asociados a manejar los pensamientos relativos
al dolor de la pérdida;
3. sentirse gratificado frente a situaciones habituales y futuros eventos vitales, y
4. tener esperanza frente al futuro, entendida como una perspectiva positiva que permita planear y cuidar los
proyectos.

2.8 El padecimiento del duelo


Existe una amplia literatura psicopatológica que consideró que había resoluciones normales y patológicas del
duelo, estableciendo tiempos, características particulares o teorizaciones. Aun cuando hoy se ponga en duda
una clara división entre lo normal y lo patológico, sabemos que hay niveles de padecimiento que pueden
prolongarse o resurgir en diversos momentos y frente a los que ciertas distinciones teóricas pueden ayudar a
conocer mejor las alternativas de resolución y brindar herramientas a profesionales y a la comunidad en
general frente a estos casos.
Los denominados duelos patológicos pueden aparecer en cualquier estructura psíquica y comparten
características comunes con una depresión con altos montos de ansiedad.
Para Bowlby (1983) las formas patológicas serían el resultado de la persistencia activa del impulso de
búsqueda del objeto, es decir la imposibilidad de abandonarlo, que tiende a expresarse en una variedad de
formas encubiertas y deformadas. Para el psicoanálisis sería el resultado de un tipo de vínculo y ciertas
características de personalidad. Freud describe sobre la base de la melancolía un fenómeno similar al del
duelo patológico. Sin embargo, no existe un acuerdo terminológico claro. En el duelo patológico, a diferencia
5
Los informes de pérdidas hacen múltiples referencias a esta continuidad del vínculo. Desde el chequear la presencia del fallecido
ante situaciones que producen recuerdos vívidos (cómo puede ser que no esté), los sueños, la creencia que los muertos acompañan y
hasta la continua influencia de los padres de los hijos adultos como ecos en sus actitudes cotidianas, el espejo vacío o la falta de
referente frente a los amigos perdidos.
del normal, existe un vínculo altamente ambivalente (de amor y odio) y de gran intensidad hacia el objeto.
Freud cita a Rank6, en tanto que este autor supone que la melancolización advendría en tanto que el modo de
relación con el objeto era dependiente y narcisista.
Esta posición llevaría a que el nivel de autonomía psíquica se empobrezca y que los reproches que el sujeto
se realiza sean transformaciones de críticas por el abandono que el duelante percibe y por la falta que el otro
le produce. El amor y el odio son efecto de la falta de discriminación (entiéndase separación psíquica) con el
objeto, donde no se lo puede ni dejar ni perder.

Las características más importantes del duelo patológico son:


- sensación de ansiedad y angustia.
- malestar en el dormir, pesadillas y sensación de que el objeto perdido viene a buscar al sujeto.
- necesidad de reencontrar al objeto perdido.
- debilitamiento físico pronunciado y peligro de somatizaciones como: disfagia, dispepsia y
constipación, malestares cardíacos, deseo sexual disminuidos con anorgasmia e impotencia.
- sensación de vacuidad y de un mundo desierto.
- sentimientos de culpa y reproches sobre los últimos cuidados.
- posibilidades de suicidio.
- posibilidades de delirios hasta en un 23% de los casos.

¿Si me quedo sin vos, quién?


Todo duelo implica la aceptación de una pérdida al tiempo que una perspectiva de cambio o cierta posibilidad
de hallar otro objeto. Cuando ciertas formas de duelos no encuentran dichos reemplazos y la perspectiva que
se presenta es de soledad o de una notoria carencia, puede haber resoluciones peculiares.
La carencia de vínculos y proyectos que se presentan en algunos adultos mayores, así como en ciertas
estructuras de personalidad, favorece que surjan variantes de duelos que no parecieran resolverse. La
perspectiva de soledad y la carencia de vínculos llevan a una cierta fijación al objeto perdido y a la identidad
que ese vínculo produjo. Situación que promueve un padecimiento pero que no resulta mayor que el dolor del
vacío que de otra manera se produciría.
Una de estas formas son los duelos inconclusos o patologizados en los que se torna particularmente difícil
terminar el duelo ya sea por falta de objetos reemplazantes, por la cantidad de duelos que se producen o por
formas defensivas de apoyo constituidas en la pareja.
Estas variantes pueden ser pensadas como respuestas depresivas frente a la pérdida de objetos de deseo
actuales, que impiden aceptar la nueva situación, y que pueden ser vivenciadas como abandono, falta de
recursos y apoyo o como miedo frente a una situación desconocida y donde el sujeto siente que carece de
recursos.
Para algunos sujetos terminar un duelo implica encontrarse con un vacío de objetos que puede resultar más
atemorizante que seguir llorando por alguien a quien se amó y por quién fue amado.
Un horizonte de soledad y abandono dificulta el lazo social necesario para encontrar estímulos vitales, genera
una desconexión con la cotidianeidad y un recogimiento en un mundo perdido en el cual parece encontrarse a
salvo.

Morir de a dos
Como señalamos anteriormente al hablar del “efecto viudez”, en el duelo por la pareja hay más posibilidad de
enfermar o morir en las primeras etapas del duelo. Sin embargo existe una mayor frecuencia en adultos
mayores, aun cuando no sea tan significativa, de muertes seguidas del fallecimiento de un Otro (cónyuges
principalmente), sin una explicación biológica precisa.
La especulación que se ha realizado es que fueron parejas que armaron un sistema defensivo de a dos, con
fuertes identificaciones y proyecciones, que pueden dificultar la individualidad (Le Gouès, 1991). Por su parte

6
Freud en Duelo y Melancolía toma una observación de Otto Rank acerca de la relación narcisista del melancólico con su objeto, la
misma puede ser definida por una relación de similitud, con lo que fue, es o será, produciendo con su falta una carencia en el propio sí
mismo.
Lieberman (1989) sostenía que a mayor cantidad de tiempo transcurrido en una relación, las vidas se
entrelazan muy intensamente, lo que produce una gran dificultad vivir sin la otra persona. La falta del otro es
sentida como una alta vulnerabilidad personal que incide en el deterioro físico.
El incremento en adultos mayores del “efecto viudez” se debe para Callaway (2010) al efecto del estrés que
debilita el sistema autoinmune, afectando las defensas del sujeto frente a las infecciones y enfermedades en
un organismo más frágil.

2.9 Aspectos positivos del duelo


Las líneas teóricas predominantes sostenían que el distrés psicológico y la depresión eran las reacciones más
esperables de una persona en duelo (Freud, 1917/1957; Bowlby, 1969, 1980; Parkes 1986; Weiss, 1993). Sin
embargo, mucho más recientemente comenzaron a emerger los resultados positivos del duelo y su compleja
adecuación con los negativos.
La experiencia del duelo, aun siendo un evento estresante de larga duración, puede potenciar a los viudos y
viudas a conocer sus capacidades e incrementar su sentido de confianza, dando lugar a comprender mejor los
mayores niveles de autoeficacia (Hansson et al., 1993).
Kimmel (1977) describió el término "crisis de competencia" sugiriendo que durante una crisis significativa la
persona crea una especie de armadura con la que el sujeto se protege, muchas veces con éxito, de las
subsecuentes situaciones de estrés y de los eventos amenazantes. Otra nomenclatura que obtiene este
proceso es Crecimiento Relativo al Estrés, al que a menudo se lo denomina Crecimiento Post Traumático
(Calhoun y Tedeschi, 2006; Park, Cohen y Murch, 1996).
La evidencia científica muestra que algunos individuos pueden reconstruir sus vidas obteniendo mayor
fortaleza, así como reasignando prioridades que les otorguen niveles de bienestar más elevados,
particularmente por estar más relacionadas con el afecto o buscando metas más realizables.
Los estudios mostraron que los recursos personales más relacionados con este tipo de crecimiento surgieron
de la autoestima, las creencias (religiosidad, espiritualidad, proyectos) y el apoyo social.
La autoestima se ha encontrado que se correlaciona con los cambios positivos percibidos en los viudos/as y
se relaciona con una mayor adaptación, como una vía indirecta para el crecimiento (Lund, 1989, Schaefer y
Moss, 2001). Asimismo puede favorecer un sentido de motivación y de seguridad que facilita tomar control
sobre la propia vida, aun cuando esto implique un gran esfuerzo (Lund, Caserta y Dimond, 1993).
Las creencias pueden ser un recurso de afrontamiento ya que permiten una búsqueda de significado que
facilite reconstruir un mundo de supuestos (Mathews y Marwit, 2006) y promueve mayor claridad acerca del
propósito vital (Tedeschi y Calhoun, 2008).
Los proyectos, la expectativa de un encuentro en otro mundo o las diversas formas de expectativas de
trascendencia y transmisión pueden funcionar brindando mayor seguridad frente a un incierto futuro ya que
facilitan un locus de control más cierto.
El apoyo social posibilita a los duelantes acompañarse y apoyarse ante situaciones estresantes (Riley,
LaMontagne, Hepworth y Park, et al, 1996), así como abrirse a contar a los otros los pensamientos y
sentimientos provocados por el duelo y poder transformarse- ayudarse con lo que viene del otro.

Aspectos que inciden en la elaboración positiva del duelo

- Las mujeres tienen una mayor capacidad de sobreponerse a estas situaciones que los varones aunque las
explicaciones que emergen de los resultados de investigación no son claras.

- A más edad hay más capacidad de Crecimiento Relativo al Estrés debido a la capacidad de aprender de las
experiencias y de la mejor regulación emocional que facilita el “efecto positivo” (Carstensen, 2002).

- La posibilidad de anticipación otorga una oportunidad para preverlo más temprano y reconstruir
potencialmente el mundo de supuestos. Así como el reconocimiento de la muerte como una posibilidad cierta
que a su vez permite reevaluar la importancia de los afectos.

- Los que perdieron un hijo encontraron como dificultad central el sentimiento de injusticia, luego las
emociones negativas como la desesperanza, frustración o tristeza y finalmente con la percepción de que no
hay futuro, el sinsentido y lo inmodificable de la muerte. Este grupo consideró importante, como medio de
recuperación primario, la creencia en otra vida con un subsecuente reencuentro, seguido del contacto familiar,
hablar de la muerte con alguien y finalmente los amigos.
- Los que habían perdido una pareja, hallaron como dificultades centrales: el hacerse cargo de muchas
responsabilidades, familiares y económicas, la soledad y perder las actividades conjuntas. Para este grupo la
base de recuperación fue la relación con la familia en primer lugar, los amigos en segundo término, y
finalmente la religión y pensar en el encuentro en otra vida.

Conclusión:
A través de este largo recorrido se buscó conocer las especificidades del duelo en la vejez. Para ello se
presentaron dos grandes teorías que explican este proceso, así como también se buscó precisar criterios
generales relativos a los tipos de pérdidas.
El objetivo fue poder ir más allá de miradas universalistas acerca del duelo, con tiempos fijos y fases rígidas,
dando cuenta de la variabilidad de circunstancias que sitúan este proceso y le otorgan grandes variabilidades
en su transcurso.
Sobre la base de cada una de estas características encontramos como la cultura incide en los modos en que
un duelo puede sobrevenir, entendiendo que sus significados y reacciones emocionales, no pueden aislarse
de otros fenómenos sociales y del momento del curso de la vida en el que toman lugar (Averill & Nunley, 1993;
Rosenblatt, 1993; Stroebe et al., 1993).
Este proceso incluye conocer sus efectos negativos y positivos, lo que permitirá incidir en la recuperación y el
apoyo de los duelantes adultos mayores.
Ejercicio:
A partir del siguiente texto desarrolle las ideas centrales que hagan referencia a los temas desarrollados sobre
el duelo.

“Soy Nora Morales de Cortiñas, cofundadora e integrante del movimiento de Madres de Plaza de Mayo- Línea
Fundadora. Tengo 69 años. Nací en Buenos Aires, Argentina. Parí dos hijos. Uno de ellos, Gustavo, está desaparecido.
No hace mucho tiempo atrás, murió mi esposo. Mi matrimonio duró 50 años. Yo fui una mujer tradicional, una señora del
hogar. Me casé muy joven. Mi marido era un hombre patriarcal, él quería que me dedicase a la vida familiar. En ese
entonces yo era profesora de alta costura y trabajaba sin salir de mi casa, enseñándoles a muchas jóvenes a coser. Vivía
todo muy naturalmente, como me habían educado mis padres.
Sabía de la militancia política de Gustavo y de su trabajo solidario en barrios humildes. El no nos ocultaba nunca nada.
Se casó siendo un muchacho, cuando estudiaba Ciencias Económicas en la Universidad de Buenos Aires. Tenía 24
años, una esposa y un hijo muy pequeño. Lo desaparecieron el l5 de abril de l977. Salió una mañana fría y no llegó más.
Lo secuestraron en la estación de tren, mientras iba camino a su trabajo. Esa noche un operativo militar y policial allanó
mi casa, en donde estaba mi nuera. Afortunadamente, a ella no le hicieron nada. Fue un milagro teniendo en cuenta que,
en la mayoría de los casos, al no encontrar a la persona buscada se llevaban a cualquier familiar en represalia.
A partir de ese momento comenzó una larga peregrinación por encontrar a Gustavo. Enviamos cartas al Papa,
presentamos recursos de habeas corpus en los juzgados; recorrimos iglesias, dependencias oficiales, cuarteles,
morgues, organismos de derechos humanos y visitamos a políticos, periodistas, intelectuales, curas y militares. Sólo
queríamos que nos dijesen la verdad. Aunque, lo que relaté es lo único que pudimos saber de él en todo este tiempo.
Hasta ahora no tengo otra información.
Perder un hijo es siempre una tragedia pero hay que elaborarlo para no quedar prendida en ese laberinto y poder ayudar
a quienes están en la misma situación. La soledad nunca es una buena receta si se quiere saber la verdad. Siempre se
consideró que el duelo debía hacerse de puertas para adentro. Antes, las mujeres se encerraban en su dolor y quedaban
prisioneras de la angustia. Vivían la pérdida con resignación. Si no me equivoco, la escritora Nicole Loreaux es la que
cuenta que siempre existió una relación estrecha entre el duelo y las mujeres (51). Ella dice que en la antigüedad, el
duelo tenía lamento femenino pero la sociedad no la quería escuchar y el orden político no quería ser puesto a prueba
por ese grito de dolor. Por eso todo era intramuros.
Actualmente con los grupos, las mujeres se fortalecen, se sienten útiles y descubren que el horror es algo que no sólo le
pasa a ellas sino también a muchísimas otras. Todas tenemos puntos en común: fuimos madres y hemos perdido a un
hijo. Nadie suplanta al hijo que perdiste; pero cuando esa pérdida no fue por un accidente, por una enfermedad y
cualquier eventualidad, sino por haber sido secuestrado, torturado y después desaparecido su cuerpo, el dolor adquiere
otra dimensión. Pero también tenemos otras diferencias: al no estar el cuerpo es imposible hacer el duelo. Nos queda la
incógnita de ese cuerpo que nos niegan. Sin él, no podemos elaborar la muerte y darle la sepultura que se merece. Es el
ser y no ser. La angustia se transforma en letanía. Las preguntas no cierran y la tragedia tampoco cierra. Una se
interroga permanentemente. Nuestros hijos no están muertos. Están desaparecidos.
Cuando una madre encuentra el cuerpo de su hijo, lo deposita donde corresponde y, de alguna manera se conforma. Es
un hecho privado. En cambio, lo nuestro es querer hacer un duelo sin cuerpo. No nos conformamos y por eso es un
hecho político.
No quisiera competir en quien sufrió más, pero lo vivido por las Madres fueron violaciones a los principios más
fundamentales de los derechos humanos cometidos por el Estado, en manos de un gobierno militar terrorista.
Azucena Villaflor fue la que lanzó nuestra proclama inicial: "Todas por todas y todos son nuestros hijos" ¿Qué queremos
decir con esto? Es una promesa implícita de las Madres: nuestra lucha no es individual, es colectiva. A lo largo de estos
años, si no fuera por esta filosofía hubiese sido muy difícil afrontar tantas adversidades: varias madres murieron, otras
debieron criar a sus nietos por la desaparición de los padres. A algunas compañeras les desaparecieron todos sus hijos,
a otras les quitaron la posibilidad de criar a sus nietos, porque esos niños también fueron secuestrados junto con sus
padres y mantenidos en cautiverio, hasta que los asesinos de sus familiares se los apropiaron y después los registraron
con una identidad falsa. Sólo la fuerza que te da el conjunto permite seguir la búsqueda.
Nosotras ya no somos madres de un solo hijo, somos madres de todos los desaparecidos. Nuestro hijo biológico se
transformó en 30.000 hijos. Y por ellos parimos una vida totalmente política y en la calle. Los seguimos acompañando,
pero no de la misma manera como cuando estaban con nosotras: revalorizamos la maternidad desde un lugar público.
Somos Madres a las que se nos sumó un nuevo rol y en muchos de los casos no estábamos preparadas para ello.
Transmitimos algo más de lo que antes le transmitíamos a nuestros hijos: el espíritu de la lucha y el compartir otras
luchas. En fin, aprendimos a dar y a tomar. Esa necesidad por entender la historia de nuestros hijos fue la que nos
mantuvo enteras, la que nos llevó a ocupar espacios hasta ese momento desconocidos por nosotras.
También nuestro entorno familiar se alteró. Por ejemplo, mi marido me celaba y discutíamos bastante porque mi
independencia se iba fortaleciendo a lo largo de nuestro accionar. A veces, por miedo, él se ponía obcecado. Mi familia
estaba muy temerosa por mi suerte. Era frecuente que después de la ronda, terminásemos presas.
Yo tengo otro hijo quien después de la tragedia, creyó ser único. Sin embargo, con mi activismo pasó a ser invadido por
todos los otros hijos que buscamos. Yo viví durante muchos años la tensión de ser dos madres a la vez: la biológica y la
política. Al principio no me daba cuenta que tenía otro hijo, hasta que sus planteos cotidianos fueron un llamado de
atención. Ahora, él me ayuda, colabora conmigo, sin ser un activista. Pero no fue el único en la familia que sintió
abandono. Mi nieto, el hijo de Gustavo, me veía como una abuela "rara". La situación se fue revirtiendo a partir de los
comentarios elogiosos que hacían sus amigos sobre nuestras luchas. Al crecer él comprendió que, si yo no me ocupaba
de la manera que me pedía, era porque buscaba a su padre.
El 30 de Abril de l977, nuestro primer día, éramos muy poquitas y todas estábamos atravesadas por el miedo y la
angustia. Mientras averiguábamos por el paradero de nuestros hijos nos íbamos encontrando con mujeres y hombres en
la misma situación. Entonces comenzamos a juntarnos para descubrir las causas, para consolarnos. No nos unían
opiniones políticas ni religiosas sino la tragedia, la búsqueda incansable. Ahora bien, desde el inicio en vez de estar
quietas decidimos rondar. No obstante, durante los cuatro primeros meses de reuniones lo que hacíamos era estar
paradas. Las vueltas comenzaron casi por orden de la policía que nos hacía circular. La razón fue muy simple: como el
estado de sitio no permitía que las personas se juntasen en las calles se nos ocurrió caminar alrededor de la plaza. Fue
Azucena Villaflor la que propuso esa idea. Allí podíamos expresar nuestro dolor, nuestra angustia y la gente al vernos se
iba enterando de lo que estaba sucediendo.
Desde el principio siempre fuimos mujeres. Quizás, el horario elegido no permitió que los hombres nos acompañasen por
sus obligaciones laborales ¿Por qué elegimos jueves? Fue una decisión azarosa. Una madre contó que en la tradición
popular los días que se escriben con R traían mala suerte: entonces quedaba sólo lunes y jueves. El primero era
imposible ya que nosotras teníamos tareas pendientes del fin de semana por ser amas de casa. Por ejemplo, lavar la
ropa. Entonces decidimos por el jueves. Y en cuanto a la hora, se eligió el momento de mayor concentración de gente
justo a la salida de sus oficinas. Así fue nuestro comienzo: rondar los jueves a las 15,30.
Recién en l980, empezamos a usar el pañuelo blanco en la cabeza con el nombre y apellido del familiar desaparecido,
bordado. Fue en la peregrinación hacia la Basílica de Luján, convocada anualmente por la juventud católica. Era nuestra
oportunidad: la Basílica estaba repleta y, en especial, de jóvenes. Llevábamos folletos para repartir y frente a tanta
multitud debíamos identificarnos. Surge en su momento, como una forma de reconocernos entre nosotras. En realidad,
cuando comenzamos a utilizarlo no era un pañuelo sino un pañal de bebé; todas teníamos alguno en las casas por
nuestros nietos. Así, sin quererlo, fundamos el símbolo de las madres. La identificación del nombre del desaparecido
posibilitó que se acercaran aquellas personas que disponían de información sobre el paradero de nuestros hijos.
Tuvimos que acostumbrarnos a la vida pública, a las nuevas relaciones, a que nuestra intimidad ya no fuese la misma, a
viajar mucho, a tener otro lenguaje, a prepararnos para la discusión con gente del poder, a hablar en los medios de
comunicación y a ser reconocidas por la calle. Yo diría que nos hicimos mujeres públicas. Mi caso lo ejemplifica: de ser
un ama de casa, fui creciendo y capacitándome hasta lograr el título de psicóloga social. Ahora soy titular de la "Cátedra
Libre Poder Económico y Derechos Humanos", de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos
Aires.
Al principio muchísima gente nos miraba con cierto recelo. En los primeros años estábamos muy solas. Nadie rondaba
con nosotras. Teníamos inconvenientes con los otros organismos de derechos humanos, algunos de ellos estaban
integrados por gente de partidos políticos y tenían otras formas organizativas y otros compromisos. Incluso nos costó
mucho compartir ese espacio de resistencia con las feministas. Ellas comenzaron a venir a la Plaza de Mayo a principio
de los ochenta. A las Madres, estas nuevas ideas sobre el ser mujer nos producía confusión y temor y no siempre fueron
bien interpretadas. A muchas nos resultaba muy difícil descubrir el carácter patriarcal de la maternidad. Hay que
comprender que nuestra identidad como movimiento fue configurada a partir de ese rol tradicional.
De nosotras se desprendió un grupo de Madres que buscaban a sus nietos nacidos en cautiverio y así surgió la
Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, nucleadas bajo el lema "Identidad, Familia, Libertad”.
Nuestra causa ya no es sólo la búsqueda de nuestros familiares sino también la conquista por la liberación de las
mujeres, el respeto a la libre determinación del cuerpo, a las minorías de opción sexual, religiosas y culturales. Es
doloroso decir que el desprendimiento de la vida doméstica y privada y el salto a la vida pública se llevó a cabo porque tu
hijo/a está desaparecido/a. Pero ya no se vuelve atrás".

Este testimonio fue extraído del ensayo “El Movimiento de Madres de Plaza de Mayo” de Mabel Bellucci en Fernanda Gil
Lozano y otras (compiladoras) del ensayo Historia de las Mujeres en la Argentina. Tomo II. Editorial Siglo XX, 2000

3. La depresión

Una de las formas más claras en las que se expresa el dolor psíquico es la depresión. Tal como en los duelos,
nuestro objetivo no será explicar detalladamente todos los tipos de depresión sino presentar los síntomas más
evidentes, algunas caracterizaciones diagnósticas y ciertas distinciones para desde allí enfocarnos a la
depresión en la vejez, rastreando sus causas, sus pronósticos y ciertas alternativas terapéuticas.
Presentaremos una serie de enfoques y definiciones acerca de la depresión, aunque muchas de las
consideraciones ya realizadas en relación al duelo serán concebidas como factores que inciden en las
depresiones.
La clasificación que realizaremos en este texto pretende ser lo más amplia posible ya que incluiremos
síntomas propios de una depresión menor y mayor, así como de un episodio o un trastorno depresivo.

3.1. Los síntomas de la depresión (tomados del DSM IV):

1. Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, el sujeto se siente triste y vacío. Muchas veces
aparece el llanto y en otras ocasiones el deseo de llorar pero sin lágrimas. La depresión puede expresarse a
través de un estado de ánimo irritable.
2. Disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades y
durante la mayor parte del día. Según se desprenda de las referencias realizadas por el propio sujeto o desde
la observación de los demás
3. Los trastornos en el apetito son constantes, pueden manifestarse por perder el apetito o incrementarlo
(especialmente ingiriendo azúcares o hidratos de carbono).
4. El insomnio o la hipersomnia son frecuentes.
5. La agitación o enlentecimiento psicomotores, sin ser meras sensaciones de inquietud o de estar
enlentecido.
6. La fatiga o pérdida de energía, siendo habitual el cansancio y la fatiga, incluso sin hacer ningún esfuerzo.
7. Sentimientos de inutilidad y culpa excesivos, con auto reproches, que pueden llegar a ser
inapropiados y delirantes.
8. Disminución de la capacidad para pensar y concentrarse, así como indecisión y falta de voluntad.
9. Pensamientos recurrentes de muerte, ideación suicida recurrente sin un plan específico o una tentativa
de suicidio o un plan específico para suicidarse
Estos síntomas provocan un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas
importantes de la actividad del individuo.

Es importante tener en cuenta que:

- los síntomas no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej. una droga o un
medicamento) o una enfermedad médica (p. ej. hipotiroidismo o cáncer).
- los síntomas no se explican mejor por la presencia de un duelo (p. ej., después de la pérdida de un ser
querido);
- los síntomas persisten durante más de 2 meses y se caracterizan por una acusada incapacidad funcional,
preocupaciones mórbidas de inutilidad, ideación suicida, síntomas psicóticos o enlentecimiento psicomotor.
El curso y la duración de las depresiones es variable y dependerá, tanto de las características de la
personalidad de cada sujeto, como del contexto sociocultural donde se desarrolle.

3.2. El punto de vista psicoanalítico de la depresión

Una de las primeras consideraciones de Freud al respecto, y a la que llama melancolía, es que la pérdida
que se produce es de naturaleza más ideal, es decir la pérdida no es fácilmente comprensible, aunque
la persona sienta que algo ha perdido o no sabe bien que es lo que ha perdido con ese objeto. De esta
manera la depresión o melancolía aparece como una pérdida de objeto sustraída a la conciencia,
diferenciándose así del duelo. La pérdida actual, aparentemente carente de valor como para generar tal nivel
de tristeza, cobra sentido en la medida en que resignifica una pérdida anterior que el sujeto no elaboro
adecuadamente.
Otra de las hipótesis de Freud es que el melancólico sufre un notorio empobrecimiento de su yo que se
refleja en una extraordinaria disminución de su autoestima. Freud dice “Se dirige amargos reproches, se
insulta y espera la repulsa y el castigo”. Esto nos lleva a considerar que su yo se identificó con el del otro y lo
castiga, razón por la cual se infiere que la pérdida se produce en su yo a nivel inconsciente y esto le dará una
particular connotación morbosa.

“Los reproches con los que el enfermo se abruma corresponden en realidad, a otra
persona, a un objeto erótico perdido, y han sido vueltas contra el propio yo. Sus lamentos
son acusaciones” (Freud,1981).
La relación morbosa establecida con su objeto al estar situadas en su yo producen múltiples auto reproches,
que en realidad son reproches al objeto, e incluso Freud sugiere, siguiendo esta sutil lógica, un suicidio es un
homicidio.

3.3. La depresión en la vejez

Es el diagnóstico más frecuente en las personas de edad y constituye un problema serio que entraña
el sufrimiento y el aislamiento social, una tasa elevada de suicidio y un aumento de la morbilidad y la
mortalidad (Hotin y Carrier,1997).
Esta patología está subdiagnosticada, se la trata poco, y muchas veces de maneras no adecuadas. Las
formas atípicas, enmascaradas, caracterizadas por quejas somáticas o por su coexistencia con síndromes
orgánicos complican su diagnóstico.
Resulta importante señalar que uno de los prejuicios más habituales consiste en calificar a todo viejo de
depresivo, probablemente por las representaciones sociales actuales de la vejez, ya que se considera
depresógena la idea misma de envejecer.

Debido a las creencias viejistas ciertos síntomas depresivos son confundidos con
“cambios debidos a la edad” o con síntomas físicos. Incluso la depresión puede ser
tomada como una consecuencia normal del envejecimiento.

Clínicos e investigadores creen con frecuencia que existen mayores tasas de depresión con la edad, pero la
evidencia empírica no apoya esta hipótesis. Existe suficiente evidencia que nos indica que hay más síntomas
depresivos en la vejez, pero estos se encuentran más relacionados con enfermedades terminales que con el
envejecimiento en sí, como por ejemplo las depresiones de personas con cáncer.
En un estudio realizado por Robins y Regier (1991) indican que sobre una población de 20.000 adultos la
prevalencia de depresión mayor fue de menos del 1% entre los mayores de sesenta y cinco años, en
comparación con los porcentajes de entre un 2 y 5% que presentaban personas adultas más jóvenes. Otros
indicadores señalan que la incidencia de la depresión en las personas mayores de 60 años que viven en la
comunidad es del 4 al 6%, cifra que se duplica entre los que viven internados 7. Pero sobre esta última cifra
podríamos argumentar que el vivir en una institución geriátrica tendría efectos depresógenos sobre el sujeto.
Cumming y Henry (1961), quienes forjaron la teoría de la desvinculación, suponían que el bienestar emocional
se enfriaba y no se regulaba bien con la edad. Sin embargo los procesos emocionales funcionan de modo
comparable en los adultos (jóvenes o mayores) y algunos sugieren que funcionan mejor en las
personas mayores. Estos describen sus experiencias de maneras más complejas y revelan mayor
control sobre sus emociones.
Los adultos mayores parecen tener tasas más bajas de todo tipo de psicopatología que los demás
grupos de edad. Un estudio reciente muestra que los mayores parecen vivenciar una mezcla de emociones
más compleja que los más jóvenes por lo cual es probable que indiquen sensaciones positivas y negativas.
Esto fue denominado "patetismo" que indica reacciones emocionales más diferenciadas, así como una
mejor regulación de las emociones que lleva a que los episodios de tristeza duren menos tiempo y que tengan
menor tendencia a que se desarrolle una depresión (Carstensen y otros, 2003). Esta perspectiva coincide con
la investigación que muestra que con el paso de los años disminuyen las depresiones pero aumentan los
síntomas depresivos (Mental Health, 1998, en Salvarezza, 2002), lo cual estaría dando cuenta de este modo
de regulación mental.

Los efectos que tienen las depresiones en las personas mayores también pueden resultar diferenciales. Existe
evidencia acerca de los efectos adversos de los síntomas depresivos sobre el sistema autoinmune (Fortes y
otros, 2003).
La depresión en la vejez puede producir deterioros sobre las capacidades cognitivas, que remitirán una vez
que la patología de base se cure. Uno de los cuadros que representa esta situación es la Pseudodemencia u
otros trastornos funcionales (del cual se hablará en el próximo capítulo) Dicho proceso genera que el primer
diagnóstico diferencial de la demencia se realice con la depresión.
7
Según Fernández Ballesteros y otros (1999) la cifra en internados se incrementa de una manera extraordinaria llegando hasta el 30 o
el 50% (no se especifican datos estadísticos)
3.4. Diferencias de género y edad

Las características de la depresión en la vejez, se diferencian por edad y género. Los viejos- viejos tienen más
posibilidades de padecer depresión que los más jóvenes, y las mujeres viejas-viejas más que los hombres del
mismo grupo etario. Los factores más relevantes fueron el estado de salud y capacidad física, la presencia de
redes sociales de apoyo (parejas, número de amigos) y la moral (sentido de la vida).
En el caso de los hombres es más habitual que mantengan su pareja hasta su muerte (por una cuestión de
menor longevidad que las mujeres y porque se casaron siendo más grandes que ellas), lo que implica un
mayor apoyo y sostén que en las mujeres.
Es importante remarcar que los síntomas depresivos en el hombre suelen estar más influenciados por la
pérdida de roles laborales, de capacidad física y de vigor, mientras que en la mujer aparecen más asociados
con la ida de los hijos, el no sentirse amadas o deseadas, etc.

3.5. Diversas teorías acerca de las depresiones en la vejez

Son múltiples las causas que explican el origen de las depresiones en los adultos mayores, desde las
explicaciones biológicas o asociadas a patologías específicas, hasta las causas psicológicas y sociales.
Señalaremos solo algunas de ellas, las cuales fueron verificadas por múltiples investigaciones.
Muchas de estas teorías podrían ser pensadas en conjunto ya que cuentan con interpretaciones similares de
esta problemática. Dividirlas implica darles un orden relativo a los fundamentos teóricos sobre los que se
fundamentan las investigaciones.

3.5.1. Teorías de base biológica

Los factores a considerar son la predisposición genética, la desregulación del eje hipotálamo-
hipofisiosubrenal, la disminución de la tasa de neurotransmisores, los déficits sensoriales, la presencia de
enfermedades físicas y la ingesta de medicamentos.
Las denominadas depresiones secundarias hacen mención a aquellas derivadas de una patología de
base. Las que más frecuentemente pueden producir un estado depresivo son el hipotiroidismo, el mal de
Parkinson, las demencias, los síndromes infecciosos y las afecciones cardíacas.
La gran ingesta de medicamentos que consumen los adultos mayores es otro factor que incide en la
depresión. Entre los que pueden producirlo se encuentran los antinflamatorios y los analgésicos; los
antiparkinsonianos, los cardiovasculares, los sedativos e hipnóticos, los esteroides y hormonas y los
estimulantes.

3.5.2. Teorías de base psicológica y social

Perspectivas desde los eventos traumáticos y estresores vitales negativos:

Una teoría que cuenta con una fuerte evidencia es la de los eventos vitales negativos . En un meta
análisis (Kraaij y col., 2002) se sugiere que entre las personas mayores no se deben subestimar los diversos
tipos de acontecimientos negativos ocurridos en su vida y particularmente tener en cuenta dicha situación
como dato que nos permita entender una mayor probabilidad de síntomas depresivos. Así también dentro de
esta teoría ubicaremos las investigaciones sobre los estresores y su relación con la depresión.
Hay una serie de investigaciones donde se presenta la mayor probabilidad de deprimirse en la vejez de
aquellos padecieron situaciones traumáticas tempranamente, como el haber vivido en campos de
concentración, ser sometidos a torturas, haber estado en guerras, etc.
Una de las suposiciones es que las pérdidas que se suelen transitar en el envejecimiento, tales como la
jubilación, inactividad, reducción de ingresos, enfermedades y duelos pueden conducir a que se desencadene
una aparición o exacerbación tardía de aquellas vivencias penosas de su vida, las cuales fueron interpretadas
como Síndrome de Estrés Post Traumático.
Otra línea de investigación muestra la correlación mutua entre los estresores actuales, los síntomas
depresivos y el modo en que se alternan mutuamente. Los estresores de la vida cotidiana han sido
ubicados como la primera causa de los síntomas depresivos y del sentimiento de vulnerabilidad.
Siguiendo estos estudios se ha tratado de verificar la relación entre los estresores de la vida y su incidencia en
el desarrollo de los posteriores síntomas depresivos. Entre los factores que surgieron se encuentran los
estresores crónicos, conectados con factores sociales, y los eventos negativos.
Los factores sociales más relevantes que inciden en el estrés de los adultos mayores, se encuentran
en las críticas y los conflictos interpersonales, producidos por las malas relaciones familiares, como
por ejemplo con esposos, compañeros, y con la familia (Cicarelli 1989) los cuales se vinculan con
procesos depresivos (Finch, Okun, Pool, Ruehlman 1999).
Otros estudios realizados en adultos mayores remarcan el hecho de la influencia que tiene sobre ellos el
propio proceso de envejecimiento, el cual puede ser visto como un factor de estrés.
Los adultos mayores que demostraron percibir negativamente el proceso de envejecimiento y ser altamente
influenciables a estos estresores de la vida cotidiana, se encuentran más propensos a desarrollar síntomas
depresivos. Otras investigaciones (Levy, 2002 y otros) demostraron que no solo puede producir depresión sino
que acorta el promedio de vida por el impacto psicosomático que produce.

La teoría de la Selectividad Socioemocional y su lectura de la depresión:

Esta teoría aborda nuestra temática de una manera indirecta, aunque dándole un sentido en relación a los
criterios básicos que fundan sus presupuestos.

Carstensen (2003) considera que la importancia de los afectos en la vejez y las relaciones con pocas
personas pero significativas, deviene de la búsqueda de gratificación emocional más próxima que tienen los
adultos mayores.
La teoría de la Selectividad Socioemocional considera que cuando un sujeto considera que tiene menos
tiempo de vida, busca afectos más seguros que proporcionen gratificaciones más cercanas. Razón por la cual
los adultos mayores prefieren relaciones afectivas intensas que constituyen el motivo central del intercambio
social (Cartensen, Fung, Charles 2003).
Este tipo de relación puede iluminar ciertas áreas de vulnerabilidad para los adultos mayores a nivel
de su bienestar, ya que podrían volverse mas dependientes de ciertos otros. El hecho de querer
entablar pocas pero valiosas relaciones y que de estas dependa en gran medida su bienestar los hace
más vulnerables a las críticas (Carstensen 2003). Las cuales, como en la teoría anterior, suelen estar
asociadas a los síntomas depresivos.

Perspectivas desde la integración social y los intercambios

Presentaremos un conjunto de estudios que focalizan la cuestión de la integración o la desintegración, así


como los diversos modos de intercambio en su incidencia con relación a los síntomas depresivos o la
depresión.
Ramos y Wilmoth8 utilizaron la Teoría de la Integración Social (ya comentada en el módulo 1) para ser
aplicada a los adultos mayores y el riesgo de padecer una depresión. Por Integración Social se comprende
los lazos interpersonales con que cuente un sujeto, tales como el número de miembros de la red de
relaciones personales o el número de papeles sociales que un individuo posee o desempeñe. También
este concepto puede ser referido a la pertenencia o sentimiento de inclusión social (Barrera, 1986). Esos lazos
facilitan la integración ofreciendo oportunidades de participar en la vida comunitaria e intercambiar un soporte
social.
Estas formas de integración social son importantes y deben ser consideradas porque:
(a) la falta de integración social le quita sentido a la vida, generando depresión o estrés;
(b) la integración social fortalece el acceso a las fuentes de ayuda y
(c) la integración social fortalece un contexto dentro del cual las relaciones de soporte y ayuda pueden
desenvolverse fuera de la familia (George, 1996).

Por esta razón la integración social está relacionada negativamente con los síntomas depresivos, y
cuanto mayor sea la integración social, menor el número de síntomas depresivos.

8
Estas teorías se expondrán tomando partes del artículo de Ramos Marilia y Wilmoth Janet: “O impacto das Relações Sociais dentro
da família, nos Sintomas Depressivos entre Idosos na Região Centro Oriental do Rio Grande do Sul, The Gerontologist Vol 58B N.4
July 2003.
Esta hipótesis ha sido corroborada en diversas investigaciones, las cuales nos muestran
que las relaciones sociales:
- están asociadas con el bienestar psicológico en la fase adulta y del envejecimiento,
particularmente cuando las condiciones de salud fallan y las limitaciones físicas aumentan
(Antonucci, 1990; House, 1981; George, 1996).
- moderan el estrés de los viejos con problemas de salud, de los viudos y de los que tienen
problemas financieros (Silverstein & Bengtson, 1994).
- permite que se sientan amados, más capaces de lidiar con los problemas de salud y
mejorar su autoestima (Cicirelli, 1990).

Una de las perspectivas que toma Ramos y Wilmouth es agregar la teoría de la Equidad, derivada de la teoría
de los intercambios sociales (Blau, 1964; Dowd, 1975), ya que los que sus autoras investigaron fue la
importancia de que los intercambios promuevan el beneficio mutuo.
Desde la Teoría de la Equidad el aspecto mas importante de una relación social es el balance de los
intercambios entre los actores, y donde los desbalances serían problemáticos.
Las evidencias resultan consistentes con las previsiones de la Teoría de la Equidad y refuerzan la idea
de que la salud mental, específicamente a nivel depresivo, resulta afectada negativamente por la falta
de interdependencia (desbalance en los intercambios) entre los miembros de una familia (Stoller, 1985;
Ramos, 1992).
Resulta importante considerar un hecho cultural que rescatan las investigadoras en relación a las diferencias
surgidas en los resultados entre EEUU y Brasil. En el primero la falta de apoyo de la familia se veía
compensada con el apoyo que brindaban los amigos, aliviando con ello los síntomas depresivos; mientras que
en el segundo los amigos no constituían un apoyo suficiente, como el de la familia, que pudiese aliviar los
síntomas depresivos en el adulto mayor. Este hecho da cuenta de las diferencias entre ambos pueblos y como
los síntomas psicológicos están correlacionados con criterios sociales.

Los intercambios sociales negativos y positivos


En otra investigación se continúa con una línea teórica similar aunque se hace hincapié en los tipos de
intercambios aunque toma la noción de eventos vitales anteriormente señalada.
Taylor (1991) resume esta asimetría señalando que: Cuando los intercambios negativos y positivos son
iguales, los negativos toman mayor preponderancia y se asocian con más angustia y predicen mejor la
depresión que los positivos. Aun los menores eventos negativos de la vida tienen efectos adversos
sobre la salud mental de los mayores.
Los intercambios sociales que evocan aspectos negativos para los sujetos poseen respuestas menos
ambivalentes que los aspectos positivos, por ello impactan de manera más firme sobre la salud mental.
Por otro lado, y siguiendo la teoría de la equidad, ciertos intercambios positivos pueden relacionarse de
manera negativa con la salud mental ya que crean relaciones de dependencia, a la inversa de lo que
sucede con la posibilidad de ofrecer ayuda a otros (Smith, Goodnow 1999). Los intercambios de ayuda
aunque sean necesarios dejan al sujeto en relación de dependencia.
El acompañamiento en la vida cotidiana, por ejemplo a través de cuidadores, es de suma importancia en los
adultos mayores ya que se asocia con el proceso de bienestar y la disminución del estrés. Se ha tenido en
cuenta este dominio ya que para los adultos mayores este es el tipo de intercambio positivo de mayor valor.
Por otra parte el rechazo, las críticas frecuentes o la negligencia son los aspectos negativos que tienen mayor
incidencia en el deterioro de la salud mental.

La desintegración social y sus efectos


Según Arias y otros la “exclusión llega en algunos casos a situaciones extremas que propician la aparición de
diversas patologías que permiten ver las graves consecuencias psicológicas que puede ocasionar el
aislamiento social en las personas de edad. De acuerdo con De la Gándara y Álvarez (1992) el desarraigo
social y los sentimientos de soledad pueden desencadenar en el denominado “Síndrome de Diógenes”
o “hundimiento senil en los hábitos mínimos de cuidados, higiene, protección y adaptación ambiental,
necesarios para la salud y la supervivencia de los ancianos”. Por su parte, Ring (1994) desarrolló el
“Síndrome de Invisibilidad” que sufren las personas de edad en la sociedad actual cuando se ignoran
sus problemas y necesidades físicas, psicológicas, sociales y económicas. Esta situación genera en los
adultos mayores sentimientos de pérdida de poder y de recursos para enfrentar la falta de respeto, la
exclusión y la indiferencia que padecen diariamente. Las consecuencias que la invisibilidad produce a nivel
psicológico afectan el estado de ánimo y la autoestima e incluyen además ira, vergüenza, aislamiento,
indefensión aprendida, depresión y suicidio. Estos cuadros inciden negativamente sobre el bienestar de las
personas incrementando las posibilidades de enfermedad y muerte9”.

Teoría de la pérdida de control

Una de las formas más acusadas por las cuales los sujetos expresan haber comenzado con síntomas
depresivos es ante la falta de control que sienten por haber perdido fuerza física, belleza, capacidad,
etc. y creer que no pueden manejar su vida tal como lo hacían previamente.
Las limitaciones psicofísicas, económicas y sociales, parecen dejarlos expuestos a un sentimiento de
desprotección que los lleva a temores generalizados, una fuerte evitación ante diversas actividades y un
sentimiento de inadecuación frente a cualquier tipo de proyecto personal que suele presentarse como
síntomas depresivos difusos.
Esta pérdida de control se encuentra íntimamente relacionada con la sensación de pérdida de reconocimiento
y de validación externa. Razón por la cual el fortalecimiento externo puede permitir que el sujeto recupere una
sensación de capacidad que le permite reorganizar proyectos personales.

3.5 Conclusión
Todas estas teorías o formulaciones desde donde se realizan investigaciones o prácticas clínico terapéuticas,
permiten interpretar y conocer mejor las diversas lecturas que se pueden realizar sobre la vejez, lo cual
redunda en mejores y más atinadas propuestas de abordajes psicológicos y sociales. Vale volver a recordar
que las teorías psicoanalíticas utilizadas para explicar el duelo pueden ser utilizadas para explicar ciertos
aspectos de la depresión.

3.6 Tratamientos

El tratamiento de la depresión implica el apoyo en tres grandes ejes: la psicoterapia, las redes de apoyo social
y el farmacológico. Cada uno de estos debe ser evaluado a la hora de pensar su terapéutica, tomando en
cuenta la prevención, el tratamiento y la rehabilitación. Cada paciente supone una suma de circunstancias que
deberemos atender y donde la edad va a ser uno de los datos implicados pero no el único.
Claudia Arias nos indica que “La evaluación y mapeo de la red de apoyo social constituye una
herramienta primordial en el trabajo con adultos mayores. Brinda información detallada de los
sostenes de que disponen los adultos mayores, permitiendo conocer de antemano si es factible que la
red pueda responder adecuadamente y brindar los apoyos suficientes frente a situaciones críticas o a
problemáticas ya sean puntuales o que se extiendan en el tiempo. En este sentido la evaluación de la
red puede aportar información valiosa en la elaboración de un diagnóstico prospectivo”10:
La depresión requiere dicha evaluación y mapeo por parte del rol profesional. Esta patología plantea riesgos a
la hora de pensar un tratamiento, razón por la cual la evaluación y el mapeo deben ser muy bien hechos ya
que de lo contrario deberíamos pensar en una internación transitoria o diurna si el cuadro así lo requiriese.
Más allá de las situaciones de mayor peligrosidad los profesionales debemos promover, cuando existan
situaciones de carencias afectivas o de encuentros sociales, nuevas redes sociales, ya sea de amigos o
grupos.

9
Arias, C.; Soliverez C., Goris Walker G., Scolni, M.; Miranda C. y García A.: “Análisis de la integración y participación comunitaria
de los beneficiarios de los SIFIASAM en relación a la satisfacción vital en la vejez” en Golpe, L. y Arias, C. (2005) Sistemas
Formales e Informales de Apoyo Social para los Adultos Mayores Aportes de una investigación científica al campo de la
Gerontología Institucional Ediciones Suarez, Mar del Plata.

10
Arias C. “Composición de la Red de Apoyo Social de Adultos Mayores: Vínculos Familiares y no Familiares” en Golpe, L. y Arias,
C. (2005) Sistemas Formales e Informales de Apoyo Social para los Adultos Mayores Aportes de una investigación científica al
campo de la Gerontología Institucional Ediciones Suarez, Mar del Plata.
Las opciones psicoterapéuticas disponibles en la actualidad son múltiples. Desde las psicoanalíticas hasta
las de orden cognitivo-conductual, aun ofreciendo lecturas diferentes acerca de la cura, permiten la
elaboración y superación de la problemática. Los enfoques individuales o grupales son importantes de
determinar en relación a una serie de factores tales como la mayor gravedad, donde los primeros pueden ser
más útiles y aplicables, así como las demandas específicas y conocimientos sobre el tema de las personas
atendidas. Los grupos terapéuticos tienen una función muy importante en depresiones menores y en personas
que carecen de intercambios sociales positivos.

A nivel farmacológico resulta necesario tener en cuenta las seis reglas de la farmacocinética que regulan la
elección de un antidepresivo. En el cuerpo humano los cambios estructurales y funcionales que acompañan al
envejecimiento tienen por consecuencia modificar la farmacocinética de los psicotrópicos, entre los que
aparecen los antidepresivos.
De este hecho, los efectos secundarios, las interacciones medicamentosas y los riesgos de toxicidad resultan
aumentados. Estos cambios sobrevienen en 5 niveles (Hottin y Carrier, 1997):

Farmacocinética:

- La absorción: se encuentra poco influenciada por la edad, pero si por la toma de otros medicamentos.
- La distribución: los antidepresivos son liposolubles a la masa grasosa, proporcionalmente más grande según
la edad, de lo que resulta un aumento del volumen de la distribución, lo que favorece la acumulación del
medicamento.
- La unión a las proteínas es fuerte por los antidepresivos. La disminución de la albumina y la competencia con
los otros medicamentos en los sitios de unión modifican la fracción libre de los antidepresivos.
- El metabolismo: el cambio del metabolismo hepático disminuye la rapidez de eliminación y prolonga el
tiempo de acción de los antidepresivos, favoreciendo de esta forma una mayor incidencia de los efectos
secundarios.
- La función renal disminuye con la edad lo que genera una acumulación de metabolitos activos que aumentan
los efectos secundarios.

2- Reacción anterior: Una reacción anterior, personal o familiar, positiva o negativa, es una buena guía. De
todas maneras hace falta juzgar la dosis recibida y la duración del tratamiento.
3- Coexistencia de condiciones médicas: La presencia de ciertas enfermedades físicas puede orientar la
elección del antidepresivo.
4. Medicación global: en las personas mayores que toman muchos medicamentos, es preferible disminuir el
número, racionalizando el uso y reemplazando aquellos que pueden causar depresión y tener en cuenta las
interacciones medicamentosas.
5. Síntomas indicadores: la presencia de un enlentecimiento psicomotor importante o, a la inversa, de una
ansiedad muy marcada, podrá orientar la elección en función de las propiedades sedativas de los diferentes
antidepresivos; toda vez que se trate de un criterio más teórico que práctico.
Características y efectos secundarios: los antidepresivos se dividen en 5 grandes clases: los tricíclicos y los
heterocíclicos; las triazolopirimidinas; los inhibidores de monoamina oxidasa (reversibles y no reversibles), y
los inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina.
Son las ventajas y desventajas de cada uno lo que determinará la elección más apropiada en función de la
condición de cada paciente.

Factores culturales que inciden en la elección del tratamiento

En una investigación publicada por Gum y otros (2006), se exploran las preferencias de las personas mayores
frente a los tratamientos para la depresión, indagando las representaciones sociales acerca de la enfermedad
y la eficacia de los tratamientos en este grupo etario. Esta investigación realizada en EEUU indica que la
mayoría de los pacientes prefieren el tratamiento psicológico frente al medicamentoso, siendo la experiencia
previa el principal indicador de esa elección. La medicación fue elegida principalmente por los hombres, y en
aquellos con depresión mayor, frente a los que tienen una depresión menor.
En otra investigación dirigida por Lawrence y col. (2006) se exploró el modo en que las personas mayores de
diversas regiones del mundo (Reino Unido, Antillas, e India) comprendían la depresión. Los diversos
significados atribuidos reflejaron concepciones sobre las que los sujetos construían una idea de enfermedad,
preocupación, causación y desde allí inferían tratamientos posibles.
Ambas investigaciones nos indican la eficacia simbólica, entendida como las creencias con las cuales
las personas construyen, individual y socialmente, sus padecimientos, lo que determina que nuestros
tratamientos (incluyendo los farmacológicos) no deben dejar de tener en cuenta estos conocimientos
para contribuir a la mejor terapéutica.
Todo esto nos lleva a pensar en un profesional con una comprensión más amplia sobre su sujeto que pueda
articular diversas formas de conocimientos, valores culturales, estilos de vida y saber contar con recursos
teóricos e interdisciplinarios que puedan alcanzar la efectividad requerida por cada sujeto.

4. La Ansiedad11

El psiquiatra suizo Jean Wertheimer (1997) lo define como un afecto caracterizado por tres órdenes de
fenómenos:
1- el sentimiento de un peligro inminente, el temor de algo indefinido o desconocido.
2- una actitud de espera frente al peligro.
3- el desconcierto por la incertidumbre en la experiencia vivida o anticipada de algo que se encuentra oculto.
La ansiedad se acompaña de fenómenos somáticos, en parte de naturaleza neurovegetativa. La sensación
física se define como angustia (opresión en el pecho), mientras que la ansiedad es fundamentalmente
psíquica.
La ansiedad puede ser flotante, es decir desprovista de un factor detonante, o puede estar asociada a fobias
definidas, como el temor persistente e irracional de un objeto, de una actividad o de una situación que detona
un deseo compulsivo.
Este problema es caracterizado por un sentimiento continuo de tensión y de aprehensión, una tendencia a
subestimar y a denigrar, un miedo a ser criticado o rechazado, un evitamiento de los contactos sociales y
profesionales por miedo a ser desaprobado.

4.1 La ansiedad en la vejez

Cuando el envejecimiento promueve altos niveles de incertidumbre, existe un riesgo potencial


aumentar la ansiedad. Ciertos factores contribuyen a dicha emergencia
1- la personalidad: la personalidad ansiosa es un factor favorable a las descompensaciones, especialmente
en las situaciones de estrés. Así también aquellas dominadas por trazos obsesivos, histéricos o fóbicos. La
historia individual, la experiencia acumulada, los modos de reacción anterior juegan un rol considerable.
2- la afectividad: el estado del humor determina el grado de resistencia a la fragilidad psicológica. Por
ejemplo la depresión, por los fuertes sentimientos de culpa que produce, genera altos niveles de ansiedad.
3- el funcionamiento intelectual: las limitaciones intelectuales son factores que predisponen a la ansiedad,
por la vulnerabilidad que produce la restricción de recursos para comprender situaciones nuevas. Lo cual
aparece de un modo muy claro cuando existen déficits cognitivos debido a importantes restricciones a nivel de
la memoria.
4- la vida de relación: la vejez puede acarrear un aislamiento progresivo por la pérdida de la pareja y de
amigos. Estas carencias afectivas pueden resultar ansiógenas debido a la falta de recursos seguros con los
que se encuentra un sujeto.
5- la percepción del cuerpo: las pérdidas de eficacia y de control del propio cuerpo pueden producir una
pérdida de seguridad y una serie de limitaciones en las actividades que pueden llevar a incrementar los
montos de ansiedad frente a la carencia de recursos.
6- la enfermedad física: encontrarse enfermo, discapacitado o accidentado produce un sentimiento de
vulnerabilidad y angustia. También es importante destacar que la ansiedad puede ser un síntoma de
numerosas enfermedades físicas (cardiovasculares, respiratorias, endocrinas, neurológicas y por
medicamentos)

11
Los apartados que continúan están basados en el texto de Wertheimer, J. « Anxiéte, Hypocondrie, Troubles de la Personnalité et
Troubles Délirants en Arcand y Hébert (1997) Précis Pratique de Gériatrie Deuxième Edition Edisem Maloine Canadá, y contienen
algunos comentarios personales y extractados de Krassoievitch.
7- la vida social: el corte con la vida social, la perspectiva de discapacitarse, las miradas prejuiciosas sobre la
vejez llevan a que la imagen de si se ponga en duda y se vea de un modo negativo. Particularmente la
entrada en una institución geriátrica u otros hechos que arrebatan el sentido del control personal pueden ser
altamente ansiógenos.

Cath (1965) describió la “ansiedad por vaciamiento”, en la que el viejo percibe la amenaza de una
aniquilación total, porque siente que su sí mismo interno se vacía gradualmente en tanto que van
desapareciendo los objetos externos y se pierde la capacidad operativa para resolver este estado
(Krassoievitch, 1993)

4.1.2. Manifestaciones clínicas:

La ansiedad es frecuente en la vejez, aunque sus modos de expresión y duración sean variables. Su clínica
de base no tiene diferencias por edad aunque cuenta con algunos rasgos particulares.
Preocupaciones subjetivas: resultan de un sentimiento de vulnerabilidad y conciernen a temas que tocan la
integridad en los dominios de la salud, del cuidado de los bienes, de la propia persona y de los seres queridos.
La ansiedad suele ser frecuente detrás de un queja de memoria.
Síntomas somáticos: Además de los que se producen en todas las edades, de naturaleza neurovegetativa,
como la taquicardia, el temblor, la inestabilidad motriz, se escucha a menudo quejas por nauseas, disfagia,
constipación, la sensación de tener la garganta cerrada, la opresión toráxica o la impresión de la cabeza
vacía. El sueño puede estar perturbado, manifestándose en la dificultad para dormir y las pesadillas.
Consecuencia comportamentales: Los comportamientos de evitamiento predominan. El repliegue en los
hábitos y en la rutina, forman parte de los mecanismos y evitan las confrontación con situaciones nuevas. Las
fobias específicas son más raras en la vejez, aunque es más habitual la agorafobia. Uno de los
comportamientos típicos son las iniciativas abortadas, es decir se proyectan cosas que difícilmente vayan a
realizarse.
Los viejos suelen referir su preocupación por cuestiones concretas y en gran medida la ansiedad se
vuelve muy clara en la lucha por el control de las situaciones que el sujeto enfrenta.

4.3 Tablas clínicas con ansiedad predominante (ansiedad primaria)

Distinguiremos según el CIM-10 (Clasificación Internacional de las Enfermedades) aquellas patologías en


donde la edad avanzada tenga incidencia.
1. los problemas ansiosos fóbicos son más frecuentes entre las mujeres y su prevalencia disminuye
después de los 75 años. En la mayoría de los casos las fobias específicas aparecen en la adultez temprana,
pero un tercio aparecen por primera vez después de los 60 años. Este es el caso de la agorafobia, el cual a
menudo es consecuencia de acontecimientos o experiencias vitales tales como una enfermedad, un accidente
o un hecho de violencia. Ella también se explica por una situación crónica de discapacidad o deficiencia. El
miedo al mundo exterior y al alejamiento del domicilio van a la par, por lo que se busca conservar la seguridad
protectora que experimentan en su hogar.
2. En el cuadro de otros problemas ansiosos, el pánico es raro después de los 60 años y le afecta a personas
que ya lo han sufrido de jóvenes. La ansiedad generalizada es probablemente con la agorafobia, la más
frecuente de las tablas clínicas de este grupo.
El trastorno obsesivo compulsivo comienza raramente después de los 50 años, lo cual no significa que
esté ausente en este grupo etario. Generalmente encuentran un equilibrio con el tiempo, aunque frente a un
cambio importante puede detonar un fuerte acceso de ansiedad.
La ansiedad puede interferir con el funcionamiento de la memoria. La inquietud frente al olvido de una
palabra puede generar que la persona deje de buscarla. Así también puede estar en el origen de un
funcionamiento mnésico perturbado, por la falta de atención y disminución de la concentración.

Ansiedad secundaria:

La ansiedad puede ser el resultado de múltiples cuadros entre los que se destacan los comienzos de las
demencias, frente a la toma de conciencia de la aparición de problemas. En el delirium, por ejemplo, la
ansiedad es uno de sus síntomas y está ligada a una percepción caótica de la realidad.
4.4. Acercamiento clínico:

En la clínica resulta importante tener en cuenta:


- si la ansiedad es primaria o secundaria.
- si no es consecuencia de una eventual causa física.
- analizar el contexto de vida del enfermo, tratando de contar con los múltiples factores etiológicos que
pueden estar presentes.

Abordaje terapéutico:
Es necesario considerar tres dimensiones básicas: La psicoterapia, el apoyo social, teniendo en cuenta el
apoyo familiar y comunitario así como los programas socio-recreativos y por último el tratamiento
medicamentoso.

5. La Hipocondría
El problema hipocondríaco que se observa tanto en el hombre como en la mujer sobrevienen generalmente
después de los 50 años. El enfermo está convencido que está afectado, o tiene posibilidades de estarlo, de
una o varias enfermedades. Expresa quejas múltiples, repetidas, a menudo alimentadas por sensaciones o
signos físicos normales o anodinos. La ansiedad y la depresión pueden acompañar este cuadro.
En los reportes del entorno el paciente se muestra dependiente y tiránico, sus innumerables quejas son
acompañadas de actitudes defensivas hacia los próximos como la indiferencia, la agresividad o el abandono.
La queja hipocondríaca no excluye que haya enfermedades reales, particularmente en personas mayores
donde puede haber una pluripatología.
Muchos estiman a la hipocondría como un síntoma de la depresión por la atención exagerada al cuerpo y su
funcionamiento, así como la detección de trastornos en la esfera somática. Sin embargo como veremos
existen otras posibles causas, lo que nos lleva a presentarlo separado hasta que haya evidencias más ciertas
de su origen.
También es válido considerar que socialmente pareciera haber un aliento a la queja por la vía somática de las
personas mayores. Por un lado por la fuerte biomedicalización de la vejez y por el otro porque el trato afectivo
con los mayores suele estar referido a sus enfermedades, convirtiéndose estas en un código por el cual se
establecen intercambios con los otros.
Según Krassoievitch (1993) la hipocondría tiene una alta función adaptativa: ya que le permite
desplazar a la ansiedad hacia una enfermedad imaginaria que pareciera darle un papel más aceptable
socialmente; por otro lado permitiría una expiación de sentimientos de culpa por el malestar que siente
con su entorno, y por último implicaría un goce autoerótico por los cuidados corporales que se brinda.

5.1 Los contenidos delirantes referidos a la hipocondría


Según Olivera Pueyo y Pérez Tausía (2005) las ideas delirantes relativas a cuestiones somáticas son
frecuentes en los adultos mayores. Las ideas hipocondríacas pueden cristalizarse en ideas estructuradas
que permanecen en el tiempo y que precipitan en trastornos delirantes persistentes.
Una serie de factores favorecen su desarrollo en la vejez:
- los cambios físicos asociados al envejecimiento,
- la pluripatología,
- la pérdida de familiares y seres queridos,
- la carencia de actividades importantes,
- la vivencia de un descontrol psíquico acerca del propio cuerpo e incluso de la muerte.
También es importante considerar factores subjetivos asociados a características hipocondríacas. Toda esta
serie de factores puede resultar en detonante de ideas hipocondríacas, en las cuales el cuerpo se convierte en
un factor atemorizante que puede provocar ideas obsesivas o en una ideación delirante hipocondríaca.
El Síndrome de Cotard (Berrios y Luque, 1995) aparece como una forma extrema de manifestación de la
hipocondría en tanto se manifiesta por la negación de órganos o de funciones vitales. Este síndrome suele
comenzar con un alto monto de sufrimiento, que puede derivar en un cuadro de negativismo y pasividad
absoluta, con alta desconexión del medio.
Otro de los delirios con mayor prevalencia en los adultos mayores es el denominado Síndrome de Ekbom o
Delirio de Parasitación (Pujol y De Aspiazu, 2002) en el cual la persona piensa y cree que se encuentra
infectada por pequeños animalitos que recorren su piel: insectos, gusanos, larvas, etc. En ocasiones
aparecen heridas por el rascado y es un tema no infrecuente desde la interconsulta con dermatología. Este es
un delirio que suele perdurar en el tiempo y cronificarse (Olivera Pueyo y Pérez Tausía, 2005).

Conclusión
A lo largo de estas páginas hemos recorrido una serie de problemáticas y patologías que inciden en
el dolor psíquico en el envejecimiento y vejez.
Las teorías abordadas son múltiples buscando que cada una de ellas permita repensar las prácticas
y las situaciones concretas que se presentan en la clínica.
El dolor psíquico en esta etapa vital no resulta exclusivo aunque si pudimos notar que tiene
características particulares, relativos a los contextos sociales y culturales, a los cambios
biopsicológicos que suceden y a las peculiares circunstancias vitales.
Guía de Trabajo Nº 9: A partir de la lectura de las siguientes viñetas clínicas responda las
preguntas que se encuentran a continuación teniendo en cuenta los contenidos del capítulo.

Caso Berta
1º Entrevista: Se presenta en el hospital tres hermanos para consultar por su madre. Estos están
casados y desde la muerte de su padre la mamá vive un tiempo en cada casa. Los hijos la
encuentran triste, angustiada y por momentos desorientada. No se maneja sola como lo hacía
anteriormente. Temen que tenga “algo en el cerebro”. Juan (uno de los hermanos) piensa que de
seguir así, habría que internarla en un geriátrico. Sus dos hermanos se oponen y le dicen que si le
molesta tanto que no vaya más a la casa de él. La situación se tensa y se promueve una fuerte
discusión. El psicólogo pregunta porque no trajeron a la madre, a lo que responden que querían
explicar mejor lo que pasaba y que si estaba ella... se podía sentir mal. Ella hay muchas cosas que
no sabe, “mi papá, cuenta Mabel, le metió los cuernos toda la vida incluso tenemos hermanastros”.

2º Entrevista: Entra Berta, una señora de 75 años, caminando despacio, desganada y comenta que
ella no quería venir, que la trajeron sus hijos. Cree que su problema es de presión y que con
calmantes, ya se le va a ir. Siente que ya es vieja y que la vejez es así.
El psicólogo le pregunta por qué accedió a venir. Ella responde: “por mis hijos” y posteriormente
aclara: “también por miedo a que me manden a un geriátrico... a veces pienso que estoy loca (llora).
Cuenta que hace dos años perdió a su marido que anduvo bien el primer tiempo y después al año
empezó a andar de mal en peor. Apenas se fue él me llevó mi hija menor, la Mabel, y después mis
otros hijos, estoy una o dos semanas en cada casa.
“No puedo dormir bien, tengo pesadillas, a veces prefiero no dormir. Está siempre él y me acuerdo,
me parece que podría haber sido diferente, que se yo...” El psicólogo le pregunta: ¿Por qué, a qué se
refiere? Ella relata lo siguiente: “Cuando él murió yo no estuve, justo me había ido a visitar a una
hermana en Entre Ríos, más que a visitar a cuidar porque estaba enferma. Él, en ese momento,
estaba bien. (...) Pero justo se cayó y lo de la presión se complicó todo, Juan no me lo perdona, eran
muy compinches. Juan dice que si me hubiese quedado, que yo siempre tiraba por los míos...”
Más adelante describe su situación de este modo: “Por momentos me parece que me estoy
volviendo loca, salgo a buscar algo y no se que busco, camino y a veces me confundo donde estoy.
Por momentos siento que lo tengo adentro mío, me está volviendo loca” (llora).

3º Entrevista: “La relación con el Aldo (marido) no era fácil, era de carácter fuerte y a los 70 años
me vengo a enterar que me había hecho los cuernos toda mi vida, no se porque me lo contó, que
hasta tenía otros hijos con ella. Venía a casa como por favor, ojo que mis hijos no saben de esto.
Ellos me decían que lo deje porque no estaba nunca, que para que lo quería. Juan no. Pero yo
siempre fui temerosa como me las iba a arreglar sola...”
“No me manejo bien, el otro día fui de Juan y él siempre con eso del padre y le juro que le estaba por
decir, pero me callé. Salí a dar una vuelta y en un momento me confundí no sabía si era la calle de él
o la de mi hija, me puse a llorar como una tonta y no me acordaba la dirección, me aparecía la de mi
hija solamente”.

Preguntas
¿Qué aspectos (signos, síntomas, situaciones vitales) le parecen relevantes en este caso para
arribar a un posible diagnóstico?
Construya un diagnóstico diferencial de Berta en la actualidad, mencionando tres patologías posibles
(entre ellas la que considere correcta).
¿Cuáles serían los tratamientos posibles para este caso?
Fundamente las respuestas desde los textos de la cátedra.
Caso Isabel:
Isabel es traída a la consulta por su familia (hijas y esposo) ya que se encuentra preocupada por
problemas de salud permanentes. En la última semana fue atendida por más de 12 médicos, entre
visitas programadas y atención de urgencia.
Su queja es estrictamente somática y niega cualquier otro contenido psicológico, tal como los últimos
médicos que visitó le vienen diciendo.
La sensación que la preocupa es cierta inestabilidad en su marcha y su frase es: “sino no tengo
alguien que me acompañe me caigo”, más allá de que solo una vez le ocurrió ante una baja de
presión, hace ya más de dos años.
Por momentos siente que su cabeza se vacía, no puede levantarse, y siente miedo de que algo peor
ocurra. Esta situación la lleva a la urgencia médica.
Los diversos estudios que le realizaron, desde el clínico hasta el neurólogo o el cardiólogo, no
hallaron ningún elemento que de cuenta de esta sensación.
Isabel tiene una historia de depresión y cierto nivel de alcoholismo, ambos cuadros parecen haber
terminado conjuntamente con la aparición de las preocupaciones corporales. Esto Isabel lo
desconoce así como tampoco acepta que tuvo accesos depresivos que la llevaban a la cama durante
días o que consumía alcohol.

Preguntas
¿Qué aspectos (signos, síntomas, situaciones vitales) le parecen relevantes en este caso para
arribar a un posible diagnóstico?
Construya un diagnóstico diferencial de Isabel en la actualidad, mencionando tres patologías
posibles (entre ellas la que considere correcta).
¿Cuáles serían los tratamientos posibles para este caso?
Fundamente las respuestas desde los textos de la cátedra.

Caso León:
León llega acompañado por su esposa, quien refiere que él se encuentra preocupado y tenso. En los
últimos días no puede conciliar el sueño, o se despierta intermitentemente, piensa que no le va a
alcanzar el dinero (más allá de estar en buena situación económica), cualquier inconveniente de la
vida cotidiana lo altera.
Teme por la seguridad, desde hace días no sale de su casa y su esposa dice que:”anda como un
perro enjaulado”. Compró un sistema de alarmas para el departamento y mira permanentemente por
la cámara del edificio por si llega alguien.
León dice que se obsesiona mucho pero que la situación es grave y me dice: “¿no mira los
noticieros?”.
Su esposa opina que desde que se jubiló no sabe qué hacer y controla todo, pero que desde que la
última hija se fue de la casa está más tenso que nunca y tiene miedo por todo.

Preguntas
¿Qué aspectos (signos, síntomas, situaciones vitales) le parecen relevantes en este caso para
arribar a un posible diagnóstico?
Construya un diagnóstico diferencial de León en la actualidad, mencionando tres patologías posibles
(entre ellas la que considere correcta).
¿Cuáles serían los tratamientos posibles para este caso?
Fundamente las respuestas desde los textos de la cátedra.
Referencias

Anderson, R. (1974) Notes of a Survivor” En S. B. Troop y W Green eds., Journal of Aging Studies 14 (I): 117-
33
Ariès Ph. (1987) El Hombre ante la muerte Ed. Taurus Humanidades, Madrid.
Attig, T. (in press). Grieving: Relearning the world. London, UK: Oxford University Press.
Averill, J.R., & Nunley, E.P. (1993). Grief as an emotion and as a disease: A social-constructionist perspective.
In M.S. Stroebe, W. Stroebe, & R. Hansson (Eds.), Handbook of bereavement: Theory, research and
intervention (pp. 77-90). New York: Cambridge University Press.
Baltes, P.B., Reese, H.W., & Lipsitt, L.P. (1980). Life-span developmental psychology. Annual Review of
Psychology, 31, 65-110.
Bandura, A. (1977). Self-efficacy: Toward a unifying theory of behavioral change. Psychological Review, 84,
191-215.
Baudrillard, J. (1974) Cultura y simulacro Kairos: Barcelona.
Bowlby, J. (1969). Attachment and loss (vol. 1): Attachment. New York: Basic Books.
Bowlby, J. (1980). Attachment and loss (vol. 3): Loss: Sadness and depression. London, UK: Hogarth Press.
Butler, R.N. (1963). The life review: An interpretation of reminiscence in the aged. Psychiatry, 26, 65-70.
Butler, R.N. (1963). Recall and retrospection. Journal of the American Geriatrics Society, 11, 523-529.
Abstracted in Biological Abstract.
Butler, R.; Lewis, M. Y Sutherland, T. (1998) Aging and Mental Health. Positive Psychosocial and Biomedical
Approaches Fifth Edition, EUA: Allin and Bacon
Callaway, E. How bereavement stress can cause “widowhood effect” New Scientist Volume 206, Issue
2766, 26 June 2010, Pages 13
Campbell, A., Converse, P.E., & Rodgers, W.L. (1976) The quality of American life: Perceptions, evaluations
and satisfaction. New York: Russell Sage Publications.
Caserta, M.S., & Lund, D. (1992). Bereavement stress and coping among older adults: Expectations versus
the actual experience. Omega, 25(1), 33-45.
Cleiren, M. (1993). Bereavement and adaptation: A comparative study of the aftermath of death. Washington,
DC: Hemisphere.
De Vries, B., Dalla Lana, R., & Falck, V.T. (1994). Parental bereavement over the life course: A theoretical
intersection and empirical review. Omega, 29(1), 47-69.
de Vries, B., Davis, C.G., & Wortman, C.B. (1993). The long-term psychological and physical health
consequences of later life parental bereavement. Paper presented at the Annual Meeting of The Gerontological
Society of America, New Orleans, LA. Faletti, M.V., Gibbs, J.M., Clark, M.C., Pruchno, R.A., & Berman, E.A.
(1989). Longitudinal course of bereavement in older adults. In D.A.
Lund (Ed.), Older bereaved spouses: Research with practical applications (pp. 37-51). New York: Hemisphere.
Lund, D.; Caserta, M.; de Vries, B.; Wright, S.: Restoration after Bereavement Generations Review, Vol. 14 N°
4, 9-15, 2004.
Ferraro, K.F. (1986). The effect of widowhood on the health status of older persons. International Journal of
Aging and Human Development, 21, 9-25.
Fish, W.C. (1986). Differences of grief intensity in bereaved parents. In T.A. Rando (Ed.), Parental loss of a
child (pp. 415-430). Champaign, IL: Research Press.
Florian, V. (1989-90). Meaning and purpose in life of bereaved parents whose son fell during active military
service. Omega, 20(2), 91-102.
Freud, S. (1988): “Duelo y Melancolía” en Obras Completas. Ed. Biblioteca Nueva, Madrid.
Gecas, V. (1989). The social psychology of self-efficacy. Annual Review of Sociology, 15, 291-316. Gee, E.M.,
& Kimball, M.M. (1987). Women and aging. Toronto, Ontario: Butterworths.
Golpe, L. y Arias, C. (2005) Sistemas Formales e Informales de Apoyo Social para los Adultos Mayores
Aportes de una investigación científica al campo de la Gerontología Institucional Ediciones Suarez, Mar del
Plata.
Hagestad, G.O. (1985). Continuity and connectedness. In V.L. Bengtson & J.F. Robertson (Eds.),
Crandparenthood (pp. 31-48). Beverly Hills, CA: Sage.
Hansson, R.O., Remondet, J.H., & Galusha, M. (1993). Old age and widowhood: Issues of personal control
and independence. In M.S. Stroebe, W. Stroebe, & R.O. Hansson (Eds.), Handbook of bereavement: Theory,
research and intervention (pp. 367-380). New York: Cambridge University Press.
Holmes, R.H., & Rahe, R.H. (1967). The social readjustment rating scale. Journal of Psychomatic Research,
11, 213-218.
Hottin, P. Y Carrier, L. : “DÉPRESSION” Chapitre 14 en Arcand y Hébert (1997) Précis Pratique de Gériatrie
Deuxième Edition Edisem Maloine Canadá.
House, J.S. (1986). Americans' changing lives: Wave I (Computer File). Ann Arbor, Ml: Survey Research
Center (producer), 1989. Ann Arbor, Ml: Inter-University Consortium for Political and Social Research
(distributor), 1990.
Kastenbaum, R. (1985). Dying and death: A life-span approach. In J.E. Birren & K.W. Schaie (Eds.), Handbook
of the psychology of aging (2nd ed., pp. 619-643). New York: Van Nostrand Reinhold.
Kimmel, D.C. (1977). Psychotherapy and the older gay man. Psychotherapy: Theory, research and practice,
14, 386-393.
Klass, D., & Marwit, S.J. (1988-89). Toward a model of parental grief. Omega, 79(1), 31-50.
Kohout, F., Berkman, L., Evans, D., & Cornoni-Huntley, J. (1983). Psychosocial assessment devices adapted
for population surveys of the elderly: Two new forms of the CES-D. Paper presented at the annual meetings of
the American Public Health Association, Dallas, TX.
Kubler-Ross, E. (1975). Death: The final stage of growth. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.
Lacan, J.: El Seminario, libro X, “La Angustia”, inédito.
Lacan, J. (1981): El Seminario, libro I. Los escritos técnicos de Freud, Paidós, Bs As.
Le Gouès, G. (1991): Le Psychanalyste et le Vieillard, Presses Universitaires de France, Paris.
Lehman, D.R., Wortman, C.B., & Williams, A. (1987). Long-term effects of losing a spouse or child in a motor
vehicle crash. Journal of Personality and Social Psychology, 52(1), 218-231.
Lesher, E.L., & Bergey, K.J. (1988). Bereaved elderly mothers: Changes in health, functional activities, family
cohesion and psychological wellbeing. International Journal of Aging and Human Development, 26(2), 81-90.
Levav, I. (1982). Mortality and psychopathology following the death of an adult child: An epidemiological
review. Israel Journal of Psychiatry
Related Sciences, 79(1), 23-28.
Lieberman, M.A. (1989). All family losses are not equal. Journal of Family Psychology, 2, 368-372.
Lieberman, M.A., & Videka-Sherman, L. (1986). The impact of self-help groups on the mental health of widows
and widowers. American Journal of Orthopsychiatry, 56, 435-449.
Lopata, H.Z. (1993). The support systems of American urban widows. In M.S. Stroebe, W. Stroebe, & R.O.
Hansson (Eds.), Handbook of bereavement: Theory, research and intervention (pp. 381-396). New York:
Cambridge University Press.
Lund, D.A. (1989). Conclusions about bereavement in later life and implications for interventions and future
research. In D.A. Lund (Ed.), Older
bereaved spouses: Research with practical applications (pp. 215-231). New York: Hemisphere.
Lund, D.A., Caserta, M.S., & Dimond, M.F. (1989). Impact of spousal bereavement on the subjective well-being
of older adults. In D.A. Lund
(Ed.), Older bereaved spouses: Research with practical applications (pp. 3-15). New York: Hemisphere.
Lundin, T. (1984). Long-term outcome of bereavement. British Journal of Psychiatry, 145, 424-428.
Maddox, C , & Douglass, E.B. (1973). Self-assessment of health: A longitudinal study of elderly subjects.
Journal of Health and Social Behavior, 17, 87-93.
McCrae, R.R., & Costa, P.R. (1988). Psychological resilience among widowed men and women: A 10-year
follow-up of a national sample.
Journal of Social Issues, 44(3), 129-142.
McColdrick, M., & Walsh, F. (1991). A time to mourn: Death and the family life cycle. In F. Walsh & M.
McGoldrick (Eds.), Living beyond the loss: Death in the family (pp. 30-49). New York: W.W. Norton.
McPherson, B.D. (1990). Aging as a social process (2nd ed.). Toronto, Ontario: Butterworths.
Moss, M.S., Lesher, E.L., & Moss, S.Z. (1986-87). Impact of the death of an adult child on elderly parents:
Some observations. Omega, 17(3),
209-218. Osterweis, M., Solomon, F., & Green, M. (1984). Bereavement: Reactions, consequences and care.
Washington, DC: National Academy Press.
Owen, G., Fulton, R., & Markusen, E. (1982-83). Death at a distance: A study of family survivors. Omega,
73(3), 191-225.
Parkes, C M . (1986). Bereavement: Studies of grief in adult life. London, UK: Tavistock Publications.
Parkes, C M . , & Weiss, R.S. (1983). Recovery from bereavement. New York: Basic Books.
Pearlin, L.I., Lieberman, M.A., Menaghan, E.G., & Mullan, J.T. (1981). The stress process. Journal of Health
and Social Behavior, 22, 337-356.
Perkins, H.W., & Harris, L.B. (1990). Familial bereavement and health in adult life course perspective. Journal
of Marriage and the Family, 52, 337-356.
Purisman, R., & Maoz, B. (1977). Adjustment and war bereavement: Some considerations. British Journal of
Medical Psychology, 50, 1-9.
Radloff, L.S. (1977). The CES-D scale: A self-report depression scale for research in the general population.
Applied Psychological Measurement, 7,385-401.
Rabinovich D. (1993): La angustia y el deseo del otro. Manantial, Bs. As.
Rabinovich D. (1988): El concepto de objeto en la teoría psicoanalítica. Sus incidencias en la dirección de la
cura. Ed. Manantial Bs. As.
Rando, T.A. (1986a). Parental bereavement: An exception to the general conceptualizations of mourning. In
T.A. Rando (Ed.), Parental loss of a child (pp. 45-57). Champaign, IL: Research Press.
Rando, T.A. (1986b). Death of the adult child. In T.A. Rando (Ed.), Parental loss of a child (pp. 221-238).
Champaign, IL: Research Press.
Raphael, B. (1983). The anatomy of bereavement. New York: Basic Books.
Rosenberg, M. (1965). Society and the adolescent self-image. Princeton, NJ: Princeton University Press.
Rosenblatt, P.C. (1983). Bitter, bitter tears: Nineteenth century diarists and twentieth-century grief theories.
Minneapolis, MN: University of Minnesota Press.
Rosenblatt, P.C. (1993). Grief: The social context of private feelings. In M.S. Stroebe, W. Stroebe, & R.O.
Hansson (Eds.), Handbook of bereavement Theory, research and intervention (pp. 102-111). New York:
Cambridge University Press.
Rubin, S.S. (1989-90). Death of the future? An outcome study of bereaved parents in Israel. Omega, 20(4),
323-339.
Rubin, S.S. (1991-92). Adult child loss and the two-track model of bereavement. Omega, 24(3), 183-202.
Rubin, S.S. (1993). The death of a child is forever: The life course impact of child loss. In M.S. Salvarezza, L.
(2002): Psicogeriatría Teoría y Clínica 2da edición. Paidós, Buenos Aires.
Sanders, C M . (1979-80). A comparison of adult bereavement in the death of spouse, child and parent.
Omega, 70(4), 303-322.
Sanders, CM. (1993). Risk factors in bereavement outcome. In M.S. Stroebe, W. Stroebe, & R.O. Hansson
(Eds.), Handbook of bereavement:Theory, research and intervention (pp. 255-267). New York: Cambridge
University Press.
Schroots, J.J., & Birren, J.E. (1990). Concepts of time and aging in science. In J.E. Birren & K.W. Schaie
(Eds.), Handbook of the psychology of aging (3rd ed., pp. 45-78). San Diego, CA: Academic Press.
Schuster, T.L., & Butler, E.W. (1989). Bereavement, social networks, social support, and mental health. In D.A.
Lund (Ed.), Older bereaved
spouses: Research with practical applications (pp. 55-68). New York: Hemisphere.
Shanfield, B., & Swain, B.J. (1984). Death of adult children in traffic accidents. Journal of Nervous and Mental
Disease, 172, 533-538.
Shuchter, S.R., & Zisook, S. (1993). The course of normal grief. In M.S. Stroebe, W. Stroebe, & R.O. Hansson
(Eds.), Handbook of bereavement: Theory, research, and intervention (pp. 23-43). New York: Cambridge
University Press.
Silverman, P. y Klass, D. (1996): “Introduction: What’s the Problem?” En D. Klass, P. Silverman y Nickman,
editors, Continuing Bonds: New Understandings of Grief. Washington, D.C.: Taylor and Francis.
Singh, B., & Raphael, B. (1981). Postdisaster morbidity of the bereaved. Journal of Nervous and Mental
Disease, 769, 203-212.
Sklar, F. (1991) “Grief as a Family Affair: Property Rights, and the Exclusion of Close Friends as Survivors”
Omega: Journal of Death and Dying 24 (2): 109-21.
Stroebe, M.S., Hansson, R.O., & Stroebe, W. (1993). Contemporary themes and controversies in bereavement
research. In M.S. Stroebe, W.
Stroebe, & R.O. Hansson (Eds.), Handbook of bereavement: Theory, research, and intervention (pp. 457-475).
New York: Cambridge University Press.
Stroebe, W. Stroebe, & R.O. Hansson (Eds.), Handbook of bereavement: Theory, research and intervention
(pp. 285-299). New York: Cambridge University Press.
Stroebe, M.S., & Stroebe, W. (1983). Who suffers more? Sex differences in health risks of the widowed.
Psychological Bulletin, 93(2), 279-301.
Stroebe, W., Stroebe, M.S., & Domittner, G. (1988a). Individual and situational differences in recovery from
bereavement: A risk group identified. Journal of Social Issues, 44(3), 143-158.
Stroebe, M.S., Stroebe, W., & Hansson, R.O. (1988b). Bereavement research: An historical introduction.
Journal of Social Issues, 44(3), 1-18.
Thompson, L.W., Gallagher, D., Cover, H., Gilewski, M., & Peterson, J. (1989). Effects of bereavement on
symptoms of psychopathology in older men and women. In D.A. Lund (Ed.), Older bereaved spouses:
Research with practical applications (pp. 17-24). New York: Hemisphere.
Thompson, L.W., Gallagher-Thompson, D., Futterman, A., Gilewski, M., & Peterson, J. (1991). The effects of
later-life spousal bereavement over a 30-month interval. Psychology and Aging, 6,434-441.
Umberson, D., Wortman, C.B., & Kessler, R.C (1992). Widowhood and depression: Explaining long-term
gender differences in vulnerability.
Journal of Health and Social Behavior, 33, 10-24.
Van Zandt, S.A., Mou, R., & Abbott, D. (1989). Mental and physical health of rural bereaved and nonbereaved
elders: A longitudinal study. In D.A.
Lund (Ed.), Older bereaved spouses: Research with practical applications (pp. 25-36). New York: Hemisphere.
Videka-Sherman, L., & Lieberman, M.A. (1985). The effects of self-help and psychotherapy intervention on
child loss: The limits of recovery. American Journal of Orthopsychiatry, 55(1), 70-82.
Viney, L., Benjamin, y Preston, C. (1995): “Mourning and Reminiscence: parallel psychotherapeutic processes
for elderly people” en The meaning of reminiscence and life review, ed. Jon Hendricks. Baywood Publishing
Company, Inc., New York.
Walsh, F., & McGoldrick, M. (1991). Loss and the family: A system perspective. In F. Walsh & M. McGoldrick
(Eds.), Living beyond loss: Death in the family (pp. 1-28). New York: W.W. Norton.
Weiss, R.S. (1993). Loss and recovery. In M.S. Stroebe, W. Stroebe, & R.O. Hansson (Eds.), Handbook of
bereavement: Theory, research and intervention (pp. 271-284). New York: Cambridge University Press.
Worden, J.W. (1982). Grief counseling and grief therapy. New York: Springer.
Wortman, C.B., & Silver, R.C. (1987). Coping with irrevocable loss. In G.R. VandenBos & B.K. Bryant (Eds.),
Cataclysms, crises and catastrophes: Psychology in action (pp. 189-235). Washington, DC: American
Psychological Association.
Wortman, C.B., & Silver, R.C. (1989). The myths of coping with loss. Journal of Consulting and Clinical
Psychology, 57, 349-357.
Wortman, C.B., Silver, R.C, & Kessler, R.C. (1993). The meaning of loss and adjustment to bereavement. In
M.S. Stroebe, W. Stroebe, & R.O.
Hansson (Eds.), Handbook of bereavement: theory, research and intervention (pp. 349-366). New York:
Cambridge University Press.
Wilcox, Sara; Evenson, Kelly R.; Aragaki, Aaron; Wassertheil-Smoller, Sylvia; Mouton, Charles P.; Loevinger,
Barbara Lee The effects of widowhood on physical and mental health, health behaviors, and health outcomes:
The Women's Health Initiative. Health Psychology, Vol 22(5), Sep 2003, 513-522.