You are on page 1of 39

Emoción y Teoría de la mente en el ámbito de tropa

Una aproximación tentativa

MSc. Johnny Cartín Quesada


Universidad de Costa Rica
Instituto de investigaciones en Ingeniería
Programa de Investigación, Cognición y Lenguaje
Emoción, sociabilidad y lenguaje

Resumen

El objetivo fundamental de este trabajo es adelantar algunas ideas acerca de la relación existente entre
la conceptualización tradicional de Teoría de la Mente (en adelante TDM) con respecto a las
emociones, considerando a ambas capacidades como capacidades cognoscitivas superiores que
desempeñan un papel central dentro de la estructuración y dinámica de los grupos primates
socialmente complejos. Para el desarrollo de esta discusión se hace desarrolla esta discusión en un
encadenamiento que seguiría los siguientes pasos.

a. Caracterización adecuada de lo que entenderemos por TDM y TDMg


b. Caracterización de los procesos emocionales en relación con TDM
c. Delimitación de los ámbitos de interacción de ambas capacidades en los entornos sociales
complejos.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


1
Introducción

Una perspectiva moderna que intente una caracterización de la TDM debería de poder
conceptualizarla como una capacidad cognitiva superior, la cual apareció a lo largo del prolongado
proceso evolutivo de los primates y se desarrolló de forma paralela con otras capacidades cognitivas
complejas como el lenguaje y la sociabilidad, dentro del ámbito especifico de la tropa. Es decir como
una capacidad que otorgar ventajas adaptativas a los individuos dentro de grupos con estructuras
complejas, dinámicas y flexibles que debe adaptarse a entornos naturales cambiantes.

Para el caso de los homínidos en particular esta capacidad debe de haber evolucionado para otorgar a
los miembros de la tropa una herramientas de monitoreo, proyección y reconfiguración de su posición
dentro de la dinámica y estructura tropa. Dicha herramienta debió de ser eficiente y oportuna a fin de
enfrentar los nuevos desafíos intra y extra tropa que implico la exploración de nuevos nichos
ecológicos (p.e transición bosque / sabana).

Dicha caracterización debería además describir adecuadamente los mecanismos a partir de los cuales
esta capacidad cognitiva superior evolucionó, tanto desde una perspectiva ontogenética como
filogenética, atendiendo y explicando de paso las posibles líneas de interconexión de esta capacidad
con otras capacidades como las emociones y el lenguaje.

Dicha caracterización debe atender además a los principios de simplicidad explicativa en el desarrollo
teórico, por lo cual debe de poder explicar con mayor simplicidad y potencia, no sólo los problemas a
los que se enfrentaron las perspectivas previas (que en adelante denominaremos como clásicas), si no
que debería de abrir nuevas y fértiles líneas de investigación que amplíen la perspectiva de lo que
hasta ahora había conformado el corpus de esta problemática de estudio.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, y desde nuestra perspectiva, una caracterización de TDM
con implicaciones evolutivas centradas en la dinámica interna de una tropa primate debe de dar
cuenta como mínimo de un:

1. Objeto ultimo de estudio: debe clarificar si su objeto de estudio ultimo (tanto desde una
perspectiva teórica o metodológica) es o no el humano adulto típico con capacidades
cognitivas estándar y potenciadas. O si por el contrarios su orientación esta enfocada a casos
liminales como niños primates no humano o patologías.
2. Ámbito de interacciones: debe clarificar a priori cuales son los ámbitos de interacción propios
de la dinámica de grupo de los que pretende dar cuenta.
3. Ámbitos de representación: debe por consiguiente esclarecer a cual ámbito de representación
responde la propuesta. (da cuenta tonto del ámbito intra y extra tropa así como de las
representaciones internas)
4. Relación con otras capacidades cognitivas superiores: de particular interés para nuestro tema
general, cual es la relación existente entre TDM, lenguaje en adelante (L) y emoción en
adelante (EM).
5. Perspectiva ontogenética: una perspectiva así concebida tiene que poder explicar como se
desarrolla esta habilidad tanto en los individuos inmaduros y las desviaciones patológicas del
desarrollo que dan al traste con una potenciación plena de la capacidad

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


2
6. Perspectiva evolutiva o filogenética: debe poder explicar el desarrollo de la capacidad en una
perspectiva evolutiva así como el desarrollo de capacidades paralelas o alternas en especies
emparentadas.

Atendiendo a esto procedemos a delinear de manera general cual es la orientación de nuestra


categorización de TDM.

Como ya hemos expuesto es evidente que nuestra caracterización esta orientada tanto teórica como
metodológicamente por la necesidad de describir a la TDM como una de las capacidades cognitiva
superiores propia de humano adulto típico con dichas capacidades en un estado de desarrollo normal
y potenciado.

Esto implica que cualquier explicación o propuesta básica tendrá como sujeto ultimo la explicación de
la conducta de este segmento de población. Esto no solo es una consideración metodológica, es un
ideal explicativo teórico, establecemos este punto pues consideramos que esta población representa en
mayor reto desde un punto de vista explicativo, una caracterización que la abarque podría con
facilidad dar cuenta de casos limites más simples de abordar (TDM en niños, primates no humanos e
individuos patológicos).

Consideramos que la TDM es una capacidad cognoscitiva superior con un sustrato genético de larga
data. Esta capacidad debió de empezar a desarrollarse en nuestro tronco de desarrollo evolutivo
mucho antes de la aparición de nuestro genero, en esto compartimos la posición de autores como
Mitchel, en cuanto a que los rudimentos de lo que hoy consideramos la TDMHSS y TDMp estaban ya
presentes incluso en el ancestro común de los simios y humanos, cuya radiación más lejana podemos
ubicar por encima de los 11 millones de años.

Establecemos esta base genética para la TDM en general de la misma forma que lo sostenemos para el
L y de EM, estamos ante capacidades que podrían considerarse como paralelas y hasta cierto punto
isomórficas en su proceso de desarrollo tanto desde un punto de vista de desarrollo de la especie
como del de los individuos.

Este sustrato innatista en el caso del desarrollo individual se fundamenta en el hecho de que tanto
TDM, L, y EM son tan importantes para el desarrollo de los individuos dentro de una tropa y están
tan en la base de la arquitectura de otras capacidades cognitivas, que sí el individuo sólo dependiera
de la retroalimentación ambiental para su adquisición la probabilidad de fracaso en una adquisición y
desempeños adecuado seria muy alta.

Desde un punto de vista evolutivo es razonable suponer que siendo TDM -en sus estadios de
desarrollo primario- una capacidad primate tan antigua e importante en el desarrollo de los grupos
complejos tanto de los póngidos, como de los homínidos esta ha calado lo suficiente como para
codificar algunos de rasgos de expresión a nivel de genoma.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


3
El isomorfismo ontogénico entre TDM y L es por demás claro cuando se considera que tanto la
capacidad de adquisición de TDM y L es heredada. Y que ambas poseen un periodo crítico para su
adquisición1.

Esto parece ser evidente en los casos extremos de deprivación de estímulos en este periodo critico,
como son los caso del Victor, “El niño de Aveyron” criado entre lobos y "Genie" una pequeña niña de
Nueva York sometida a abuso crónico por parte de un padre abusivo, y una madre sumisa durante los
primeros 13.5 años. Ambos individuos sufrieron tanto, trastornos en su desarrollo de L, TDM y EM.
Las deficiencias fueron de carácter crónico e irreversible, a pesar de que a ambos individuos se les
intento enseñar ambas capacidades nunca las desarrollaron de manera satisfactoria.

Otro punto a favor lo representan patologías como el autismo, el trastorno antisocial de la


personalidad, el síndrome del hombre sin objetivos y trastorno de estrés post traumático, todos los
cuales representan alteraciones paralelas no sólo en TDM, L y EM sino que también en IMq.2

Es de nuestro particular interés en este caso el hecho de que la configuración de TDM en el caso de
HSS parece poseer dos periodos críticos, los cuales están estrechamente relacionados con periodos
críticos en la inserción social del niño dentro de la tropa y el desarrollo paralelos de otras capacidades
cognitivas como L, IMq y EM.

Sabemos ahora gracias a los trabajos clásicos sobre TDM que la configuración básica de TDM en HSS
se da en un periodo critico cercanos a los 4 años, lo que ocurre de manera paralela con la
consolidación del manejo sintáctico en L. Esto coincide además con el momento en el que el infante
pasa de un ámbito de dependencia intensa de su madre a ampliar su grupo social el cual tiende a
incluir de forma cotidiana interacciones con grupos cada vez mas grandes de individuos, en donde los
grupos de pares cada vez se vuelven más importantes.3

El segundo estadio de configuración parece estar relacionado con la entrada del individuo a la etapa
de la pubertad. En este segundo estado se debe dar un reajuste que le permita configurar la TDMi a un
nuevo ámbito de interacción (las relaciones sexuales con fines cóitales y reproductivos). En este
transito no sólo ocurren ajustes fisiológicos y anatómicos, debe estar acompañado de ajustes inducidos
por el grupo en la TDM del individuo juvenil para que este sea capaz de ajustarse y manejar
adecuadamente una de las variables de dinámica de grupo más sensibles, complejas y delicadas como
los es la variable de interacción sexual en nuestra especie.4

1
Particularmente considero que esto es cierto además para las emociones complejas que dependen de la retroalimentación
social, si estas emociones no son desarrolladas en periodos critico durante la infancia los individuos adultos no desarrollan
sus capacidades empáticas de manera adecuada.
2
No es nuestra intención en esta primera delimitación del tema entrar a aportar evidencia especifica acerca de cómo estas
patologías podrían aportar prueba fehaciente de nuestra argumentación, se las menciona como punteros para el desarrollo de
futuras investigaciones en esa línea.
3
Esto es una situación transcultural, ya que no importa la estructura de parentesco ni la organización política particular del
grupo esto parece ocurrir de forma natural, ya que es el proceso básico de integración del infante al la tropa.
4
Dicho sea de paso las sociedades humanas que descuidan este transito o lo dejan a la libre poseen serios problemas de
adaptación de sus juveniles a una vida adulta y funcional dentro del grupo.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


4
Este proceso de configuración pasa por que el individuo sea capaz de ajustar el desarrollo de su TDM
mediante la incorporación de elementos o variables internas y externas al grupo que modifican su
función cognitiva estándar compartida por toda la especie. Es decir transforma su capacidad cognitiva
genérica que hemos a una TDM en una TDM específica5 en adelante denominada TDMe.

La cual correspondería a una ecuación del tipo TDMe= TDMi + TDMg

Donde TDMi representaría el ámbito especifico de configuración de TDMe, en el cual participan la


experiencia particular y única de cada uno. Esta se desarrolla a través de la interacción de los factores
individuales que conforman las experiencias particulares. Estaremos hablando de una especie de
idiosincrasia derivada de las individualidades preceptúales, vínculos y estados emocionales y el
aprendizaje individual, más las experiencias e historia individuales. La cual es variable y susceptible
de modificación pero que se desarrolla dentro de un marco social y cultural específico. Podríamos
formalizarla como la resultante en cada instante de la sumatoria de todas estas variables en
interacción con la TDMg. Resultante que se da de manera única e irrepetible en un individuo en un
momento dado.

Donde TDMg seria el ámbito de referencia sobre el cual se contrasta la experiencia individual y el cual
esta compuesto por todas las ideas, conceptos, estados preceptúales y determinantes grupales e
históricas que la tropa asume como compartidas y valiosas6, las cuales son asumidas como invariantes
y sirven entre muchas otras cosas como referentes de tropización.

Una TDMe adulta y bien configurada debe de dar cuenta tanto de:

Ámbitos de representación: (Extra-tropa, Intra-tropa, representación interna)

5
Que corresponde a la configuración particular de la TDM estándar de un individuo, la cual estaría compuesta por una
TDMi + TDMg de su tropa particular.
6
Sea esta valoración explicita - conciente - implícita - inconciente

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


5
Entendidos como los ámbitos que son necesarios de ser representados para el desarrollo de una
sociabilidad funcional dentro de una tropa primate compleja.

Establecemos entonces que un primate promedio dentro de un entorno complejo debe de ser capaz de
representarse a si mismo y de ser conciente de sus propios estados internos a fin de poder modelarlos
y manipularlos intencionalmente. Además debe de representar la realidad interna de su tropa, la cual
esta constituida por el ámbito de las relaciones e interacciones dinámicas de los miembros de su grupo.
Esto podría entenderse como una función de representación que le permite ubicarse dentro de la
estructura de su tropa (este ámbito representa la realidad social de la tropa la cual es negociable pues
se conforma a partir del consenso y la disensión de los miembros). Por ultimo debe de ser capaz de
representar el entorno extra-tropa (lo que esta fuera), la realidad no negociable, la que no depende de
los consensos o desacuerdos de la tropa, en cierto sentido lo que cotidianamente entendemos como la
realidad “física”7, no importa el acuerdo al que llegue la tropa las leyes físicas operan siempre bajo los
mismos principios.

Conforme el tamaño y la complejidad de la tropa aumenta de la dimensión o ámbito de relación


intratropa8 es cada vez más importante en relación con el entrono extra-tropa9. Con el tiempo, esto ha
llevado a nuestra especie hasta el estado actual, en donde se pueden subdividir los espacios de
interacción humana en dos esferas de igual importancia. Es decir, las relaciones de un primate
superior con su entorno no se reducen únicamente a su relación individual con su nicho ecológico, sino
a una interacción social que conforma otra dimensión de su entorno.10

En este sentido los ámbitos de interacción son de particular interés dentro de una categorización de
TDM, ya que en estos se base la magnitud y complejidad de la representación que estoy obligado a
desarrollar cunado hecho a andar mi TDMe.

Âmbitos de interacción (1=1, 1 a 1, 1 a (n1 + n2) / N, 1 a N, N a N.)

Los ámbitos de interacción son entendidos aquí no como los estados mínimos de representación a
nivel de los entornos o ámbitos que subdividen la realidad, sino que están relacionados con el número

7
Utilizo este termino solo con el fin de acercar a lector a un referente que le permita comprender el concepto, en ningún
caso se esta apelando a una separación de orden epistemológico que permita introducir un concepto como el de metafísica.
8 Los términos “ámbito intratropa y extratropa“ son un intento propio por acuñar una conceptualización que

permita diferenciar dos dimensiones separadas de interacción cotidiana de un grupo e individuo primate con su
entorno: Un individuo dentro de una tropa no agota su relación con el entorno únicamente desarrollando su
relación individual con su nicho ecológico (extratropa), una segunda, dimensión de su entorno lo representa el
entramado de relaciones sociales de su tropa en la cual el ocupa una posición (intratropa), la que determina su
margen de maniobra, así como sus deberes y privilegios dentro de la misma.
Estas dos dimensiones tienen alguna similitud con los conceptos de entorno natural y entorno social pero sin la
carga ideológica que establece una discontinuidad entre lo natural y lo social: desde nuestra perspectiva dicha
separación es artificial y responde a un prejuicio innecesario.
9
Es importante aquí anotar que existe un ámbito ínter tropas, el cual esta compuesto por los otros grupos de primates en
cierto sentido esta fuera pero se asume que opera más o menos bajo las mismas reglas que el ámbito inter tropa.
10 Como ya mencionamos antes estos dos ámbitos de interacción dentro de la tradición occidental se han
considerado como esferas de naturaleza distinta y se las ha denominado entorno natural y entorno cultural,
estableciendo una implicación filosófica clásica que considera que existe una esencia distinta que posibilita la
separación entre “lo humano” y “lo animal” y “lo humano” y “lo natural”.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


6
mínimo de individuos involucrados en las relaciones que deben de ser representadas para lograr una
sociabilidad funcional.

El concepto de sociabilidad funcional designa la condición de tropa en la que las estrategias antes
descritas están presentes y son lo suficientemente eficaces y oportunas para lograr las metas
productivas y reproductivas que el grupo se imponga. Esto significa, en términos biológicos estrictos,
la perpetuación o sostenibilidad económica, ecológica y biológica del grupo en el tiempo.

La sociabilidad en estos términos es sólo posible debido al desarrollo de capacidades de memoria muy
sofisticadas y de muy largo plazo. Se hace necesario recordar cotidianamente cosas como quiénes son
los miembros de un grupo y cuáles de ellos son afines, cuáles han cooperado (oportuna y
eficientemente), cuáles han agredido (necesaria o innecesariamente), quiénes son superiores y quiénes
iguales y quienes inferiores, y por qué es que eso es así. Esta memoria posee en los grupos primates un
eminente contenido de carácter emotivo.

Esta última característica asociada a la memoria establece como paso previo para una sociabilidad
funcional el que un individuo perteneciente a un grupo sea capaz de generar representaciones
adecuadas de al menos 5 tipos distintos de interacción:

1. Representación propia de los estados internos (introspectiva) 1=1


2. Representación propia de los estados internos + la representación de los estados de otro en una
relación 1 a 1
3. Representación propia de los estados internos + la representación de los estados de otro en una
relación 1 a (n1+n2) / N, en relación a la totalidad del grupo: donde n1 y n2 representa parte
de la totalidad.
4. Representación propia de los estados internos + la representación de los estados en una
relación 1 a N: donde N representa la totalidad
5. Representación del N propio + un N ajeno: donde N representa otro grupo.

De esta manera los dos componentes de una TDMe cobran importancia diferencial de acuerdo a los
ámbitos de representación a los ámbitos de interacción. No estamos afirmando que ambos
componentes operen por separado solo estamos afirmando que dentro de un ámbito especifico poseen
mas importancia de acuerdo a tipo de interacción que estemos tratando.

TDM en relación con ámbitos de representación

TDMe Percepción Extra-tropa Intra-tropa Represen…interna


(III) (II) (I)
TDMi Variable X X
TDMg Se asume X X
invariante

TDM en relación con ámbitos de interacción

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


7
TDMe 1=1 1a1 1 a (n1 + n2) 1aN NaN
/ N,
TDMi X X X X
TDMg X X X

Se denota con una X donde el papel específico de uno de los componentes de TDMe posee particular
peso específico.

Las implicaciones filogenéticas de nuestra caracterización se esbozarán dentro del siguiente apartado
a través de la caracterización de la relación entre TDM y EM en el ámbito social y ontogenéticas se
desarrollarán a partir de la discusión de la sección tres donde se explique como concebimos el proceso
de configuración de TDM en relación con las emociones.

Las emociones y la TDM dentro del grupo

Las emociones son de vital importancia para la vida social en grupos primates con dinámicas
complejas. Sabemos desde hace mucho que las emociones se desempeñan como herramientas de
representación y valoración de los estados internos y en la regulación homeostática en este sentido
estarían en estrecha relación con lo que hemos denominado para efectos de este trabajo como ámbito
de representación I:

“Las emociones sirven para regular la homeostasis y la interacción del organismo con el
entorno; por otra parte, las emociones están asociadas a comportamientos sociales complejos,
como la culpa, los celos y la vergüenza, que cumplen funciones similares respecto del
entorno social” (R. Adolph, 2003: 187)

Por otra parte, en medio de los complejos mecanismos de regulación de las relaciones entre miembros
de un grupo, las emociones se presentan como mecanismos de anticipación, regulación y control de la
interacción. Lo cual esta en estrecha relación con la posición jerárquica que posee un individuo dentro
de un determinado grupo, lo cual esta a su vez relacionado con el ámbito numero II, esto nos permite
construir una representación del universo de relaciones.

Podemos afirmar entonces que dentro de un entorno social complejo las emociones juegan un papel
fundamental como:

• Sistemas o procesos de representación evaluación y respuesta del entorno social11


• Sistemas o procesos de regulación de la interacción social

Estas dos funciones aportan ventajas en el ámbito individual que permitirían sofisticar y afinar la
interacción con el entorno, yendo mucho más allá de reacciones reflejas o los mecanismos de evitación

11 Es importante hacer notar que el entorno y la representación del mismo dentro de los grupos primates esta
diferenciada en dos niveles: existe el entorno físico externo común al de cualquier otro organismo viviente y el
entorno social que no sólo está en estrecha relación con el anterior sino que media y en muchos casos determina
la relación del individuo con el medio físico.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


8
del dolor y búsqueda del placer. Por otro lado están las ventajas que las emociones darían al individuo
al conformarse como un mecanismo de regulación de su conducta basado en aprendizaje con alto
contenido emocional: una especie de aprendizaje basado en la experiencia que, posteriormente, puede
ser utilizado para la toma de decisiones.

Demás esta decir que ambas representan una poderosa herramienta a servicio de la TDM (tanto en sus
implicaciones sub I y sub G).

La valoración emocional de una situación social presupone una alta capacidad de crear e interpretar
proyecciones en tiempo real de las relaciones posibles entre los individuos que participan en la misma.
Esto, a su vez, involucra la capacidad para el manejo de grandes números de variables, los cuales se
modifican constantemente. Por esto debe existir la capacidad de realizar correcciones para las posibles
líneas de acción alternativa, todo a partir de la lectura adecuada de señales sutiles (que pueden incluso
llegar a ser de carácter micro gestual) de extrema complejidad al interno de un grupo, donde el error o
un sesgo en esta lectura es altamente costoso.

Estamos aquí ante una de las funciones más importante de TDM y de IMq dentro de la regulación de
la dinámica grupal y la toma de decisiones respectivamente. Las emociones podrían desempeñar un
papel de punteros o marcadores significativos guardados en memoria, que no sólo me permiten
sintonizar mi TDM individual con los contenidos de la TDMg en una situación que requiere mi
atención, sino que me permiten generar o validar criterios para la toma de decisiones.

En este proceso no solo seria vital la representación adecuada de mis estados internos, sino la
capacidad de leer rápida y eficientemente los marcadores conductuales, (gestuales o verbales) de los
demás miembros del grupo. En pocas palabras, la complejidad con la que expresamos, interpretamos y
manipulamos las emociones propias y ajenas nos permite simular, comprender y proyectar las
conductas propias y de los demás dentro de una dinámica particular. Esto aplica tanto para una tropa
chimpancé que patrulla su territorio, como para una tropa de 150 individuos de homo erectus en
migración por las sabanas africanas, una discusión de pareja, un duelo de esgrima, un juego de cartas,
así como para el sobrino de un emperador romano en una corte imperial o para un alto ejecutivo
japonés en una fusión corporativa.

Así las emociones y nuestra capacidad para reconocerlas se configuran como uno de los motores que
regulan la interacción de tropa, pues son una herramienta poderosísima al servicio de nuestra TDM y
nuestra IMq. Esto no es para nada trivial; estamos hablando de una fuerza modeladora de nuestra
evolución, que cobró cada vez más importancia en nuestro desarrollo como especie; conforme el
tamaño y la complejidad de la dimensión o ámbito de relación intratropa fue cada vez más importante
en relación con el entrono extra tropa.

Con el tiempo, esto nos ha llevado hasta el estado actual, en donde, como ya dijimos se pueden
subdividir los espacios de interacción humana en tres esferas de igual importancia. Es decir, las
relaciones de un primate superior con su entorno no se reducen únicamente a su relación individual
con su nicho ecológico, sino a una interacción social que conforma otra dimensión de su entorno.12

12 Como ya mencionamos antes estos dos ámbitos de interacción dentro de la tradición occidental se han
considerado como esferas de naturaleza distinta y se las ha denominado entorno natural y entorno cultural,

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


9
Se puede entonces remarcar el carácter evaluativo e interpretativo de las emociones, ahora destacando
su papel dentro del comportamiento dentro del grupo:
“Una emoción es un proceso o un estado que funciona en la gestión de objetivos. Normalmente
se produce como respuesta a la evaluación de un hecho relevante en relación con un objetivo; es
positiva cuando el objetivo se consigue, y negativa cuando el objetivo no se logra, el centro de
una emoción es la disposición a actuar de una determinada manera (Fridja, 1986), es una
perentoriedad de, o del dar prioridad a, ciertos objetivos o planes por encima de otros. Las
emociones pueden interrumpir una acción que se está llevando a cabo; también dan prioridad a
ciertos tipos de interacciones sociales, incitando por ejemplo a la cooperación o al conflicto.”
(MITECS, 1999: 454)

Estas dos características nos permiten integrar a nuestra caracterización un nivel de control individual
y consciente sobre las emociones. Esto nos facilita el poder relacionar nuestros estados emocionales con
nuestras metas, estrategias, coaliciones y alianzas. Se perfilan como las bases de una evaluación
intratropa, que debe de tomar en cuenta la representación de los procesos emocionales propios y los de
los demás miembros en situaciones particulares, lo que se puede extender en el tiempo, dándoles a los
miembros de la tropa capacidad de cálculo estratégico.
Esto a su vez, permite modular y “administrar” las emociones en encadenamientos prolongados
diferidos en el tiempo, que impiden, regulan o posponen reacciones viscerales inmediatas, lo cual no
deja de ser una gran ventaja para la convivencia en grupos amplios y complejos, pues evita que la
convivencia en tropa sea una suerte de repetidas y repentinas explosiones emocionales impulsivas
carentes de control, que cargarían la tropa de altos y desmedidos niveles de “estrés” con todas las
consecuencias negativas que esto traería a la organización.13
En ausencia de L como es el caso de los demás primates no humanos esto permitiría la
conceptualización de un estado transicional de carácter intencional que estaría a medio camino entre
una TDMp14 y una TDMHSS que permita comprender los estados intencionales de la tropa sin apelar a la
conformación de una TDMg como la que posee HSS. Esta comprensión de los estados intencionales de
la tropa se daría a través de una interpretación global de los estados motivacionales o emocionales del
grupo en un momento dado.
Esta perspectiva permitiría zanjar uno de los aspectos más complejos del debate entre simulacionismo
y TT. Estas tendencias incorporan las emociones de forma muy burda en sus aproximaciones “frías o
calientes”, lo cual solo complica la discusión y no aporta ninguna ventaja en la discusión.
Una perspectiva de las emociones que permita proyectar una TDM de alto contenido emotivo como
herramienta comprensiva seria mas poderosa que un simulacionismo radical, pues involucra

estableciendo una implicación filosófica clásica que considera que existe una esencia distinta que posibilita la
separación entre “lo humano” y “lo animal” y “lo humano” y “lo natural”.
13 La evolución prepara a todos los seres vivos para resolver (o intentar resolver) los problemas recurrentes con los que se

enfrenta el organismo. Es muy probable que surgieran algunas adaptaciones evolutivas como respuesta a los problemas
sociales recurrentes con los que se enfrentaron nuestras poblaciones ancestrales (Baron-Cohen, 1995). Las adaptaciones
evolutivas relevantes incluyen los mecanismos especializados tanto en los animales humanos como en los no humanos
(particularmente primates), tales como la TEORÍA DE LA MENTE; los dispositivos específicos de dominio para el
reconocimiento de las caras, las voces y de los afectivos; los detectores de estafadores; y las capacidades para representar el
dominio social.
14
TDMp entendida como TDM primate no humana de una naturaleza distinta de la TDMHSS como se caracteriza en la
primera parte de este trabajo.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


10
comprensión de los estados emocionales de otros asociados a estados intencionales en función de la
consecución de una meta sin apelar al “frió” razonamiento basado en una teoría) ya que esto
involucraría una teoría y por ende lenguaje. Además seria más plausible para explicar ciertos tipos de
conducta primate sin apelar a una TDM clásica basada en TT.
Así, las emociones son un mecanismo básico complementario o paralelo a los procesos de
razonamiento que nos permiten tener una representación adecuada de nuestro entorno social,
permitiendo la adecuada toma de decisiones que orienta líneas de acción, lo cual es una innegable
ventaja en los ámbito del desarrollo de una TDM tal como la hemos caracterizado. Esto se vuelve cada
vez más importante conforme la tropa crece en número de integrantes y, consecuentemente, cuando
las formas internas de organización e interacción aumentan en complejidad.
Esto además refuerza la aparición de la inteligencia maquiavélica15 como una capacidad previa a la
aparición de L, ya presente en los primates superiores. Estamos hablando de capacidades de cálculo de
interacción que son sumamente complejas, no sólo por su cantidad, sino por que requieren de varios
niveles de representación y simbolización proyectadas en el tiempo, lo cual se vería posteriormente
potenciado en muchos órdenes de magnitud con la aparición del lenguaje doblemente articulado en el
caso de HSS.
Aquí podría estar uno de los cimientos evolutivos más importantes de las habilidades cognitivas, que
desembocarán posteriormente en sistemas más complejos de representación, esto explicaría además
como se da el paso de una TDMp a una TDMhss,
Con respecto a estas habilidades intencionales de manipulación asociadas a una inteligencia social
Whiten y Byrne (1988) apuntan que lo que se considera especial de las sociedades primates es, como ya
mencionamos, su complejidad tejida por medio de alianzas y coaliciones flexibles y cambiantes dentro
de relaciones sociales que podrían bien considerarse antropocéntricamente hablando como sofisticadas
y complejas tramas basadas en engaños y manipulaciones. Sin embargo, en las diferentes versiones de
esta hipótesis no parecen haberse considerado expresamente los procesos emocionales, su cálculo y
representación como elementos importantes, lo cual no deja de ser interesante, si consideramos que el
arte de la manipulación y del buen mentir se debe tanto a proyecciones racionales como emocionales
de los estados cognitivos de las víctimas del engaño, así como de los propios.
Por demás esta decir que en las perspectivas clásicas de TDM que consideran solo las interacciones 1 a
1 tampoco se consideran a las emociones como parte central del proceso.
De hecho sería posible afirmar, sin sobreestimar el papel de las emociones, que en ciertos contextos
cotidianos intratropa lo emocional juega un papel decisivo de mayor importancia que lo racional en la
forma en la que se dan las interacciones de sus miembros. Mentir16 bien es tanto una habilidad racional
como emocional: quien es incapaz de regular su ansiedad y el temor a ser descubierto y de proyectar
convincentemente el estado emocional asociado a su engaño, es incapaz de manipular y engañar
adecuadamente. Una vez más esta ultima característica es de extrema importancia en la ejecución de
conductas relacionadas con IMq.

15 La hipótesis de la inteligencia maquiavélica toma varias formas, pero todas surgen de la proposición de que los

procesos cognitivos avanzados de los primates son primariamente adaptaciones a las complejidades especiales
de sus vidas sociales.(MITECS 1999 : 611)
16
Hacemos aquí la diferenciación entre mentir y engañar: mentir es una capacidad estrictamente humana en el sentido de
que para la ejecución real de una mentira debe de existir intermediación lingüística y una TDM del tipo HSS, el engaño sin
embargo no esta mediado por tan complejos niveles de abstracción, proyección y dilación temporal por lo que permite su
ejecución en ausencia de L y con una TDMp genérica.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


11
Pensemos por un instante en la importancia de los procesos emocionales así planteados en términos
estrictamente evolutivos y a la luz de la evidencia primatológica y paleoantropológica disponible.
Consideramos el periodo que va desde la radiación que separa a los homínidos de los póngidos con la
aparición del bipedalismo anatómico (de 7 a 6 millones de años atrás) hasta la aparición de homo
habilis y la fabricación de herramientas (2,5 a 1,5 millones de años).
Hemos establecido hasta ahora la importancia de las emociones en los grupos de primates africanos no
humanos y el innegable papel que éstas desempeñan en nuestra especie en relación con los procesos
de sociabilidad. Cabe entonces preguntarse que paso con las emociones durante el extenso trecho
evolutivo que nos separa.
Este prolongado periodo de la evolución primate es de aproximadamente 5 millones de años y se
caracteriza por una inmensa proliferación de especies primates, que van desde especies
cognitivamente muy similares a los chimpancés y gorilas actuales pero de locomoción bípeda hasta la
aparición de las primeras especies del genero “homo”.
Desgraciadamente no contamos con las ventajas que representaría tener grupos de representantes
vivos de este prolongado proceso de transición, por lo cual cualquier afirmación acerca de su posible
comportamiento es una especulación. Sin embargo no es descabellado pensar que los procesos
emocionales en relación con sus habilidades sociales poseían al menos la misma importancia que para
los grupos primates sobrevivientes, ni que decir de los factores relacionados con el majo de TDM e
IMq.
Es decir, al interno de sus grupos las emociones deben de haber representado un papel central en sus
procesos de estructuración y regulación de las dinámicas sociales. Para el caso de primates de sabana,
como los primeros autralopitecinos, esto debió ser de particular importancia, pues su vida se
desarrolló en el entorno abierto y hostil como la sabana17; mucho más demandante en términos de
seguridad que el bosque y disponibilidad de recursos. Grupos de primates expuestos a ese entorno
debieron de necesitar formas flexibles, ágiles y adaptativas de enfrentar los nuevos peligros, esto en
ausencia de lenguaje doblemente articulado que permitiese una planificación a largo plazo.
En este contexto contar con una TDMp desarrollada representaría una enorme ventaja, y uno de los
elementos centrales en la potenciación de esa TDMp debió de ser el componente emocional.
En estos términos la cohesión y capacidad de articulación y rearticulación del grupo debieron de jugar
un papel central,-tanto para defenderse de los depredadores como para competir con otras tropas. En
el ámbito intratropa la estructuración funcional del grupo debió de volverse cada vez más importante
en la medida en que los grupos primates debieron de ir aumentando su tamaño y complejidad
estructural. Lo cual ya hemos discutido posee u factor emocional nada despreciable.
Hoy sabemos que los chimpancés (pan troglodytes) al igual que algunos grupos humano son
tremendamente territoriales y son las únicas dos especies de aproximadamente 400 especies de
mamíferos conocidos que practican patrullas punitivas cuyo único objetivo es detectar, capturar y
aniquilar a miembros de otras tropas dentro del territorio propio. No es una aseveración descabellada
pensar que este poderoso instinto territorial no sólo no desapareció, sino que se desarrolló y sofisticó
en nuestra transición hacia la sabana.
Igualmente interesante resulta el hecho que los bonobos o chimpancés pigmeos Pan paniscus) no
parecen compartir esta “actitud” a pesar de su cercanía genética con pan pan troglodytes y con homo

17
Hostil en comparación con el ambiente de bosque del que provenían sus antecesores

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


12
sapiens sapiens, también se hace necesario resaltar que no todos los grupos humanos están orientados
hacia este tipo de comportamiento

“Cualquier antropólogo puede nombrar una serie de pueblos «primitivos» que, según
se informa, nunca hicieron la guerra. Mi lista preferida incluye a los habitantes de las
islas Andamán, que viven cerca de la costa de la India, los shoshoni de California y
Nevada, los yahgan de Patagonia, los indio» mission de California, los semai de
Malasia y los recientemente contactados tasaday de Filipinas. La existencia de los
grupos mencionados sugiere que el homicidio intergrupo organizado quizá no formó
parte de las culturas de nuestro» antepasados de la Edad de Piedra” (Harris
1987:52)

Todo grupo de incursión sabe que el éxito de una incursión punitiva es cuestión de números y en este
sentido existen fascinantes y terribles paralelismos entre los chimpancés y los humanos en cuanto a sus
modos de ataque de tropa. Cuando dos bandas rivales vecinas se encuentran en una incursión y los
números están más o menos parejos la confrontación no pasa de ser una exhibición de fuerza, pero
nunca se entabla un verdadero combate. Este se desarrolla únicamente cuando la relación es 3 a 118 a
favor del grupo atacante, esta proporción garantiza un ataque sin riesgos que permite capturar y matar
un adversario.
No es de extrañar entonces que una estrategia de éxito en la sabana haya sido el aumento sistemático
del numero de miembros, y tampoco nos debería llamar la atención el hecho de que las actuales
especies sobrevivientes de primates de sabana sean las que presentan las tropas de más alta densidad
poblacional y las estructuras sociales más complejas y tensionadas19si se las compara con las tropas
promedio de simios de bosque que van de 10 a 30 individuos.
En un entorno de sabana los primates se vieron rodeados de un ambiente empobrecido en cuanto a
recursos alimentarios,20 por lo cual debieron de desarrollar nuevas estrategias alimentarías que
implicaban nuevas formas de obtener alimento y ampliar los circuitos diarios de recolección,
aumentando la necesidad de expandir el territorio. Esto debió a su vez de ir acompañado con formas
de organización que protegieran la tropa del ataque de depredadores o de tropas rivales en territorios
próximos. Se ha especulado sobre este tipo de escenario como el motor para el desarrollo de las
habilidades carroñeras y posteriormente cazadoras de nuestros ancestros homínidos. Sea esto cierto o
no, lo que es un hecho es que el nuevo ambiente representaba en su conjunto una variada gama de
nuevas dificultades que debían de ser salvadas con eficiencia si se quería sobrevivir.
Podríamos marcar como factores centrales de éxito evolutivo para los grupos sociales la estricta
regulación de conjunto de capacidades que podríamos categorizar en 4 sentidos:

18
Esta relación se observa tanto en enfrentamientos de tribus de cazadores recolectores al igual que en tropas de
machos chimpancés.
19 Estamos hablando por ejemplo de los babuinos y papiones así como las de los seres humanos, que en

promedio tienden a formar tropas que se mueven en un rango de 100 a 300 individuos.
20 Nuevamente en comparación con el bosque.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


13
1. Funciones de tropización21, es decir, los elementos que ayudan a conformar la tropa y por ende
los factores de pertenecía o no pertenencia a la misma (lo que Arce Arenales a denominado
como alterismo).
• Estructuración
• Regulación
2. Conductas tróficas
3. Conductas Cooperativas
4. Conductas Reproductivas-

La regulación de estas cuatro conjuntos funciones resulto indispensable para mantener una dinámica
apropiada dentro del grupo que aportase ventajar adaptativas individuales y grupales a cada uno de
sus miembros.

De este pequeño esquema básico se desprende que hay al menos cuatro aspectos de la sociabilidad
básica que intervienen en la organización de grupos complejos, en los cuales las emociones juegan un
papel central:

Aspecto Conducta asociada


Funciones de tropización- Establecimiento de Dominancia, sumisión,
estructuración estructuras internas establecimiento de alianzas.
jerárquicas o igualitarias.
Funciones de tropización- Mecanismos y prácticas de Comunicación,
regulación regulación interna que apaciguamiento, reconciliación
cohesionan y mantiene la y mediación.
estructura del grupo.
Conductas Cooperativas La planificación de Defensa de bienes comunes,
estrategias productivas y cooperación, protección de los
reproductivas que beneficien miembros del grupo.
al grupo.
Conductas tróficas Práctica de consecución y Rapiña, engaño y reciprocidad
distribución de recursos.

Conductas reproductivas Establecimiento de normas Prohibición del incesto,


de acceso sexual y evitación regulación selectiva de los
de la endogamia miembros que se reproducen

Uno podría tender a pensar que el modelo de organización aquí descrito es propio de los Homo sapiens
sapiens o por lo menos de los homínidos que recientemente nos antecedieron. Sin embargo, los cuatro
aspectos están presentes en muchos de los aspectos de la vida de los chimpancés y otros primates
superiores.

21
Entendida aquí como toda conducta orientada a conformar, mantener y regular la dinámica de la tropa.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


14
Los trabajos longitudinales que por más de cuarenta años han desarrollado etólogos como Jane
Goodall en Gombe, Tanzania, Kenji Imanishi en el Instituto de Primatología de Kyoto y Frans de Waal
en los principales zoológicos de Europa y los EE.UU, demuestran que todas estas conductas están
presentes en la cotidianidad de los chimpancés, tanto salvajes como cautivos.

Como ya dijimos, las ventajas de ser miembro de una tropa pueden ser múltiples. El trabajo de los
etólogos y otros especialistas en comportamiento animal ha clasificado estos beneficios como
estrategias o mecanismos relacionados con la reducción de la agresión, la comunicación22 y
cooperación.

Estrategia general Mecanismo específicos


Cooperación • Selección por parentesco
• Mutualismo intraespecífico
• Reciprocidad (directa o indirecta)
Reducción de la agresión • Jerarquías basadas en conductas de dominación
sumisión
• Pacificación (Mediación y reconciliación)
Comunicación • Canales de Señalización (visual, táctil, auditiva)
• Tipos de señalización general, especifica, directa y
graduada
• Mecanismos de Meta comunicación
• Enriquecimiento
• Efecto contextual
• Redundancia
• Perdurabilidad
• Capacidad de engaño
• Ritualización y estereotipia

El primer lugar, trataremos con las estrategias de cooperación. La selección de parentesco es la


tendencia de un animal a favorecer a los miembros de su familia. Un segundo punto a favor es el
beneficio directo producto del ser parte del grupo; a este beneficio se conoce como mutualismo
intraespecífico. Este beneficio se manifiesta por ejemplo, al facilitar la defensa, la ampliación de
territorios, la consecución de pareja y del alimento. En tercer lugar, se encuentra gran cantidad de
conductas altruistas, dentro de las cuales se destaca el altruismo reciproco23, que no es otra cosa que
conductas de reciprocidad, es decir, la probabilidad de recibir de vuelta la ayuda prestada con
anterioridad a otros miembros del grupo.

22
Consideramos la comunicación o mas bien la pragmática comunicativa como un aspecto indispensable y transversal a los
demás aspectos razón por la cual no se le destaca por separado,
23 El clásico “Hoy por ti mañana por mi” o “te rasco la espalda y tu me rascas la mía”.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


15
No deja de ser muy interesante que estos tres comportamientos sigan los planteamientos de Aristóteles
y Darwin, en cuanto a que la empatía (habilidad de conectarse emocionalmente con otro) está
determinada en muchos casos por la cercanía genética o cotidiana. Y que sea esta la que marque el
orden de ejecución de estas conductas, es decir la hipotética redacción de un código de
comportamiento centrado en el grupo y basado en estos comportamientos expandiría su aplicación en
círculos concéntricos a partir del individuo.

Dicho código rezaría así:

I. Harás lo posible por mantenerte vivo para servir al grupo.


II. En cualquier circunstancia en que haya conflicto interno dentro del grupo, preferirás por sobre
cualquier otro a los miembros más cercanos de tu propia tropa (sean o no consanguíneos),
luego a tus aliados y luego a los demás.
III. Reconocerás como iguales y dignos de reciprocidad a los que formen parte de tu grupo.
IV. Recibirás de los demás en tanto estés dispuesto a dar en mismo grado y condición.
V. Respetarás a tus mayores y superiores reconociendo tu posición dentro del grupo.
VI. No abusarás de tu posición, sacando provecho o abusando de tus iguales o inferiores.
VII. Después de tu grupo está tu territorio, por tanto lo defenderás a toda costa.
VIII. Y por sobretodo tratarás a los demás como desees que te traten a ti24.

Como podemos ver, acatar cada una de estos hipotéticos mandatos requiere del desarrollo de distintos
tipos de facultades y deben estar impulsadas por fuerzas que sean capaces de sobreponerse a los
instintos básicos de conservación individual. Este es un espacio propicio a nivel evolutivo para el
desarrollo de una función cognoscitiva de orden superior como la TDM o la IMq. En este sentido, las
emociones en su dimensión motivacional son cruciales, este es tal vez uno de los nodos más
importantes entre emoción y TDM. Si definimos los estados motivacionales como estados intencionales
orientados hacia la consecución de una meta los cuales están cargados con alto contenido emocional,
entonces se hace evidente por que es necesaria una TDM sutil y poderosa. Si cada miembro de la tropa
hace solo lo que sus emociones particulares le motivan a hacer –como perversos buscadores de placer
y evitadotes de dolor- la dinámica interna del grupo de destruye o nunca se conforma como tal.

El desarrollo de una TDM con alto contenido emocional me permite representar adecuadamente el
peso de los estados emocionales internos propios así como los de los demás, lo que a su vez me
permite la ejecución de ciertos tipos de conductas acordes con el tono emocional de la situación, esto es
muy básico, pero no podría operar sin una sutil y milimétrica orquestación entre mi la representación
de mis estados internos y lo de los otros, es decir una TDM, sean estos estadas representaciones
emocionales o no.

Para esto se hace necesario el desarrollo de gran capacidad de memoria a largo plazo para recordar
quienes son los miembros del grupo, capacidad de planificación en el caso de contar con estrategias
cooperativas, capacidad de razonamiento para planificar a largo plazo y resolver problemas.

24No es sorprendente que este último que no es para nada hipotético, resuma las bases de una interacción
armoniosa para dentro de cualquier grupo y que en sus distintas versiones sea uno de los mandamientos
centrales de muchas de nuestras principales religiones.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


16
Todas estas facultades deben estar presentes tanto en el establecimiento de jerarquías, como en la
cooperación simétrica necesaria para la cacería de un jabalí bebé o un colobo rojo, así como en las
patrullas25 por el territorio.

La territorialidad (acceso exclusivo a recursos) y las jerarquías (derechos sexuales y de alimentación)


poseen este efecto. Asignar y reconocer un estatus particular a cada miembro del grupo facilita los
mecanismos de interacción social; no se puede pasar la vida tratando de validar cual es la posición de
cada uno ante cada nueva eventualidad a cada momento.

La territorialidad, por su parte, le da un espacio físico al grupo y al individuo. Al apropiarse de un


espacio se realiza una proyección de la estructura social del grupo sobre un espacio físico, evitando
que la cotidianidad se transforme en una eterna lucha por la delimitación del mismo con otros grupos
competidores. Una vez establecido un territorio y reclamado como legítimo, y mientras las condiciones
del statu quo no cambien, este será más o menos permanente.

No es sorprendente, entonces, que en los grupos primates las tensiones emocionales productos de las
transgresiones jerárquicas26 y territoriales sean de las más violentas y difíciles de minimizar, ya que
son ataques a la base material que sustenta la existencia del grupo. Es aquí donde la regulación interna
y sus mecanismos como la mediación y reconciliación son de trascendental importancia. Si la
reducción de la tensión no se anticipa y controla, vivir al interno de una tropa puede ser muy
desagradable - por lo menos para los individuos inferiores en la jerarquía -.

En este sentido se hace evidente la necesidad de generar prácticas de reducción de la agresión, ya que
como resulta evidente la agresión indiscriminada y constante entre miembros de la misma especie
vuelve inviable la vida social. Así que todo grupo complejo debe poseer estrategias de reducción de la
presión, lo que podría explicar por qué su aparición es bastante temprana en lo grupos primates.

Sin embargo no todos los primates poseen tipos de organización macho alfa piramidal donde la
procreación se da en sistemas harémicamente poligínicos, existen múltiples sistemas de estructuración
de acuerdo a las estrategias de acceso sexual como se puede ver en el siguiente cuadro.

De Waal descubrió a mediados de los años setenta que los chimpancés se besan y abrazan siguiendo
formas sistematizadas para reconciliarse después de una pelea.

Las conductas de reconciliación y apaciguamiento son vitales en las vidas de los primates superiores
para mantener una armonía que potencie las ventajas de la vida en grupo y minimice las obvias

25La caza es una actividad cooperativa. La cooperación es esencial cuando se abaten presas mayores y también

para evitar sus peligros, como el ataque de una hembra de jabalí que embiste con los colmillos para salvar a sus
crías. Los cazadores llevan a cabo un auténtico trabajo de equipo. Un chimpancé llama en voz baja a otro cuando
ha visto a una presa en la espesura. Los dos sonríen, levantan a la víctima de su escondrijo y lo empujan hacia
otros miembros del grupo que están al acecho. Las salidas están bloqueadas, se refinan las emboscadas, se
llevan a cabo maniobras, y los chimpancés, tan apasionados después de cobrarse la pieza, lo planean todo
fríamente antes de empezar.(Sagan, 1992:278)

26 Estas transgresiones normalmente están relacionadas con los derechos sexuales o de alimentación

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


17
dificultades de lidiar con la multitud de situaciones conflictivas que puede generar estar rodeados de
otros individuos de la misma especie.

“Las sociedades necesitan códigos de comportamiento para manejar los sentimientos


intensos y éstos no están constituidos químicamente, se deben aprender. Estos códigos de
conducta existen para que la sociedad funcione sin sobresaltos, y es necesario un cerebro
sofisticado para comprender esas intrincadas reglas”. 27
Nuestra experiencia cotidiana está llena de situaciones en las cuales nos amamos y somos empáticos y
compartimos placenteramente con nuestro grupo, pero de la misma forma y casi en la misma
proporción estos seres amados tienen una infinita capacidad para exasperarnos y “sacarnos de
nuestras casillas”, y no existe ser humano alguno que no haya experimentado el visceral e incontenible
impulso de querer agredir o hasta matar a alguno de sus congéneres. Sin embargo, la mayoría no lo
hacemos, nos controlamos.
Este complejo repertorio de comportamiento emocional seria realmente caótico en ausencia de una
TDM, en ausencia de una capacidad de monitoreo interno en contratación permanente con los estados
emocionales aparentes de los otros, la vida social seria una montaña rusa de expresiones emocionales
unilaterales inconexas entre los miembro del grupo28.
En síntesis podemos afirmar que para que la vida social tenga valor adaptativo los mecanismos de
estructuración y regulación que nos permitan reconciliarnos e eliminar la agresión y la ira deben ser
eficientes y oportunos, y en esto poseer una TDM bien configurada juega un papel central.

Otro de los aspectos ya señalados es la reciprocidad que demuestra ser de vital importancia para la
cohesión de los grupos primates. Esta conducta es sólo posible debido al desarrollo de capacidades
como la de recordar quiénes son los miembros de mi grupo y cuáles de ellos me son afines, cuáles han
cooperado conmigo y cuáles me han agredido, quiénes son mis superiores y quiénes mis iguales y por
qué es que eso es así. Todos estos elementos son componentes esenciales de una TDMe.

La cantidad de información aportada por el grupo y los procesos de filtrado y organización de la


misma para la evaluación de situaciones y la toma de decisiones, requieren de sistemas de
procesamiento extremadamente complejos. No sólo estamos hablando de la capacidad de leer,
reconocer e interpretar emociones básicas, sino de ejercicios comunicativos extremadamente
intrincados que pasan por el cálculo masivo y complejo de las interacciones (y emociones asignadas)
de los miembros del grupo. Los cuales son impensables en ausencia de una maquinaria
representacional como la que conforma la TDM.
El punto de inflexión al respecto de nuestro futuro como especie lo representó el desarrollo de nuestras
capacidades cognoscitivas que van de la mano como ya dijimos con los procesos de sociabilidad en
donde la emoción jugó y juega un papel vital29.

Trascrito textualmente de la serie “Animal Minds” capitulo “The Animal Have Emotion?” BBC bristorl Green
27

Umbrela Productions Thirteen / WNET, 2004 Bbc Mcmxcix/ Discovery Networks Animal Planet.
28
Dicho sea de aso es lo que acontece de una u otra forma en el entorno cotidianos dentro de un ala psiquiatrita.
29
Es necesario ser enfático una vez más sobre el hecho de que no estamos afirmando que es la emotividad el único o más
importante motor de este proceso, solo estamos afirmando que jugo y juega un papel nada despreciable en los procesos de
sociabilidad.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


18
El reconocimiento de rostros, la capacidad de recordar experiencias, generar alianzas, manipularlas en
el tiempo, cooperar, recordar lo pasado y generar vínculos, no son sólo la base de la cotidianidad de
los grupos primates sobrevivientes o extintos, sino que constituyen en mi opinión, algunas de las
estrategias esenciales de sobrevivencia de los primates. Nuestras capacidades cognoscitivas más
antiguas se han desarrollado en función de potenciar estas habilidades y perfeccionarlas para operar
sutilmente al interno de los grupos primates -esto aplica desde los monos aulladores hasta los Homo
sapiens sapiens.
En este contexto la TDM debe de hacer evolucionado para potenciar estas capacidades algunas
presentes en formas rudimentarias en estadios evolutivos anteriores. Si lo analizamos con
detenimiento podemos observar como el proceso de hominización lo que hace a nivel cognitivo es
potenciar toda una serie de conductas simples presentes en otros grupos animales previamente,
volviéndolos cada vez m{as complejos, hasta un punto en el cual la acumulación de cambios graduales
a nivel cuantitativo devienen en cambios cualitativos: observamos estos en el transito entre engañar-
mentir, emociones básicas a emociones complejas, representación icónica a meta-representación, TDMe
a TDMHSS, cooperación simétrica a cooperación heterotécnica.
Con la aparición del primer representante del genero “homo” y la fabricación de herramientas esto
queda más que establecido, no sabemos aún si Homo habilis era capaz de cooperación heterotécnica, sin
embargo para el caso de homo erectus y como lo demuestran sus tradiciones líticas esta ya era un hecho
aquí estamos ante el ultimo eslabón de la cadena, estamos hablando de procesos sociales intencionales
de planificación orientados a producir tecnología.
A partir de este momento ya es imposible considerar el desarrollo de nuestro género sin considerar al
menos rudimentos lingüísticos y la capacidad de preservar en memoria tradiciones tecnológicas y
culturales tal cuales las conocemos hoy. Nuestra TDM para ese momento debe de haberse potenciado a
un nivel superior al presente en los demás primates no humanos que aun sobreviven.
Los grupos de estos homínidos debieron de haber trascendido para este momento las formas básicas
de organización social y se deben de haber consolidado formas de organización análogas a la presentes
en los grupos de cazadores recolectores actuales, en donde cada individuo era instruido por los
mayores mas aptos para sacar el mayor provecho posible a los recursos de un determinado “habitat”.

“Pero posiblemente sea la quinta y última característica reseñada la que más diferencia la
herramienta humana y su fabricación de los utensilios empleados por otros animales. De
hecho, la evidencia es cada vez mayor en el sentido de que nuestra capacidad lingüística y
nuestra capacidad tecnológica evolucionaron, en forma coarticulada, junto con
refinamientos estructurales y neuroanatómicos de la mano, propiciados todos por una
postura anatómicamente bipedal.” (Arce Arenales, 2005:103)

No podemos pasar por alto que Homo erectus es el primer homínido que pudo salir de África y que
ocupó por un periodo superior a un millón de años vastos territorios en el continente euroasiático,
teniendo que enfrentarse a una inmensa variedad de climas y condiciones topográficas y ecológicas. El
éxito en su explotación de nuevos nichos se debió en parte una a facilidad y flexibilidad de adaptación
en la resolución de nuevos problemas. La resolución de problemas que permiten la ocupación efectiva
de un territorio es nuestra especie es un asunto social: aunque consideremos que los avances son
producto de la genialidad particular de algunos individuos, estas innovaciones tecnológicas o formas

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


19
de resolución novedosas de problemas no son útiles a la especie a menos que puedan ser socializadas y
preservadas por el grupo, y para el caso de Homo erectus esto era un hecho.
Todo lo anterior sería prácticamente imposible sin la aparición de por lo menos una proto TDMg
similar en algunos aspectos a la nuestra. Por lo menos en lo referente a los usos y costumbres
relacionados con la producción de tecnología. Es cierto que sería aventurado proponer aquí un nivel
de desarrollo de TDM similar al nuestro, pues al igual que ocurre con L su desarrollo no esta aun al
nivel del las capacidades presentes en HSS, sin embargo me cuesta imaginar a Homo erectus como
poseedor de una TDM similar a la de un chimpancé.
La importancia de contar con grupos flexibles y capaces de enfrentar nuevos retos es una de los sellos
de nuestro éxito evolutivo, esta es una capacidad que ha estado presente y se a potenciado a lo largo
de todo nuestro proceso evolutivo, no sabemos en muchos casos los detalles específicos de cómo
ocurrió a lo largo de cada uno de los periodos o dentro de cada una de las especies de homínidos que
nos precedieron, lo que es un hecho innegable es que ocurrió, pues la prueba irrefutable es que
estamos hoy aquí.
Nuestra capacidad social como especie es una de nuestra principales ventajas adaptativas y no hay
razón para que esto fuera distinto en el periodo evolutivo que nos diferenció de los demás primates
sobrevivientes; tal vez nunca conozcamos los detalles específicos de lo que aconteció en estos periodos
intermedios, pero no podemos menos que afirmar que las emociones jugaron un papel tanto o más
importante del que juegan hoy día en los grupos de póngidos africanos si los tomamos como el limite
inferior del intervalo. Lo mismo posee igual o mayor validez incluso para el caso de la TDM.
El nivel de desarrollo y de influencia de los estados emocionales de los homínidos extintos debió de
estar en un tono intermedio del espectro emocional existente entre los repertorios de comportamiento
emocional presentes entre los chimpancés y los humanos actuales: negar esto sería casi como negar la
transición al bipedalismo o la evolución del pulgar oponible. En ambos casos contamos con los límites
del espectro, lo que no conocemos es el proceso de desarrollo intermedio con detalle, pero sabemos
que el desarrollo se dio pues nuestra estado actual de desarrollo el limite superior de este abanico
evolutivo.
Es posible, entonces, asignar funciones de importancia adaptativa a las emociones al interno de los
grupos sociales primates en estrechas relación con la aparición de TDM.

Ámbitos de interacción entre TDM y E

En esta tercera sección trataremos de proponer un modelo de interrelación entre TDM Y EM dentro de
los entornos de tropa poniendo especial énfasis en su configuración.

Esta propuesta intentará describir algunos elementos de interacción entre TDM y EM asociándolos a
funciones básicas de interacción de tropa, no consideraremos aún de manera exhaustiva la
intersección de estas con L, esto quedará como tarea pendiente para futuros trabajos.

La propuesta esta basada en la hipótesis de que podemos establecer una especie de isomorfismos entre
la forma en que se desarrolla y configura L y TDM. Este isomorfismo puede extenderse además sobre
el periodo crítico en el que se configuran ambas funciones en el desarrollo del individuo.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


20
Función cognitiva
TDMi ≈ TDMg ≈ L
Expresión individual Identidad Cultura Lenguaje
individual particular particular

Esta propuesta describe 7 funciones básicas relacionadas con la estructuración y dinámica de la tropa.
Se intenta establecer ¿Cuál seria el papel esencial de la TDM en estas funciones? y como interactuaría
con los procesos emocionales. Todo esto en aras de una sociabilidad funcional.

CONFIGURACIÓN

Restricciones a Restricciones
la TDMg ≈ TDMg ≈ L ≈ fono táctica o
sintáctica
Tabú o Cultura Lenguaje Restricciones
restricción particular particular fono tácticas o
cultural sintácticas
particular especificas de
una lengua

Antes de describir nuestra matriz de relaciones, resulta conveniente establecer una distinción entre
TDMHSS y TDMP. Para efectos de esta descripción y en ánimo de evitar confusiones. Estableceremos
como base de la diferenciación entre ambos tipos de TDM, la interacción y potenciación de TDM como
capacidad cognitiva en función de su relación con L y EM en el caso de HSS.

Si bien es cierto nuestro modelo pretende ser explicativo tanto para el caso de los primates humanos
como los no humanos, las diferencias en los estados de desarrollo presentes en TDM, L, y EM no son
solo de carácter cuantitativo. Razón por la cual deben ser tratadas de forma diferente.

Tanto para el caso de la TDMp como para TDMHSS consideramos en esta descripción las mismas
funciones de tropización, sin embargo se establecen las distinciones cualitativas o cuantitativas
asociadas a la potenciación aportada por las interacciones con L y las emociones superiores, según sea
el caso.

Diferencias entre TDMHSS y TDMp


Relaciones de la TDM con tras capacidades cognoscitivas

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


21
Ámbito de especie Sub tipo L EM
TDMHSS TDMi TDMg LHSS EM (básica (Eb) /
Categorización (Cat) autoconciente (Eac) &
Comunicación (Com) evaluativo contextual
Dilación (Dil) (Eec))
TDMP TDMIP Pragmática EM (básica y auto
comunicativa (PrgC) conciente)

Como base de nuestra descripción estableceremos la existencia de algunas funciones diferenciadas


dentro de una tropa primate las cuales son básicas en aras de la consecución de una sociabilidad
funcional para la tropa.

Partimos de la suposición de que estas funciones están estrechamente relacionadas con TDM,
relacionadas a tal punto que representarían la base mínima de las funciones susceptibles de
configuración.

Básicas: compartidas por los demás primates las cuales solo requieren de TDMp

Estructuración Jerarquía
Patrones de estructuración la condición alfa

Regulación Dominancia y sumisión


Reconciliación y apaciguamiento
Apareamiento Evitación de la endogamia
Alimentación Patrones alimenticios
Cooperación mutualismo intraespecífico
cooperación simétrica
Pertenecía tropa básica Selección de parentesco
consanguínea
Pertenencia tropa conductas altruistas
extendida altruismo reciproco
Territorialidad Delimitación y defensa

Superiores: a nivel simbólico requieren L y TDMg

Estructuración Jerarquía y patrones de estructuración la condición alfa


Regulación Dominancia y sumisión
Reconciliación y apaciguamiento
Normas morales y etiqueta
Apareamiento Patrones de acceso sexual (cortejo) e Incesto
Alimentación Asco o preferencia
Estética Establecimiento de criterios de apreciación estética
Pertenecía básica selección de parentesco o cercanía mutualismo intraespecífico

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


22
consanguínea conductas altruistas
altruismo reciproco
Pertenencia tropa Territorialidad Delimitación y defensa
extendida
Pertenencia a tropa Desarrollo de divisas simbólicas de pertenencia
simbólica (identidad) Ritos de paso (nacimiento, adultez, muerte)
Xenofobia o racismo, clasismo

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


23
Matriz de relación entre TDM y EM
En relación con las funciones mínimas asociadas a la sociabilidad funcional

Sociabilidad funcional Relación TDM Emoción

Estructuración TDM
i g
Eb/Eac / Eb/Eac /
Eec Eec
Regulación TDM
i g
Eb/Eac / Eb/Eac /
Eec Eec
Apareamiento TDM
i g
Eb/Eac / Eb/Eac /
Eec Eec
Alimentación TDM
i g
Eb/Eac / Eb/Eac /
Eec Eec
Estética TDM
i g
Eb/Eac / Eb/Eac /
Eec Eec
Pertenecía básica TDM
consanguínea i g
Eb/Eac / Eb/Eac /
Eec Eec
Pertenencia tropa TDM
extendida
i g
Eb/Eac / Eb/Eac /
Eec Eec

EM
Básica (Eb) / autoconciente (Eac) / evaluativo contextual (Eec)

Si como suponemos la TDM juega un papel central respecto de las funciones de tropización, en
vinculo con las emociones estaría dato a partir de la relación existente entre TDM y Em en cada una de
estas funciones, así las emociones desempeñarían el papel de punteros y o asignadotes de valor o

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


24
significado a las conductas asociadas a esta funciones dentro de la TDM, además funcionarían como
un sintonizador de frecuencias dentro de una TDMe, al servir como punteros que sincronizan los
estados de representación de TDMi en relación con TDMg y posibles líneas de acción relacionadas con
conductas asociadas a IMq .

A lo largo de la vida un individuo sintonizaría y modificaría su TDMi a partir de las determinantes


impuestas por L, TDMg, sus experiencias (memoria), disposiciones (emociones), necesidades,
expectativas e intenciones. Estas tres últimas se realizarían y satisfarían en función de sus
motivaciones (emociones) y habilidad en el manejo de IMq.

Estructuración – TDM Jerarquía y patrones de estructuración la condición alfa

Los grupos primates están caracterizados por estructuras diferenciantes en un sentido jerárquico con
muy diverso tipos de asimetría. Es prácticamente imposible encontrar una tropa donde todos los
miembros posean el mismo status y la misma importancia, esta distinciones tienden a acentuarse con e
tiempo de convivencia. Razón por la cual estableceremos como mínimo el concento de que una tropa
esta dividida al menos en dos sub-tropas, una partición que estará designada con la categoría de alfa
α y otra con la de α ', en donde la primera posee una posición de superioridad en relación a la
segunda.

El conjunto alfa intentara siempre orientar los procesos de sociabilidad funcional en el sentido de la
mayor satisfacción de sus necesidades. En este sentido el proceso de inserción para un primate dentro
de un grupo dependerá de a cual parte de la tropa pertenezcan.
De aquí se desprende la importancia del proceso de socialización, la cual podríamos caracterizar aquí
como el desarrollo de una TDMg en la cual la TDMi u la TDMg estén en armonía. Si todos lo
miembros de la tropa están conformes con su posición la tropa tendera a ser en extremo estable. La
necesidad de pertenencia y la necesidad de conseguir una posición serian procesos vitales dentro de
este proceso, y seria antedigas en ese orden respectivo, primero la pertenencia al grupo, luego una
mejor posición dentro del grupo.
Para esto es necesaria una comprensión fina de la TDMg, las condiciones históricas de la tropa, las
coyunturas y las determinantes provenientes del ámbito de representación III.

En pocas palabras el asenso hipotético dentro del grupo pasa de un manejo adecuado y un
conocimiento de ¿qué esta pasando? ¿Quién es quién? y ¿Quién esta dónde en relación a mi posición
especifica?

Individual- se hace necesario desarrollar la habilidad de entender y proyectar las posiciones de cada
miembro para poder moverse dentro de la estructura. Lo que implica una sintonía fina entre la TDMi
y la TDMg además de un manejo adecuado de IMq en el caso de que se desee modificar la posición
actual

Grupal- la TDMg debe manejarse con gran preedición, ya que a partir de esta se establecen las bases y
las reglas de estructuración dentro del grupo- así como las reglas de movilidad interna.

Regulación – TDM Dominancia y sumisión / Reconciliación y apaciguamiento / Normas morales y


etiqueta

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


25
La regulación de la dinámica interna depende de que los procesos de regulación sean eficientes y
oportunos, la configuración adecuada de la TDMe a lo largo de proceso de desarrollo individual
permitiría moverse con gracia dentro de la tropa facilitando los procesos de acenso. En este
movimiento grácil, el control de las emociones de los tres niveles (Eb/Eac / Eec) se vuelve por entero
un arte y una disciplina Eb/Eac /Eec, se deben de regular las expresiones emotivas espontáneas ya
que estas expresiones fuera de contexto puede generar problemas serios. Por otra parte se debe estar
permanentemente conciente de los estados emocionales propios y ajenos, sean estos internos básicos
auto consciente, a fin de lograr proyecciones adecuadas “en caliente” que permitan interpretar las
situaciones de forma adecuada. Por ultimo las emociones evaluativo contextuales nos permiten hacer
una representación adecuada de nuestra posición respecto de resto de los miembros del grupo,
otorgándonos puntos de referencia.

Esto sin mencionar que las relaciones primates se tejen y refuerzan básicamente en círculos
concéntricos que están relacionados con el grado de empatía entre dos individuos, la cual esta
determinada por en contenido emocional de los vínculos que los unen.

Regulación - TDM Dominancia y sumisión / Reconciliación y apaciguamiento

Como ya hemos mencionado la regulación de la dinámica interna de los grupos primates es esencial
para el desarrollo de una sociabilidad funcional y el mantenimiento del statu quo que conviene al
referente α de la tropa.

Estamos hablando de que cada miembro pero en especial los pertenecientes al segmento α deben de
monitorear el estado de sus relaciones con el segmento α ' a fin de la condición ventajosa que les
otorga su posición se mantenga.

Por esta razón las estructuras de dominancia y sumisión dependen de que los mecanismos de
regulación interna fluyan suavemente a fin de evitar que los estados de alta excitación de un mimbre
se generalicen a la tropa, lo cual pondría en tela de juicio su condición de dominancia.

L reconciliación y el apaciguamiento deben de ser eficientes y oportunos y los miembros del segmento
alfa deben de velar por que así sea. Disgustos o problemas al interno de cada segmento pueden ser
percibidos como indeseable benéficos según se el caso, conflictos ínter segmento deben de ser
resueltos a la brevedad en un interés de preservar la sociabilidad funcional.

Es evidente que en este complejo juego de relaciones las emociones desempeñan un papel central. Sin
embargo, por si solas no son suficientes, las emociones son útiles como punteros o demarcadores solo
cuando se las contrasta con la experiencia y se las utiliza para monitorear el entorno social intratropa
en relación con los estados internos. Utilizadas de esta forma su relación con la TDM se hace evidente.

Individual- A nivel individual parece establecer una correlación y estructura entre los recuerdos,
experiencias y la representación de el posicionamiento particular en el grupo lo que se logra a través
de la sintonía entre el ámbito intratropa en relación con los estados internos como ya dijimos.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


26
Grupal- las emociones en relación con la TDMg otorgan al individuo a lo largo de su proceso de
desarrollo una jerarquía d las cosas que el grupo considera importante y alas que les otorga valor
desde un punto de vista pragmático y simbólico, este proceso esta impregnado de una gran carga
emotiva. Un ejemplo especifico de esto es la instauración de las crías que esta dada a través de la
noción de respeto a los mayores, el cual se instaura a través de un complejo sistema que entreteje
conceptos con emociones, en la cuales se mezclan filiación y cercanía afectiva con el merito por llegar
ser tan mayor, con una suerte de temor a los más grandes, mezclado a su ves con el respeto a las
insignias logradas a lo largo de la vida, etc.
El establecimiento de respeto asociado a los cargos por edad o rango y vínculos de cercanía parental
preestructura os ámbitos de interrelación reduciendo y normando los espacios de contacto afectivo y
estableciendo reglas que reducen las probabilidades deque los estados emociónales se disparen fuera
de control, todo esto esta contenido en la TDMg.

Las normas de cortesía y etiqueta sería un ejemplo normado en este sentido, donde cada individuo
aprende normas orientadas únicamente a hacer lo que es debido o deseado en situaciones cotidianas
de contacto social a fin de evitar roces, cada tipo de interacción tiene aparejadas las normas y reglas
propias de rango y la posición de los individuos que interactúan.

Apareamiento – TDM: Patrones de acceso sexual (cortejo) e Incesto

Las normas de acceso y la habilidad de acercamiento con fines de interacción sexual intima esta
altamente regulados en todas las tropas primates. Ya que representan un d los puntos de mayor
sensibilidad, el acceso sexual reproductivo es una de las pulsiones básicas más importantes para los
organismos biológicos, razón por la cual su regulación mediante normas estrictas que implican penas
severas en caso de transgresión no es cosa de extrañar.

Sin embargo en los primates en general y en HSS en particular esta regulación de la dinámica no solo
se da confines inmediatitas de propiciar o impedir el acceso si no que también se da en la forma en
que los directamente ingresados actúan.

Aquí la perfecta sincronía entre la TDMi y la TDMg es más importante que nunca, el individuo
interesado en acceso sexual no sólo debe ser muy diestro en el monitoreo de la conducta del otro u
otra. Debe de ser capaz de proyectar múltiples y complejos escenarios posibles en relación con la
posible intención y el objeto de su interés. Debe además de conocer a la perfección los limites qué
impone la TDMg de su tropa y como operan los limites en el otro o la otra30.

Todo esto debe sincronizarse con los estados emocionales propios y las señales emotivas que envía la
contraparte y todo esto debe darse un especio en donde no se transgrédan las normas impuestas por
la TDMg compartida.

Alimentación – TDM: Asco o preferencia / Estética – TDM: Establecimiento de criterios de


apreciación estética.

30
Que dicho sea de paso son distintos según sea el caso.

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


27
Estas dos funciones se describirán aquí de manera conjunta pues tan relacionadas con la configuración
de la preferencias personales a nivel perceptual a partir de intersección de la experiencia propia y
historia y tradición de un grupo que se codifica a transmite a partir de una TDMg particular.
Esta intersección que nunca ocurre de la misma forma en dos individuos particulares, a lo largote su
proceso de socialización primaria convergen las preferencias particulares de sus grupo inmediato en
donde cada TDMg intentara influenciar a la cría de forma particular, todo esto siempre de un margen
de maniobra global aportado por lo que la TDMg de esa tropa entienda como bueno, preferible,
deseable o bello.
La TDMe de esa cría se conformara a lo largo de su desarrollo dentro de la tropa asumiendo los
patrones establecidos por la TDMg y configurara su TDMi permitiéndose elegir dentro del rango que
la TDMg establece, esto estará en estrecha relación con sus particularidades a nivel perceptual, su
experiencia y la carga emotiva asociada e esa experiencia.

Así cada individuo adulto puede colocar sobre la mesa todas sus preferencias alimenticias y estéticas
y separarlas en las que le fueron transmitidas a través de la adquisición de los parámetros de la TDMg
y los que se configuraron a partir de la conjunción de sus experiencias y emociones. Esto explicaría
como dentro del la misma tropa la variabilidad de preferencia y rechazo a ciertos patrones
preceptúales o estéticos presenta diferente grado de variabilidad. Una TDMg muy rígida producto de
una tropa muy preocupada por los patrones alimenticios o estéticos dejara poco margen de maniobre
para la configuración de una TDMi que se desvía considerablemente de la media, grupos que no
consideran esto tan importante no serán tan rígidos respecto de ciertos patrones permitiendo una
mayor variabilidad.

En este espacio obviamente la carga emocional de las preferencias preceptúales o los patrones
estéticos asumidos como deseables es muy alta, mucha veces nos gusta o atrae una particular cosa
pues fuimos introducidos en esa experiencia o patrón por personas o en situaciones altamente
significativas a nivel emocional.

Es evidente que este lazo emocional genera en un fuerte elemento de cohesión a nivel grupal, las
cosas, personas o eventos que pasan a ser emocionalmente significativas y simbólicas para el grupo
son guardadas y codificadas en la TDMg y se convierten en un referente de pertenencia grupal.

BIBLIOGRAFÍA

• Adolphs R et al. Emoción y Conocimiento, La Evolución del Cerebro y la Inteligencia, Edición


de Ignacio Morgado, Tusquets Editores, Barcelona (2002)
• Aguado L. Procesos cognitivos y sistemas cerebrales de la emoción 1161 REV NEUROL 2002;
34 (12): 1161-1170 Facultad de Psicología. Universidad Complutense. Madrid, España (2002)
• Agustí J. et al. Antes de Lucy: El Agujero Negro de la Evolución Humana. Traducción Jaime
Gavaldá, Tusquets, Editores (2000).

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


28
• American Journal of Psychology, 39, 106-124
• Arce Arenales Manuel. Visitas al desván, Editores Alambique, San José, CR. 2002
• Arce Arenales Manuel. De Leguas y Minutos, Editores Alambique, San José, CR. 2004
• Arce Arenales Manuel. Las Huellas del Zapatero, Editores Alambique, San José, CR. 2005.
• Arce Arenales, Manuel. Hacia una caracterización de TDMg. En preparación (inédito).
• Arce Arenales, Manuel. Apuntes sobre IMq. En preparación (inédito).
• Austin, J. L. How to Do Things with Words. Oxford, Clarendon Press, (1962).
• Averill, J,R. (1992). The structural bases of emotional behaviour: A metateorical analysis. En
M.S. Clark (comp.)
• Averill, J.R. (1974). An analysis of psycho physiological symbolism and its influence on
theories of emotion
• Averill, J.R. (1983). Studies on anger and aggression: Implications for theories of emotion.
American Psychologist, 38, 1145-1160
• Averill,J.R. (1990). Emotions in Relation to Systems of Behaviour. En N.L. Stein, B.Leventhal y
T.Trabasso
• Banyard P. et al. Introducción a los Procesos Cognitivos Versión Española, Universitat de
Barcelona. Editorial Ariel, S.A Barcelona (2002)
• Bericat A.E. La sociología de la emoción y la emoción en la sociología Universidad de Málaga
Dep de Sociología, Campus El Ejido, Málaga.2002
• Berkowitz, L. (1978). Do we have to believe we are angry with someone in order to display
“angry” aggresion toward that person ? En L. Berkowitz (comp.). Cognitive Theories in Social
Psychology: Papers from Advances in Experimental Social Psychology. Nueva York: Academic
Press
• Brown F, Pesadillaz y Geezenstacks, Miraguano editores, serie Futoropolis, Madrid 1990
• Budd, M. (1989). Wittgenstein's Philosophy of Psychology. Londres: Routledge
• Buss y N. Cantor (comps.). Personality Psychology: Recent Trends and Emerging Directions.
Nueva York: Springer Verlag
• Calhoun C. y Solomon R. C. (Compiladores) que es una emoción.Cambridge: Cambridge
University Press

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


29
• Cannon, W.B. (1927). The James-Lange theory of emotions. A critical examination and an
alternative theory
• Cannon, W.B. The James-Lange theory of emotions. A critical examination and an alternative
theory (1927)
• Chomsky, N. (1983). Reglas y Representaciones. México: FCE (Orig.1980)
• Chomsky, N. (1986). Knowledge of Language. It’s nature, origin and use. Nueva York: Praeger
• Cognition and Emotion, 11, 113-150
• Cognition and Emotion, 7, 61-64
• Costa, P.T. y McCrae, R.R. (1980). Influence of extraversion and neuroticism on subjective well-
being: Happy and unhappy people. Journal of Personality and Social Psychology, 38, 668-678
• Costa, P.T. y McCrae, R.R. (1992a). Four Ways Five Factors are Basic. Personality and
Individual Differences, 13, 653-665
• Costa, P.T. y McCrae, R.R. (1992b). Normal Personality Assessment in Clinical Practice: The
NEO Personality Inventory. Psychological Assessment, 4, 5-13
• Crespo, E. (1986). A regional variation: Emotions in Spain. En R. Harré (comp.). The Social
Construction of Emotions. Cambridge: Blackwell
• D´Alton, Kilby Chirstina “El origen del lenguaje”, borrador inédito de la propuesta de tesis
para optar por el grado de maestría en ciencias cognoscitivas, UCR, 2005.
• Damasio A. El Error de Descartes, La Emoción, La Razón Y El Cerebro Humano, Traducción
Castellana Critica, Barcelona,(2001)
• Damasio H. et al. The return of Phineas Gage: Clues About the Brain from the Skull of a
Famous Patient. Science. 1994
• Darwin, C El Origen del hombre. Editores unidos, 6ª edición 1985, México.
• Darwin, C. (1873/1984). La expresión de las emociones en los animales y en el hombre.
Madrid: Alianza
• Deacon T. W. Symbolic Species The Co-Evolution Of Language And The W. W. Norton Brain,
& Company, New York London (1998)
• Depue, R.A. (1996).A neurobiological framework for the structure of personality and emotion:
Implications for personality disorders. En J.F. Clarkin y M.F. Lenzenweger (comps.) Major
Theories of Personality Disorder

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


30
• Descartes, R. (1977). Meditaciones Metafísicas. Con Objeciones y Respuestas. Traducción de
Vidal Peña; Madrid: Alfaguara
• Descartes, R. Las Pasiones del Alma. Barcelona: Península (1972)
• Descartes, R. Meditaciones Metafísicas. Con Objeciones y Respuestas. Traducción de Vidal
Peña; Madrid: Alfaguara (1977)
• Diener, E., Larsen, R.J., Levine, S. y Emmons, R.A. (1985). Intensity and frequency: Dimensions
underlying positive and negative affect. Journal of Personality and Social Psychology, 48, 1253-
1265
• Dreyfus, H.L. (comp.)(1982). Husserl Intentionality and Cognitive Science. Cambridge (Mass.):
MIT Press
• Ekman, P. Strong evidence for universals in facial expresions: A reply to Russell’s mistaken
critique (1994)
• Ekman, P. y Friesen, W.V. (1971). Constants across cultures in the face and emotions. Journal of
Personality and Social Psychology, 17, 124-129
• Ekman,P. (1993). Facial Expression and Emotion. American Psychologist, 48, 384-392..
• Ekman,P. Facial Expression and Emotion. American Psychologist, 48, 384-392. (1993)
• Ekman,P. y Oster,H. (1979). Facial Expression of Emotion. Annual Review of Psychology, 30,
527-554
• Ekman,P., Friesen,W.V. y Ancoli,S. (1980). Facial Signs of Emotional Experience. Journal of
Personality and Social Psychology, 39, 1125-1134
• Ekman,P., Friesen,W.V., O'Sullivan,M. y Scherer,K.R. (1980). Relative importance of face, body,
and speech in judments of personaliy and affect. Journal of Personality and Social Psychology,
38, 270-277
• Ellis M. John. “Language, Thought, and Logic” Northwertern University Press,1994.
• En J.A. Russell y J.M. Fernández-Dols (comps.). The Psychology of Facial Expression.
Cambridge: Cambridge University Press
• Enciclopedia MIT de Ciencias Cognitivas Volumen I Y II: Editores Robert A. Frank, Wilson K
(2002)
• Fericgla JMª. Cultura y Emociones. Manifiesto por una Antropología de las emociones
[1].Societat d’Etnopsicologia Aplicada i Estudis Cognitius Prof. MGS de la FBG-Universitat de

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


31
Barcelona El presente texto está pendiente de publicación en la revista científica Fundamentos
de Antropología.1998
• Fernández Dols, J.M. y Ortega, J.E. (1985). Los Niveles de Análisis de la Emoción: James, cien
años después
• Fernández S. Especialización Hemisférica Funcional y Expresión Facial de Emociones en
Chimpancé, Zoo de Madrid y en el Yerkes Regional Primate Research Center (YRPRC) de
Atlanta (EE.UU.) 2002
• Fernández-Dols, J.M. y Carroll, J.M. (1997). Is the meaning perceived in facial expresion
independent of its context? En J.A. Russell y J.M. Fernández-Dols (comps.). The Psychology of
Facial Expression. Cambridge: Cambridge University Press
• Fodor, J.A. (1984). El Lenguaje del Pensamiento. Madrid: Alianza (Orig. 1975)
• Fouts R. Cognition and non-human primates Universidad Central de Washington Instituto de
Comunicación Humana y de Chimpancés 1992. foutsr@cwu.edu
• Frijda, N. (1986). The emotions. Cambridge: Cambridge University Press
• Frijda, N. (1987). Comment on Oatley and Johnson-Laird’s ‘Towards a Cognitive Theory of
Emotions’. Cognition and Emotion, 1, 51-58
• Frijda, N. (1988). Las leyes de la emoción. En M.D. Avia y M.L. Sánchez Bernardos (comps.)
(1995). La Personalidad. Aspectos Cognitivos y Sociales. Madrid: Pirámide
• Frijda, N. (1993). The place of appraisal in emotion. Cognition and Emotion, 7, 357-387
• Frijda, N. (1995). Expresion, emotion, neither, or both. Cognition and Emotion, 9, 617-635
• Frijda, N. (1996). Passions: Emotion and socially consequential behavior. En R.D. Kavanaugh,
B. Zimmerberg y S. Fein (comps.). Emotions. Interdisciplinary Perspectives. Mahwah, N.J.:
Lawrence Erlbaum
• Frijda, N. Expresion, emotion, neither, or both. Cognition and Emotion (1995)
• Frijda, N. Las leyes de la emoción. En M.D. Avia y M.L. (1988)
• Frijda, N. The place of appraisal in emotion. Cognition and Emotion (1993)
• García J.A. Conductas faciales en situaciones de dominancia Centro de Psicología Clínica C/
Alcalá nº 96 U.N.E.D. España, (1999)
• Garrido Gutiérrez I. La motivación: mecanismos de regulación de la acción Revista Electrónica
de Motivación y Emoción Vol: 3 No: 5-6 Universidad Complutense de Madrid (Spain)

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


32
• Gellatly A. y Zárate O. Mente y cerebro para principiantes, Ed Era naciente: documentales
ilustrados, 2002.
• Gilboa, E. y Revelle, W, (1994). Personality and the structure of affective responses. En S.H.M.
Van Goozen, N.E. Van de Poll y J.A. Sergeant (1994). Emotions: Essays on Emotion Theory.
Hillsdale, N.J.: Lawrence Erlbaum
• Goleman, D. La inteligencia emocional. Barcelona. Kairos. (1996)
• Goodall J. In the shadow of man, Dell Publishing, New York, 1971.
• Gray, J.A. (1987). The Physiology of Fear and Stress. Cambridge: Cambreidge University Press
• Gray, J.A. (1994). Framework for a taxonomy of psychiatric disorder. En S.H.M. Van Goozen,
N.E. Van de Poll y J.A. Sergeant (1994). Emotions: Essays on Emotion Theory. Hillsdale, N.J.:
Lawrence Erlbaum
• Guerra. A. La Fisiología de la Felicidad, Boletín de NEUROING de febrero-2001.
• Harré, R. (1986). An outline of the social constructionist viewpoint. En R. Harré (comp.). The
Social Construction of Emotions. Cambridge: Blackwell
• Harré, R. (1995). Discursive Psychology. En J.A. Smith, R. Harré y L. Van Langenhove (comps.)
Rethinking Psychology. Londres: Sage..EMOCIÓN Y COGNICIÓN. JAMES, MÁS DE CIEN
AÑOS DESPUÉS Carlos Rodríguez Sutil 14 Harré, R. y Gillet, G. (1994). The Discursive Mind.
Thousand Oaks, California: SAGE
• Harris Marvin Nuestra Especie, Versión Española De:Gonzalo Gil, Joaquín Calvo E Isabel
Heimann El Libro De Bolsillo Antropología Alianza Editorial (2002)
• Izard, C.E. (1977). Human Emotions. Nueva York: Plenum Press
• Izard, C.E. (1997). Emotions and facial expressions: A perspective from Differential Emotions
Theory. En J.A
• Izard, C.E. Emotions and facial expressions: A perspective from Differential Emotions Theory.
En J.A (1997)
• James, W. (1884). ¿Qué es una emoción? Estudios de Psicología, 21, 57-73, 1985
• James, W. ¿Qué es una emoción? Lecturas Clásicas De Psicología Filosófica Fondo De Cultura
Económica, México (1989)
• Johnson-Laird, P.N. y Oatley, K. (1989). The language of emotions: An analysis of a semantic
field. Cognition and Emotion, 3, 81-123

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


33
• Johnson-Laird, P.N. y Wason, P.C. (1977). Thinking. Readings in Cognitive Science.
Cambridge: Cambridge University Press. Especielmente el capítulo 7. “Self-contradictions”, de
P.C. Wason
• Journal for the Theory of Social Behavior, 4 147-190
• Journal of Personality and Social Psychology, 37, 970-988
• Journal of Personality and Social Psychology, 61, 132-140
• Laird, J.D. y Bresler, C. (1992). The process of emotional experience: A self-perception theory.
En M.S. Clark (comp.). Review of Personality and Social Psychology (vol. 13. ), pp. 213-234.
Newbury Park, CA: Sage
• Lang, P.J. (1995). The emotion probe. Studies of Motivation and Attention. American
Psychologist, 50, 3722-385
• Lang, P.J. The emotion probe. Studies of Motivation and Attention. American Psychologist,
(1995)
• Lange C. G. The mechanism of the emotions, Translated by Benjamin 1885/1912)
• Larsen, R.J. (1988). A process approach to personality psychology: Utilizing time as a facet of
the data. En D.M
• Larsen, R.J. y Diener, E. (1987). Affect intensity as individual differences characteristic: A
review. Journal of Research in Personality, 21, 1-39
• Larsen, R.J. y Ketelaar, T. (1991). Personality and susceptibility to positive and negative
emotional states
• Larsen, R.J., Diener, E. y Emmons, R.A. (1986). Affect intensity and the reactions to daily life
events. Journal of Personality and Social Psychology, 51, 803-814
• Lazarus, R.S. (1984). On the primacy of cognition. American Psychologist, 39, 124-129
• Lazarus, R.S. (1991). Progress on a Cognitive-Motivational-Relational theory of emotion.
American Psychologist, 46, 819-834
• Lazarus, R.S. On the primacy of cognition. American Psychologist (1984)
• Lazarus, R.S. y Lazarus, B.N. (1994). Passion and reason: making sense of our emotions.
Oxford: Oxford University Press
• Ledoux J. El Cerebro Emocional, La Universidad Autónoma, Barcelona Ariel Planeta (1999)

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


34
• LeDoux, J.E. (1989). Cognitive-emotional interactions in the brain. Cognition and Emotion, 3,
267-289
• LeDoux, J.E. (1993). Cognition versus emotion, again – This time in the brain: A response to
Parrot and Schulkin
• Leventhal, H. (1984). A perceptual-motor theory of emotion. En L. Berkowitz (comp.)
Advances in Experimental Social Psychology. Nueva York: Academic Press
• MacNeilage, Studdert-Kennedy y Lidblom. Hemisferio especializado en lenguaje - Hand
Signals, The Sciences, Enero-febrero 1993.
• Maier R. Comportamiento animal un enfoque evolutivo y ecológico mC Graw Hill 2001
• Mandler, G. (1975). Mind and Emotion. Nueva York: Wiley and Sons
• Mandler, G. (1980). The generation of emotion. A psychological theory. En R. Plutchik y H.
Kellerman (comps.) (1982). Emotion: Theory, research, and experience. (vol. 1).Nueva York:
Academic Press
• Marañón, G. (1924). Contribución al estudio de la acción emotiva de la adrenalina. Estudios de
Psicología, 21, 75-89, 1985
• Marshall, G.D. y Zimbardo, P.G. (1979). Affective consequences of inadequately explained
physiological arousal
• McIntyre, R. (1990). Husserl and the representational theory of mind. En J-C. Smith (comp.)
Historical Foundations of Cognitive Science. Dordrech: Kluver Academic Press..EMOCIÓN Y
COGNICIÓN. JAMES, MÁS DE CIEN AÑOS DESPUÉS Carlos Rodríguez Sutil 15 Oatley, K. Y
Johnson-Laird, P.N. (1987). Towards a cognitive theory of emotion. Cognition and Emotion, 1,
29-50
• Millián J A. “Y yo en la tuya... El insulto y el genio de las lenguas” en Revista de Libros No 25.
España, 1999.
• Mitchell, Peter. Introduction to Theory of Mind: Children, Autism, and Apes. Arnold Press,
London, 1997.
• Molinero, N E. con la colaboración de Robert R. Sears, O.H. Mowrer, Leonard W. Doob & John
Dollard) LA HIPOTESIS de la FRUSTRACION-AGRESION, Revisión Psicológica, 48, 337-342.
Instituto de Relaciones Humanas, Universidad de Yale, (1941)
• Newbury Park, CA.:Sage

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


35
• Noam C, Natalia Cátala, Carlos Fiera, El Lenguaje Y La Mente Humana Coordinadores: Ed
Ariel, Barcelona (2002)
• Ocampo A. El insulto como acto de habla expresivo: un intento fervoroso aunque aún no
preciso. Departamento de Lengua y Literatura Inglesas Facultad de Lenguas Extranjeras
Universidad de la Habana denise@flex.uh.cu
• Palmero F La emoción desde el modelo biológico, Vol: 6 No: 13 Revista Electrónica de
Motivación y Emoción, Universitat Jaume I, Castellón España.1997.
• Palmero F Emoción. Breve reseña del papel de la cognición y el estado afectivo, Revista
Electrónica de Motivación y Emoción, VOL: II No: 2-3 Universitat Jaume I, Castellón
España.1997.
• Parkinson, B. (1996). Emotions are social. British Journal of Psychology, 87, 663-683
• Parkinson, B. y Manstead, A.S.R. (1992). Appraisal as a cause of emotion. En M.S. Clark
(como.). Emotion
• Parkinson, B. y Manstead, A.S.R. (1993). Making sense of emotion in stories and social life.
Cognition and Emotion, 7, 295-323
• Parrot, W.G. y Schulkin, J. (1993). Neuropsychology and the cognitive nature of the emotions.
Cognition and Emotion, 7, 43-59
• Pervin, L.A. (1998). La Ciencia de la Personalidad. McGraw-Hill: Madrid (Orig. de 1996).
Capítulo 10 “Emoción, adaptación y salud”
• Pinker S. El Instinto del Lenguaje, Cómo Crea El Lenguaje La Mente, Versión Española Alianza
Editorial (1994)
• Plutchik, R. (1991). The Emotions. Nueva York: University Press
• Psychological Bulletin, 115, 268-287
• Psychological Review, 59, 379-399
• Ratey J.. El cerebro: manual de instrucciones. Traducción de Pedro Campos.Ed debolsilllo,
España, 2001.
• Reeve, J. Motivación y Emoción. Madrid. Mc Graw Hill. (1994)
• Reisenzein,R. y Schöpflung,W. (1992). Stumpf's Cognitive-Evaluative Theory of Emotion.
American Psychologists, 47, 34-45

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


36
• Reizenzein,R. (1983). The Schachter theory of emotions: two decades later. Psychological
Bulletin, 94, 239-264
• Rivière, A. (1987): El Sujeto de la Psicología Cognitiva. Madrid: Alianza
• Rodríguez Sutil C. Emoción y cognición: James, más de cien años después 13
• Rodríguez Sutil, C El problema mente-cuerpo, un ensayo de psicología wittgensteiniana.
Estudios de Psicología, 49, 107-120 (1993)
• Rodríguez Sutil, C. (1993). El problema mente-cuerpo, un ensayo de psicología
wittgensteiniana. Estudios de Psicología, 49, 107-120
• Russell y J.M. Fernández-Dols (1997). The Psychology of Facial Expression. Cambridge:
Cambridge University Press
• Russell, J.A. (1997). Reading emotions from and into faces: Resurrecting a dimensional-
contexual perspective
• Russell, J.A. y Fernández-Dols, J.M. (comps.) (1997). The Psychology of Facial Expression.
Cambridge: Cambridge University Press
• Sagan C y Druyan A. Sombras De Antepasados Olvidados, Traducción De Miguel Muntaner Y
María Del Mar Moya (1986)
• Sánchez B, (comp.) La Personalidad. Aspectos Cognitivos y Sociales. Madrid: Pirámide (1995)
• Schachter, S. y Singer, J. (1962). Cognitive, social and physiological determinants of emotional
state
• Schachter,S. (1978). Second thoughts on biological and sociological explanations of behavior.
En L. Berkowitz (comp.). Cognitive Theories in Social Psychology: Papers from Advances in
Experimental Social Psychology
• Scherer, K.R. (1997). Profiles of emotion-antecedent appraisal: Testing theoretical predictions
across cultures
• Scherer, K.R., Wallbott, H.G. y Summerfield, A.B. (1988). Experiencing emotion. A cross-
cultural study
• Scherer, K.S. (1993). Neuroscience projections to current debates in emotion psychology,.
Cognition and Emotion, 7, 1-41
• Scherer, K.S. (copm.)(1986). Facets of Emotion. Recent Research. Hillasdale, N.J.: Lawrence
Erlbaum

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


37
• Searle R John. “El misterio de la conciencia” Editorial Paidos Studio,1997.
• Searle R John. “intencionalidad un ensayo en la filosofía de la mente” Editorial Tecnos, 1992.
• Shanker S. y J. King B. "The Emergence of a New Paradigm in Ape Language Research" Sep
2002. http://www.bbsonline.org/Preprints/Shanker/Referees/
• Skinner, B.F. (1950). Are Theories of Learning Necessary? Psychological Review, 57, 193-216
• Thayer, R.E. (1989). The Biopsychology of Mood and Arousal. Nueva York: Oxford University
Press
• Tomasello A. The cultural origins of human cognition. Harvard University Press. (1999)
• Tomkins, S.S. (1962). Affect, imagery, consciousness. (vol. 1) The positive affects. Nueva York:
Springer Verlag
• Van der Veer, R. (1987). El Dualismo en Psicología: Un Análisis Vygotskiano. En M. Siguán
(ed.) Actualidad de Lev S. Vygotski. Barcelona: Anthropos..EMOCIÓN Y COGNICIÓN.
JAMES, MÁS DE CIEN AÑOS DESPUÉS Carlos Rodríguez Sutil 16 Van der Veer,R. y
Valsiner,J. (1991). Understanding Vygotsky. Oxford: Blackwell. Capítulo 14. "Emotions: In
Search of a New Approach"
• Vila, J., Fernández, M.. Activación y Conducta. Madrid. Mc Graw Hill (1990)
• Vygotsky, L.S. (1984). Sobranie socinenij. Moscú: Pedagógica. Citado por van der Veer (1987)
• Watts, F.N. (1992). Applications of current cognitive theories of the emotions to the
conceptualization of emotional disorders. British Journal of Clinical Psychology, 31, 153-167
• Weiner, B. (1985).An attributional theory of achievement, motivation and emotion.
Psychological Review, 92, 548-573
• Weiner, B. (1990). La atribución en Psicología de la Personalidad. En M.D. Avia y M.L. Sánchez
Bernardos (comps.) (1995). La Personalidad. Aspectos Cognitivos y Sociales. Madrid: Pirámide
• Wierzbicka, A. (1992). Semantics, Culture, and Cognition. Universal human concepts in
culture-specific configuratios. Oxford: Oxford University Press
• Wilson F. R. La Mano: de Cómo su uso configura el cerebro, el lenguaje y la cultura humana,
traducción de Jaime Gavaldá, Tusquets, Editores. (2002)
• Wittgenstein, L. (1980). Remarks on the Philosophy of Psychology. Oxford: Basil Blackwell
(Orig. 1945-49)

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


38
• Wittgenstein, L. (1988). Philosophical Investigations. Oxford: Basil Blackwell, 1984. Edición
bilingüe alemán-español de Alfonso García Suárez y Ulises Moulines "Investigaciones
Filosóficas"; Barcelona: Crítica (Orig
• Wukmir, V.J., Emoción y Sufrimiento. Barcelona: ED Labor. (1967):
• Zajonc, R.B. (1980). Feeling and thinking: preferences need no inferences. American
Psychologist, 35, 151-175
• Zajonc, R.B. Feeling and thinking: preferences need no inferences. American Psychologist, 35,
151-175(1980)
• Zajonc,R.B. (1994). Emotional Expression and Temperature Modulation. En S.H.M. Van
Goozen, N.E. Van del Poll y J.A. Sergeant (comps). (1994). Essays on Emotion Theory.
Hillsdale,N.J.: Lawrence Erlbaum

© MSc. Johnny Cartín Quesada Agosto 2009


39