You are on page 1of 6

Belén en mi Parroquia en mi casa y en mi corazón

(2ª semana de adviento)

Como os habíamos dicho en la semana pasada, en este año preparemos el camino a la Navidad con un signo muy
conocido como es el “Belén” fijando nuestra mirada en cuatro signos que vamos a ir presentando y descubriendo cada
semana: Este ya es para la segunda semana de adviento.

1. PESEBRE VACÍO

2. JOSÉ Y MARÍA
3. LOS PASTORCITOS

4. EL PORTAL (CASA COMÚN)

5. BENDICIÓN DE NIÑO DIOS (DÍA DE NAVIDAD)

Nos preparamos con José y María para recibir a Jesús

Monición de entrada:

Continuaremos hoy nuestro


camino de Adviento hacia el
portal de Belén, en nuestro
recorrido y espera es
necesario descubrirnos
peregrinos hacia la tierra de
la gran promesa de Dios,
una tierra de paz y
esperanza. Es un camino de
fe que nos lleva a Dios…
“preparad el camino del Señor” es el grito del profeta.

Celebrante: comenzamos nuestra celebración en el Nombre del Padre del Hijo y del
Espíritu Santo. R/ Amén

En este segundo domingo de adviento, de espera, queremos recordar que no vamos


solos hay unos peregrinos que silenciosos y humildes esconden en su vida el tesoro más
grande para la humanidad entera, ellos son… María y José los humildes peregrinos que
custodian al Dios niño. Ellos nos invitan a preparar la venida del Señor en comunidad, en
Parroquia, porque la Parroquia es una gran familia.

Motivación catequística:

El camino hacia Belén, tiene el fin de llegar a un hogar, quiere encontrar a una familia,
necesita de una Comunidad parroquial donde acoger a Dios. Sabemos que el mejor
clima para recibirle es una actitud de humildad y de amor. El encuentro es la
oportunidad de descubrir la manifestación concreta de Dios, entre nosotros como
miembros de la Iglesia, como miembros de una familia, que a su vez nos prepara el
encuentro de Cristo resucitado presente en cada Eucaristía.

Palabra de Dios (Este apartado solamente se propone cuando la celebración se


hace fuera de la misa)

Catequista: preparad el camino es preparar el corazón de cada uno para recibir


a Dios en su Palabra y en cada persona con la que vivimos.

Del profeta Isaías 40, 2

Una voz grita: en el desierto preparadle un camino al Señor; allanad en la estepa


una calzada para nuestro Dios que los valles se levanten, que los montes y
colinas se abajen, que lo torcido se enderece y lo escabros se iguale. Se revelará
la gloria del Señor, y la verán todos los hombres juntos.

Dialogo sobre la Palabra

Como nos preparamos para ver a alguien que queremos

Cuanta alegría nos da cuando encontramos a nuestra familia después de


algunos días sin verlos

Cuanta alegría nos llena el corazón cuando preparamos una fiesta para
encontrarnos con los que queremos, amigos, familiares, hermanos de nuestra
Parroquia.
Monición:

Como cada domingo de adviento haremos hoy la presentación de un signo, en este


caso como ya hemos hablado de José y María, que son comunidad y familia que recibe
a Jesús y que le prepara el corazón, hoy nosotros presentamos la imagen de José y
María para invitarlos a hospedarse a casa y seguir preparando el Belén en nuestra
Parroquia y familia.

2º Signo de adviento: imágenes de José y María

José y María, se colocan en una mesa a la vista de todos, para que el signo se vea claro…

Se pide que vengan al frente: una familia, un catequista o laico, se preparan José y
María y el Sacerdote acerca las imágenes para que cada uno la bese en señal de
recepción; la cual se vuelve a dejar allí para hacer el signo con las siguientes personas…
El Sacerdote exhorta con las siguientes palabras:

Celebrante:

(Da a besar las imágenes de José y María, con la siguiente exhortación)

-Familia Cristiana de esta comunidad Parroquial, os entrego estas imágenes de los


esposos sagrados José y María, que con respeto, profunda humildad y mucha fe,
pusieron toda su persona al servicio de Dios para que su Hijo viniera al mundo, pidamos
a Dios esa fe y entrega profunda para nuestra comunidad que se pone al servicio del
Reino de Dios sin esperar nada a cambio.

-Padres y madres de familia, contemplad en José y María el testimonio de amor y


entrega mutua que cuesta la vida; y el testimonio de paternidad responsable de
custodiar lo más sagrado que Dios os ha dado, es decir, vuestros hijos, acompañarlos
en su camino de fe, para que sean dignos hijos de Dios. (El Sacerdote da a besar las
imágenes y los padres a su vez, se entregan mutuamente a José y María)…

-Jóvenes y niños dejaos aconsejad de José y María que saben ser padres y madres de
todos nosotros, y preparad con ellos la venida de Jesús tan esperada, planead una
bienvenida creativa para el niño Jesús, porque sabéis que viene a casa a cada familia y a
cada corazón.

Reflexión
¿Qué sería de nosotros si fuéramos como islas, si no tuviésemos con quien jugar, con
quien tomar el café, con quiere reír y reñir algunas veces…? Somos hechos para vivir en
familia en la familia parroquial que es familia de los hijos de Dios. Y en la familia de casa
sea con papá y mama o alguno de ambos, o con los abuelos, o con algunos tíos, no
importa con quien viváis, es decir, esas personas con las que vivís son vuestra familia.
Pues también Jesús quiso nacer en una familia, se hizo carne y nació en el seno de la
Sagrada Familia, y además quiso tener una comunidad llamada hoy “Iglesia” y se quedó
allí en la Eucaristía.

MOMENTO DE CONTEMPLACIÓN ORANTE

En un momento de silencio contemplamos a José y María si somos capaces de verlos


desde nuestro sitio o podéis imaginarlos… Pensamos en nuestra familia y les decimos:
José y María os invitamos a hospedarse en casa, os invitamos a que nos ayudéis a
preparad el camino del Señor, la venida de Jesús en las fiestas de navidad, entrad en
nuestra familia, sanad nuestras discordias y promoved el diálogo, el perdón y la alegría.
¡Padres ejemplares José y María Venid a casa!

O bien

ORACIÓN DE LOS FIELES

Padre celestial al presentarte nuestras necesidades queremos rogar la intercesión de


José y María para ser una comunidad de amor que recibe a Jesús, respondemos
diciendo: Gracias Señor por tener una familia.

*Por nuestra Parroquia comunidad de hermanos en la fe, para que preparemos el


camino de dialogo y comprensión entre unos y otros.

*Por las familias monoparentales para que se descubran acogidos en el seno de la


Sagrada Familia.

*Por los abuelos que hacen un hogar feliz a sus nietos, para que sean bendecidos con
paciencia y ternura.

*Por nuestra sociedad, para que dé pasos de acogida y protección de la vida a los que
necesitan un hogar donde vivir.
*Por todos los que han perdido sus familiares para que encuentren en la parroquia un
hogar donde participar de la esperanza de tu venida.

Celebrante:

Atiende Señor las suplicas que como pueblo y familia de fe ponemos en tu corazón,
confiando en tu infinita misericordia, Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

(Oración final para el padre Nuestro cuando la celebración es fuera de la


Eucaristía)

Hermanos todos, niños y niñas, jóvenes aquí presentes: Terminamos nuestra


celebración reconociendo a nuestro Padre, que nos cuida y protege todos los
días de nuestra vida, un Padre que nos ha mirado con amor desde el vientre de
nuestra madre… Padre nuestro que estás en el cielo…

Agradecemos la presencia y amor de María, la saludamos con la buena Noticia


del Ángel: Dios te salve María…

ACTIVIDADES CON NIÑOS

MATERIALES
 Fotocopias de José y María, en dibujo para colorear

 rotuladores,

 colores

 tijeras

Para que preparen sus imágenes de José y María solamente, ya que colocarán con el
pesebre que hicieron la semana pasada, los demás personajes y cosas vendrán más
adelante.

(También se pueden hacer imágenes de cartón, como se muestra en las páginas:

http://www.manualidadesinfantiles.org/figuritas-recortables-del-belen-para-colorear
Donde hay ejemplares para elaboración del Belén en casa; o pedir a ellos mismos que si tienen
sus imágenes en casa las traigan este día, para hacer el signo de recepción y apertura en casa)

La oración es para fotocopiar y repartir para que la recen en casa


ORACIÓN EN FAMILIA

Gracias, porque en nuestras


familias pueden convertirse
en pesebres que acogen tu
presencia dedicando un
momento
a escuchar tu Palabra.
Gracias porque nuestras
familias pueden ser pesebres
en los que podemos
contemplarte,
porque sabemos que habitas
en cada uno de nosotros.
Gracias porque nuestras
familias pueden llegar a ser,
con tu presencia,
hogares de entrega y amor.