You are on page 1of 11

15 Increíbles Beneficios del Ajo Chino

para la Salud
Por Vanessa González

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Algunos de los beneficios del ajo chino para la salud son prevenir el
cáncer, proteger el corazón, mejorar el funcionamiento del sistema inmune,
previene el cáncer, desintoxica el cuerpo, mejora el estado de los huesos,
reduce la hipertensión, trata el acné y otros que a continuación te
explicaré.

Este tipo de ajo es el más popular en todo el mundo y esto se debe a que
China lidera la producción de ajo con casi 60 millones de toneladas
métricas anuales, lo que equivale alrededor del 66% de la producción
mundial total.
Su cultivo data de 2000 a.c. cuando los antiguos chinos lo utilizaban en la
medicina tradicional para curar el malestar estomacal y otras dolencias.

15 Beneficios para la salud del ajo chino

1- Previene del cáncer


Según una publicación en 1999 del Japanese Journal of Cancer Research,
varios estudios poblacionales realizados en China se han centrado en el
consumo de ajo y el riesgo de cáncer. En un estudio, encontraron que
consumir ajo frecuentemente, así como cebollas y cebolletas estaba
asociado a la reducción del riesgo de cáncer de esófago y de estómago, y
que mientras más alto era el consumo menor era el riesgo de padecer esta
enfermedad.
Según la publicación “El ajo y el cáncer”, realizada en 2001 por Journal of
Nutrition, varios estudios demuestran una asociación entre el aumento de
la ingesta de ajo y un menor riesgo de ciertos tipos de cáncer, incluyendo
el cáncer de estómago, colon, esófago, páncreas y mama.

“Un análisis de los datos de siete estudios de población mostró que cuanto
mayor es la cantidad de ajo crudo y cocido consumida, menor será el riesgo
de cáncer de estómago y colorrectal”, indicó el magazine.

2- Protege el corazón

Un estudio de la Universidad de Saskatchewan, Canadá, llegó a la


conclusión de que el ajo tiene potencial para la protección cardiovascular,
basado en la reducción de los factores de riesgo (hipertensión y colesterol
total) y marcadores indirectos de la aterosclerosis.

3- Mejora el funcionamiento del sistema inmune

El ajo parece mejorar el funcionamiento del sistema inmune mediante la


estimulación de ciertos tipos de células, según indica la Unidad de Genética
de la Nutrición de Universidad Nacional Autónoma de México.

Concluyeron en su investigación que éste modula la secreción


de citoquinas y que dicha modulación puede proporcionar un mecanismo de
acción para muchos de sus efectos terapéuticos.

4- Previene el resfriado común

La evidencia sugiere que el ajo puede ayudar a prevenir el resfriado.


Un estudio evaluó a 146 participantes durante un período de tres meses; la
mitad de los participantes tomaron una tableta de placebo y la otra mitad
tomó un comprimido de ajo durante este tiempo. El estudio encontró que
las personas que tomaron ajo todos los días en lugar del placebo tuvieron
menos resfriados.

5- Beneficia a la próstata

Según el Harvard Health Publication, las cebollas y los ajos podrían aliviar o
prevenir la Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP), que es el aumento
anormal de tamaño de la próstata.

En un estudio multicéntrico de casos y controles, se examinó el papel


potencial de la cebolla y el ajo en la HPB, y los investigadores encontraron
que los hombres con hiperplasia comían menos ajo y menos porciones de
cebollas por semana que los que no sufrían de HPB.

6- Tratamiento del cáncer

Según lo informado por el Instituto de Tecnólogos de Alimentos (IFT) en las


páginas de la revista Journal of Food Science, este alimento natural
proporciona una ayuda eficaz para el cuerpo durante la terapia para el
tratamiento del cáncer.

De acuerdo al estudio realizado por el Dr. Zeng Tao junto con


investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de
Shandong en China, el ajo representa no sólo un remedio natural para la
prevención del cáncer, sino que también un apoyo durante la quimioterapia
y la radioterapia.

7- Antihipertensivo

Según una investigación realizada por el Instituto Nacional de Medicina


Integral de Australia, el ajo tiene potencial en la reducción de la presión
arterial alta.
La hipertensión, o presión arterial elevada crónica, es una enfermedad
multifactorial implicada en el desarrollo y progresión de la enfermedad
cardiovascular, siendo uno de los más importantes factores de riesgo
modificables de las enfermedades cardiovasculares.

8- Aliado contra el Alzheimer y el Parkinson

Un equipo de investigadores de la Universidad de Missouri ha descubierto


que el ajo protege al cerebro del envejecimiento y las enfermedades.
Esta investigación proporciona una mayor comprensión sobre cómo el ajo
puede prevenir enfermedades neurológicas relacionadas con la edad, como
el Alzheimer y el Parkinson.

9- Tratamiento para la fatiga

Según una publicación del Instituto de Investigación de la Salud en


Hiroshima, Japón, los datos disponibles sugieren que el ajo puede ser un
agente anti-fatiga prometedor.

La función anti-fatiga del ajo puede estar estrechamente relacionada con


sus muchos efectos biológicos y farmacológicos favorables.

10- Desintoxica nuestro cuerpo

El Centro Médico de Toxicología de la Universidad de Ciencias Médicas de


Mashhad, Irán, realizó una investigación sobre el efecto terapéutico del ajo
en pacientes con intoxicación crónica por plomo.

El estudio se realizó con empleados de una planta de baterías de autos y


encontró que el ajo reduce los niveles de plomo en la sangre hasta en un
19%. Así mismo, el ajo disminuyó muchos signos clínicos de toxicidad,
incluyendo dolores de cabeza y presión arterial.
11- Mejora la salud ósea

De acuerdo con la revista Whole Foods, un grupo de científicos de la


Universidad de California han encontrado que el ajo envejecido
(almacenado en 15% de etanol durante más de un año y medio), puede
ayudar a mejorar la densidad ósea de pacientes con aterosclerosis.

El estudio evaluó a 60 individuos con un riesgo intermedio de la


aterosclerosis y los dividió en dos grupos, uno que tomó un placebo y el
otro un suplemento formulado con extracto de ajo envejecido, vitamina
B12, ácido fólico, vitamina B6 y arginina.

Después de un año, los investigadores midieron el calcio de las arterias


coronarias (CAC) y los niveles de densidad mineral ósea (DMO) de ambos
grupos, encontrando que los individuos que tomaron los suplementos
vieron incrementos dramáticos en el CAC y la DMO, así como menos
calcificación arterial dentro del corazón.

12- Tratamiento para el acné

Según un estudio publicado en la revista Angewandte Chemie en 2009, el


ajo puede servir como un tratamiento tópico natural para deshacerse del
acné debido a la alicina, un compuesto orgánico que tiene la capacidad de
matar a las bacterias.

13- Terapia para la pérdida de cabello

Un experimento de la Universidad de Ciencias Médicas de Mazandaran de


Irán demostró que el uso de ajo en gel aumenta significativamente la
eficacia terapéutica del valerato de betametasona tópica en la alopecia
areata, lo que puede ser una terapia tópica adyuvante para el tratamiento
de la misma.
14- Ayuda a tratar la bronquitis

La Universidad de Maryland, Estados Unidos, afirma que el ajo puede


ayudar en el tratamiento de la bronquitis aguda. En el estudio citado, los
individuos que recibieron durante 12 semanas un tratamiento con ajo,
tenían 63% menos casos de enfermedades respiratorias superiores.

15- Protege de la lesión hepática

La lesión hepática inducida por etanol es causada por el consumo excesivo


de bebidas alcohólicas a largo plazo.

Los científicos del Instituto de Toxicología de la Facultad de Salud Pública


de la Universidad de Shandong, China, querían determinar si un compuesto
orgánico de azufre derivado del ajo, podría tener efectos protectores contra
oxidativo inducido por etanol.

En su estudio, los investigadores concluyeron que sí puede ayudar a


proteger contra la lesión hepática inducida por etanol.

¿Cuánto ajo se puede comer al día?


No existe evidencia científica de cuál es la dosis recomendada. Al parecer,
al menos un diente de ajo fresco al día (4 g) es beneficioso para la salud.
También hay que decir que las sorprendentes propiedades se vuelven
menos eficaces si el ajo es cocinado o frito. Se estima que el ajo cocido
pierde hasta el 90% de sus propiedades saludables, por lo que lo ideal sería
comerlo crudo o no demasiado cocido.

Es importante decir que el ajo debe ser consumido con moderación para
evitar algunos de los efectos de su consumo excesivo, como lo son las
náuseas y los vómitos.
Curiosidades
1. Aún a algunos niños pequeños en China les frotan aceite de ajo en
sus frentes para protegerlos de los vampiros.

2. Para reducir el consumo de sal, se puede frotar el ajo en las


paredes de las ensaladeras para así dar sabor a los vegetales que
vamos a vestir.

3. Los ajos chinos están libres de raíces, debido a que las cortan
antes de exportarlas para disminuir su peso total y así ahorrar
dinero en el transporte.

¿Cómo deshacerse del aliento a ajo?


No importa cuánto te cepilles los dientes o te limpies la boca, el ajo y su
olor no van a desaparecer porque proviene de aire exhalado por los
pulmones. Por suerte hay una variedad de opciones disponibles para que
puedas enmascararlo:

1. Come manzanas crudas, perejil, espinacas y/o menta: en un


estudio realizado en 2014, los científicos encontraron que el
consumo de estos alimentos reducen el mal olor a ajo.

2. Toma el jugo de un limón o un té verde también pueden reducir el


olor a ajo la adición del zumo de un limón a una comida que
contiene ajo o el beber té verde.

3. Bebidas o alimentos altos en agua y/o grasas: los alimentos o las


bebidas con alto contenido de agua y/o grasa ayudan a reducir el
mal olor en el aliento después de comer ajo.

Atentos a las posibles interacciones


Según información de la Universidad de Maryland, algunos de los
medicamentos que se enumeran a continuación pueden interactuar con el
consumo de cualquier tipo de ajo. Para estar seguro, consulta a tu médico.

– Isoniazida (Nydrazid): este medicamento se usa para tratar la


tuberculosis. El ajo puede interferir con la absorción de isoniazida, lo que
significa que el medicamento podría no funcionar tan bien.

– Píldoras anticonceptivas: el ajo puede promover que las pastillas


anticonceptivas sean menos efectivas.

– Ciclosporina: El ajo puede interactuar con ciclosporina y hacer que sea


menos efectivo. Este es un medicamento que se toma después de un
trasplante de órganos.

– Medicamentos para diluir la sangre: El ajo puede hacer más fuerte


las acciones de los medicamentos anticoagulantes como warfarina
(Coumadin), clopidogrel (Plavix) y la aspirina, lo que aumenta el riesgo de
sangrado.

– Medicamentos para el VIH / SIDA: El ajo puede reducir los niveles


sanguíneos de inhibidores de la proteasa, que son los medicamentos
utilizados para el tratamiento de personas con VIH.

– Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE): Tanto los


AINE como el ajo pueden aumentar el riesgo de hemorragia. Los AINE
incluyen el ibuprofeno (Advil, Motrin) y naproxeno (Aleve), así como los
medicamentos recetados.

Receta: Salsa de ajo chino


Una salsa de ajo es una gran manera de añadir sabor a los platillos sofritos,
en particular a los de marisco. Con la excepción del vino de arroz o jerez
seco, los condimentos para la salsa de ajo están disponibles en la sección
de comida internacional de muchos supermercados locales.

Rendimiento: alrededor de ½ taza.


Tiempo de preparación : 5 minutos
Tiempo de cocción : 10 minutos

Ingredientes:

3-4 dientes de ajo medianos, finamente picado (1 ½ cucharadas de ajo


picado)

2 cucharadas de vinagre de arroz


2 cucharadas de azúcar granulada
1 cucharada de salsa de soja ligera
1 cucharada de salsa de soja oscura

2 cucharaditas de vino de arroz chino o jerez seco


¼ – ½ cucharadita de salsa de chile de acuerdo al gusto
¼ de cucharadita aceite de sésamo
1 ½ cucharadita de almidón de maíz
1 cucharada de agua
1 cucharada de aceite vegetal o aceite de cacahuete

Preparación:

1. Combina el vinagre de arroz, el azúcar, la salsa de soja, el vino de


arroz o jerez, la salsa de chile y aceite de sésamo en un tazón
pequeño, revolviendo para mezclar.

2. En otro tazón pequeño, disuelve la maizena en agua.


3. Calienta 1 cucharada de aceite a fuego medio en una cacerola.
Agrega el ajo y cocina, revolviendo hasta que se vuelvan
aromáticos (alrededor de 30 segundos).

4. Rápidamente vuelve a agitar la salsa, añade a la olla la primera


preparación y lleva a ebullición, revolviendo. (Esto tomará
alrededor de un minuto).

5. Vuelve a agitar la mezcla de agua de almidón de maíz y añádelo a


la salsa, revolviendo para espesar.