You are on page 1of 17

ORACIONES

 DE  LA  MAÑANA  


 
PARA  REFLEXIONAR  Y  ORAR  
     AL  COMENZAR  ELDÍA  
 
 

 
 
 
 
DICIEMBRE  
 

2014  
LUNES 1
                   LA  CORONA  DE  ADVIENTO  
 
Este   domingo   hemos   comenzado   el   Adviento   y   uno   de   los  
símbolos   que   utilizamos   en   este   tiempo   de   Adviento,   de  
preparación  para  la  Navidad  es  la  corona  de  Adviento.  Se  hace  con  
unas  ramitas  verdes  haciendo  círculo  y  en  el  centro  cuatro  velas.  
 
Este  es  su  significado.  
 
ü EL  CÍRCULO.  El  círculo  es  una  figura  geométrica  que  no  tiene  principio  ni  fin.  
La   corona   de   adviento   tiene   forma   de   círculo   para   recordarnos   que   Dios   no  
tiene   principio   ni   fin,   es   eterno.   También   nos   ayuda   a   tomar   conciencia   de  
que  de  Dios  venimos  y  a  Él  vamos  a  regresar.  
 
ü EL   VERDE   DE   LAS   HOJAS.   La   corona   se   hace   con   hojas   verdes   (ramas   de  
pino   o   de   cualquier   árbol)   y   esto   representa   que   Cristo   está   vivo   entre  
nosotros  (el  verde  es  vida),    
 
ü LAS  VELAS.  Son  4  y  representan  cada  uno  de  los  domingos  de  Adviento.  La  
luz  de  las  velas  simboliza  la  luz  de  Cristo  que  buscamos  desde  siempre  porque  
nos  permite  ver  el  mundo  y  nuestro  interior.  Cada  domingo  se  enciende  una  
vela.  El  hecho  de  ir  encendiéndolas  poco  a  poco  nos  recuerda  cómo  conforme  
se  acerca  la  luz,  la  oscuridad  se  va  disipando.  Jesús  es  la  luz  del  mundo.    
 
Oración  de  Adviento:  
 
   
Te  busco  y  Tú  te  acercas,  Señor,  como  un  amigo  
siempre  presente,  cuando  se  le  pide  luz  para  atravesar  la  noche.  
 
Te  buscamos  cada  día  y  te  vemos,  Señor,  
donde  se  siembra  la  alegría,  
donde  se  elimina  la  mentira,  donde  se  suprime  la  injusticia.  
Para  encontrarte,  Señor,  ¡hay  que  estar  en  vela!  
Tú  estás  a  la  puerta  y  llamas.  
Llamas  al  espíritu  y  al  corazón.  
MARTES 2

PONERSE  EN  EL  LUGAR  DEL  OTRO  

Las   hormigas   estaban   preocupadas.   Algo   muy   grande   había   invadido  


su  territorio.  Se  reunieron  una  noche  y  decidieron  ir  a  explorarlo.  Se  dividirían  por  
grupos,  pasarían  todo  el  día  investigando  sobre  el  terreno  y  volverían  a  reunirse.  Y  
así   fue.   Llegada   ya   la   noche,   las   portavoces   se   levantaron.   Las   primeras   lo   tenían  
muy  claro:  Era  algo  con  una  gran  explanada.  Las  segundas  estaban  en  desacuerdo:  
Era  un  árbol  grande,  y  se  sentían  agotadas  de  tanto  subir  y  bajar  por  el  tronco.  La  
portavoz  del  tercer  grupo,  ya  molesta,  les  dijo  que  estaban  equivocadas,  ya  que  era  
una  liana  muy  gruesa  que  se  mecía  de  un  lado  a  otro;  se  lo  habían  pasado  muy  bien,  
aunque   aún   seguían   algo   mareadas.   Y   las   del   cuarto   grupo   se   levantaron   muy  
enfadadas:  ¡Era  como  una  gruta  oscura  y  profunda  y  habían  sentido  mucho  miedo  
durante  todo  el  día!  Todas  las  hormigas  estaban  convencidas  de  que  tenían  la  razón.  
¡Estaban   absolutamente   convencidas!   ¡Habían   pasado   todo   el   día   explorando   el  
lugar!  ¡Y  lo  habían  experimentado  en  su  propio  cuerpo!  
Así  que  muy  enfadadas,  se  fueron  a  dormir.  
 
¿Quién  tiene  la  razón?  ¿Qué  ha  pasado?  Todas  han  estado  sobre  un  
elefante,  pero  en  partes  distintas:  En  el  lomo,  en  la  pata,  en  la  trompa,  
en  la  oreja.  Cada  grupo  percibe  y  experimenta  una  parte  de  la  realidad.  
Todas  tienen  una  parte  de  razón  y  entre  todas  pueden  reconstruir  la  
realidad.  
 
¿Cómo  podrían  comprenderse  unas  a  otras?    
Yendo   al   lugar   en   el   que   estaban   las   otras   y   así,   “ver”   su   parte   de   verdad:  
poniéndose  en  su  lugar.  
 
El  primer  paso  para  la  comprensión  es  la  empatía.  
¿Cómo  puedo  aprender  a  ponerme  en  el  lugar  de  otros?  
 
PADRE  NUESTRO…
MIÉRCOLES 3
 
Al  Mundo  le  falta…  LUZ  
A  nuestro  mundo  le  faltan  muchas  cosas...  ¿pero  no  le  faltará  mucho  de  Dios?  Este  
adviento   se   nos   propone   caminar   de   la   mano   de   personas   que   han   sido   LUZ   para  
nosotros:  María,  Juan  Bautista,  los  Profetas...  ellos  supieron  interpretar  lo  que  Dios  
quería,  lo  que  Dios  estaba  soñando  para  sus  vidas  y  arriesgarse  a  dar  el  primer  paso.  
Ellos   también   son   reflejo   de   algunos   valores:   entrega/oblación,   confianza,  
reparación,  profecía.  
El  Adviento  (adviento…  “vamos  hacia  el  que  viene”)  se  nos  propone  este  año  como  
un  tiempo  para  asumir  que  somos  luz,  que  tenemos  que  reflejar  en  nuestras  vidas  la  
luz  de  Dios,  de  Jesús,  que  somos  los  encargados  de  iluminar  nuestras  calles.    
Lee  con  atención  el  siguiente  texto  del  evangelio  de  Lucas.  Se  trata  de  una  escena  
muy  conocida,  la  de  los  “discípulos  de  Emaús”.    
 
Lucas  24,  28-­‐33  
Al  acercarse  al  pueblo  a  donde  iban,  él  hizo  ademán  de  seguir  adelante.  Pero  ellos  le  
forzaron   diciéndole:   «Quédate   con   nosotros,   porque   atardece   y   el   día   ya   ha  
declinado.»  Y  entró  a  quedarse  con  ellos.  Y  sucedió  que,  cuando  se  puso  a  la  mesa  
con   ellos,   tomó   el   pan,   pronunció   la   bendición,   lo   partió   y   se   lo   iba   dando.   Entonces  
se   les   abrieron   los   ojos   y   le   reconocieron,   pero   él   desapareció   de   su   lado.   Se   dijeron  
uno  a  otro:  «¿No  estaba  ardiendo  nuestro  corazón  dentro  de  nosotros  cuando  nos  
hablaba  en  el  camino  y  nos  explicaba  las  Escrituras?»  Y,  levantándose  al  momento,  
se  volvieron  a  Jerusalén.    
 
Caminar…  
Cuando   llegan   a   la   aldea   está   atardeciendo.   Caminar   en   la   oscuridad   no   es   fácil,   y  
menos  en  aquel  momento:  se  exponían  a  toda  clase  de  peligros.    
Jesús  les  acompaña  en  la  dificultad.    
 
Yo  soy  Luz  
Los   discípulos   se   encuentran   bien   con   ese   hombre   que   les   explica   las   escrituras,  
incluso   reconocen   que   con   él   su   corazón   latía   más   fuerte,   sentían   el   calor   que  
produce   las   palabras   que   reconfortan.   Se   podría   decir   que   aquel   hombre   que   les  
había  acompañado  en  el  camino  había  sido  luz  para  sus  vidas.  Pero  Dios  no  es  sólo  
luz  que  acompaña,  sino  luz  que  compromete.  Luz  que  nos  da  el  relevo.  
 
El  relevo  
Y   eso   es   lo   que   se   produce   en   el   evangelio   de   Lucas:   el   relevo   de   la   luz.   Jesús  
desaparece  de  su  lado  tras  la  fracción  del  pan.  Pero  la  desaparición  del  que  es  Luz  
para   los   discípulos   les   llama   a   ser   ellos   mismos   luz   y   a   vencer   algo   que   parecía  
imposible:  la  noche.  
 
Vencer  la  noche  
Y   en   ese   detalle   nos   vamos   a   fijar:   los   discípulos   salen   en   medio   de   la   oscuridad   y  
emprenden   el   camino   de   vuelta   venciendo   los   peligros   que   había   en   el   camino,  
venciendo  la  noche.  
 
Y  ahora,  pregúntate:  
•  ¿Qué  dificultades  te  cuesta  vencer  –timidez,  falta  de  compromiso,  confianza  en  ti  
mismo,  etc.-­‐  a  la  hora  de  dar  el  primer  paso  en  tu  camino  de  entrega?  
•   ¿Dónde   eres   capaz   de   reconocer   a   Jesús   en   tu   vida,   en   aquellas   realidades   que  
“tocas”  todos  los  días?  
•  Jesús  pide  que  tomes  el  relevo  de  su  vida.  Tú  tienes  que  ser  luz.  Pero  conoces  tus  
dificultades.  Pídele  a  Dios,  en  tu  oración,  que  te  dé  fuerzas  para  vencer  la  noche.
Jueves 4
 
http://youtu.be/blRLXkV8ibs  
 
Fíjate  en  algunos  detalles  y  escribe  aquello  que  te  vaya  sugiriendo  el  pequeño  
video:  
•  Todos  somos  velas  en  potencia,  pero  no  todos  actuamos  de  la  misma  
manera.  
•  Algunos  deciden  emprender  ese  camino  solos…  y  se  lucen.  Terminan  
alejándose  tanto  de  los  otros  (y  de  Dios)  que  terminan  por  enfriarse.  ¿Eres  de  
esos?  
•   Otros   son   más   decididos.   Se   lanzan   en   la   tarea   de   iluminar,   alimentan   su  
vida.  
¿Eres  capaz  de  arriesgar?  
•  Si  te  fijas  algunos  de  los  que  allí  aparecen  no  terminan  de  comprender  que  
para  
poder  llegar  al  final  necesitan  tomar  el  relevo.  Dejan  que  otros  iluminen,  pero  
no  se  implican  del  todo.  ¿Eres  así?  ¿Cuándo  actúas  de  ese  modo?  
•  Sólo  cuando  somos  capaces  de  tomar  el  relevo  de  la  Luz,  de  gastarnos,  de  
dejar  parte  de  nuestra  vida  (entrega,  caridad,  solidaridad,  compromiso)  nos  
podemos  convertir  en  Luz.  Pídele  a  Dios,  en  una  breve  oración,  que  te  llame  a  
la  entrega.  
Deja  que  su  petición  se  convierta  
en  tu  petición  a  Dios…  
que  sea  Él  el  que  
encienda  tu  noche,  ilumine  tus  oscuridades,  
te  ayude  a  dar  el  salto,  a  confiar,  a  entregarte,  
a  reparar  la  vida  de  otros.  
Él  lo  hizo…  ¿Cómo  lo  vas  a  hacer  tú?    
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
VIERNES 5
DÍA  INTERNACIONAL  DEL  VOLUNTARIADO  
Hoy   celebramos   el   día   internacional   de   los   Voluntarios.   Aprovecho   para  
presentarte  un  caso  de  superación  personal.  Para  que  veas  que  si  uno  quiere,  puede,  
con  la  ayuda  de  Dios.    
 
La   chica   de   la   que   hoy   hablamos   no   es   famosa   ni   sale   en   la   tele.   Es   una   de  
tantas   y   tantos   jóvenes   que   se   plantean   la   vida   de   modo   diferente;   y   los   veranos  
como  una  forma  de  dar  a  los  demás  parte  de  lo  que  uno  tiene  y  lleva  dentro.    
 
  Ana  es  una  chica  burgalesa  que  ha  realizado  recientemente  una  experiencia  
de   voluntariado   en   México.   Cuenta   que   cuando   le   dijeron   que   iba   a   ir   a   Ciudad  
Juárez   (México),   lo   primero   que   le   vino   a   la   cabeza   fueron   los   innumerables  
secuestros   de   mujeres   que   ha   habido   allí   en   los   últimos   años.   Después   reflexionó  
durante   un   momento   y   pensó   ”si   me   envían   allí,   será   porque   realmente   necesitan  
ayuda.  ¿Qué  más  da  el  lugar?  Lo  importante  es  la  actitud”.  
 
  Su   trabajo   lo   desarrolló   en   el   Oratorio   Domingo   Savio   cuyo   objetivo   principal  
era  ofrecer  a  niños  y  adolescentes  una  educación  integral,    un  patio  donde  jugar,  un  
salón  donde  poder  juntarse.    
 
Allí   daba   clase,   catequesis,   talleres,   jugaba   con   los   chavales,   charlaba   y  
colaboraba   con   gente   mayor…   En   definitiva,   disfrutaba   de   la   compañía   de   una  
gente   muy   pobre   pero   muy   noble,   a   la   cual   es   muy   fácil   hacer   feliz,   pero   no   porque  
se   conformen   con   cualquier   cosa,   sino   porque   saben   apreciar   y   valorar   hasta   el   más  
mínimo  detalle.  
A  veces  me  preguntaba,  “¿Qué  tendría  que  hacer  para  que  los  niños  españoles  
pudieran  tener  la  misma  cara  llena  de  felicidad  y  agradecimiento?”  
   
  La  verdad  es  que  fue  una  experiencia  inolvidable,  cuenta  ella.  Ana  Belén  nos  
anima  a  todos  a  disfrutar  de  una  oportunidad  como  ésta.  Nos  dice  que  si  podemos  
ayudar  a  alguien,  un  compañero,  un  familiar,  incluso  si  podemos  participar  en  algún  
voluntariado   no   desaprovechemos   esa   oportunidad,   porque   son   experiencias  
únicas.  
  Empecemos   desde   ahora   mismo   a   aprovechar   bien   las   oportunidades   que  
tenemos.  
 
PADRE  NUESTRO  
MARTES 9

Semana  1  
 
Escucha  
Mc  13,  33-­‐37  
“Mirad,   vigilad,   pues   no   sabéis   cuándo   es   el   momento…   no   sea   que   venga   y   os  
encuentre  dormidos…¡velad!  
Corintios  1,  3-­‐9  
“él  os  mantendrá  firmes  hasta  el  final…¡y  él  es  fiel!  
 
Contempla  
Fíjate  en  lo  que  significa  para  ti  estar  dormido  en  la  vida…  ¿cuándo  estás  dormido?  
¿qué   te   impide   despertar   en   tu   vida   y   “vivirla”   con   todo   lo   que   ello   supone?  
Respóndete  y  después  haz  silencio…  y  deja  que  la  palabra  de  dios  ilumine  tu  yo.  
 
Navega  
No   es   fácil   estar   atentos   y   despiertos.   es   mejor,   muchas   veces,   `permanecer  
dormidos,   sin   preocupaciones,   sin   compromisos…   pero   dios   te   pide   que,   igual   que  
él,  te  mantengas  firme.  al  mundo  le  faltas  tú  
Déjate  llevar  de  la  mano…  que  este  adviento  sea  para  ti  un  momento  de  encuentro  
con  Dios  para  poder  encontrarte  con  los  otros.  pídeselo  en  tu  oración…  padre…  
acompáñame  porque…  
MIÉRCOLES 10  

TUS  PADRES:  ALGUIEN  QUE  TÚ  CONOCES  BIEN  


Llega  la  Navidad  dentro  de  poco,  y  seguro  que  hay  gente  que  piensa  que  es  
un   invento   de   los   comercios,   o   que   es   una   época   muy   triste.   Lo   que   pienso   yo   de   la  
Navidad   es   que   es   una   época   maravillosa.   Creo   que   hasta   el   más   radical   de   los   anti-­‐
Navidad,  hasta  quien  odia  que  otros  disfruten  de  unas  fiestas  que  no  le  dicen  nada  a  
él,  le  gusta  que  alguien  se  acuerde  de  él…      
 
Y  pensaréis,  ¿qué  tiene  que  ver  todo  esto  con  mis  padres?    Bueno,  pues  ahora  
os  lo  explico:  
 
Creo  que  este  mes,  la  persona  más  importante  de  todas  es  esa  persona  que  se  
esfuerza  por  mantener  unida  a  la  familia  en  estas  fechas.  
 
Esa   persona   que,   todos   los   meses,   hace   equilibrios   con   el   presupuesto   para  
llegar   a   fin   de   mes.   Esa   persona,   en   estas   fechas,     sí   que   hace   milagros…   ¿No   te  
parece?   Y   todo   eso   lo   hace   con   un   objetivo:   que   los   días   de   fiesta   sean   unos   días  
importantes…   a   pesar   de   que     sean   ya   una   tradición,   una   imposición   social...     o  
contando  con  todo  ello.    Pero  a  esas  personas  no  les  parece  eso  suficiente:  quieren  
algo  más…  y  se  esfuerzan  por  tener  una  comida  especial,  porque  todos  en  la  familia  
puedan  dar  y  recibir  un  detalle,  y  compartir  de  esa  manera  lo  realmente  importante  
de  la  vida:  el  amor  y  la  felicidad  que  este  amor  procura.  
 
Para  pensar:  
 
• ¿Alguna   vez   te   has   preguntado   los   esfuerzos   y   sacrificios   que   tienen   que  
hacer  tus  padres  por  ti?  
 
• Cuándo  te  levantas,  o  por  la  mañana…  ¿agradeces  algo  de  la  vida  que  se  te  
regala  cada  día?  
JUEVES 11
 
EL  VERDADERO  AMOR  
                 
 
Cuando  alguien  te  quiere  de  verdad...  
   
ü Es  lento  para  perder  la  paciencia  contigo.  
ü Toma  las  circunstancias  de  tu  vida  y  las  usa  de  una  forma  constructiva  para  tu  
crecimiento.  
 
ü Está  de  parte  tuya;  quiere  verte  madurar  y  desarrollarte  en  el  amor.    
ü Le  duele  profundamente  cuando  pierdes  el  camino,  pero  te  orienta  a  seguir  la  
senda  correcta.  
ü Sigue  confiando  en  ti  cuando  a  veces  tú  ni  siquiera  confías  en  ti  mismo.  
 
ü Trabaja   pacientemente   contigo   porque   te   ama   y   corrige   de   tal   manera   que  
cuesta  entender  la  profundidad  del  cuidado  que  tiene  por  ti.  
 
ü Nunca  te  abandona  aunque  muchos  de  tus  amigos  lo  hagan.  
 
ü Se  queda  a  tu  lado  cuando  llegas  al  fondo  de  la  desesperación  y  no  te  juzga  
sino  que  te  ve  con  total  justicia,  hermosura  y  amor.  
 
 
PADRE  NUESTRO  
VIERNES 12

COMPARTIR  NO  SÓLO  EN  NAVIDAD  


 
Durante   estos   días   nos   llegarán   postales   y   felicitaciones   deseándonos   paz   y  
felicidad.  Y  estos  deseos  son  muy  buenos  si  se  hacen  realidad.  
 
Cuenta   en   sus   escritos   La   Madre   Teresa   de   Calcuta   esta   anécdota   que   nos  
recuerda  a  todos  que  compartir  no  es  algo  que  sólo  debemos  hacer  en  Navidad.    
 
“Una   noche,   un   hombre   vino   a   nuestra   casa   para   decirme   que   una   familia  
Hindú   con   ocho   hijos   llevaba   varios   días   sin   probar   bocado.   No   tenían   nada   que  
comer.    
Tomé  una  porción  suficiente  de  arroz  y  me  fui  a  su  casa.  Pude  ver  sus  caras  de  
hambre,   a   los   niños   con   los   ojos   desencajados.   Difícilmente   hubiera   podido  
imaginar   visión   más   impresionante.   La   madre   tomó   el   arroz   de   mis   manos,   lo  
dividió   en   dos   mitades   y   se   fue.   Cuando   en   unos   instantes   después   estuvo   de  
regreso,  le  pregunté:  
-­‐¿A  dónde  ha  ido?  ¿Qué  ha  hecho?  
Y  me  contestó:  
-­‐  También  ellos  tienen  hambre.  “Ellos”  eran  la  familia  de  al  lado:  una  familia  
musulmana   con   el   mismo   número   de   hijos   que   alimentar   y   que   también   carecían  
por  completo  de  comida.  
Aquella   madre   estaba   al   tanto   de   la   situación.   Tuvo   el   coraje   y   el   amor   de  
compartir  su  escasa  porción  de  arroz  con  otros.  A  pesar  de  las  condiciones  en  que  se  
encontraba,  creo  que  se  sintió  muy  feliz  de  compartir  con  los  vecinos  algo  de  lo  que  
yo  le  había  llevado.    
Para  no  privarla  de  su  felicidad,  aquella  noche  no  le  llevé  más  arroz.  Lo  hice  al  
día  siguiente”.  
 
¿Nosotros  cómo  vamos  hacer  realidad  el  mensaje  de  Jesús  en  estas  
Navidades?    
 
 
Padre  Nuestro…  
LUNES 15

Escucha  
 
Romanos  15,  4-­‐9  
“Es  una  palabra,  acogeos  mutuamente,  como  Cristo  os  acogió”.  
 
Mateo  3,  1-­‐12  
“Preparad   el   camino   del   señor,   allanad   sus   senderos…   dad   el   fruto   que   pide   la  
conversión”.  
 
Contempla  
Preparar  el  camino,  allanar  el  sendero  de  nuestra  vida  supone,  como  Jesús,  acoger  
al  otro,  con  sus  carencias  y  sus  virtudes…  ¿eres  capaz  de  acoger  así?  
¿Qué  te  cuesta  a  la  hora  de  abrir  tu  vida  a  los  otros?    
Escucha  la  palabra  y  contempla  a  su  luz  tu  día  a  día.  
 
Navega  
Nuestra   vida   tiene   poco   de   llanura:   normalmente   está   cargada   de   piedras,   altibajos  
y   montañas   que   parecen   insuperables.   Pídele   a   Dios   que   te   dé   fuerzas   en   este  
tiempo  
 
Al  mundo  le  faltas  tú.    
No  se  lleva  acoger,  dejar  espacio  a  los  otros.  ¡bastante  tengo  yo  con  mis  cosas  como  
para  preocuparme  de  los  demás!  sin  embargo,  ha  llegado  el  momento  de  movilizar  
tu  vida.  ¿por  qué  no,  esta  semana,  te  dices  de  vez  en  cuando:  quiero  dejar  espacio  al  
otro  y  dedicarle  tiempo?
MARTES 16  

LA  VERDADERA  RIQUEZA      
 
Se  cuenta  que  un  buen  día,  un  padre  de  familia  muy  acomodada  llevó  a  su  hijo  de  
viaje  por  una  zona  rural  con  el  firme  propósito  de  que  el  joven,  al  ver  lo  pobre  que  
era  la  gente  del  campo,  comprendiera  el  valor  de  las  cosas  y  lo  afortunados  que  eran  
ellos.  
 
Estuvieron   por   espacio   de   todo   un   día   y   una   noche   en   una   granja   de   una   familia  
campesina  muy  humilde.  
 
Al  finalizar  el  viaje  y  ya  de  regreso  a  casa,  el  padre  le  preguntó:  
-­‐  ¿Qué  te  ha  parecido  el  viaje  que  hemos  hecho?  
-­‐  ¡Muy  bonito,  papá!  
-­‐  ¿Te  diste  cuenta  de  lo  pobre  que  puede  llegar  a  ser  la  gente?  
-­‐  ¡Sí,  papá!  
-­‐  ¿Y  qué  aprendiste?  
-­‐  Muchas  cosas  papá:  Vi  que  nosotros  tenemos  un  perro  y  que  ellos  tienen  cuatro.  
Nosotros   una   piscina   pequeña   en   el   jardín   y   ellos   todo   un   arroyo   sin   fin.   Nosotros  
tenemos  unas  lámparas  importadas  en  el  patio  y  ellos  tienen  las  estrellas.  Nuestro  
patio   está   cerrado   con   vallas   y   ellos   tienen   todo   el   horizonte.   Ellos   tienen   tiempo  
para   hablar   y   convivir   cada   día   en   familia,   mientras   que   tú   y   mamá   tenéis   que  
trabajar  tanto  que  casi  nunca  os  veo.  
 
Al  terminar  el  hijo  el  relato  de  lo  que  había  aprendido,  el  padre  se  quedó  mudo.  Su  
hijo  añadió:    
-­‐  ¡Gracias  papá,  por  enseñarme  lo  ricos  que  podemos  llegar  a  ser!  
 
¿Quién  Es  Más  Rico?  ¿El  Que  Tiene  Más?  o  ¿El  Que  Necesita  Menos?...  
¿Cómo  puedo  aprender  a  ser  más  rico  necesitando  menos?  
 
PADRE  NUESTRO  
MIÉRCOLES 17
GENEROSIDAD  
 
Cuentan   que   cierto   hombre   estaba   perdido   en   el   desierto,   a   punto   de   morir  
de   sed,   cuando     llegó   a   una   casita   vieja   -­‐una   cabaña   que   se   desmoronaba-­‐   sin  
ventanas,   sin   techo,   golpeada   por   el   tiempo.   El   hombre   deambuló   por   allí   y  
encontró   una   pequeña   sombra   donde   se   acomodó,   huyendo   del   calor   del   sol  
desértico.   Mirando   alrededor,   vio   una   bomba   de   agua   a   algunos   metros   de  
distancia,  muy  vieja  y  oxidada.    
El  se  arrastró  hasta  allí,  agarró  la  manija,  y  empezó  a  bombear  sin  parar.  Nada  
ocurrió.   Desanimado,   cayó   postrado   hacia   atrás   y   notó   que   al   lado   de   la   bomba  
había   una   botella.   La   miró,   la   limpió,   removiendo   la   suciedad   y   el   polvo,   y   leyó   el  
siguiente  mensaje:    
-­‐  "Primero  necesitas  preparar  la  bomba  con  toda  el  agua  de  esta  botella,  mi  
amigo"    
PD.:  "Haz  el  favor  de  llenar  la  botella  otra  vez  antes  de  partir."    
El   hombre   arrancó   la   rosca   de   la   botella   y,   de   hecho,   tenía   agua.    
¡La  botella  estaba  casi  llena  de  agua!  De  repente,  él  se  vio  en  un  dilema:  si  bebía  el  
agua   podría   sobrevivir,   pero   si   echaba   el   agua   en   la   vieja   bomba   oxidada,   quizá  
obtuviera   agua   fresca,   bien   fría,   allí   en   el   fondo   del   pozo,   todo   el   agua   que   quisiera,  
y  podría  llenar  la  botella  para  la  próxima  persona.  
Pero   eso   podía   no   salir   bien.   ¿Qué   debía   hacer?   ¿Volcar   el   agua   en   la   vieja  
bomba  y  esperar  el  agua  fresca  y  fría?  ¿O  beber  el  agua  vieja  y  salvar  su  vida?    
Con  temor,  el  hombre  volcó  toda  el  agua  en  la  bomba.  Enseguida,  agarró  la  
manija  y  empezó  a  bombear...  y  la  bomba  empezó  a  chillar.    
¡Y  nada  ocurrió!  Y  la  bomba  chilló  y  chilló.    
 
Entonces   surgió   un   hilito   de   agua,   después   más,   ¡y   finalmente   el   agua   salió  
con   abundancia!   La   bomba   vieja   y   oxidada   hizo   salir   mucha,   pero   mucha   agua  
fresca   y   cristalina.   Él   llenó   la   botella   y   bebió   de   ella   hasta   hartarse.   La  llenó   otra   vez  
para   el   próximo   que   por   allí   podría   pasar,   la   enroscó   y   agregó   una   pequeña   nota   en  
la  etiqueta:    
-­‐   "¡Créeme,   funciona!   ¡Necesitas   dar   todo   el   agua   antes   de   poder   obtenerla  
otra  vez!".    
Lo   mejor   de   la   vida   consiste   en   confiar.   Confía   en   Dios   y   no   quedarás  
defraudado.    
 
PADRE  NUESTRO…  
JUEVES 18
 

LUCES  Y  SOMBRAS  NAVIDEÑAS  

Alguna   gente   comenta   que   la   Navidad   es   una   pura   farsa;   que   casi   nadie  
celebra  nada  y  se  convierte  en  la  gran  feria  del  consumo  anual.    
 
Para   una   gran   mayoría   no   es   más   que   un   pretexto   para   tener   unos   días   de  
descanso,  visitar  familiares,  recuperar  amigos  olvidados,  comer  bastante  mejor  de  
lo  ordinario,  gastarse  unos  dineros  extra,  conseguir  los  regalos  deseados,  y  pasarlo  
lo   mejor   posible.   Después   vendrá   la   cuesta   de   enero   y   pasada   la   resaca,   todo  
volverá  a  la  rutina  de  siempre  como  si  nada  hubiese  sucedido.  
 
Pero   también   es   cierto   que   hay   gente   -­‐quizás   pocos-­‐   para   quienes   la   Navidad  
es  tiempo  de  evaluar  si  los  valores  que  viven  nos  hacen  más  felices  o  más  infelices.  
También  hay  quienes  se  plantean  la  Navidad  como  tiempo  de  sinceridad  y  de  decir  
cosas  sin  engañarse  uno  mismo.  
Para  salir  de  la  farsa,  nada  como  pararse,  y  calar  en  lo  genuino  de  estos  días;  
puesto  que:  
 
*   Navidad   es   actuar   como   Dios,   que   se   hace   el   ser   más   débil   e  
indefenso,  para  estar  a  la  altura  de  los  más  desheredados  de  la  tierra.  
 
*   Navidad   es   también   hacer   silencio,   en   medio   del   jolgorio,   para  
escuchar  la  voz  más  profunda  de  nuestra  conciencia.  
 
*   Navidad,   por   último   puede   ser   una   buena   época   para   salirse   de   la  
ruta   que   lleva   a   los   comercios   y   grandes   almacenes,   para   buscar   los  
caminos  nuevos  por  los  que  Dios  se  acerca  al  hombre:  el  encuentro  con  
la  familia,  vecinos,  amigos,  y  toda  persona  marginada.  
 
 
Sigue  la  verdadera  estrella  de  la  Navidad.  
VIERNES 19
Escucha  
 
Isaías  35,  1-­‐10  
“Sed  fuertes,  no  temáis…  mirad  a  vuestro  Dios…  os  salvará”.  
 
Mateo  11,  2-­‐11  
“Id  y  anunciad  lo  que  estáis  viendo  y  oyendo:  los  ciegos  ven,  los  inválidos  andan…  
los  sordos  oyen…  a  los  pobres  se  les  anuncia  la  buena  noticia”.  
 
Contempla  
Dios  libera…  ¿te  has  sentido  alguna  vez  atado,  cautivo,  doblado  por  el  peso  de  los  
problemas?   Como   en   el   evangelio,   tú   también   eres   un   pobre   al   que   se   anuncia   la  
salvación.  Escucha  la  buena  noticia…  haz  silencio…  y  siéntete  amado  y  liberado.  
 
Navega  
¡Alegra  esa  cara!  ¡Basta  ya  de  caras  largas  y  de  miradas  perdidas!  Pide  a  
Dios  que  te  abra  los  ojos  para  ver  la  bondad  que  hay  en  tu  vida  y  en  el  mundo.  
 
Al  mundo  le  faltas  tú  
En   el   mundo   de   Juan   Bautista   hacía   falta   una   palabra   que   abriera   la   puerta   a   la  
esperanza.  ¿Vives  con  esperanza?  
¿Crees  que  puedes  cambiar  las  cosas?  
Pídele  a  dios  por  ti…  y  por  tus  palabras  de  esperanza  
 
 
 
 
 
 
 
LUNES 22
 
 
Escucha  
 
salmo  23  
“Va  a  entrar  el  señor.  Él  es  el  rey  de  la  gloria”.  
 
Mateo  1,  18-­‐24  
“María,  tu  mujer…  dará  a  luz  un  hijo,  y  tú  le  pondrás  por  nombre  Jesús,  porque  
Él  salvará  a  su  pueblo”.  
 
Contempla  
Hoy   silencia   tu   vida…   el   silencio   es   necesario   para   observar   con   detenimiento   los  
acontecimientos   importantes…   y   que   Dios   se   haga   pequeño,   como   uno   de   nosotros,  
no  necesita  de  palabras…  tan  solo  tu  mirada  y  tu  esperanza.  
 
Navega  
Con  Jesús,  tú,  Dios,  eres  dios-­‐con  nosotros,  con-­‐nuestros-­‐pies,  con  nuestro-­‐corazón,  
con-­‐nuestra-­‐mirada,   con-­‐nuestros-­‐sentimientos.   tú,   con   tu   entrega,   compartes   mi  
vida  y  haces  que  sea  más  vida.  Que  yo,  señor,  comparta  la  tuya.  
 
Al  mundo  le  faltas  tú  
Haz  de  la  oración  de  María  tu  oración…  
“Aquí  estoy”…  es  el  primer  paso  para  descubrir  a  qué  te  envía  Dios  hoy.