You are on page 1of 2

TU ÉXITO ESTÁ EN CUMPLIR LOS PRINCIPIOS DE DIOS

Todos estamos buscando la bendición de Dios, y esta se encuentra en seguir sus


principios, en la obediencia y la disciplina.

1 Juan 5:1-5 Nueva Versión Internacional (NVI) Vivamos en la fe


5 Todo el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios, y todo el que ama al padre
ama también a sus hijos. 2 Así, cuando amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos,
sabemos que amamos a los hijos de Dios. 3 En esto consiste el amor a Dios: en que
obedezcamos sus mandamientos. Y estos no son difíciles de cumplir, 4 porque todo el que
ha nacido de Dios vence al mundo. Esta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe.

Debemos creen en Jesus, en que el murió por nuestros pecados, y nos dio vida eterna,
esto a través de la fe. Sin fe es imposible agradar a Dios.
Cuando el hombre decide vivir y andar bajo sus propios estatutos es donde ocurren los
desánimos, desacuerdos, intolerancias, irritaciones, malos tratos, entre otras cosas
negativas que afectan su caminar diario en esta tierra, pero cuando le damos el lugar que
Jesús merece en nuestra vida y nos dejamos guiar por sus principios todo cambia, nuestra
vida comienza a tener sentido y le damos sentido a otros que están a nuestro
alrededor.

Veamos algunos principios que debemos adoptar para tener éxito.

1. Ser obedientes. Josué 1:7-8 Reina-Valera 1960 (RVR1960)


7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que

mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas
prosperado en todas las cosas que emprendas.
8Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en
él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces
harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

El éxito de Josue no fue solo obedecer a Moises, si no a lo que Dios le había dicho, muchos
podemos ser obedientes a las personas pero desobedientes a Dios.
Hebreos 5:7-8 Reina-Valera 1960 (RVR1960)7 Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas
con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su
temor reverente.8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;

Nuestra naturaleza es la desobediencia, por eso le enseñamos a nuestros hijos a


obedecer, a hacer lo correcto así mismo aprendió Jesús, si el aprendió, es claro que
nosotros también necesitamos aprender a obedecer.
2. Da fruto. La palabra es muy clara, que por nuestros frutos seremos conocidos, la
pregunta es ¿Cómo eres conocido por Dios? Como el hombre rebelde, o el que
sirve a Dios, la mujer que bendice o la mujer que de chisme. ¿Como Dios te
conoce?.

Para dar fruto, necesitamos estar firmes y decididos. Si queremos echar raíces, debemos
estar junto a corrientes de agua viva, junto al Señor. Las raíces son la base de la planta.
Los robles son fuertes porque tienen cientos de kilómetros de raíces bajo el suelo. Los
cactus son capaces de dar fruto en medio del desierto porque sus raíces son profundas.

Salmo 1:2-3 asegura: Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día
y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su
tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará.

Cuando estamos metidos con Dios, fortalecemos nuestras raíces.

Proverbios 12:3 afirma: El hombre no se afirmará por medio de la impiedad; Mas la raíz
de los justos no será removida.

Fortalece tu vida en la relación que lleves con Dios, no en la que lleves con las personas, o
amistades.

El tercer principio es morir a nosotros mismos para llevar fruto. Crecer y madurar en el
interior antes que en el exterior, Juan 12:24 asegura: De cierto, de cierto os digo, que si el
grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.

Debemos morir a todo lo que nos desenfoca de lo que Dios quiere para nosotros,
podríamos pensar en que cosas te están desenfocando de buscar de Dios para que él te
dirija. En los momentos mas difíciles, Dios quiere llevarte a la cruz en donde mueren tus
sueños por cumplir los sueños de Dios.

Conclusión: Dios desea bendecirte pero no lo hará si no entendemos que hay principios
para tener el éxito, y estos deben de ser seguidos e imitados. ¿Quieres empezar a tener
fruto? Te has cansado de que tu vida no tenga sentido, o te sientes frustrado de hacer
planes y que estos no se den, es tiempo de que rindas tu vida a Dios.

Oración unida: Señor te pido que me ayudes a tener fruto, a morir a mi mismo, y poder
ser una persona que ayude a otros a conectarse a ti, quiero ser mejor esposa o esposo,
quiero ser mejor hijo, mejor persona, deseo con mi corazón ser formado en el nombre de
Jesús, amen.