You are on page 1of 11

MIKAGE Y LA ESTÉTICA DEL SUFRIMIENTO HUMANO

MARTIN DUARTE JARAMILLO

MÓNICA ALTAHONA

Lic. En Filología y Literatura

COLEGIO COLOMBO GALES

PROGRAMA DE DIPLOMA IB

ESPAÑOL A: LITERATURA NS

PALABRAS: 1471

FEBRERO 2018
COLEGIO COLOMBO GALES

ÁREA DE HUMANIDADES

ASIGNATURA: ESPAÑOL A LITERATURA NS

EJERCICIO DE REFLEXIÓN OBRA “KITCHEN” DE BANANA YOSHIMOTO

NOMBRE: Martin Duarte Jaramillo CURSO: 10°B

¿Cómo se desarrolló su comprensión de las consideraciones culturales y

contextuales de la obra mediante la actividad oral interactiva?

Conociendo, analizando y examinando la novela de género narrativo y de

subgénero de “literatura joven”, definida por la particular naturaleza intelectual y

emocional de sus conflictos, así como por su valor como referencia histórica

post-ocupación americana; Kitchen, escrita por la japonesa, Banana Yoshimoto

(1964) en el año 1988; y adjuntado estos conocimientos a los expuestos en la

actividad oral interactiva desarrollada previamente. Pude desarrollar algunas

nociones relacionadas e interconectadas a la agresión entre identidad y

alteridad, la estética conjugada al tradicionalismo sintoísta y a ámbitos propios al

contexto de la obra, a la obra perse y a la sociedad actual.

Estas construcciones son estructuralmente explicadas en dos apartados, el

primera llamado Kitchen, y el segunda bajo el nombre de Luna Llena. Yoshimoto

se comunica por medio de dos principios de la tradición del Shodo sintoísta. El

Kyogu (la conexión espiritual entre la naturaleza y las acciones humanas


llevando a descripciones atmosféricas ultra-detalladas) y el Yuguen (la implicitud

de un mensaje, recurriendo a el detalle de las acciones y a comunicativas

descripciones ambientales de tal manera que resulten verosímiles). Los recursos

aplicados por la escritora demuestran así que en el corazón de toda historia debe

haber algo de realismo, donde se pongan en conjunto ambientes mágicos y

sentimientos humanos. Estos segundos siendo priorizados, ahondando en las

construcciones de conocimiento según las emociones y la cultura.

En cuanto a contexto, se aborda en la obra a la filosofía de la identidad y la

homogenización cultural desde el estudio de John Locke (1632-1704). Según

estas teorías, el proceso que vemos aplicado es aquel de una sociedad que está

rompiendo con el tradicionalismo cómo consecuencia del proceso globalizador y

homogeneizador de la ocupación estadounidense en Japón como sanción de la

postguerra en la década de los 60’s.

La identidad cultural de la nación del sol naciente sufre estas incursiones, y así,

revoluciona a las construcciones de familia y costumbres claramente

evidenciadas en la obra por la Familia Tanabe, compuesta por un hijo, un padre

transexual y Mikage, una cuasi hija. Según esto, se demuestra que la verdadera

naturaleza de las relaciones humanas y la identidad está vinculada pero no

netamente regida por los estímulos y paradigmas socio/culturales; además, el

creciente posmodernismo da cuenta de la libertad total de la identificación

individual; priorizando al individuo, sus percepciones y emociones, sobre

cualquier tradición o prejuicio expuesto.

NÚMERO DE PALABRAS: 392


MIKAGE Y LA ESTÉTICA DEL SUFRIMIENTO HUMANO

“Él sabía que el gran misterio de la belleza nunca podría ser entendido ni comprendido

por las masas y que; aunque la claridad de pensamiento es una virtud del estilo, la

explicitud perfecta no es necesariamente una virtud”

(Symons, 2013)

Kitchen, la novela de Banana Yoshimoto; dibuja en finos matices de

tradicionalismo, emoción y naturalidad, la historia de pérdida, virtual muerte y

renacer de Mikage Sakurai dentro de los sedimentos básicos de la sociedad de

la post-ocupación, del periodo entre 1960 y 1980. La narrativa de la obra deja a

un lado la exposición explícita de conflictos y emociones para incurrir en la

descripción abstracta y la sugestión de lo que piensan nuestros personajes. Este

recurso de usar lo no dicho para contar historias es tradicional del folklore

japonés y es denominado en este cómo Yûgen. Desde esta perspectiva

podemos entonces cuestionar ¿Cómo el uso del Yûgen dentro de Kitchen

sugiere la idea de belleza desde la construcción de sufrimiento en el

personaje de Mikage?

En los relatos medievales de la literatura japonesa ya se apropiaban

principios estéticos que pretendían seguir elevando a las artes. El principio del

cual se hablará es el del Yûgen que se define cómo la fundamentación de la

belleza en la incapacidad que tenemos en entender el universo (Tsubaki, 1971,

p. 23). Más tarde el concepto es ampliado por el dramaturgo Zeami Motokiyo

cómo la belleza intrínseca dentro del arte, obviando al máximo la intervención


explícita y promoviendo la idea de la belleza en el sufrimiento siempre y cuando

este sea natural.

De acuerdo con lo anterior se procederá a tipificar el uso del Yûgen dentro

de la obra cómo herramienta para expresar bondad en el dolor omitiendo la

explicitud. Siendo las formas de uso a analizar los diálogos, los monólogos, las

descripciones topográficas, las configuraciones ambientales y las acciones.

Entonces, el análisis de diálogo debe dar cuenta de cómo el manejo del

vocabulario implícito y tono no declamativo sino sugestivo por parte de Mikage

puede expresar tanto un mensaje explícito que el personaje receptor y el lector

van a entender en mayor medida; cómo también un mensaje implícito de menor

entendimiento, pero mayor carga semántica predispuesta a estar relacionada

con un dolor pasivo. “—Yûichi, contigo, el té y el katsudon, la oscuridad ya no es

muerte —respondí” (Yoshimoto, 2014, p. 82). Una parte explícita que indica

cómo la compañía de Yûichi junto al té y el katsudon le dan a Mikage un momento

placentero. Pero también se encuentra una parte implícita donde se devela cómo

Yûichi representando la compañía, el té representando la tradición y el katsudon

representando a la familia transmutan el significado de oscuridad para el

personaje.

Ahora bien, mientras que se esperaría que los elementos previamente

mencionados transformaran a la oscuridad en luz; estos terminan solamente

replanteando el significado de la primera. Es decir, la estética del lenguaje. De

tal forma se denota cómo Mikage no rechaza la oscuridad y lo que esta podría
significar; sino por el contrario, acepta lo que la penumbra conlleva. Asimila su

dolor, su desconocimiento del universo y su tristeza; y en base a esto construye

su significado de belleza

Un segundo análisis corresponde a los monólogos y pensamientos de

Mikage que por su naturaleza reflexiva atienden de manera limitada al discurso

mismo y profundizan más en la disertación emocional indirecta que forma al

espacio vertical de Mikage Sakurai. “En este mundo...con seguridad, no hay

tristeza. Sin duda, no hay nada en absoluto. Pero así es cómo venimos y cómo

vivimos” (Yoshimoto, 2014, p. 82) El anterior señalamiento demarca dos ideas

claves que ilustran el Yûgen. La primera, una vista modesta y desencantadora

sobre el funcionamiento del cosmos y cómo éste podría estar trabajando de

manera independiente al sufrimiento humano explicado por el uso de elipsis en

la primera frase. La segunda, una aceptación de Mikage a la posición indiferente

que mantiene el mundo hacia el dolor, haciendo constancia de que así son las

cosas y por lo tanto así se deben aceptar. Ambas ilustrando eficientemente la

apreciación del dolor y el profundo consentimiento de este.

En tercer lugar, están las descripciones topográficas a espacios

horizontales, pues bien se sabe que los espacios y su conformación son un

reflejo de las mentes que los habitan y que la descripción de un lugar en la

literatura da cuenta tanto de un proceso de pensamiento por parte del

protagonista - cuando hablamos de narrador autodiegético – como si fuese de

un ejercicio de exposición tácito por parte del autor. “La voz de Yûichi irrumpió

en la oscura y blanda habitación. —Por fin te encuentro. Me ha costado mucho.


Sonreí. Mi corazón empezó a aliviarse poco a poco y sentí que ésta era la

respuesta a todos los vientos.” (Yoshimoto, 2014, p. 90). Ahora bien, en el texto

anterior se evidencia cómo independientemente a que la protagonista se alivie

emocionalmente y se sienta en confort con la presencia de Yûichi; lo lúgubre de

sus descripciones y por lo tanto su dolor interno siguen siempre presentes. Estas

emociones entonces no son situacionales; son, por el contrario, fundamentos

digeridos por la personalidad de Mikage que no se traducen a malos ni a buenos;

simplemente a bellos.

Estos fundamentos de la personalidad son mostrados posteriormente y de

manera implícita en la descripción del lugar donde la escena acontece. “Al otro

lado de la ventana, el exterior; abajo, el jardín del hotel, el césped oscuro y

después el portal blanco. Más allá, la playa fría y el oleaje negro. Su rugido

llegaba hasta la habitación.” (Yoshimoto, 2014, p. 89) La cita, situada al final del

libro comunica mediante el uso de la caracterización y la figura del listado; un

paisaje oscuro y frívolo que contrasta con las emociones de Mikage con el

inmediatamente previo encuentro con Yûichi.

Cómo cuarta instancia, están las descripciones de las configuraciones

ambientales y temporales; que al igual que las los espacios, funcionan cómo

recursos del autor para comunicar la concepción del personaje narrador hacia

ellas y reforzar una simbología entre el estado del clima y los eventos del

desarrollo fabular. Consecuentemente, para el estudio de este elemento, se

tomarán dos citas que presentan condiciones similares para ejemplificar mejor el

patrón de significado. “Tomábamos el té en la cocina… desde la ventana se veía


las nubes entre la luna” (Yoshimoto, 2014, p. 18). y “... abría la cortinilla para

entrar en su cuarto esa misma noche de luna llena mientras los cielos se cubrían”

(Yoshimoto, 2014, p. 52). En ambos casos, los fragmentos sitúan a Mikage en

espacios cerca o con Yûichi, momentos en donde se sabe que ella se siente

cómoda y cómo en familia. Lo interesante se sitúa en como el tiempo atmosférico

data de una noche con especial énfasis en las nubes, y más bajo la

consideración basada en el imaginario de símbolos literarios reiterados donde la

noche representa luto, tranquilidad y oscuridad; y las nubes representan tristeza.

La belleza del dolor y la aceptación de este se ve una vez más ejemplificada,

esta vez de manera externa con una configuración que expira calma y contrasta

con los sentimientos de Mikage hacia Yûichi

Por último, las acciones y el entendimiento de estas cómo formas

comunicantes implícitas por naturaleza permitirá dar el veredicto sobre la

ejemplificación de la asimilación del dolor por parte Mikage como tema recurrente

en la novela. “Estaba realizando un movimiento de lado a lado con la cuchara en

la sopa casi que cómo esperando, pero sin esperar nada” (Yoshimoto, 2014, p.

18). En esta cita se termina de modular cómo Mikage no espera nada de la vida,

y sin embargo este no es un impedimento para su desarrollo como individuo. La

acción desganada y reflexiva de mover de un lado a otro la cuchara es muestra

de su condición cómo víctima del sistema que acepta sin ningún otro remedio los

eventos que le han sucedido.

De tal forma, se concluye que efectivamente un mensaje reiterado se

comunica sobre la situación emocional de Mikage. Ya sea por medio de sus


diálogos, monólogos y acciones o por los lugares que recorre y cómo los

entiende; la protagonista da a entender su visión del mundo desencantadora

pero romántica a su vez. La implicitud y el manejo del yûgen nos comunican que

por naturaleza el humano se condena a sí mismo al sufrimiento y que el universo

es indiferente a esta pena. Sin embargo, es de este mismo sufrimiento de donde

surgen las formas de reflexión, apreciación y agradecimiento de aquellos que

están alrededor nuestro. Es ahí donde recae la belleza del sufrimiento de Mikage.

Entre más le duele al personaje su ser, más consciente es ella de su realidad.

Así es cómo desde la propuesta estética de Kitchen se nos posibilita la idea de

que podemos negar la tristeza y luchar constantemente con ella o aceptarla,

alimentarla y entender que es parte de nuestra identidad.


Bibliografía

1. Tsubaki, A. (1971). Zeami and the Transition of the Concept of Yugen: A

Note on Japanese Aesthetics. The Journal Of Aesthetics And Art Criticism,

30(1), 55. http://dx.doi.org/10.2307/429574

2. Yoshimoto, B. (2014). Kitchen. Milano: Feltrinelli.


COLEGIO COLOMBO GALES

AREA DE HUMANIDADES

ASIGNATURA ESPAÑOLA A: LITERATURA NS

Nombre: Martin Duarte Jaramillo

Curso: 11°B

Título de la obra: Kitchen

Autor: Banana Yoshimoto

TESIS:

¿Cómo el uso del Yuguen dentro de Kitchen sugiere la idea del sufrimiento de la belleza
desde la construcción del personaje de Mikage?

TÍTULO:

Mikage y la estética del sufrimiento Humano