You are on page 1of 8

AFINACIÓN-EL ETERNO PROBLEMA

Sé que me meto en un tema espinoso, pero en fin, trataré de satisfacer todas las opciones, aunque seguro
que dará para más de un post. Para comprender las formas de afinar una bateria, primero debemos saber
como se comporta el sonido en nuestros kits.
Cuando hablamos de afinar un instrumento percusivo no podemos de hablar de notas, como tales, sino
de modos, de armónicos.
No podemos pretender afinar a una nota determinada, si no más bien a un intervalo. Es más, por la
naturaleza en sí de los elementos de percusión es muy dificil afinar exactamente a una nota.

Primer compromiso
Sabemos que para afinar una bateria hemos de actuar sobre los tornillos de afinación y aqui viene el
primer "compromiso" por llamarlo de alguna manera. Se afina, tensando o destensando el parche y esto
puede implicar que para conseguir el sonido que queremos, el parche quede o muy suelto o demasiado
tensado. Si está muy suelto, no podremos tocar bien ciertas figuras como el golpe doble o nos
perjudicará en la velocidad de ejecución. Si por el contrario los parches están demasiado tensos por
buscar la comodidad y velocidad, seguramente no será el sonido que estamos buscando. De ahi el primer
compromiso, ¿comodidad o sonido? Hemos de conseguir ambas cosas, que seguramente será un término
medio.
Qué sonido buscamos
Este es el punto a mi entender, más importante. Que sonido buscamos. Por propia experiencia, llevo más
de 20 años tocando y puedo decir que ahora, es cuando me estoy acercando al sonido que busco.
También influye en este aspecto que música tocas o si eres un freelance y tocas con mucha gente y de
estilos variados.
Pero toques con quién toques o para cual o tal estilo, inconscientemente buscas un determinado sonido.
Ojo a los sonidos grabados!! Una bateria acústica a "pelo" no suena para nada como en una grabación.
Dependiendo del estilo, suele procesarse mucho el sonido y si hablamos de Trash Metal o Metal
Industrial no te digo nada!! Debemos identificar primero el sonido natural de nuestro kit y a partir de ahí,
viene todo lo demás.
Otro de los factores que influyen en el sonido, es el diámetro de los elementos de nuestro kit.
Evidentemente si queremos un sonido vintage tipo Led Zeppelin va a ser muy complicado conseguirlo
con una bateria de reciente fabricación, con bombo de 20" y toms de 10" y 14" ya que Bonham tocaba
con Ludwig y medidas gigantescas!! En este aspecto hemos de ser coherentes con lo que queremos.
Aunque tengamos un amplio margen de afinación, las medidas también determinan el rango de
afinación ideal. Por eso existen las medidas!!
Aunque desafináramos un tom de 10" hasta la saciedad, nunca vamos a conseguir un sonido de "goliath"
de 18".
Hay que decir que en nuestro instrumento tooodo es relativo y la afinación lo que más. Por ejemplo, hay
bateristas que cogen medidas grandes y tensan mucho los parches, con lo que consiguen un sonido
"gordo" por el diámetro, pero una buena tensión para tocar cómodos.
También es posible con una bateria de medidas "fusion" (20", 14", 10", 12", 14") conseguir un sonido
bastante "heavy" y gordo, con profundidad. Yo estoy más de este lado actualmente.

Ahora voy a daros una serie de "Tips" o claves a la hora de conseguir nuestro sonido:
1. El tamaño sí importa:
Mayor diámetro, sonido más grave.
Mayor longitud, (más largos), sonido más profundo, con más cola.

2. Tipos de parches:
Influye y mucho qué tipos de parches usemos al afinar. Los rugosos de una sola capa nos darán un
sonido más abierto, con más armónicos y en el sonido final influirá bastante el sonido de la madera. Si
los parches son de doble capa, el sonido es más amortiguado y controlado y más definido por el parche
en sí.
También duran mucho más los parches de dos capas que los de una.
También solemos equipar baterias de gama baja con parches de doble capa ya que
estas habitualmente cuestan más de afinar por su construcción y materiales y con
estos parches parches mejoramos dos cosas, el sonido y la afinación.
3. Las marcas:
Hay varios fabricantes y cada cual se decanta por unos nombres comerciales u
otros. A la hora de elegir tus parches, no te va a quedar más remedio que probar y
probar, preguntar y escuchar a muchos bateristas. Básicamente existen tres tipos
de parches, pero entre ellos y las diferente marcas, hay diferencias sutiles que
habrán músicos que distinguirán y otros no.
Parches de una sola capa, de dos capas, de dos capas más finos y los parches que
llevan algún tipo de amortiguación, ya sea para apagar el sonido o limitar los
armónicos.
No olvidéis que todas las marcas tienen sus propias versiones de parches. Sólo hay
que localizarlas y elegir la que más nos guste. Me refiero a que básicamente, todos
tienen los mismos tipos de parches.
4. Que estilo tocas y la experimentación:
Aunque hay unas pautas predefinidas a la hora de afinar, no te encasilles!!
Bonham utilizaba una afinación soul jazz y ya veis lo que es el sonido de Led
Zeppelin!! Hay que probar y experimentar. Una de las cosas que debemos
conseguir es distinguirnos, diferenciarnos, ya sea en sonido, en estilo o por
cualquier otro motivo, pero cuando oigan tu música, tienen que saber que eres tú
y en el sonido de nuestro kit tenemos una buena oportunidad.

Ayudas a la hora de afinar


Nos referimos a aparatos tales como el Drum Dial, Tension Watch de Tama, Drum
Torque o el novedoso Tune-Bot.
Básicamente, el funcionamiento es similar en todos ellos. Para afinar, debemos
cambiar la tensión de los parches y eso lo conseguimos actuando sobre los
tornillos de afinación. Cuando más los apretamos, sonido más agudo y al contrario,
sonido más grave.
Todas estas ayudas antes nombradas, persiguen conseguir la misma tensión en
todos los tornillos para de esa manera lograr la mayor resonancia del elemento a
afinar o al menos esa es la teoria. Realmente son medidores de tensión algunos
(Drum Dial, Tension Watch, medidores de vueltas que damos a los tornillos otros
(Drum Torque) y medidores de frecuencia el Tune-Bot.
COMO AFINAR LOS TIMBALES
Un set de batería está compuesto de varios timbales, y cada uno de ellos posee una
tesitura específica. Comenzando del sonido más grave al más agudo, tenemos (en un
set tradicional de cinco piezas): el bombo, el timbal base, el timbal mediano, el timbal
alto, y por fin la caja. Numerosos bateristas eligen afinar su batería comenzando del
sonido más grave al sonido más agudo, es decir, desde el bombo hasta la caja. Para
los timbales, es en efecto más práctico comenzar con el casco de la batería más grave
con una tensión mínima, y efectuar la afinación general partiendo de esta nota. Ahora
pues, nada os impide practicar la afinación en otro orden.
Cada casco está dotado de dos parches, uno batidor, y otro de resonancia (es cierto
que algunos bateristas prefieren el bombo o los timbales sin parque abajo, pero es una
práctica cada día más rara).
Cada parche debe de afinarse de una manera especifica.

AFINACIÓN DEL PARCHE DE RESONANCIA


En los referente a los timbales, incluido el timbal base, muchos bateristas comienzan
su afinación por el parche de resonancia. Una técnica bastante lógica ya que este
parche define la tonalidad general de dicho elemento.
*En primer lugar, debéis imaginar el sonido que queréis conseguir. Si os es más fácil
podéis cantarlo. Un ejercicio difícil para el principiante pero que es ayudara mucho. Si
no encontráis la nota, imaginad el sonido de un baterista que os guste. Cantad el
sonido de los timbales en ese momento donde están bien definidos y aislados del resto
de la música. Esto os puede servir como punto de partida para crear “vuestro sonido”.
 Después debéis colocar el parche o bien destensar el que viene montado en el timbal.
 Con los dedos, apretad cada tornillo hasta que empiece notarse una ligera
resistencia.
 En este momento, apretad cada tornillo con la llave de afinar “en estrella”, mientras
presionáis el centro del parche con la otra mano y si dais golpecitos con una baqueta
o un dedo en el centro del parche, podréis oír como cambia el tono a medida que
tensáis el parche.
 Cuando os aproximéis a la tonalidad deseada, es necesario rematar la afinación
apoyando ligeramente el dedo índice de vuestra mano libre en el centro del parche y
golpeando dulcemente con una baqueta o un dedo de la otra mano en la proximidad
de cada tornillo. Si fuese necesario, corregid con la llave de afinar tensando o
destensando hasta obtener la misma nota frente a cada tornillo. Sed pacientes, ya
que este ejercicio requiere una cierta práctica.
Ya está. Vuestro parche de resonancia está tensado razonablemente, y emite un
sonido preciso, una nota en efecto. Sí, pero ¿Qué nota? Contrariamente a los otros
instrumentos (guitarra, bajo o teclados por ejemplo), no existe una norma fija
concerniente a la nota que debe atribuirse a cada elemento de la batería. No obstante,
pueden definirse intervalos entre estos diferentes elementos. Así, gran número de
bateristas utilizan los intervalos de un acorde mayor a partir del sonido más grave
(bombo): tónica, tercera, quinta, octava. Pero nada os impide el poder experimentar
otras combinaciones, algo que podéis experimentar con los otros músicos de vuestro
grupo… o con un teclado si no tocáis en una banda. De todas formas en directo
muchos bateristas no tienen demasiado tiempo en consagrarse a unas reglas de
afinación muy escrupulosas, tensan el parche hasta que el sonido les parece correcto,
sin calcular de forma precisa los intervalos… ¡y eso suena! No obstante, podréis notar
que a menudo, no se alejan demasiado de los valores expuestos anteriormente. Otro
punto importante: no busquéis obtener a cualquier precio los intervalos perfectos;
después de dos o tres canciones los parches no estarán iguales. Lo principal es guardar
unos intervalos agradables de escuchar y tocar.
AFINACIÓN DEL PARCHE BATIDOR
Debéis llevar a cabo la misma operación que la descrita anteriormente con el parche
de resonancia, tratando por ejemplo de obtener la misma nota que la obtenida con el
mismo. Este es un excelente punto de partida. Podéis tensar un poco más el parche de
resonancia que el batidor para obtener de este modo un sonido más preciso, con
armónicos “vivos” pero controlados. A la inversa, si probáis a destensarlo el sonido
será más amplio pero os arriesgáis a una falta de precisión en el mismo. De todas
formas es preciso experimentar y buscar otras opiniones que estarán influidas por
datos variables tales como la profundidad y los materiales con los que estén
construidos los cascos, los parches utilizados, la acústica de la sala, el contexto
musical, y finalmente vuestra propia pegada, que será la que marque la diferencia y la
personalidad de vuestro sonido.
Finalmente debo decir que la manera de afinar los timbales que os he descrito es una
entre otras, y que no debéis dejar de pedir consejo a los bateristas experimentados
que conozcáis, ya que cada uno posee sus propias astucias en materia de afinación..
CÓMO AFINAR LA CAJA
Una caja sólo dará lo mejor de sí misma estando convenientemente afinada. Para ello
debéis encontrar el justo equilibrio entre el sonido que os gusta y algunas reglas
básicas que vamos a recordar en este artículo. A partir de esto, manos a la obra para
conseguir vuestro propio sonido, pero sobre todo sin impaciencia.
Saber afinar bien el instrumento es un arte que normalmente se domina con el paso de
los años. Podemos decir bromeando que un baterista toca un montón de tiempo antes
de pensar seriamente en los problemas de la afinación, e igualmente tocará menos
notas. preocupándose mas de la calidad de las mismas que en su cantidad. Es algo
normal. El sonido de la batería se basa en tres aspectos. En primer lugar está el sonido
acústico al natural, después el sonido en directo, es decir amplificado a través le una
sonorización y finalmente el sonido en estudio de grabación. Cada situación requiere su
propio tratamiento, pero una constante debe permanecer: una buena afinación de
base. Partiendo de esto, podemos jugar con la tensión de los parches y el uso de
sordinas para adaptar el sonido a cada contexto. Una vez que la caja este bien afinada,
será suficiente dar un cuarto de vuelta a cada tornillo para cambiar el timbre sin
cambiar drásticamente el acorde. El sonido de la caja puede efectivamente evolucionar
en función del estilo musical y también del lugar donde se toque. Pedid a un miembro
de vuestro grupo que toque un poco vuestra batería (adoran hacer esto, e incluso
piensan que saben hacerlo bien) y situaros frente a la misma. Podréis constatar que el
sonido no es el mismo que se escucha desde vuestro sillín. Esto se debe a dos cosas:
el alejamiento respecto al instrumento y la diferencia de pegada. Esto os dará una idea
en conjunto del sonido de vuestra caja, por ejemplo para trabajar solo o estudiar,
tenéis que estar muy a gusto con vuestro sonido. Pensad también en el sonido que
oyen los miembros de vuestro grupo, y sobre todo el que percibe el público cuando
tocáis en directo. Os sorprenderíais si escuchaseis el sonido de la batería de vuestro
baterista favorito desde el escenario, ya que comprobaríais que suena completamente
diferente a lo que escucha entre la audiencia. En lo referente al sonido en estudio, es
necesario meterse en la cabeza una cosa: difícilmente conseguiréis el sonido de caja
que escucháis en los discos. Una vez asimilada esta idea, podréis abordar serenamente
la cuestión de la afinación.

LA IMPORTANCIA DE LOS PARCHES


El baterista principiante está generalmente confrontado con un doble problema: quiere
eliminar al máximo los armónicos, lo que implica apagar el sonido. Puede parecer
paradójico, pero el equilibrio puede lograrse Es importante no perder de vista la
comodidad al tocar, ya que un instrumento debe ser ante todo, agradable de tocar. Es
necesario por lo tanto elegir los parches en función de vuestra pegada, estilo, y como
no, M bolsillo. Sé que es difícil y costoso poder probar muchos modelos de parches
antes de encontrar el más conveniente. Por ello podéis pedir consejo a bateristas
experimentados que conozcáis, al igual que a los vendedores de las tiendas, eso sí,
teniendo una idea relativamente precisa del tipo de sonido que deseáis conseguir; Al
menos no os dejéis influenciar por ideas preestablecidas: Steve Gadd toca jazz con un
sonido mate y Carmine Appice rock con un sonido lleno de armónicos. Se trata de
imponer vuestro propio sonido. Por supuesto que existe una cantidad impresionante de
cajas en el mercado, cada una de ellas con unas características más o menos
marcadas, pero el baterista debutante tiene normalmente una caja de 5 pulgadas y
media en acero, de mayor o menor calidad. Este suele ser un instrumento modesto,
pero que se adapta a todas las situaciones y no da demasiados problemas de
afinación. La norma general es emplear parches blancos ásperos de una capa como
batidor, y unos finos especialmente diseñados como parches bordoneros. Estos son los
parches que encontraréis de origen en la mayoría de las cajas disponibles en el
mercado.
INSTALACIÓN Y AFINACIÓN DE PARCHES NUESVOS
La elección de los parches y su afinación es una tarea siempre fastidiosa para los
bateristas novatos, pero que es necesario ensayar de todas maneras antes de
encontrar el sonido con el cuál estar a gusto. No seáis perezosos y no vaciléis en
montar y desmontar los parches y experimentar diversas tensiones tanto en el parche
batidor como en el bordonero. En principio, los parches de origen deben valer
perfectamente (salvo en cajas de baja calidad). Si decidís cambiar los parches de la
caja y afinarlos (raras son las marcas que entregan sus instrumentos afinados), es
costumbre comenzar con el parche bordonero, puesto que será sobre él donde irán
colocados los bordones. Una vez tensado convenientemente, dispondremos entonces
de una buena base para trabajar el sonido con el parche batidor. He aquí la forma a
seguir:

 Una vez que os aseguréis que los bordes de la caja estén limpios, colocad el parche
en el casco. Con un ligero movimiento de derecha a izquierda, comprobad que el
parche esté bien asentado antes de poner el aro encima. No os confundáis al
colocarlo, ya que el aro de abajo está provisto de una abertura en cada extremo para
dejar pasar los bordones. Es preciso que se encuentren justo enfrente del sistema de
sujeción y de acción de los bordones.
 Introducir los tornillos en las roscas después de haberlos lubricado si fuese necesario.
Enroscar cada uno de ellos hasta apenas tocar el aro, para después tensar el parche
de una manera perfectamente homogénea. Para esto la mayoría de los bateristas
utilizan la llamada “afinación en estrella”. Dad una vuelta con la llave a cada tornillo
siguiendo la forma anteriormente indicada, y una vez terminado volved al primer
tornillo repitiendo la operación hasta conseguir la tensión deseada. La maniobra es
delicada ya que un parche bordonero es generalmente muy fino, aunque tengáis el
modelo más grueso. Atención de no romperlo por una tensión excesiva, aunque un
mínimo de tensión es necesaria para que los bordones actúen en condiciones.
 Para verificar el equilibrio correcto de la tensión, golpead ligeramente con una
baqueta o un dedo frente a cada tornillo, aproximadamente a tres centímetros del
aro. Un baterista con experiencia llega a sentir la tensión adecuada en la llave cuando
está afinando, lo que implica que el sistema de tensores esté en perfecto estado.
Incluso algunos bateristas ponen un dedo sobre el parche enfrente de cada tirador
para de esta forma calibrar la tensión.
 La colocación de parche batidor obedece a los mismos criterios, pero con este, al ser
menos fino (sea cual sea el modelo elegido), será más fácil la percepción de la nota
justa frente a cada tensor Eso sí será preciso apagar el parche inferior, poniendo la
caja sobre el sillín por ejemplo, para evitar que interfiera en la afinación del parche
batidor. Cuanto más tenso esté el parche batidor, más alto y claro será el sonido
obtenido y con unos armónicos muy presentes. Al contrario, a menos tensión, el
sonido será mate, gordo y pobre en armónicos. Cada una de estas dos opciones
puede ser optimizadas modificando la tensión del parche bordonero. Cuanto más
tenso esté el parche, más duro será el tacto, pero con una tensión escasa
perderemos respuesta y sensibilidad. Cada una de ellas en su momento.
 Una vez acabado lo anterior, solo nos queda montar el bordón en su sitio. Una
operación fastidiosa para los principiantes, pero que con un poco de práctica no
supondrá ningún problema. Vigilad sobre todo que el bordón esté bien centrado.
Paralelo al parche y suelto.
EL EMPLEO DE LAS SORDINAS
Otro aspecto esencial del sonido de la caja es el control de los armónicos altos. Hay
que saber que algunos modelos (sobre todo antiguos) están equipados de fabrica de
una sordina interior regulable (foto 6). Si vuestra caja está desprovista de una, podéis
fijar una sordina exterior (f oto 7). Algunos parches disponen de una sordina interior
integrada bajo la forma de una banda circular situada bajo la superficie batidora (como
los Aquarian perfomance 11 o los Evans Genera). o de un refuerzo central (Remo CS y
algunos modelos de Aquarian). Los parches de doble capa (tipo Remo PinStripe) cortan
los armónicos, pero con esta elección nos arriesgamos a quitar mucha sensibilidad en
el toque. Es mejor pues, optar por un parche de una sola capa. Otra manera de
controlar los armónicos es el recurso de la famosa banda circular que muchos
fabricantes incluyen en sus cajas (foto 8), y que también pueden comprarse por
separado Remo los fabrica). El inventor fue un “roadie” de Steve Gadd”, y consiste en
un anillo recortado por el borde de un parche y que se coloca simplemente sobre el
parche batidor. Algunos )o pegan con cinta al parche, pero es imprescindible que
pueda moverse libremente. Nos quedan también las sordinas de fabricación casera
(foto 9) hechas sobre todo con cinta americana. Su colocación y ubicación es diversa,
aunque preferentemente deben situarse donde los armónicos sean más fáciles de
controlar. Algunos bateristas la colocan justo delante del micrófono si va a sonorizar la
batería. Otros forman con la cinta un pequeño rizo que pegan al borde del parche.
Puede igualmente utilizarse la cinta para fijar un papel o una tela. Las sordinas son a
menudo necesarias pero deben siempre emplearse con moderación. No hay que olvidar
que los armónicos dan vida y color a la batería, y que son particularmente absorbidos
en el sonido global del grupo. Aprended por tanto a asumir la resonancia natural de
vuestro instrumento y a no apagarlo de forma excesiva
NO HAY QUE TENER MIEDO A UN SONIDO VIVO.

El último punto preocupante es la vibración de los bordones. Cuando golpeáis a


vuestro primer timbal, o cuando tocan los otros músicos, los bordones de la caja
entran en resonancia. Esto es en mayor o menor grado posible de controlar. Algunas
formas: modificar la afinación de los timbales, orientar diferentemente el rebote del
sonido, untar los bordones con silicona (una argucia radical que pocos conocen), y
también pegar con cinta adhesiva los bordones al parche, o bien… tocar sin nada de
esto. Hay que asumir no obstante, que es necesario quitar el bordón durante una
introducción acústica (por ejemplo). Tocando en grupo estas resonancias estarán
totalmente ahogadas en la música. Se trata de resonancias totalmente naturales e
inevitables, contrariamente a los crujidos de los jacks viejos, o a los ruidos de fondo
producidos por una mala ecualización. Ahí tenéis pues la información necesaria para
afinar vuestra caja de una forma óptima. Recordad que es necesario tomarse un
tiempo para llegar a la afinación perfecta. Por lo tanto no desesperéis. No vaciléis en
practicar los que se os pase por la cabeza, pidiendo siempre consejo a los otros
bateristas, para así enriquecer vuestros conocimientos y los de otros. Poco a poco
“vuestro sonido” llegará y estaréis en condiciones de exprimir plenamente vuestras
ideas musicales.
LOS PEQUEÑOS TRUCOS

Afinad vuestra batería en un lugar silencioso, a fin de facilitar vuestra concentración.


Cuando vayáis a afinar los timbales, es preferible quitar los bordones de la caja para
evitar de esta forma resonancias indeseables.
Colocad los timbales en el suelo, preferiblemente sobre moqueta. Así el sonido será
más seco lo que os facilitará la tarea de conseguir el tono deseado.
Después es aconsejable colocar los timbales en su posición con el resto de la batería
para ajustar bien la afinación, que es lo que normalmente hace Terry Bozzio
Ciertos fabricantes de parches, para optimizar la afinación, recomiendan apretar bien
los parches al menos unas horas antes para “asentar” bien los mismos. Después ya
pueden afinarse con la tensión normalmente empleada.