You are on page 1of 1

Mientras el Artico pierde hielo, en la Antártida hay cada vez

más

Según un informe, en septiembre alcanzó un récord de 19,45 millones de km


cuadrados.

El hielo parece llegar al infinito en esta planicie blanca, extendiéndose como nunca antes. Esta es la Antártida, el
polo opuesto del Artico. Opuesto no sólo por su ubicación: mientras que el Polo Norte ha estado perdiendo hielo
desde hace años, las aguas junto al Polo Sur están ganándolo. La capa de hielo de la Antártida alcanzó en
septiembre un récord de 19,45 millones de kilómetros cuadrados. Un hecho que ocurrió apenas días después de
que se reportase la mayor pérdida de hielo ártico en la historia.

Los críticos de las teorías del cambio climático aprovecharon el fenómeno antártico para decir que el mundo no
se está calentando y que los científicos están haciendo caso omiso al continente sureño porque no es
conveniente. Pero los investigadores dicen que esos escépticos están malinterpretando lo que sucede
y por qué .

Cambios en los patrones de los vientos y el enorme hueco en la capa de ozono sobre la Antártida en esta época
del año –dos consecuencias relacionadas con la actividad humana–, son las causas probables del incremento de
los hielos, dicen los expertos. Ese crecimiento sutil de la capa de hielos marinos en el invierno, desde que los
científicos comenzaron las mediciones en 1979, fue inicialmente sorprendente, pero tiene sentido mientras más
se le estudia.

“El calentamiento global puede tener consecuencias complejas y a veces sorprendentes” , dijo Ted
Maksym esta semana desde un barco científico australiano rodeado por hielos en los mares de la Antártida.
Maksym trabaja con el Instituto Oceanográfico Woods Hole en Massachusetts, Estados Unidos.

Muchos de sus colegas concuerdan. Ted Scambos, del Centro Nacional de Datos de Nieve y hielo, en Colorado,
añade: “Parece contrario a la intuición, pero la Antártida también es parte del cambio climático”.

La pérdida de hielo en el Artico puede afectar a la gente en el Hemisferio Norte, causando problemas como
mayores riesgos de fenómenos climáticos extremos a causa de cambios en la corriente de chorro (flujo de aire
polar), dicen los científicos. Las peculiaridades climáticas de la Antártida, en cambio, no tienen mucho efecto en
la civilización. El hielo invernal en la Antártida creció aproximadamente 1% en una década. Si eso parece poco
es porque se trata de un promedio. Mark Serreze, director del centro de datos sobre nieve y hielos, comenta que
los modelos computarizados desde hace tiempo predijeron que la Antártida no iba a responder de
la misma forma que otros lugares al calentamiento.

Dese 1960, el Artico es la región que más se ha calentado en el mundo, y la Antártida la que menos, de acuerdo
con datos de la NASA. Científicos en el barco con Maksym pasan entre 8 y 12 horas diarias en el hielo, en medio
de fuertes vientos. Es un trabajo peligroso. Hace unos días, una fisura repentina varó a un equipo de científicos
hasta que fueron rescatados mediante un puente inflable.

Clarín
Viernes 12 de Octubre de 2012

Visite nuestros contenidos de


IMPACTO AMBIENTAL