You are on page 1of 4

CURA TIBETANA CON AJO

La cura tibetana del ajo es una antigua receta medicinal creada por monjes
budistas del Tibet que aprovecha las múltiples propiedades del ajo.
Esta terapia depurativa es muy efectiva para tratar varias enfermedades y para
perder peso saludablemente. Además, es sencilla y económica y cualquier
persona la puede preparar.
En muchas ocasiones se ha hablado de los beneficios de consumir ajo crudo
diariamente, ya que es uno de los alimentos más medicinales que tenemos.
Esta cura nos muestra otra manera de sacar provecho de sus efectos en poco
tiempo.

Beneficios de la cura
Estos son los beneficios más inmediatos de la cura:

 Elimina los depósitos grasos acumulados en el cuerpo

 Ayuda a disminuir el colesterol “malo” (LDL) y aumenta el colesterol bueno (HDL)


 Disminuye los triglicéridos en sangre

 Ayuda a prevenir la formación de trombos

 Disminuye la tensión arterial

 Mejora el funcionamiento del hígado y potencia la función depurativa

 Mejora el funcionamiento de los riñones y ayuda a combatir la retención de líquidos

 Mejora los problemas de circulación

 Potencia el sistema inmunológico y nos ayuda a subir las defensas

¿En qué enfermedades puede ser muy útil?


 Sobrepeso
 Isquemia

 Sinusitis

 Enfermedades pulmonares

 Dolor de cabeza

 Trombosis cerebral

 Artritis

 Artrosis

 Reumatismo

 Gastritis

 Hemorroides

 Problemas oculares

 Problemas auditivos

 Arterioesclerosis

Contraindicaciones
 Personas que sufran úlceras digestivas o irritaciones gástricas

 Personas que tomen antioagulantes

 Personas que no toleren bien el ajo crudo

Se recomienda consultar con un médico o naturópata antes de realizar esta cura,


especialmente si se tienen problemas de salud o se está tomando medicación

Ingredientes de la receta
 350 gr. de ajos preferiblemente ecológicos

 ¼ de litro de alcohol de 70 grados para uso interno

Preparación de la receta
Ponemos los ajos crudos, pelados y machacados o triturados junto con el alcohol
en una botella de cristal. La cerramos herméticamente y la metemos en la nevera
durante 10 días. Pasado este tiempo filtraremos el líquido preparado, que puede
adquirir un color verdoso, con una malla o tela, lo meteremos de nuevo en la
nevera y lo dejaremos tres días más de reposo. Una vez pasado este tiempo
podremos empezar con la cura.

¿Cómo hacemos la cura?


Es muy importante seguir rigurosamente las pautas que señalamos en cuanto
a la manera como debemos tomar el preparado. Lo tomaremos siempre siguiendo
las gotas indicadas, mezcladas con un poco de agua, veinte minutos antes de las
tres comidas diarias. Para medirlas correctamente podemos utilizar un gotero, que
mantendremos también en la nevera:

 Primer día: 1 gota antes del desayuno, 2 gotas antes de la comida, 3 gotas antes
de la cena

 Segundo día: 4 gotas antes del desayuno, 5 gotas antes de la comida, 3 gotas
antes de la cena

 Tercer día: 7 gotas antes del desayuno, 8 gotas antes de la comida, 9 gotas antes
de la cena

 Cuarto día: 10 gotas antes del desayuno, 11 gotas antes de la comida, 12 gotas
antes de la cena

 Quinto día: 13 gotas antes del desayuno, 14 gotas antes de la comida, 15 gotas
antes de la cena

 Sexto día: 15 gotas antes del desayuno, 14 gotas antes de la comida, 13 gotas
antes de la cena

 Séptimo día: 12 gotas antes del desayuno, 11 gotas antes de la comida, 10 gotas
antes de la cena

 Octavo día: 9 gotas antes del desayuno, 8 gotas antes de la comida, 7 gotas antes
de la cena
 Noveno día: 6 gotas antes del desayuno, 5 gotas antes de la comida, 4 gotas antes
de la cena

 Décimo día: 3 gotas antes del desayuno, 2 gotas antes de la comida, 1 gota antes
de la cena

A partir del undécimo día tomaremos 25 gotas tres veces al día hasta terminar el
preparado.

Es importante destacar que, aunque no se conoce el motivo, según el manuscrito


original no debe repetirse el tratamiento antes de 5 años.

Advertencia
En toda cura depurativa podemos notar inicialmente algunos síntomas com
dolor de cabeza, erupciones cutáneos u otras molestias que son fruto de la acción
desintoxicante del ajo. Estos síntomas no son extraños los primeros días.
Recomendamos beber agua entre comidas y consultar con un médico o naturópata
si las molestias perduran o se agravan.