You are on page 1of 4

Mi Tía Margarita y La Excomunión

-Buenos días tía, hace algún tiempo que no nos vemos.


-Hola, sobrino que te trae por aquí?
-Vine a verla tía, a saber de ti.
-Ya, ya, si fuera rica vendrías todos los días.
-Venga tía, bien sabes que te quiero, por eso estoy aquí,
porque siempre pienso en ti.
-Gracias, ya sabes que me hace falta con quien hablar,
con quien desahogar mis penas.
-Que te preocupa tía?
-Estoy horrorizada pensando en que el comunista ese de
Zapatero, como si no le bastara con la que estamos
padeciendo por la crisis, el paro, la corrupción y el
terrorismo ahora quiere, con la ley del aborto,
condenarnos a las mujeres a cometer pecado mortal, a
sufrir las llamas del infierno, la excomunión.
-Tía Margarita, no exageres, no olvides que la iglesia hace
marras que no emplea esa práctica y que se niega a
emplearla. Fíjate yo soy un pecador, tú misma me lo has
dicho, y ni caso, sigo pecando.
-Esos son pecados veniales, es distinto. Parece que no
leyeras los diarios ni escucharas a Camino, a Rouco y a
Rajoy. La iglesia ha decidido usar la excomunión como se
lo autoriza el Código Canónico, para condenar a los
herejes, a los comunistas del PSOE que intentan sacar
adelante la ley del aborto y condenar a las mujeres a
sufrir en los infiernos. No se pueden asesinar los niños,
sobrino.
-Tía Margarita, así no son las cosas, el PSOE, los
Comunistas como nos llamas, lo que pretenden es
impedir, con una ley más justa, que las mujeres sigan
poniendo en peligro sus vidas y puedan abortar dentro de
ciertos parámetros legales, sin que por ello sean
castigadas e ir a la cárcel.
-No, no, sobrino, eso no es lo que dice Camino. Este
sufrido país va a sufrir severas consecuencias, si la ley es
aprobada, todo el gobierno será excomulgado y como
consecuencia lógica todo el país que tuvo la mala idea de
votar por Zapatero, ese comunista redomado que con
toda seguridad escapo de Sodoma o de Gomorra.
-Tía Margarita, en algo tienes razón, lo de Sodoma y
Gomorra si fue un crimen, no lo digo por los adultos
pecadores sino por los niños que allí murieron, los
inocentes, gracias a la ira divina.
-No me vengas con el Antiguo Testamento, si Dios los
condeno al fuego eterno por algo seria. Hablemos de hoy,
has pensado, cabeza hueca, en la que nos va a caer
encima. Piensa, si la iglesia cumple con su Anatema,
sufriremos todos, no habrá cementerios para enterrar a
los excomulgados, sus cadáveres no podrán ser
sepultados en tierra cristiana, tendrán que arrojarlos al
mar o dejarlos insepultos para que sean pasto de las aves
de rapiña y los depredadores carroñeros, y todo por culpa
del PSOE y de los ingenuos que votaron por ellos.
-Tía Margarita, para el carro, estas llevando las cosas
demasiado lejos, como Camino y Rouco y Rajoy. La
iglesia, sus representantes, se están valiendo del miedo y
del terror para conseguir sus propósitos, el miedo y el
terror dan muy buenos resultados y este país lo sabe muy
bien gracias a las políticas de Rajoy y del PP.
-No tienes argumentos Sobrino, Rajoy como el Caudillo
no hace otra cosa que defender a España de los
comunistas y de los ateos. El Gobierno lo que debe hacer
es pedir perdón. Debe presentarse en pleno ante la
Catedral, de rodillas, y pedir la absolución de sus pecados,
jurar obediencia al papa y renunciar a sus cargos
demostrando con ello su arrepentimiento y asumiendo la
responsabilidad política de sus errores y entregarle el
gobierno a Rajoy para que los valores de la cristiandad
vuelvan a brillar.
Tía Margarita, tienes que convenir con migo que la
costumbre hace la ley, que la gente, los españoles, se han
dado cuenta que hay que obrar bien sin mirar a quien,
que los valores morales, la ética ciudadana está por
encima de las ideologías políticas y religiosas, que se vive
muy bien sin ellas, que nos basta la buena conciencia y las
buenas leyes, leyes que nos permitan una sana
convivencia y es eso, Tía, lo que se propone la LEY DEL
ABORTO. Todo lo demás son monsergas interesadas y
mezquinas dignas de la condigna sanción ciudadana.
Carlos Herrera Rozo.