You are on page 1of 2

1.

2 Las metas para los padres de familia

Así corno anteriormente, en el caso de los niños, se habló de autonomía como la meta más importan te
para el trabajo educativo, es posible hablar de una autonomía para el trabajo de los padres. Obviamente no
hay que entenderla de la misma manera que en el niño: hay diferencias en tanto desarrollo, experiencias de
vida, formas de participación en la escuela, etc.

¿Cuál es el equivalente de la autonomía en los padres? Básicamente la auto gestión, que en este
proyecto consiste en la capacidad de dirigir su propio proceso educativo y el de sus hijos, y a la vez, de
apropiarse de él.

Al igual que la autonomía en los niños, la auto gestión es una meta que no se logra a través de un programa
de actividades que se cumple paso a paso. No es posible programar cómo un grupo va a llegar a ser
autogestivo. Lo que sí es posible es desarrollar una metodología para que los padres participen en el
trabajo educativo en sus distintos niveles, y para que a través de esta actividad lo vayan haciendo suyo.

La participación por sí misma no producirá auto gestión. Todos los que actualmente trabajamos de una u
otra forma en el ámbito educativo o de promoción comunitaria sabemos que la palabra "participación" es
la más nombrada.
Más bien está de moda. La participación se puede entender de muy distintas maneras. Las
más burdas la hacen un sinónimo de hablar, de opinar, de un activismo de muchos en el trabajo. Este
tipo de participación es semejante al uso de mano de obra para lograr fines del maestro o del promotor.
En el otro extremo, la participación puede entenderse como capacidad de decisión, como una capacidad
de diálogo, de discusión para generar una acción consciente.

El lector ya habrá observado que este tipo de participación reclama algo más. Que participar por
participar ''para el diálogo" es un discurso que sólo puede ser exitoso si existe algo concreto en qué
aplicarse, y es distinto dependiendo del proyecto: puede ser el trabajo en la producción, en la salud, en la
construcción de viviendas, etc.
En nuestro caso es la escuela, la educación de los propios hijos.
Un ejemplo puede ayudar a clarificar lo que queremos decir. Si un promotor llega a una comunidad
para trabajar en la construcción de viviendas, sólo podrá hacer efectiva su acción si la tecnología que él
maneja es suficientemente flexible para permitir adaptaciones o modificaciones a partir de los •
comentarios y experiencias de la gente de la comunidad. Si su tecnología le permite cambiar el tipo de
materiales, la distribución de los espacios, su idea de lo que es una casa, de sus funciones, etc., podrá ser
útil la participación de la gente. Finalmente, si el trabajo se maneja adecuadamente, la gente será capaz de
incorporar aquellos aspectos valiosos de los conocimientos del técnico y buscar formas alternativas de
vivienda. Habrá existido un intercambio.

Si por lo contrario, el técnico no puede entender la función de una casa más que de su propia manera, y
no puede visualizar una forma distinta de uso de materiales de la que él conoció en sus estudios, entonces,
por más participación que tenga la gente, el trabajo terminará bloqueándose y la comunidad no se apropiará
de nuevas tecnologías.

En nuestro caso la tecnología es la metodología del trabajo educativo. Si ésta es suficientemente flexible
como para poder ser dialogada con los padres, como para que ellos la utilicen y puedan transmitir sus
conocimientos y experiencias sobre el niño, su comunidad, sus trabajos, etc., entonces estaremos
posibilitando la participación real en la escuela.

De otra forma, participar sería inútil, ya que si los padres sólo pueden hacerlo en juntas o en aspectos
administrativos, y no en aspectos académicos, la participación será sólo una apariencia. Esto es lo que
hace la escuela tradicional, y por eso, a pesar de la dinámica que pueda generarse en las juntas, los padres
nunca podrán apropiarse de ella. Por eso la ven tan distante.

El proyecto busca la auto gestión a través de la participación en la escuela en


todos sus aspectos: administrativos, académicos, etc. Trata de insertarse en la dinámica de convivencia de
los padres, rompiendo la rigidez de muchas reglas institucionales que sólo contribuyen a mantener la
distancia entre los participantes.

Un ejemplo puede ayudar. Cuando el equipo del proyecto comenzó a trabajar en la colonia, dábamos una
importancia muy marcada al registro de todo·lo que se dijera en las juntas, y poca importancia a la
convivencia informal con los padres a la entrada o a la salida de la escuela. Sin embargo, poco a poco nos
fuimos dando cuenta que lo más valioso de la convivencia eran los momentos informales. Que a veces
más valía un retraso en la entrada al grupo para aprovechar el intercambio con un padre de familia, y que
finalmente, la convivencia más franca, la que aportaba más ideas, que permitía un mayor conocimiento del
niño, era la que se daba un poco al estilo de pláticas espontáneas afuera de cada salón o al caminar por las
calles..Eso que en los salones de la escuela tradicional puede parecer una falta de disciplina, resultó en una
mayor comunicación que, a la larga, nunca fue como para alterar tanto el orden de modo que no fuera
posible desempeñar adecuada- mente las labores.

En síntesis: se busca la participación de los padres y para ello se trabaja con una
metodología que a nivel escolar permita la entrada de éstos al trabajo. Sólo si este método es
suficientemente flexible, podrá permitir que la participación no sea un activismo sino un camino para
que los padres de familia, en el aspecto educativo, sean cada vez más capaces de gobernarse a sí mismos.
Esto necesariamente les dará una mayor capacidad para solucionar problemas, para crear, para ser más
críticos ante las situaciones que se les imponen día a día, para tener un mejor auto concepto de sí mismos a
través de la re valoración de su papel en el trabajo educativo, para tener una mayor independencia en las
decisiones que sobre la educación puedan tomar, para ser más responsables ante la educación (siempre
teniendo en cuenta que sólo ellos pueden definir el significado de "ser responsables'') y más solidarios ante
problemas comunes.