You are on page 1of 3

UNIVERSIDAD PEDAGOGICA Y TECNOLOGICA DE COLOMBIA

ESCUELA DE FILOSOFÍA
MATERIA: ESTÉTICA
PROFESOR: ROBERTO AVILA
PRESENTADO POR: MELISSA ESPITIA IGUA

El intento de este escrito es hacer una reflexión sobre los apartes del texto de Walter Benjamin
Pequeña historia del arte y la obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica, en
donde se pondrá en manifiesto unas ideas concluyentes que se pudieron percibir en estos dos
apartes.

Entendamos en primer lugar que para Benjamin la llegada a París del daguerrotipo como el
primer procedimiento fotográfico construido por Louis Daguerre género en las personas otra
forma de percibir la imagen, en un primer momento fue rechazada, pues la fotografía al ser una
representación fiel de la naturaleza entró en pugna con la moral religiosa, no era admitida la
idea de que alguien se atreviera a través de una máquina a reproducir la creación divina; “el
hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios y ninguna máquina puede fijar la
imagen divina” (Benjamin. p 23), pero este malestar dejó de existir cuando la nueva técnica de
la imagen empezó a naturalizarse entre las labores de los hombres.

La técnica exacta de la imagen fotográfica llevó a que ésta se valorará y se percibiera de una
forma casi mágica, una sensación que para Benjamin no existe en una imagen pintada, pues el
que contempla la imagen fotográfica se ve llevado forzosamente a querer entender el carácter
de la imagen y poder descubrir la mirada que existía en ese pasado y a reclamar lo que se vivió
en este determinado contexto. Esto significa que en la cámara hay una naturaleza diferente
respecto de la pintura, en esta última hay una elaboración de la imagen determinada por una
consciencia humana que lleva al pintor a dejar en su retrato parte de su vivencia, mientras que
el registro de la imagen fotográfica se da en una naturaleza inconsciente, donde la imagen se
construye en un espacio donde el instrumento ya dado para captar la imagen permite dejar al
descubierto un inconsciente óptico que no es controlado por el fotógrafo a diferencia del pintor.

La inconsciencia que queda en la fotografía deja al observador en un mundo interpretable y su


pretensión estará en encontrar una esencia en la imagen a través de lo ésta aparenta o como lo
pone en manifiesto el autor; encontrar aspectos fisiognomicos en ella. Como por ejemplo en
determinada época, el miedo que generaba las imágenes que mostraban personas mirando
fijamente la cámara, pues éstas podrían observar lo que uno estaba haciendo, sensación que se
da por la novedad de la nitidez de la imagen.

Es de importancia resaltar que la producción de la fotografía a lo largo de los años tuvo gran
influencia en diferentes campos, por un lado generó diferentes tensiones con respecto al arte
cuando la pintura al intentar hacer mimesis de la realidad dejó de encontrar rumbo con la
llegada de la fotografía que hacía una representación fiel de la realidad, se generó la disputa
entre el valor de la pintura y la fotografía, si tal vez este último había cambiado las
características del arte como tal o si entonces debía replantearse la forma de concebir el arte.

Cuando la fotografía fue necesitando cada vez más aspectos fisionómicos, se quería tratar de
encontrar a partir de los objetos una forma en la que el pensamiento humano podría
manifestarse, de esta manera es que para el autor surge la fotografía surrealista con la pretensión
de llegar a mostrar esa singularidad en sus imágenes, iluminando el detalle y generando un
extrañamiento del entorno al hombre.

Es pues aquí cuando Benjamin nos da a entender que la fotografía logra salirse de estos espacio
donde solo pareciese que su labor fuera representar imágenes de un determinado momento,
para llegar a encontrar en las fotografías una manifestación inconsciente de la realidad,
refiriéndose específicamente al plano del orden social. El alcance que tiene la fotografía para
hablarnos de las sociedades es algo que nos quiere dar a entender Benjamin en su texto; donde
una simple réplica de la realidad puede hablarnos de esta realidad, esto último un mérito de los
surrealistas al proporcionarnos más allá de una fotografía creativa una constructiva que tuviera
el carácter de desenmascarar algo.

Cuando la fotografía llega al cine ruso empieza a toma el carácter experimental, aquí las
imágenes fotográficas son entendidas como una forma de mostrar las relaciones vitales de las
personas, en donde se evidencia una cosificación del hombre en su actividad humana en las
fábricas. Para el autor ningun fotografo logro dimensionar el alcance y la dirección que tomaría
la fotografía, no se imaginaron que podría hablarnos de la alienación del hombre a su realidad.

Otras de las consideraciones de Benjamin en el apartado la obra de arte en la época de la


reproductibilidad técnica es que con la llegada de la fotografía hay una ruptura de la forma en
como se venía concibiendo el arte, pues las representaciones pictóricas y esculturales desde
inmemorables tiempos (épocas primitivas, Grecia, Roma, Edad media) estuvieron relacionados
con lo sagrado y lo divino y no tenía la intención de ser exhibido en el sentido de que fuese
conocido por todo el mundo, sino de mantenerse en lo místico estando guardado y siento
contemplado para ciertas personas.

La fotografía aparece en un tiempo en el que la industria estaba multiplicando los periódicos,


la literatura, la música etc, es por esto que la imagen fotográfica además de representar la
naturaleza fielmente, tiene la necesidad de ser reproducido masivamente y que esta técnica
reproductiva sea capaz de llegar a todo contexto social. Esto quiere decir que la llegada de la
fotografía modifica la percepción sensorial de las personas, haciendo perder ese carácter
sagrado y de privilegio que significa contemplar una obra de arte, de tal manera que ahora
puede ser conocida a través de una imagen fotográfica.

Finalmente entendamos que la tensión entre el arte y la fotografía se da precisamente en esta


reproductibilidad técnica de la imagen, donde se pierde ese espacio de culto en la obra de arte
llevando a los artistas a preguntarse por la necesidad de seguir haciendo mímesis en sus obras.
Benjamin pone en manifiesto que el arte va a agotando sus posibilidades de manifestarse y
vuelve a replantearse según la época; pues son las condiciones en las que se encuentran las
sociedades y en la medida en la que evoluciona la técnica también lo hace el arte.