You are on page 1of 2

Todas las actividades humanas producen algún tipo de impacto en el ambiente, por lo cual es

importante regular estas actividades, evitando que se produzcan impactos significativos en el


ambiente o en la salud de las personas. Para alcanzar este objetivo, en la legislación nacional
vigente (Ley General del Ambiente Ley Nº 28611) se contemplan diversos instrumentos de
gestión ambiental. Entre estos instrumentos podemos encontrar a los llamados Estándares de
Calidad Ambiental (ECA) y los Límites Máximos Permisibles (LMP).

El artículo 31º de la Ley General del Ambiente Ley Nº 28611, define el “Estándar de Calidad
Ambiental – ECA, como “la medida que establece el nivel de concentración o del grado de
elementos, sustancias o parámetros físicos, químicos y biológicos, presentes en el aire, agua o
suelo, en su condición de cuerpo receptor, que no representa riesgo significativo para la salud
de las personas ni al ambiente”. Expresado en palabras sencillas, el ECA establece la
contaminación máxima que puede recibir un cuerpo receptor (agua, aire, suelo) sin degradarse
o afectarse significativamente.

El artículo 32º de la Ley General del Ambiente, define el “Límite Máximo Permisible – LMP
como la concentración o el grado de elementos, sustancias o parámetros físicos, químicos y
biológicos, que caracterizan a un efluente o una emisión, que al ser excedida causa o puede
causar daños a la salud, al bienestar humano y al ambiente.. Resumiendo, los LMP establecen
el grado máximo de contaminación que no deben exceder las organizaciones en sus efluentes o
descargas al aire, agua y suelo.

Otras diferencias entre ECA Y LPM

El artículo 304º del Código Penal Peruano establece “El que, infringiendo leyes, reglamentos
o límites máximos permisibles, provoque o realice descargas, emisiones, emisiones de gases
tóxicos, emisiones de ruido, filtraciones, vertimientos o radiaciones contaminantes en la
atmósfera, el suelo, el subsuelo, las aguas terrestres, marítimas o subterráneas, que cause o
pueda causar perjuicio, alteración o daño grave al ambiente o sus componentes, la calidad
ambiental o la salud ambiental, según la calificación reglamentaria de la autoridad ambiental,
será reprimido con pena privativa de libertad no menor de cuatro años ni mayor de seis años y
con cien a seiscientos días-multa. Si el agente actuó por culpa, la pena será privativa de libertad
no mayor de tres años o prestación de servicios comunitarios de cuarenta a ochenta jornadas”.

Entonces para que proceda el delito de contaminación ambiental, se tiene que infringir un LMP
y no un ECA.

No olvidar que ambos instrumentos son indicadores, que permiten a través del análisis de sus
resultados, establecer políticas ambientales (ECA) y correcciones en al accionar de alguna
actividad específica (LPM).