You are on page 1of 7

PRONOSTICO

En un trastorno de ansiedad, la evolución dependerá de qué tipo de trastorno se trate y de


cuánto tiempo hace que este se da. También es importante la intensidad de la ansiedad.

A menudo la agorafobia evoluciona durante años de forma crónica. Las personas con
agorafobia suelen tener una marcada conducta de evitación y un alto nivel de ansiedad
anticipatoria. Esto conduce a veces a que los afectados no salgan de casa. También
las fobias sociales pueden, si no se tratan, volverse crónicas y llevar a que la persona se
aísle completamente del exterior.

En las fobias específicas como el miedo a volar o el miedo a las arañas, el diagnóstico
depende del momento de inicio de la enfermedad. Las fobias adquiridas en la infancia
desaparecen en la mayoría de los casos sin tratamiento. Cuando estas aparecen más tarde, a
menudo permanecen durante más tiempo. En los trastornos de pánico se pueden dar
periodos en los que los ataques de pánico ocurran con mayor o menor frecuencia. El trastorno
puede permanecer durante años con mayor o menor intensidad. También el trastorno de
ansiedad generalizada puede durar años o décadas si no se trata.

A menudo no es el miedo en sí lo que peor perciben los afectados, sino lo que se relaciona
con él. El hecho de evitar determinadas situaciones puede reducir considerablemente la
calidad de vida. Sobre todo en casos de trastornos de ansiedad de larga duración, algunas
personas tienen que dejar de ir al trabajo. A veces el trastorno de ansiedad puede llevar
al alcoholismo o al abuso de fármacos.

Enfoques (ciencias afines)


Teoría Psicodinámica. Su creador fue Freud. Dijo que la angustia es más un proceso
biológico (fisiológico), respuesta del organismo ante la sobreexcitación derivada del
impulso sexual -libido- para posteriormente llegar a otra interpretación en donde la
angustia sería la señal peligrosa en situaciones de alarma. Según esta teoría, la
angustia procede de la lucha del individuo entre el rigor del súper yo y de los instintos
prohibidos, ello, donde los estímulos instintivos inaceptables para el sujeto
desencadenarían un estado de ansiedad.
3. Teorías Conductistas. Se basa en que todas las conductas son aprendidas y en algún
momento de la vida se asocian a estímulos favorables o desfavorables adoptando así
una connotación que va a mantenerse posteriormente. Según esta teoría, la ansiedad
es el resultado de un proceso condicionado de modo que los sujetos que la padecen
han aprendido erróneamente a asociar estímulos en un principio neutros, con
acontecimientos vividos como traumáticos y, por tanto, amenazantes, de manera que
cada vez que se produce contacto con dichos estímulos se desencadena la angustia
asociada a la amenaza. La teoría del aprendizaje social dice que se puede desarrollar
ansiedad no solo a través de la experiencia o información directa de acontecimientos
traumáticos, sino a través del aprendizaje observacional de las personas significativas
al entorno.
4. Teorías Cognitivistas. Considera la ansiedad como resultado de “cogniciones”
patológicas. Se puede decir que el individuo “etiqueta” mentalmente la situación y la
afronta con un estilo y conducta determinados. Por ejemplo, cualquiera de nosotros
podemos tener una sensación física molesta en un momento determinado, si bien la
mayoría de nosotros no concedemos ningún significado a esta experiencia. No
obstante, existen personas que interpretan ello como una señal de alarma y una
amenaza para su salud física o psíquica lo cual provoca una respuesta neurofisiológica
desencadenando así la ansiedad

Enfoque existencial
Se entiende que la ansiedad no ocurre solo en el interior de los seres
humanos, sin tener nada que ver con la situación en que se encuentra la
persona y la valoración que la persona realiza de su experiencia en su
relación con dicha situación.
Una experiencia que emerge y se origina precisamente por la posibilidad y
capacidad que tienen los seres humanos de valorar, dar significado a sus
acciones y tratar de afirmar o preservar aquello que consideran importante
en sus vidas.

Forma constructiva de enfrentar la ansiedad


• Clarificar la situación generadora de ansiedad.
• Conocer y clarificar las emociones, pensamientos, recuerdos, fantasías
y sensaciones corporalmente sentidas que llegan en el momento en
que vivencia ansiedad en dichas situaciones.
• Conocer y clarificar los valores que se desean afirmar o preservar y que
se ven amenazados por dicha situación.
• Conocer y clarificar la forma como se vivencian, afirman y preservan
dichos valores.
Depresión
Es una alteración primaria del estado de ánimo, caracterizada por abatimiento
emocional, y que afec- ta todos los aspectos de la vida del individuo. Es un
trastorno médico mayor con alta morbilidad, mortalidad e impacto económico".
En este concepto se destaca la alteración primaria del estado de ánimo, con lo
cual se desea enfatizar que en su interrelación con los elementos cognitivos, estos
últimos son secundarios, es decir, el pensamiento de las personas deprimidas está
determinado, en primera instancia, por el tono afectivo que presentan, indicado
como abatimiento emocional.
En lo referente a que afecta todos los aspectos de la vida, es para delimitar que
un sentimiento de tristeza no determina una depresión clínica; aquí la afectación es
fundamental, con una extensión mayor que la esperada en una tristeza. Cuando se
expresa que es un trastorno médico, cumple los requisitos para ser tratado por la
ciencia médica, ya que las alteraciones que provoca implican la indicación de un
tratamiento específico, señalándose las posibles causas y maneras que se produ-
cen, por lo que es incluido en las clasificaciones internacionales.
La depresión clínica se considera como una condición médica que afecta el
estado de ánimo, la conducta y los pensamientos. Cambia la manera en que una
persona se siente, actúa y piensa. Cosas que eran fáciles y agradables, como pasar
un tiempo con la familia y los amigos, leer un buen libro, ir al cine o a la playa, en
este estado toman más esfuerzos y a veces son casi imposibles de realizar. Comer,
dormir y hacer las relaciones sexuales, pueden llegar a ser un verdadero problema.
En algunos pacientes, los estresores que ocurren tempranamente en la vida
pudieran conducir al diagnóstico de un trastorno depresivo. Este diagnóstico es
reversible con la eliminación de los estresores, de manera que no requerirán una
intervención terapéutica, sin embargo, los que se exponen subsecuentemente a
múltiples estresores pueden desencadenar una hiperactividad del eje hipotálamo-
hipófisis-adrenal, siendo entonces una depresión crónica.