You are on page 1of 4

La planta de Bulo Bulo producirá

600.000 toneladas de urea al año de


las que el 80% estarán destinadas
para la exportación y el 20% al
mercado interno, según datos del
Ministerio de Hidrocarburos.

"Ingresamos a la era de la
petroquímica, produciendo fertilizantes para el mundo, cuidando a la Madre
Tierra, luchando contra la pobreza", escribió Morales en la red social.

Exportadores bolivianos ven con expectativa puesta en marcha planta de


urea en Cochabamba
El Gobierno boliviano ha señalado que uno de los principales mercados para la
urea de Bulo Bulo será Brasil donde autoridades de estados, como el de Mato
Grosso, han señalado su interés por comprar ese producto.

Asimismo, Bolivia espera vender este fertilizante a Argentina y Paraguay.

La planta, que comenzó a construirse en 2013 a cargo de la empresa surcoreana


Samsung Engineering, generará al menos 200 empleos directos y 300 indirectos.

La Paz, 21 feb (AN-YPFB).- La ejecución del proyecto no registra ningún


contratiempo, el avance físico del proyecto de la Planta de Amoniaco y Urea es
de 64.4%, informó el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos
(YPFB), Guillermo Achá Morales.

“Se han concluido: la adaptación de la tecnología, la ingeniería básica y la


ingeniería de detalle en su totalidad. La construcción y montaje de esta planta,
que producirá urea en el primer semestre del 2016, presenta un gran avance”,
indicó Achá.

La empresa contratista Samsung Engineering Co. LTD reportó los siguientes


avances: el Paquete de Diseño de Proceso (PDP 100%), FEED (Front end
Engineering Design 100%), ingeniería de detalle (100%), procura (78.2%) y
construcción (32.1%) de éste complejo petroquímico de fertilizantes. Tecnología
de punta se emplea en el montaje electromecánico, donde además se mueve
toneladas de tubería y estructuras metálicas en su edificación.

INVERSIÓN
La inversión total de este proyecto asciende a $us 876 millones, que están
destinados a las ingenierías, procura de equipos, construcción, gasoducto de
interconexión, acceso vial y fiscalización.
Se estima que el complejo petroquímico empezará a operar a partir del 2016.

Consultado Achá sobre la situación de la empresa Taein, subcontratista de la


empresa Samsung Engineering, la autoridad explicó que la misma entró en
quiebra y salió de la construcción; sin embargo, los trabajos a cargo de esta
empresa, así como los trabajadores de esta, están siendo absorbidos por las
empresas Serpetbol y Gerimex contratadas por Samsung, destacando que es
irrisorio pensar que un problema con una subcontratista de 350 personas, que
ha sido resuelto de manera inmediata, podría afectar a una obra donde se
encuentran más de 20 empresas y que actualmente con las actividades de
construcción emplea y beneficia a más de 2.207 personas.

“Por todo lo explicado en cuanto a avance de la obra se refiere, se están


cumpliendo los hitos planificados en la construcción de este complejo
petroquímico”.

Bolivia será abastecida en un 100% de este producto a partir de esta


Planta, eliminando su importación.Finalmente destacó los beneficios de la urea:

Ingresos anuales promedio de más de $us 200 millones.

Agregar valor al gas natural, para generar excedentes y promover el


desarrollo integral.

Recuperación de áreas de cultivos agotadas y eficiente habilitación de nuevas.


Satisfacer la demanda del mercado interno, sustituyendo las importaciones de
fertilizantes.
Crear polos de desarrollo petroquímicos junto a una transferencia tecnológica.
Generar fuentes de trabajo directas e indirectas.
Generar ingreso de divisas al Tesoro General del Estado.
Continuar a paso firme con la Industrialización en Bolivia.

La planta de urea y amoniaco de Bulo Bulo, construida con más de 870 millones
de dólares, está concluida y ya realiza sus primeras pruebas de producción,
aunque por ahora no tiene precisados los mercados ni el sistema ferroviario para
llevar el producto a oriente, según se confirmó ayer en una visita con
asambleístas departamentales.

De completarse los procedimientos técnicos exitosamente, la planta comenzará


a operar comercialmente a mediados de junio e inicialmente el producto iría para
el mercado interno, explicaron técnicos en el lugar.

La planta será sometida a una prueba de suficiencia de 72 horas desde este


lunes. Durante el proceso, se evaluarán las fallas y condiciones de producir los
volúmenes requeridos a la empresa encargada de la obra, Samsung
Engineering.

Luego, la planta paralizará operaciones por 30 días para atender todas las
reparaciones identificadas durante el anterior proceso.

La planta tiene una capacidad para producir 2.100 toneladas métricas diarias de
urea y 1.200 de amoníaco. Se estima que un día de producción satisface toda la
demanda del mercado boliviano, por lo cual se pretende posicionar los productos
en Brasil, Argentina y otros países de la región. El problema será las vías de
acceso.

El director de este Proyecto de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos


(YPFB), Carlos Villar, declaró que la planta tendrá que recurrir a planes
alternativos para transportar lo producido. “Efectivamente la ferrovía que tendría
que unir Montero con la planta no va a estar lista, pero estamos aplicando planes
alternativos para solucionar este problema, tal es así que tenemos los
contenedores que ustedes han visto. Hemos comprado también vagones de
ferrocarril para tener nuestro propio sistema de transporte”, dijo.

Por su parte, el director de obras de la planta, Eduard Gutiérrez, sostuvo que


YPFB no tiene conocimiento ni competencia para conocer cuándo se culminará
la vía férrea, ya que se limita a cuestiones técnicas de funcionamiento de la
infraestructura.

El Ministerio de Obras Públicas es el responsable de construir la vía férrea, y de


la carretera principal que estamos aquí a 2,8 kilómetros de distancia hasta
Montero (Santa Cruz), y esa fase es la que no hay”, agregó.

“En una semana más yo creo que vamos a poder exportar. Ahora, estamos
estandarizando el producto, que la calidad sea siempre constante, y que cumpla
con las normas internacionales”, dijo Villar.

PRODUCCIÓN APUNTA A BRASIL

El pasado 5 de mayo, Bolivia firmó un memorando de entendimiento con cinco


estados de Brasil para negociar la venta de urea y gas. El gobernador de Mato
Grosso, Pedro Taques, destacó ese entonces que ese estado es altamente
productivo y abastece con el 50 por ciento de productos al mercado brasileño,
por lo que ratificó su interés de comprar gas y urea boliviana.

En ese entonces, se dijo que Bolivia podría convertirse en el principal proveedor


de ese fertilizante a Brasil, que debe traer el producto desde China. El problema
es que aún no está concluido el ferrocarril Bulo Bulo-Montero.

La empresa estatal YPFB informó en marzo pasado sobre la compra de 250


vagones de ferrocarril y 500 contendedores para exportar urea hacia Brasil y
Argentina. Los vagones tienen un precio referencial de 198,9 millones de
bolivianos. Estos vagones serán el punto de inicio, según explicaron técnicos
ayer en la inspección