You are on page 1of 2

“Estudio de Romanos”

Ps Alex Donnelly

“LA SOBERANÍA DE DIOS EN


LA SALVACIÓN DE JUDÍOS Y GENTILES”

TEXTO: Romanos 11

ANÁLISIS

a. Dios no ha desechado totalmente a los judíos, sino que mantiene un remanente de judíos
dentro de la Iglesia (v.1-6).

b. Los "escogidos" entre los judíos alcanzaron la justicia de Dios, mientras que los demás fueron
"endurecidos" (v.7-10).

c. Dios no ha desechado para siempre a los judíos, sino que por un tiempo ha limitado su
participación en el evangelio (por su propia desobediencia), para que los gentiles sean salvos
(v.11-31).

d. Pablo concluye con una expresión de alabanza a Dios por Su sabiduría en la salvación del
todos los hombres (v.32-36).

EXPOSICIÓN

a. El Remanente del Pueblo de Israel (v.1-6)

Aunque Pablo ha dicho que el pueblo de Israel ha sido rebelde y desobediente (Rom 10:16-21),
esto no quiere decir que Dios ha desechado para siempre a los judíos de la posibilidad de la
salvación. Pablo se presenta a sí mismo como un ejemplo de que Dios aún está dispuesto a
salvar a los judíos (v.1).

Dios no ha desechado a Su pueblo, sino que mantiene un "remanente", tal como lo hizo en el
tiempo de Elías (v.2-4). Por lo tanto, aún en la Iglesia hay un "remanente" de judíos. Este
"remanente" está en la Iglesia por la elección de Dios, y no simplemente por algún derecho que
tenían los judíos – menos por haber hecho buenas obras (v.5-6).

b. El Endurecimiento de los Demás Judíos (v.7-10)

La conclusión a la cual Pablo llega, es que aunque la gran mayoría de los judíos no han
alcanzado la salvación (por razones que Pablo expuso en Rom 9:30-32 y 10:3), los "escogidos"
sí la han alcanzado (v.7). Parece que en estos versos Pablo todavía está hablando
exclusivamente de los judíos. Por lo tanto los "escogidos" serían el "remanente" de judíos que
Pablo menciona en v.5. Los demás judíos fueron "endurecidos" (v.8-10).

85
c. La “Defección” de los Judíos y la Recepción de los Gentiles (v.11-31)

Pablo no quiere dar a entender que el "endurecimiento" de los judíos es algo totalmente
negativo, ni que será la última palabra de Dios; por lo tanto, Pablo aclara dos cosas en el v.11:

[1] El endurecimiento de los judíos sirve un buen propósito: la salvación de los gentiles.

[2] El endurecimiento de los judíos es sólo algo temporal, porque después Dios usará la
inclusión de los gentiles en la Iglesia como parte de Su estrategia de salvar a los
judíos ("para provocarles a celos").

Pablo es ‘apóstol a los gentiles’, y se gloría de ello (v.13); sin embargo, aclara que una de sus
motivaciones, al trabajar tanto entre los gentiles, era "provocar a celos" a los judíos (v.14).
Obviamente Pablo tenía esta motivación porque había llegado a entender el plan de Dios (ver el
v.25, donde Pablo habla del "misterio").

Pablo, en v.16-24, usa la metáfora de un árbol, para hablar del trato de Dios, tanto con Israel
como con los gentiles. En el A.T., los patriarcas de Israel (Abraham, Isaac, y Jacob) eran la
"raíz", y los judíos la "ramas" naturales. Por su desobediencia, Dios quitó las "ramas"
naturales (es decir, a los judíos), y en su lugar injertó a las "ramas" silvestres (es decir, a los
gentiles). Pero Dios se reserva el derecho de volver a injertar a las "ramas" naturales (v.23-
24).

Pablo, por medio de una revelación de Dios, predice que en los últimos tiempos, cuando "haya
entrado la plenitud de los gentiles" (v.25), Dios volverá a injertar a los judíos (v.25). En esta
manera, dice Pablo, "todo Israel será salvo". Algunos afirman que la expresión "todo Israel",
implica que la generación de judíos, que vivirá en los últimos tiempos, será salvo, en su
totalidad. Pero tal interpretación parece contradecir Rom 9:6. Sería mejor interpretar "todo
Israel" en el sentido del "Israel espiritual"; es decir, la Iglesia – compuesto tanto de judíos como
de gentiles.

Pablo termina resumiendo el plan de salvación de Dios en v.30-32.

d. La Doxología de Pablo (v.33-36)

El resumen del plan divino de la salvación del hombre provoca en Pablo una tremenda
expresión de ALABANZA a Dios. Él alaba a Dios por Su "sabiduría", "ciencia", "juicios" y
"caminos" (v.33). Pablo reconoce que Dios es soberano en todo lo que Él hace, y que todo lo
que Él hace, lo hace para Su gloria.

86