You are on page 1of 3

NOVIEMBRE

DON QUIJOTE DE LA MANCHA

4. LAS TRES SALIDAS DE DON QUIJOTE

Las dos primeras salidas de las tres que componen El Quijote, están descritas en la
primera parte del libro que se publicó en 1605 con el nombre de El ingenioso hidalgo
don Quijote de la Mancha. La tercera salida ocupa toda la segunda parte y fue publicada
en 1615 con el nombre de El ingenioso caballero Don Quijote de la Mancha.

PRIMERA SALIDA (Capítulos del I al VI)

Efectivamente la verdadera división de la obra corresponde con las tres ocasiones en


que don Alonso Quijano emprende el incierto camino de la aventura caballeresca en
contra de la opinión de familiares y vecinos: «Y así, sin dar parte a persona alguna de su
intención, y sin que nadie le viese, una mañana, antes del día [...] por la puerta falsa de
un corral salió al campo». Iba este caballero, que estaba a punto de cumplir los
cincuenta años, sin otra compañía que la de su caballo, tan anciano y enjuto como el
amo; vestía con algunas anacrónicas armas y pertrechos de la vieja caballería y llevaba
por todo bagaje el recuerdo de las muchas lecturas de historias fabulosas de caballeros
que él creía tan reales como el polvo de las veredas que cruzaba. Había elegido como
dama «una moza labradora de muy buen parecer» llamada Aldonza Lorenzo, a la que él
le da el nombre de Dulcinea del Toboso. Su única preocupación, en esta primera salida,
es armarse caballero, tal como había leído en los volúmenes que le habían secado el
seso. Llega a una venta y, en medio de las burlas del ventero y las criadas, es armado
caballero. La salida concluye con el caballero andante apaleado por los mozos de mulas
de unos mercaderes con quienes se cruza. Un vecino lo recoge y lo devuelve a su aldea.

Este primer Quijote es un loco que sufre un desdoblamiento de la personalidad,


confunde la realidad que está viviendo con pasajes de los libros que ha leído, dentro los
cuales cree estar viviendo. Se cree que es Valdovinos, un famoso personaje del
Romancero, o cree que el vecino que lo socorre es el Marqués de Mantua, otro
personaje del Romancero.

Esta primera salida dura tres días y D Quijote se queda a escasa distancia de su aldea
manchega.

Todo cuanto intentan sus convecinos para retenerle en casa resulta inútil. Solicita a
Sancho Panza, «un labrador vecino suyo, hombre de bien [...], pero de muy poca sal en
la mollera» que le acompañe como escudero en sus aventuras con la promesa de cederle
el gobierno de alguna ínsula.

SEGUNDA SALIDA (Capítulos del VII al LII)

Una mañana emprenden el viaje tomando «la misma derrota» que en el primero, hacia
«el campo de Montiel», en pleno corazón de La Mancha. En esta segunda salida
Cervantes abandona los desdoblamientos de personalidad, don Quijote se muestra con
una personalidad bien definida: transforma la realidad para adecuarla a sus necesidades;
ya no vive las aventuras leídas en los libros, sino su propia aventura caballeresca. El
contrapunto perfecto para esta sólida personalidad idealista del caballero es su escudero,
Sancho Panza, quien encarna la mirada materialista ante el mundo. Y entre ambos
Cervantes realiza su mayor hallazgo literario: el diálogo. El genial y portentoso
diálogo que establecen caballero y escudero resultará la piedra de clave de una
narración en la que los personajes se ven afectados por los acontecimientos,
evolucionan con ellos y se transforman, igual que si fueran humanos.

En esta segunda salida ocurren las aventuras más célebres del Quijote: la de los molinos
de viento, la del bálsamo de Fierabrás, la de los rebaños, la de los batanes, la del yelmo
de Mambrino, la de los galeotes y la de los cueros de vino. En medio don Quijote hace
penitencia, escribe una carta a Dulcinea y pronuncia el discurso sobre las armas y las
letras. Después, es prendido y enjaulado por el cura y el barbero, que engañado, lo
conducen de nuevo a su casa momento. En ese punto concluye la edición de 1605.

Los protagonistas, D.Quijote y Sancho viven sus aventuras en un perímetro mayor que
la primera salida; se mueven por los Campos de Montiel, Sierra Morena, en las ventas
que D. Quijote toma por castillos, en fin, por gran parte de La Mancha. Y su periplo
dura aproximadamente dos meses.

TERCERA SALIDA (2ª PARTE, Capítulos del I al LXXIV)

Tras algunos capítulos iniciales en los que comentan las aventuras pasadas, un
anochecer, sin que nadie les viese, don Quijote y Sancho emprenden camino hacia El
Toboso, su tercera salida, que va a ocupar entera la Segunda parte de 1615.

Para esta ocasión Cervantes de nuevo modifica la técnica narrativa: desde el principio el
Quijote ve frente a él la realidad tal cual la ven los demás, y van a ser los demás quienes
le van a hacer dudar con sus engaños sistemáticos y sus fantasías –los primeros que le
engañan son Sancho (este le hace creer que las tres labradoras son Dulcinea y sus
doncellas porque su amada ha sido encantada por el mago Frestón) y el bachiller Sansón
Carrasco (este aparece ante él con otro vecino que hace de escudero, disfrazado de El
Caballero del Bosque o de los Espejos y proclama que está enamorado de la dama
Casildea de Vandalia)-, pero después también le engañan todos los personajes que se
van encontrando, como los Duques (caminando por tierras de Aragón, ya famosos como
personajes literarios, amo y escudero llegan a los dominios de unos duques que se burlan
despiadadamente de la locura de ambos, hasta el punto de nombrar a Sancho gobernador de uno de sus
estados (la ínsula Barataria), cargo que abandonará al darse cuenta de que ese tipo de
responsabilidades no son para él. Nuevamente juntos caballero y escudero, para desmentir al falso
Quijote de Avellaneda, cambian de itinerario y se dirigen a Barcelona )
Todos estos personajes, ya
tienen una noticia previa de quién es el personaje y la explotan para reírse a costa del
caballero andante, que asiste al escarnio cada vez más desengañado y hundido. Las
aventuras de esta tercera salida se suceden con una renovada hondura: las Cortes de la
Muerte, la lucha con el Caballero del Bosque, el encuentro con el Caballero del Verde
Gabán, la aventura de los leones, de la cueva de Montesinos, la sórdida estancia en el
palacio de los Duques, el del caballo de madera Clavileño, ... En el camino hacia
Barcelona los episodios cobran incluso un nuevo cariz, los bandoleros, cuyos cadáveres
cuelgan de los árboles y los que se encuentran emboscados, por primera vez le ofrecen
una aventura real y no fingida –por él o por los demás- como las que había vivido antes.
El bandolero Roque Guinart y sus secuaces le muestran que ellos también delinquen
para hacer “el bien” –como hacía Robin Hood- Aventuras reales que continúan en
Barcelona, junto a su anfitrión en la ciudad, D.Antonio Moreno, que urde una burla en
que nuestros protagonistas son aclamados por las por las gentes y asisten a una lucha
naval contra un bergantín turco. La historia concluye en el combate frente al Caballero
de la Blanca Luna en la playa de Barcelona, quien, tras vencerle, le obliga a regresar por
un año a su pueblo. Ahí llega por tercera vez derrotado don Quijote, y tras proyectar una
vida pastoril menos arriesgada que la caballeresca – basada en los libros de ese género
(La Arcadia, La Galatea, las églogas de Garcilaso...)-, entra en agonía, se arrepiente y
muere sosegada y cristianamente, en su lecho, como no lo había hecho antes ningún
otro caballero andante.

Otra de las grandes diferencias con respecto a la primera parte del libro, es que nuestros
personajes son conscientes de su fama, pues al haberse publicado la primera parte del
libro, sus nombres andan de boca en boca. Cualquier movimiento que hagan a partir de
ahora saben que será materia literaria. Saben que son personajes literarios.

Otra de las grandes diferencias entre la segunda y la tercera salida tiene que ver con el
paulatino cambio de personalidad de los dos protagonistas. Sancho va siguiendo el
juego a su amo hasta acabar convencido de la necesidad de salir a buscar aventuras para
mejorar el mundo; mientras que D Quijote va tomando conciencia de la realidad y
desencantándose de su sueño literario y de la vida misma.

La duración de esta tercera salida oscila entre los tres y cuatro meses y se sucederá se
extenderá desde La Mancha, pasando por Zaragoza para llegar hasta las mismas playas
de Barcelona. Finalmente D Quijote y Sancho regresarán a su aldea manchega. A
diferencia de cualquier otro libro de caballerías, nuestro protagonista, después de haber
recibido todos los sacramentos y la extremaunción, moría en paz en su propia cama.