You are on page 1of 19

Verano de 1936.

La Toma de Marchena, triunfo


del golpe de Estado y su terrorífica
implantación represora
Javier Gavira Gil

I. LA TOMA DE MARCHENA

Marchena, como observaremos, fue tomada el 20 de Julio de 1936, tan sólo resistió dos días.
Las tropas que la tomaron no provinieron de Sevilla capital, centro neurálgico del golpe en la
zona, sino de un pueblo más cercano: Écija.

En Écija, existía una pequeña


guarnición militar, muy vincu-
lada a Jerez1 y ello incidió a que
esta localidad fuera la primera
de la provincia en incorporarse
a la sublevación. El mismo 18
de Julio de 1936, como también
podéis ver, las localidades de
La Lantejuela y de La Luisiana
se sumaron al golpe, “gracias” a
la intervención de los respec-
tivos cuarteles de la Guardia
Civil2.

La situación en Marchena es
compleja, aunque resonaban
“ruidos de sable” - ya el 17 se
sublevaron los insurgentes en
Luis Arispón en el centro rodeado de Concejales (1932): Entre
ellos destacamos de izquierda a derecha: J. María Ballesta Delgado,
África-, el mismo 18 de Julio por
José Pino Muñoz, ¿Antonio Talaveron? , ¿?, el propio, Antonio Díaz la mañana parte para Sevilla el
Verdugo, Ramón Ramírez Romero y ¿?. Todos los identificados alcalde Luis Arispón Rodrí-
fueron concejales socialistas y víctimas de la represión. guez3, será desgraciadamente
un viaje sin retorno. Luis vivirá
1
Jerez de la Frontera, fue el primer pueblo de la provincia de Cádiz en sumarse a los insurgentes y
triunfar el golpe.
2
El “enlace” y principal conspirador que logró con éxito, que la guardia civil se sumara al golpe
prácticamente en toda la provincia no era otro que Santiago Garrigos Bernabeu, más tarde “elevado” a
figura de Delegado de Orden Público en sustitución de Díaz Criado.
3
En la misma toma de posesión de la nueva gestora golpista, el 21 de Julio de 1936 se nos informa
que “el alcalde no pudo asistir por encontrarse ausente, pues el mismo 18 de Julio por la mañana partió
para Sevilla para asuntos del ayuntamiento” y “según noticias no había regresado por habérselo
impedido los acontecimientos presentes” (sic).
La toma de Marchena, triunfo del golpe de Estado y su terrorífica implantación represora X

de primera mano los trágicos acontecimientos que se desencadenan en Sevilla,


acontecimientos que le salpicaran de forma fulminante, costándole su propia vida4. Al
atardecer, aunque aún quedaran barrios sin tomar, Queipo es dueño de la situación y los
acontecimientos se desencadenan en la provincia. Pero prosigamos analizando la situación
en la denominada “sartén de Andalucía” :

“... Sobre las 9,30 de la tarde, el teniente Tello González Aguilar, hijo del conde del
Águila, al mando de las fuerzas de la Remonta (no olvidemos que en Marchena existirá
una sección de esta Remonta hasta los años 80) y de la Guardia Civil, siguiendo
ordenes del estado mayor de Sevilla, declaró el estado de Guerra en Écija y ordenó la
detención de los “marxistas”, liberando a las personas simpatizantes derechistas,
detenidas horas antes en el Ayuntamiento...”5

El 19 de Julio, en Écija fueron requisados todos los coches y camiones y comenzaron a salir
fuerzas de la Guardia Civil; de Falange (al mando del veterinario Fernando Osuna de Las
Doblas) y del Ejército (al mando del capitán Escuin Lois- capitán que en poco tiempo tuvo el
honor de “dar castigos ejemplares”, como había pedido Mola y Queipo de Llano6, dejando tras
de sí una impronta de muerte y represión sanguinaria). Fuerzas militares astigitanas, pero
bajo el mando del comandante y capitán de Intendencia Juan Sanz Hens, junto con la
colaboración del cuartel de la Guardia Civil7 que se sublevó en Marchena y “voluntarios
paramilitares” fueron los que ocasionaron de forma material e inmediata la toma de Marchena
el día 20 de Julio de 1936.

Durante los dos días, tan sólo se tiene constancia de dos muertes de partidarios o
simpatizantes de los golpistas, simpatizantes que fueron detenidos el día 20 de Julio en el
“Centro” y que en la toma de éste consiguieron escapar, pero fueron heridos de muerte en el
tiroteo. Los detenidos que se salvaron fueron Antonio Sánchez y Manuel Muñoz Hoys más
conocido por “El Inglés” y los que murieron fueron: José María Rojas Lobo (abogado) y
Manuel Luque Ramos (sacristán) ambos afiliados a Acción Popular8. Esos dos días son
conocidos en Marchena como día de los tiros, la verdad es que la mayoría vendrían más
tarde.

El 22 de julio, se tiene constancia del paso por nuestra localidad de una columna mixta de
regulares-moros y soldados9, que no tuvo que intervenir, pues los insurgentes tenían
prácticamente todo bajo su control, además el cielo de Marchena el día anterior, 21 de julio
fue sobrevolado por una avioneta del Aeroclub sevillano10, club en manos de filogolpistas y
4
Luis Arispón según consta en Registro Civil de Marchena, fue enterrado en el cementerio de Alcalá de
Guadaíra, el 26 de Julio de 1936, es en las inmediaciones del cementerio alcalareño donde es fusilado.
5
AAVV: Historia de Sevilla. La memoria del Siglo XX. Ed: Diario de Sevilla. Sevilla, 2000.Pág. 303.
6
Ibidem. Ver anexos sobre arengas emitidas a través de radio Sevilla, por Queipo de Llano.
7
El cuartel, ubicado en la calle Ánimas, se sublevó el día 19, a sus efectivos se le sumó por orden
superior de las fuerzas sublevadas (concretamente la orden directa partió de un capitán de Écija) el
cabo y cinco números de la vecina localidad de Paradas y el cabo y números de Arahal.
8
Con fecha 30-9-38, un autodenominado” Informe de Delegación de Orden Público” procedente de
Fondos de expedientes policiales, nos menciona dos victimas ...”asesinadas por rojos”(sic). AHN. Sig: H
754.
9
La columna, no intervino, pero sí lo hizo en Carmona y posteriormente participaría en la Toma de
Arahal.
10
La avioneta era una Falcon Ec-DBB e iba pilotada por los civiles que se presentaron voluntarios en
Tablada para sumarse al golpe: Manuel del Camino Parladé y Manuel García Páez. Véase: Salas,
Nicolás: Sevilla fue la clave. Tomo II Pág.: 451 Ed. Castillejo. Sevilla 1997.

www.todoslosnombres.org 2
Javier Gavira Gil

que desde un día antes ya realizaban vuelos de reconocimiento y lanzaban pasquines dando
instrucciones a la población de cómo debían de actuar, animándola para que se unieran al
golpe.

Ese mismo día, 21 de julio, el golpe culminaría su triunfo, concretamente a las 20,20 horas, Es
ese día y a esa hora cuando el brigada de la Guardia Civil, Juan Pérez Colmenar, por orden
del comandante general de la 2ª División cesaba al Ayuntamiento de elección popular y
nombraba una comisión gestora presidida por José Montero Góngora11.

La represión no se hizo esperar, en Marchena no se multiplicarían por diez, como insinuaba


por radio Queipo a los habitantes de Utrera, sino como mínimo por cien. Se estima que en
nuestra localidad fueron fusilados al menos 200 marcheneros.

Pero en la toma,sí hubo resistencia al golpe, resistencia asimétrica en medios, pero no por
ello inexistente, analicemos:

La resistencia al golpe

Hasta aquí, bien parece que la toma no fue sino un paseo militar y si bien es cierto que las
fuerzas militares no eran en absoluto paritarias, y parte del pueblo marchenero permaneció a
la expectativa, también es cierto que otra parte plantaría cara al intento de golpe estado y es
curioso que la primera fuente escrita local de primera mano sobre la resistencia al golpe y que
se conserva en el Archivo Histórico de Marchena, es del bando insurgente y a la postre
vencedor, tiene fecha de 25 de Noviembre de 1936 y es un expediente burocrático más, pero
que en referencia a un escrito que se presentó el 18 de Julio de 1936, nos dice: “ ... escrito
que se presentó el mismo día en que por la tarde se inició el Movimiento Revolucionario en
esta villa en contra del Movimiento salvador de la Patria...”12

Pero desde la perspectiva histórica, y analizando el lenguaje utilizado, nos preguntamos:


¿Quiénes eran esos salvapatrias? ¿Que pretendían salvar? ¿Movimiento revolucionario
contra el Movimiento salvador de la Patria o defensa legítima del régimen democrático contra
el golpe de estado?

Lo que está claro es que el 18 de Julio por la tarde y con la ausencia del alcalde, los
marcheneros reaccionan y la primera reacción ante como se sucedían los acontecimientos, al
igual que en otros puntos del país, por parte de los defensores del gobierno fue la CREACIÓN
DE UN COMITÉ, un comité accidental que los insurgentes llamarían “revolucionario” o
“marxista”, pero que no era otra cosa que un intento de coordinar mediante representantes
políticos y sindicales, las fuerzas del Frente Popular, para la mejor defensa de la República13.

El Comité asumiría dos poderes: por un lado político, pero ante las circunstancias también
militar; y se materializaría en dos nódulos principales, el más bien político, se ubicará en la
“Casa de Socorro”14 y el otro de organización más bien militar (organizando a los milicianos)
11
Cuando el militar sublevado llega ese martes al Ayuntamiento, tan sólo se encuentra con el
secretario, el primer teniente de alcalde manifestó no poder ir por encontrarse enfermo y al alcalde Luis
Arispón Rodríguez le cogió el golpe en Sevilla y no había regresado.
12
Archivo Municipal de Marchena. Expedientes Municipales. Carpeta. 912. Leg. 44
13
El nombre que tomarían estos comités era variado, pero los más frecuentes eran: Comités de enlace,
Comités del Frente Popular, o Comités de Defensa de la República.
14
La casilla, como era conocida se encontraba ubicada en la C/ S. Pedro, llamada en aquellos días C/
Libertad, concretamente formaba parte del edificio de la Plaza de Abastos.

www.todoslosnombres.org 3
La toma de Marchena, triunfo del golpe de Estado y su terrorífica implantación represora X

en el Centro15. Las primeras medidas que tomaron de carácter defensivo y “militar” fue la
formación de milicias, con misión de control y vigilancia. Los accesos de entrada y salida al
pueblo serían controlados y el ferrocarril paralizado.

Estas milicias de “voluntarios” organizarían su “cuartel” en el famoso Centro, pero aparte del
edificio en sí y de la “voluntad”, su armamento era obsoleto y precario, además no olvidemos
que la Guardia Civil, que contaba con armamento propio e incautado días antes,
inminentemente se sublevaría, por lo que el comité decidió incautar armas, claro está a
personas que no se unieron a la resistencia, es decir a conocidos personajes de “derechas”.
En la incautación de armas, participaron milicianos, desarrollándose tanto en la localidad en sí
como en cortijos, pagos, haciendas... del término16, pero no solo intervinieron milicianos,
significativa e importante es la participación de MUJERES MARCHENERAS, manifestándose
y recorriendo domicilios para llevar a cabo la incautación de armas17.

Pronto, estas armas serían utilizadas contra el Cuartel sublevado, cuartel donde debido a las
labores conspirativas por orden superior, se les había sumado fuerzas de Paradas y de
Arahal. También es cierto, que vendrían “milicianos” de esas mismas poblaciones para acosar
y sofocar la rebelión.

Otra medida de precaución del Comité fue la orden de detener a personas conocidas por su
actitud contraria a la República o por su afiliación y proselitismo fascista. Incluso hemos de
destacar que algunos falangistas fueron detenidos cuando salieron del Cuartel, tras intentar
unirse y colaborar en el Golpe y ser rechazados en un primer momento. Estos mismos
falangistas poco después, el mismo día 19 de Julio serian “liberados” por las fuerzas que
antes lo habían rechazado, y ahora sí se sumaran a las fuerzas golpistas, participando
activamente en la toma de Marchena.

Es pues el 19 de Julio, Domingo, cuando los tiros comienzan a cruzarse por las calles de
Marchena. Tiros que no provienen de fuera de la localidad, sino que parten desde el mismo
centro histórico, concretamente desde el cuartel de la Guardia Civil, aunque también de
algunas casas particulares18. El tiroteo fue intenso, y se dilató por cuatro horas, las tropas al
mando del teniente Ismael del Pozo Agudo lograron “ rescatar” a los falangistas encerrados en
la Jefatura de Policía Local, ubicada en Pza. Nueva, sufriendo tan sólo la baja de un guardia
que resultó herido.

Hemos de destacar que los “presos preventivos” no sufrieron daño alguno, y conservaron sus
vidas, sumándose a las tropas golpistas que de nuevo tuvieron que recluirse al cuartel. Para
sofocar la rebelión del cuartel, vinieron camionetas de milicianos de Arahal y un camión de

15
El famoso Centro, se encontraba ubicado en la otrora C/ Pablo Iglesias, 20 (actual C/ S. Sebastián,
20).
16
En fichas policiales se acusará a muchos milicianos de participar en la incautación de armas en: “El
Valenciano”, “Rancho Leones,”Venta de Gavira”...
17
A todas ellas, nos informa el vesánico y misógino Agente Secreto de Información, el brigada Salvador
Pérez Palomo, se les aplicó Bando de Guerra.
18
La primera víctima mortal del golpe de estado de 1936 en Marchena, fue un ciudadano-miliciano
marchenero que junto a otros formaban guardia en el perímetro local, concretamente en la Plaza de S.
Andrés. Pues bien, según múltiples fuentes orales consultadas, todas coinciden en que el disparo que
costó la vida a Enrique Rueda Bayón, de 23 años y soltero, conocido por Enrique “Villego” partió de una
casa particular ubicada cerca de la misma Plaza.

www.todoslosnombres.org 4
Javier Gavira Gil

jóvenes voluntarios de Paradas, uno de ellos será de las primeras victimas en el tiroteo, y otro
gravemente herido, más tarde sería fusilado en Paradas19.

El Comité de Defensa de la República, a las ocho de la mañana de nuevo era dueño de las
terrazas principales y las calles en general, tomando al percatarse que era “objetivo militar
primordial” para los golpistas la central de Telefónica e incomunicando y sitiando el cuartel,
donde como hemos visto se desencadenó cruce de disparos. Por otro lado, es el mismo día
20 de Julio, cuando se produce la detención de los famosos cuatro “simpatizantes” de los
sublevados, que fueron apresados en “ el cuartel de los Milicianos” y al final bastión último de
resistencia, el famoso “Centro”.

Parece ser que al encontrarse entre ellos el hijo de un oligarca local, precipitó la entrada de
las tropas de la guarnición del depósito de Recría y Doma, más popularmente conocida como
la remonta, unida claro está a fuerzas auxiliares de guardia civil y milicias falangistas. Según
diversas fuentes orales y otras20, el enlace que actuó personalmente pidiendo la ayuda de
estas tropas, pudiendo esquivar los controles y llegando en coche hasta la misma Écija, fue
Francisco Galindo, famoso oligarca local .

De destacar también, que en los días de resistencia, por mucho que se diga y especule, no
hubo NINGÚN ACTO IMPORTANTE DE ICONOCLASTIA, salvo el suceso del cuadro de
Hornacina del Cristo de San Pedro, ubicado en los Cantillos21.

La toma “militar”, victimas mortales y definitivo triunfo del golpe de Estado en


Marchena

Son las diez de la mañana del día 20 de julio de 1936, cuando las tropas de remonta de Écija
junto a números de la Guardia Civil, todas ellas bajo el mando del comandante del Ejercito y
capitán de intendencia Juan Sanz Hens inician la toma de Marchena.

Una vez despejado el sitio del cuartel, se priorizan objetivos principales, entre ellos siguiendo
instrucciones conspirativas realizadas ya meses antes por el que será Comandante general
de las tropas insurgentes, José Cuesta Monereo, se lanzan a la toma de la central de
Telefónica. La ocupación y toma de Telefónica se realiza tanto por la azotea como por la
puerta principal. Primeramente toman la terraza desde un edificio contiguo (lo que era
entonces el Banco Central), en la ocupación actúan dos guardias civiles y seis soldados,
respaldados desde la puerta principal por el grueso de las tropas de Écija, al mando del citado
capitán, ayudadas por las tropas del cuartel marchenero al mando del Teniente Ismael del
Pozo Agudo. Los milicianos resistirán, pero tras nueve defensores muertos, y varios heridos
poco pueden hacer. Tomada la Central Telefónica, la batalla se concentrará en la
“Reconquista” de la Jefatura de Policía y sus inmediaciones.

Otro de los bastiones de resistencia ante la toma del centro de Marchena, va a ser la terraza
de la Muralla de la Puerta de Morón, por aquel entonces muralla donde se ubicaba un bar,
cuyo dueño era un concejal socialista que resistió junto con otros milicianos, resistencia que
costó la vida a José María Ballesta Delgado en el intento de retirada, además se harían
19
Los nombres de estos voluntarios eran: José Manuel Vega Jiménez (a) “Cojonazo” de 22 años y José
Portillo López.
20
Entre esas otras, destacamos la obra de Cano Manrique, Francisco: Historia de la Orden de la Merced
Descalza.Vol. III (1917-1955).2000.
21
Nos referimos al situado frente a la calle S. Francisco, el cuadro fue dañado, “arrancado” y tirado a
una cloaca, encontrándose y siendo rescatado poco después.

www.todoslosnombres.org 5
La toma de Marchena, triunfo del golpe de Estado y su terrorífica implantación represora X

prisioneros, aunque otros sí lograron refugiarse en el Centro, último bastión de resistencia,


pues los otros miembros resistentes que se encontraban en “la casilla de socorro”, también
serían presos, se dispersaron22 o fueron a refugiarse y resistir al último baluarte, ubicado en la
todavía denominada calle Pablo Iglesias, 20.

Es en los alrededores del Centro donde se desarrollará la última batalla. En un principio los
sublevados tratan de tomarlo por la fuerza de forma inmediata, pero los tiroteos se repiten y la
resistencia es mayor que la que los sublevados esperaban, por ello ingenian la estrategia de
“prender fuego al edificio”. El enviado para materializar dicha estrategia, fue un corneta de la
Guardia civil, parapetado con un escudo humano (un prisionero) intentó llevar a cabo las
ordenes, que no eran otras, repito que prender fuego al edificio, sin embargo antes de
conseguir su objetivo, un tiro le hizo desistir, pues cayó gravemente herido. Los tiroteos se
multiplicaron y es en ese momento cuando los sublevados pierden a sus famosas cuatro
víctimas: el capitán Juan Sanz- Hens (a la altura del antiguo hospital de la Caridad), el Tte.
Ismael del Pozo Agudo, el cabo de Arahal: Rafael Cuevas y un soldado de Écija23.

Es además, cuando con ocasión del caos ocasionado logran escapar los “presos preventivos”:
Manuel Muñoz, Antonio Sánchez, Manuel Luque y José Mª Rojas-Lobo. Estos dos últimos en
su escapada serían heridos y como consecuencia de ello morirían más tarde. La situación, no
obstante, era cada vez más insostenible y grave para los milicianos sitiados. Viéndose en un
callejón sin salida realizaron un agujero en la parte trasera del edificio, por donde fueron
huyendo y dispersándose.

Algunos volvieron a sus casas y se ocultaron, otros intentaron pasar a la zona aún no
dominada por los insurgentes, sobre todo muchos irían hacia Puebla de Cazalla, zona de
Málaga... donde permanecerían resistiendo a un golpe de estado, que en su pueblo había
triunfado, pero que en otras zonas se dilataría en el tiempo y el espacio dando lugar a la
trágica guerra civil y sus terribles consecuencias.

Consecuencias directas del triunfo del golpe de estado: La instauración del “Nuevo
Orden” y la instauración del terror represivo

La institucionalización definitiva del triunfo del golpe militar en Marchena se produciría el 21 de


julio de 1936 a las 20:20 horas. En tan sólo diez minutos se constituye la comisión gestora
golpista. Juan Pérez Colmenar, Brigada de la Guardia Civil se presenta en el Ayuntamiento,
ante el secretario, cumpliendo ordenes del Comandante General del Ejército de la Segunda
División24. Se procede a cesar al anterior ayuntamiento democrático25, e inmediatamente se

22
Entre alguno de los miembros que de la “Casilla de socorro” lograron huir, se encontraban: Antonio
Vicente Perea (jefe de la guardia municipal) y Salvador Sarria Lima. Ambos como otros muchos
marcheneros tuvieron que ocultarse y pasar a la vida clandestina y de “Topo”. La suerte final fue distinta
para nuestros dos personajes. Vaquero se entregaría poco más tarde, ingenuidad que le costaría la
vida, el 30-7-36 sería asesinado y Salvador permanecería oculto durante doce años, pudiendo
sobrevivir a la represión.
23
AMM: Víctima dudosa. Es en una carta del Ayuntamiento al hermano de Juan Sanz Hens, explicando
su muerte, donde aparece ese soldado de Écija como victima. En ninguna otra fuente o documento
local aparecerá.
24
El comandante y a la vez cerebro del golpe en la provincia de Sevilla, no era otro que José Cuesta
Monereo.
25
En el acta se nos informa que el alcalde democrático no asiste por haber acudido a Sevilla y que el
Tte. Alcalde tampoco asiste “porque estaba enfermo” la verdad es que estaba preso, al igual que otros
miembros del Comité de Defensa de la República.

www.todoslosnombres.org 6
Javier Gavira Gil

designa a la nueva comisión gestora integrada por: José Montero Góngora, que hará las
funciones de presidente, José María Moreno Jiménez, José Calderón Montero, José Montero
Ortiz y Rafael Borrego Delgado. La comisión designada estaba formada por cinco hombres,
que estarán en el poder hasta el 1 de Noviembre de 1936, coincidiendo como veremos con la
etapa más represiva, dura y sanguinaria. Todos ellos aunque algunos provenían de distintos
partidos, formaban parte de Falange Española de la Jons, era una comisión formada por lo
que más tarde se llamarían “camisas viejas”26.

Curioso es que el primer acto del nuevo alcalde sea notificar al Comandante General de la
Segunda División, la toma de posesión mediante un telegrama oficial que termina con un
saludo peculiar:

“... le saluda con un viva a la España Republicana con honra” (sic).

Aún el nuevo sistema de gobierno a implantar, no está claro, se da un viva a la República, con
honra, pero ni habrá honra, ni República. Lo que sí se hará desde un primer momento, es
crear la maquinaria para instaurar, lo que denominan “ la normalidad” o de forma más
pomposa “El Nuevo Orden”, nuevo orden que aún no se sabe muy bien bajo que disfraz se
camuflará, pero que ya sea bajo una máscara u otra, desordenará y desintegrará el anterior
sistema democrático.

La fachada del sistema, se limpia y adorna con sus mejores galas, como curiosidad, en
respuesta a un telegrama del Gobernador Civil, Pedro Parias, y por orden del mismísimo
General Queipo, dando instrucciones para que”: ... se borren cuantos letreros existan en
paredes, cercas, vallas, y otros lugares en los que figuren iniciales, símbolos o cualquier
inscripción relacionada con el marxismo”. El alcalde contestará el 30-7-36 que “... desde tres
días antes se realiza dicho servicio”.

Por supuesto que nombres de calles como Carlos Marx, Pablo Iglesias,... desaparecen del
callejero marchenero, pero también desaparecen nombres como Plaza de La República,
Libertad... y proliferaran en su lugar nombres de oligarcas, militares sublevados, santos y
personajes o conceptos relacionados con la Iglesia. No todo lo que oliera a marxismo, sino a
sistema liberal se intenta borrar. No puedo sino destacar el dato curioso de dos calles: Álvarez
Mendizábal y Mariana de Pineda, el paroxismo llega a su última instancia, un concejal de una
posterior gestora golpista, justifica el ostracismo de estos nombres pues según él:

“...aún existen calles en la población, que ostentan los nombres de personas y


gerifaltes de la anti-España tales como los de Mariana de Pineda y Álvarez
Mendizábal...”

Y sentencia:

“...Aquella venenosa flor del liberalismo y la revolución que ensangrentó el patrio suelo
en el pasado siglo, figura comparable solo a la nefasta de Dolores Ibarruri en el actual.

26
Entre los miembros hay personas que pertenecen a Falange desde 1934 y uno concretamente será
miembro fundador de falange en nuestra localidad, apareciendo en los ficheros de filiación de Falange
como número 2, el 26-2-1934.

www.todoslosnombres.org 7
La toma de Marchena, triunfo del golpe de Estado y su terrorífica implantación represora X

Álvarez Mendizábal judío de raza, afiliado a los sediciosos de Riego... autor de asestar
un golpe feroz a la religión de nuestros mayores..” 27

Las calles pasarían a llamarse respectivamente: Teniente Coronel Redondo y Marcelino


Menéndez y Pelayo. Pero lo comentado hasta el momento más bien es trivial e insignificante,
lo verdaderamente lamentable y terrible es la Represión instaurada como norma. Tras el
escaparate del “Nuevo Orden”, de instaurar la “normalidad” se va a practicar desde el primer
momento una represión brutal y sanguinaria. Como nuevos peones del nuevo orden,
aparecerán nuevos funcionarios, muchos de ellos harán gala de su nombre, pues funcionaran
bien, en tanto en cuanto, en sus hojas de servicio, en sus “cursus honorum” aparezca como
un aval y virtud:

“... es municipal desde los primeros días cooperando personalmente a la limpieza de


la población de elementos marxistas, habiéndose destacado en los servicios
prestados”28

La “limpieza” y represión sistemática que analizaremos en el último punto comenzará con un


episodio “ejemplificador”. El 25 de Julio de 1936, el mismo día, que tras larga agonía muere
José Mª Rojas Lobo, destacados miembros del Comité que se encontraban detenidos en el
cuartel, son “sacados” y en plena vía pública asesinados. Serán 17 ciudadanos29, los
asesinados premeditadamente y con el beneplácito de instancias locales.

Quiero no obstante destacar la labor e intento de al menos tres marcheneros30 que intentaron
mediar por la vida de estos hombres. Tras un intento desesperado, recopilando firmas por la
libertad, se dirigieron el día 22 de Julio al cuartel en representación del gremio de comercio y
de la hermandad de la caridad, suplicando clemencia, pero con el no como respuesta. Por si
fuera poco:

“Al enterarse algunos hermanos de dicha hermandad de la caridad de cómo se pedía


libertad en nombre de la hermandad, protestaron pues en nombre de ésta, no podía
pedirse clemencia para estos criminales, la caridad se pide y se administra para las
buenas personas y no para fieras...”31

Los intentos de clemencia e intersección de estos tres hombres caerían en saco roto, el 25 de
Julio de 1936, el callejón de atrás de la prisión local de Marchena era el escaparate de 17
cuerpos sin vida, los 17 cuerpos estuvieron horas alineados en el callejón, hasta que fueron
trasladados a la fosa del cementerio, cementerio que con la luna y los cipreses como testigos
vería como la fosa se iría colmatando día tras día; la represión había comenzado y durante
demasiadas noches el silencio de las sombras quedaría roto por el tétrico retumbar de la
muerte.

27
AMM. AACC, nº 74. Sesión 8-4-38. En esa misma sesión se acordó colocar el busto del antiliberal
Fray Francisco Alvarado en la Pza. que lleva su nombre, otrora Pza 14 de Abril.
28
AMM EEMM Carp. 912. Leg. 6.
29
Inscritos en el Registro civil el 25-7-36, tan sólo hay 12, lo que ya nos da una idea de que las cifras
pecarán por defecto.
30
Los tres nombres son : Juan Álvarez Jiménez, Heraclio Fernández Hernández y Juan Sánchez Pousa
31
AMM. Documentos sin Catalogar. Expediente 56 de fichas personales elaboradas por el Servicio de
Información e Investigación de Falange.

www.todoslosnombres.org 8
Javier Gavira Gil

II. LA REPRESIÓN

La represión, nació con el mismo golpe, era totalmente necesaria para los principales
inductores del golpe, e incluso estaba premeditada y ya en los planes conspiradores quedaba
claro su “necesidad” como medida profiláctica y ejemplificadora contando desde el principio
con el apoyo de la totalidad de las autoridades rebeldes.

La represión, fue leit-motiv presente desde los inicios conspirativos, se tuvo muy en cuenta,
como podemos observar desde las famosas Instrucciones Reservadas de Mola, pasando por
el famoso Bando de Guerra de Queipo32 , personaje que la proyectó y propagó por las ondas
hercianas de Radio Sevilla, desde donde se transmitían sus famosas y amenazantes charlas.

También es verdad, que como respuesta al golpe, donde había fracasado, se realizó una
represión por parte del bando gubernamental, pero la mayor parte de ésta, no contó con el
apoyo explícito del gobierno, y salvo contadas ocasiones se llevó a cabo muy a pesar de las
autoridades legítimas.

Si por parte de “incontrolados” y de milicianos se tomaba la venganza como medio


revolucionario, en la mayor parte de España, ésta iba dirigida principalmente contra militares
(que apoyaron el golpe), clero (mayoritariamente masculino) y los que se denominaran “gente
de orden”, en nuestra zona incidiría principalmente sobre miembros de la oligarquía agraria y
otras clases pudientes simpatizantes de la derecha. En el caso de Marchena, los bautizados
por los insurgentes como“satánicos días rojos” tan sólo dieron como resultado la prisión
preventiva de falangistas en la Jefatura de Policía Local (entre ellos falangistas apresados el
19 de Julio tras el intento de colaborar y sumarse a la rebelión en el cuartel de la Guardia
Civil) y en última instancia detención de civiles simpatizantes de la derecha (los famosos
cuatro presos del Centro Obrero).

La represión por parte de los insurgentes se realizó de forma fulminante sobre las clases
populares, sobre todo jornaleros y otros obreros manuales (herreros, zapateros, panaderos,
carpinteros...), pero no quedaron atrás otras clases medias, que apoyaban al gobierno:
comerciantes, artesanos, funcionarios, médicos, profesionales liberales (abogados, artistas).
El espectro era amplísimo, y los sublevados lo justificaban e incluso la practicaban de forma
premeditada.

Para el caso de Marchena, pueblo andaluz que rozaba los 20.000 habitantes a principios de
1936, afortunadamente llegaría un momento dado, sobre todo a partir de febrero de 1937,que
la represión física, si bien no acabó y por supuesto se seguiría practicando mediante otras
formas, se amortiguó sobremanera, la causa de ello lo podemos leer en unos de los
documentos de la Comandancia Militar de Cádiz:

“La peculiar organización de los pueblos andaluces hacía que un pueblo de 20.000
habitantes existían 20 ó 30 terratenientes, 200 ó 300 tenderos o comerciantes y 15.000
braceros sin más capital que sus brazos, todos asociados a organismos del Frente
Popular. Cuando ellos dominan pueden fusilar a los dos primeros grupos y quedarse

32
Los Bandos de Guerra de las distintas comandancias se unificaron el 28-7-36.

www.todoslosnombres.org 9
La toma de Marchena, triunfo del golpe de Estado y su terrorífica implantación represora X

solos; en cambio los dos primeros grupos no pueden fusilar al tercero por su enorme
número y por las desastrosas consecuencias que acarrearía”33

He ahí, el código deontológico que puso cierto límite a la represión. Pero por supuesto, ello no
fue óbice en nuestra localidad para que la represión se desarrollara en forma de múltiples
vectores. La represión continuaría y si hemos de ponerle un calificativo además de
sanguinaria, sobre todo en los primeros meses, es el de totalizadora. La represión en
Marchena al igual que la que se desarrollaría en muchos rincones del país fue total.

Podemos hablar de represión física, es decir, desde la represión en su grado máximo, la


muerte (generalmente mediante fusilamiento), pasando por supuesto, por torturas y
vejaciones de todo tipo. En casi todos los pueblos y por supuesto en Marchena se repitió el
degradante episodio de “pasear” por las calles, para escarnio público a innumerables mujeres
“peladas” al cero, con un pequeño moñito para marcarlas, cual ganado y por si fuera poco,
obligadas a beber purgantes, el famoso aceite de ricino, para que la degradación fuera aún
mayor, le entregaban banderas de partidos del frente popular y más tarde las constitucionales
para que “ les sirvieran de verdad, para algo y se limpiaran con ellas” .Como hemos apuntado
este desfile inquisitorial, prácticamente estaba reservado a mujeres, que se habían destacado
por sus ideas “izquierdistas” o simplemente eran familiares de personas “non gratas” para “el
nuevo régimen”, aunque como veremos en Marchena no fue “monopolio exclusivo de ellas”.
Efectivamente aunque la casi totalidad eran mujeres, también se dieron casos en el sexo
masculino. Por citar uno de los documentados, citaremos al presidente de Izquierda
Republicana en Marchena, Juan Gutiérrez Perea34, aunque se libraría de la muerte sería
torturado, pelado al cero y paseado, entre “sus crímenes, y acusaciones.”... “Haber enviado
una carta al Ayuntamiento para que desapareciera la corona que existía en el escudo del
buzón de correos existente en los Cantillos” Por si fuera poco, la represión hacia estas
mujeres, no finalizaba en el “paseo”, generalmente, además de ser humilladas y vejadas, se
les obligaba a trabajar como mano de obra gratuita para limpiar iglesias, escuelas...

La represión física era la más generalizada, pero no era incompatible con otro tipo de
represión avalada desde el “nuevo orden”. Represiones de todo género: económicas,
políticas, sociales, laborales, ideológicas... A manera de ilustración veamos algunos ejemplos
de estas medidas de “castigo”, dejando para un mayor análisis, la represión más brutal, si
cabe, y de consecuencias inexorables e irreparables: EL RAPTO DEFINITIVO DE LA VIDA.

La represión económica

Podemos observar dos tipos de represión de carácter económico: la institucionalizada,


positivizada en la famosa ley de Responsabilidades Políticas35 y la “arbitraria” de forma
extrajudicial, coaccionando a inculpados o familiares, o bajo la forma más burda de “pillaje”.
Los pillajes fueron moneda corriente, y se repetían una y otra vez, escapándose incluso al

33
Nos descubre e interpreta este documento: Espinosa Maestre, Francisco: “Julio de 1936. Golpe Militar
y plan de exterminio”. Pág. 89. Segunda parte de Morir, Matar, sobrevivir. VVAA. Ed. Crítica. Barcelona
2002
34
Juan Gutiérrez Perea, sería nombrado asambleariamente presidente de Izquierda Republicana el 9-
3-36 y el día 11 envío la famosa carta al Ayuntamiento, carta que luego cayó en manos de los
represores, concretamente en manos del Servicio de Información e Investigación de Falange.
35
La famosa ley, del no-perdón, fue impuesta por el gobierno franquista poco antes del fin de la guerra,
concretamente el 9-2-39, entre sus peculiaridades destacaremos su carácter retroactivo hasta 1934, su
carácter “inquisitorial”, aunque los inculpados hubieran muerto el “san benito” continuaría en familiares y
herederos y la sanción económica obligatoria.

www.todoslosnombres.org 10
Javier Gavira Gil

control de las nuevas autoridades. Significativo es que incluso el mismo mando territorial de
Falange tuvo que ordenar a sus fuerzas que abstuvieran de hacer confiscaciones sin previa
autorización superior36, mientras tanto Queipo decretaba la incautación de las cuentes
corrientes y todo tipo de patrimonio inmueble de los líderes “republicanos” fusilados y de sus
familias.

Ya sea de una forma u otra, muchos marcheneros que habían mostrado su fidelidad al
gobierno republicano y familiares directos de estos se vieron de la noche a la mañana tocados
por lo que muchos historiadores han denominado la “desamortización franquista”.

En las clases menos pudientes, prácticamente no se apreciaban los cambios tan sustanciales
incluso no podían hacer otra cosa que declararse “insolventes” pero los cambios fueron
espectaculares en las clases medias, es en torno a ellas donde dio comienzo un espectáculo
de baile inaudito, “el baile de los buitres”, buitres que oteaban la victima y se lanzaban al festín
de la rapiña: numerosas fincas rusticas, urbanas y comercios fueron incautados,
“subastados”por supuesto en medios muy restringidos y malvendidos.

El baile de los buitres, así me refiero metafóricamente, y no por capricho, incluso le podíamos
dar el calificativo de danza macabra pues fueron multados y expropiados: presos,
desterrados, exiliados, pero también hasta los fusilados en 1936. Veamos algunos casos
ilustrativos en nuestra localidad y parémonos en un caso rocambolesco: el caso de intento de
pillaje, por parte de unos cuantos falangistas, de los bienes de D. Baldomero Herrera Hurtado,
caso estremecedor de como ni aún asesinado, dejaron descansar en paz, ni a él... ni a su
familia.

Pero comencemos por la represión económica institucionalizada. Como botón de muestra de


incautaciones de bienes muebles, concretamente cuentas corrientes, destaquemos la
apertura por parte del comandante Militar de la plaza, de expediente de incautación y
confiscación de saldos existentes a favor de expedientados en las entidades bancarias de la
localidad, para ello se amparaba en Bando del General Queipo de Llano de 18 de Agosto de
1936 y del 11 de Septiembre del mismo año. La lista de expedientados es enorme:

“Juan López Tejada; Francisco Gerena, Antonio Borrego y Francisco Hernández


mancomunadamente; Francisco Ortiz Oña; José Ledesma, Carlos Carmona y Manuel
Rodríguez mancomunadamente; Sociedad de cabreros, con las firmas de Manuel
Delgado Romero y Sebastián Hidalgo Caro, mancomunadamente; José Arispón
Rodríguez; Gregorio García Ruiz; Baldomero Herrera Hurtado; Mariano Moreno Mateo;
Antonio Giraldo Pérez; Juan Fontanilla Povea; Cooperativa Sindicato comunidad de
pequeños propietarios, con las firmas de José Gavira Baco, Francisco Castro Atoche y
Manuel Vicente López; ”Lealtad”, UGT con intervención de Manuel Salvador López,
Manuel Núñez García y Juan Gallego Gómez”; El Baluarte”, Sindicato de cargadores y
descargadores con las firmas de Manuel Álvarez López, Antonio Martín Benjumea y
José Baeza Pulido; Casa del Pueblo, sección agraria con las firmas de José Carmona
Delgado, Romualdo González Martín y Antonio Parra Martínez; José Montes Gálvez;
Eduardo Hidalgo Fernández; Juan López Muñoz, Francisco Talaveron Benavides,
Francisco Núñez García y Manuel Martín Fernández; Antonio Arispón Luna, Dolores
Rodríguez y José Arispón Rodríguez indistintamente y por último Francisco Becerra,
Eduardo Fernández y Carlos Carmona mancomunadamente,...”

36
El profesor Ortiz Villalba, nos recuerda que tal noticia apareció en “El Correo de Andalucía” (8-9-36).
Véase su obra: Sevilla 1936...Pág. 210. RD Editores. Sevilla. 2006

www.todoslosnombres.org 11
La toma de Marchena, triunfo del golpe de Estado y su terrorífica implantación represora X

Por si fuera poco, según acta municipal, la comisión gestora no sólo apoya la confiscación
metálica, sino que según ellos “debía extenderse a todos los bienes que posean”37. Y
efectivamente así actuarán las garras confiscadoras, escudriñarán y se extenderán hasta los
más nimios bienes. Un claro ejemplo de ello, lo constatamos en un inventario de un “acta de
incautación” realizada el 26-11-1936, concretamente contra los bienes de la popularmente
conocida como “Panadería Obrera”, que se hallaba en la calle Marcos Ruíz nº 49, entre otros
muchos bienes aparecen:

“... una amasadora, una artesa, una báscula de 5 Kgs, 2 palas, 2 angarillas, 6 sillas,
un sello de C. Obrera(sic), 2 marcos para cuadros con su cristal, una pizarra pequeña,
11 libretas de apuntes, 2 canastos de caña usados...”38

En cuanto a bienes inmuebles fueron numerosos, pero como ejemplo constatado con fuentes
destacamos la incautación a familiares del concejal del PSOE asesinado el 25 de Julio de
1936: Gregorio García Ruiz. El 30 de julio de 193639 el alcalde manda una carta-cédula al hijo
para que abone 3.714,25 pesetas, como responsable de cuentas pedidas a su padre que
había ejercido como depositario municipal, sino se materializaban las deudas, amenaza con
embargo y expropiación. El hijo al no poder responder metálicamente, envía escritura de casa
de Eduardo Dato, 3 al Ayuntamiento para que proceda.

Pero veamos un caso todavía si cabe más insólito El caso de Baldomero Herrera Hurtado40,
es singular, además de represión económica institucionalizada, su familia vivió el intento de un
burdo pillaje. Ello lo podemos constatar gracias a fuentes orales de primera mano41, pero
además contamos con una fuente escrita documental de carácter excepcional, esta fuente no
es sino el expediente disciplinario a varios empleados municipales y toda la documentación
paralela, resaltando dentro de ella la copia de sentencia de Causa número 601 del año 1940,
contra el alférez de la Guardia Civil; el Jefe de Milicias de Falange(número 2 de afiliados a
FEJONS en Marchena); y su hermano, industrial y antiguo miembro del PRR, concejal en
bienio derechista; el Jefe de Falange; el Jefe de la Guardia Municipal, y varios empleados
públicos, por hechos ocurridos en el trágico verano del 36. Sentencia de la que era juez
Instructor el Coronel de Infantería D. Nicolás Chacón, que presidía el Consejo de Guerra.

El análisis del documento no tiene desperdicio, afortunadamente el sumario se consiguió abrir


gracias a la influencia de un familiar directo de Baldomero, por supuesto, adicto al Nuevo
Régimen (sino no se entiende que se pudiera abrir), es una joya documental para
evidenciarnos como funcionaba la maquinaria represiva económica, y por supuesto física.

El hijo de Baldomero no recuperaría a sus padres pero sí conseguiría que muchos de los
autores de tan burdo pillaje, fueran procesados y acusados. El consejo de Guerra falló dicha
causa el 24-8-45, no se inmiscuye en los casos de asesinato, aunque efectivamente nos

37
AMM AACC nº 72 (9-10-36)
38
AHP. Expedientes de Responsabilidades Políticas. Sig. 4571. Exte 1078 (se trata de un expediente
abierto a Francisco Becerra García). Agradezco al historiador Fernando Romero, el ponerme sobre la
pista de dichos expedientes y de la constatación en ellos de procedimientos a tres marcheneros.
Concretamente constan además del caso que nos ocupa, el expediente a Gregorio García Ruíz y el
abierto a Víctor Serrano Ligero. AHP . Sig 4574. Ext.: 41/1943.
39
AMM. EEMM nº 913. Leg.37.
40
Baldomero Herrera Hurtado será fusilado el 10-8-36.
41
El 26 de mayo de 2003, tuve oportunidad de entrevistar a Sebastián, empleado de Baldomero en
1936.

www.todoslosnombres.org 12
Javier Gavira Gil

informa de la aplicación de Bando de Guerra a Baldomero, y la posterior detención junto a su


hermana Aurora, de la esposa de Baldomero, Mª José Rodríguez, que tras ser trasladada de
Sevilla donde se encontraba, a Marchena fue pelada, paseada y asesinada. El informe perita
las pertenencias inmobiliarias de Baldomero en unas 100.000 pesetas de la época. Y acusa
que tras la ejecución de Baldomero, se intimida a su esposa para el traspaso por tan sólo
17.000 pesetas, de las que sólo para colmo entregaron 2000.

Muchos de los presuntos culpables salen absueltos, pero no así el Jefe de falange, el de
milicias y su hermano que sentencian a 6 años de prisión menor, además de suspensión de
cargo público e indemnización de 10.000 pesetas, por delito de robo con intimidación. En
cuanto al jefe de municipales se le sentencia a 6 meses e indemnización de 1000 pesetas por
hurto. El resto de los inculpados son declarados inocentes.

Vuelvo a reiterar que el caso de indemnización económica y apertura de la Causa fue gracias
a que el hijo mayor, debido a su condición de militar del nuevo régimen pudo abrirla, ello no
fue moneda corriente y por supuesto nunca recuperó, el fin del desarraigo y orfandad en que
quedaron él y sus tres hermanos.

La represión socio-laboral

Otro tipo de modalidad de represión fue no menos cruel y de efectos devastadores


directamente para las victimas e indirectamente para los familiares, nos referimos a la que
denominaremos represión socio-laboral.

Lo primero que tuvo lugar serían las famosas depuraciones de funcionarios públicos, la
depuración de empleados públicos se institucionalizaría el 10 de febrero de1939, pero en
Marchena42, al igual que en muchísimos pueblos, nada más creada la nueva gestora golpista
se depuraron y apartaron de sus puestos prácticamente a la casi totalidad de sus funcionarios,
muchos de ellos serán dados por “desaparecidos”, es el caso de huidos y topos y otros se
depuran, “porque no han acudido a sus puestos de trabajo”, colmo del cinismo. Sabiendo que
se le había aplicado “el bando de guerra”, es decir habían sido asesinados.

La primera gran purga de funcionarios en Marchena tiene lugar el mismo 21 de Julio de 1936,
durante aproximadamente diez días, la comisión golpista cesará en torno a sesenta
empleados, los oficios iban desde municipales, secretarias, guardas, bibliotecarios,
barrenderos, relojero y un largo etcétera43. Por supuesto paralelo al cese de estos
funcionarios, los puestos eran ocupados por personas no “desafectas”, es decir los cargos en
sí, no desaparecían, sino que serían suplantados sus titulares, las plazas no quedarían
desiertas e incluso crearían un puesto de trabajo nuevo44.

En definitiva se daría la monopolización de todo lo que oliera a nuevo estado para los adictos
al nuevo orden y familiares, es decir todo tipo de concursos, oposiciones, concursos-
oposiciones... ya fuera de carácter estatal, provincial o local, prácticamente quedaba topado

42
Muy pocos fueron los que se libraron de la purga depuradora, y aún así eran tenidos por
“sospechosos” es el caso de Enrique Lora Narváez y A. Pérez Garrido, si bien hubo otros que
continuaron e incluso en mejores puestos, es el caso de conspiradores y adictos al nuevo sistema,
como el caso del practicante municipal, y primer alcalde de la gestora franquista: José Montero
Góngora.
43
Los innumerables ceses se pueden consultar en AMM. EEMM Carp. 913. Leg. 32.
44
AMM. AACC nº72 (30-7-36). El nuevo puesto de trabajo “ por necesidades de servicio” es el de
Auxiliar de sepulturero.

www.todoslosnombres.org 13
La toma de Marchena, triunfo del golpe de Estado y su terrorífica implantación represora X

por excombatientes, mutilados, excautivos, oficiales provisionales, viudas y huérfanos... pero


por supuesto del autodenominado bando nacional45.

Con todo lo dicho está bien claro que en el caso de Marchena el nuevo orden desarrollaría
sus tentáculos con una clientela adicta que serían los peones incondicionales del nuevo
régimen: todo tipo de empleado público y funcionario municipal directo del nuevo
ayuntamiento desde serenos, municipales, guardas, bibliotecarios, maestros,... hasta los
“indirectos”, ya sea para la concesión de un estanco, de una administración de lotería o de un
simple kiosco, pasaban por el filtro de la nueva jerarquía.

Si las depuraciones abarcaron todos los ámbitos (abogados, médicos, periodistas...) la más
represiva fue la realizada contra los maestros nacionales. Las depuraciones iban desde el
ostracismo, la suspensión de empleo y sueldo provisional, la inhabilitación definitiva y por
supuesto incluso muchos que no consiguieron huir, pagaron con su propia vida el atrevimiento
de haber intentado educar al pueblo marchenero, el atrevimiento de crear libre-pensadores y
formar a un pueblo marginado culturalmente, desde tiempo inmemorial.

Aproximadamente al mes de triunfar el golpe en Marchena, el 19 de agosto de 1936 se manda


a los alcaldes de gestoras golpistas que vigilasen que la enseñanza “responda a las
conveniencias nacionales”. Pocos días después comenzará “la gran caza de brujas”. El Sr..
Jefe de la sección administrativa de Primera enseñanza en escrito 4-9-36 comunica al alcalde
que:

“de orden del Excmo. Sr. General jefe de esta División, los maestros nacionales de
esta localidad que se reseñan a la vuelta quedan definitivamente separados de la
Enseñanza a partir del día 1 del actual”

Los nombres que aparecen a la vuelta son los de: D. Rosendo de la Peña y Risco, D. Santos
Ruano Mediavilla, Dª Purificación Pellejero Almeida y Dª Purificación Altuna Bengoechea.

José Montero Góngora al alcalde en aquellos momentos será un excelente funcionario para el
nuevo régimen y aún a sabiendas que incluso D. Rosendo y D. Santos fueron asesinados46,
cínicamente enviará cartas con acuse de recibo el 7–9-36 dando conocimiento de sus ceses y
con una cínica frase final “ Dios guarde a Vd. Muchos años.” Por supuesto que ni D. Rosendo,
ni D. Santos pudieron firmar el acuse de recibo, el ordenanza comunica “que no se ha podido
firmar por haber desaparecido el interesado”. Purificación Pellejero sí lo firmará en Sevilla
capital donde se encontraba, y afortunadamente para Purificación Bengoechea al estar de
vacaciones veraniegas por sus tierras y ser de origen donostiarra, en esos momentos se
encontraba en lo que denominaban “zona roja” es decir en zona leal al gobierno democrático y
por lo tanto al menos en principio fuera del alcance de la máquina represora. Todos cesaran
en sus cargos, ya el comandante de la plaza Idelfonso Carmona Hidalgo se encarga de enviar

45
Por ley de 25-8-39, se reserva teóricamente, un 80% de las plazas, que en la práctica sería casi un
100% para los que tuvieran la condición arriba indicada.
46
D. Santos Ruano Mediavilla junto con su amigo el artista D. José Montes de Torres fueron fusilados
el 24-8-36, ambos hoy en día cuentan en el callejero de Marchena con calles que le recuerdan, no es
así el caso del amigo de ambos, maestro y por cierto emparentado directamente con el poeta Antonio
Machado , el zafrense D. Rosendo de la Peña y Risco, también asesinado el mismo y fatídico día.

www.todoslosnombres.org 14
Javier Gavira Gil

Informe al Gobernador sobre los maestros de la localidad, informe que abarcaba los extremos
siguientes47:

“desafectos al Movimiento Militar salvador de la Patria que perecieron en el encuentro


con la fuerza pública, D. Santos Ruano Mediavilla y D. Rosendo de la Peña y Risco.

Ausentes durante el movimiento y de ideología socialista: Dª purificación Altuna


Bengoechea, Dª Purificación Pellejero Almeida y D. Alejandro Araujo García”48

La máquina depuradora continuaba, se llevó por delante la vida de D. Santos y D. Rosendo,


pero otros aunque se salvaran fueron separados forzosamente de la enseñanza, fueron
suspendidos temporalmente o perdieron su plaza y fueron obligados a trasladarse. Y como
nos cita el profesor Fontana:

“... contra la enseñanza razonadora de tiempos de la república, cuyos libros fueron


censurados y mandados “al fuego purificador” se impondrá una enseñanza destinada a
apartar al niño de la funesta manía de pensar. Daba comienzo la enseñanza nacional-
católica partícipe de un modelo de enseñanza mezcla de patrioterismo y religión...” 49

Comenzaba un nuevo modelo y paradigma educativo y con gran grado de participación en la


represión que a continuación analizamos.

La represión cultural

No por ser más subliminal, hemos de obviarla, de hecho haría un daño irreparable. Se pone a
trabajar ese monstruo llamado CENSURA. Todo lo que se opinaba, hablaba, escuchaba,
escribía o leía pasaba por el filtro de la censura Se realizaran expurgo de autores y obras, y
en la biblioteca municipal, para los pocos privilegiados que podían acudir a ella, desde el
Ayuntamiento, el mismo concejal que defendió el cambio de nombres de calles Álvarez
Mendizábal y Mariana de Pineda pide que:

“Se cumpla sobre clasificación de obras que debían desaparecer, las reservadas a
determinadas personas y las de uso general”50

Por cierto nos podemos hacer una idea de los modelos y patrones culturales que difundiría tal
Biblioteca, si nos atenemos a que los mismos gestores días antes habían manifestado su total

“Admiración y reconocimiento por la gloriosa Alemania, modelo de civilización y


cultura”51

En definitiva, el nivel cultural, artístico, ideológico... lo que algunos historiadores denominamos


nivel de mentalidades, sufrirá una involución y una supeditación y vinculación a la religión

47
Dicho comandante en Marchena en el mes más sanguinario de la represión se jactaba de que “todos
los asuntos pasaban por sus manos”.
48
AMM. EEMM. C 913 Expte. 35.
49
Véase: Fontana, Josep: Enseñar Historia con una Guerra Civil por medio. Ed. Crítica,
Barcelona.1999.
50
AMM. AACC nº 74.
51
Dicha apología del modelo cultural nazi lo podemos ver en AMM. AACC nº 73 (sesión 4-6-37).

www.todoslosnombres.org 15
La toma de Marchena, triunfo del golpe de Estado y su terrorífica implantación represora X

propio de otros tiempos, efectos que a corto, medio, largo plazo, y aun todavía hoy, aunque
parezca mentira, deja huella.

Dentro de esta represión cultural hemos de apuntar también, el desarraigo cultural forzoso e
impuesto que tuvieron que vivir, multitud de marcheneros-as en un ostracismo y exilio52 que
en algunos casos fue definitivo, pues la muerte llamó antes a su puerta que la libertad a las
puertas de su país.

La represión física

La represión como apuntamos era para los golpistas, una necesidad en la retaguardia, pues
como anotaba, un elemento del bando conspirador, nada más y nada menos que el cerebro
del golpe en Sevilla, José Cuesta Monereo:

“Uno de los primeros (problemas) que se puso de manifiesto fue el de la seguridad de


los prisioneros que se cogían en la entrada de las columnas en los pueblos. La mayor
parte de estos no disponían de cárceles ni locales donde pudieran tenerse con ciertas
garantías, obligando a distraer fuerzas en esta misión hasta la organización de las
milicias. Ligado a este problema venía el de su manutención, aunque la familia de ellos
remediaran esta necesidad en muchos casos. Se autorizó en su vista a los
Comandantes Militares a hacer una primera clasificación, interrogándoles rápidamente
a fin de que enviaran los de mayor responsabilidad a la capital para ser juzgados por
los Consejos de Guerra con mayores garantías de acierto. Problema hondo, de
retaguardia, que hubo que resolver al tiempo que se continuaban las operaciones de
conquista u ocupación de pueblos53.

Los Comandantes militares de facto no se contentaron con interrogar y poner a disposición


de... sino que ellos calificaron y materializaron en un primer momento, la distinción entre dos
grupos: los que se les siguió manteniendo la vida y los que se le aplicó “El Bando de Guerra”,
osea, fueron asesinados. Los que mantuvieron su vida, y eran sospechosos seguirían siendo
las principales victimas de la represión que como ya indicamos tenía multitud de grados, todos
ellos contrarios a los derechos humanos fundamentales.

Ya adelantamos que se dieron torturas que recordaban a épocas inquisitoriales, palizas,


violaciones, pero todo ello no era nada comparado con el rapto definitivo de la vida. Por
supuesto que también se dieron raptos temporales, quiero decir con ello, confinación de
muchos marcheneros en campos de concentración, Batallones de Trabajo Disciplinarios y
cárceles. Estos raptos temporales, fue el destino de los “privilegiados” que habían podido
salvar su vida en un primer momento, es decir, en la fase más sanguinaria de la época
represora, pero el que hubieran salvado sus vidas, no significaría que salvaran su libertad, y
muchísimos marcheneros serían victimas de esta segunda fase represora, que se iniciaría de
forma sistemática en abril de 1937, fase en que la represión caería en manos de la “Justicia
Militar”y que se articularía mediante los famosos “consejos de guerra”, coordinados por las
Auditorias de Guerra.

52
Son numerosos los marcheneros exiliados, la mayor parte se exiliará a Francia, siendo incluso para
algunos como es el caso de Mariano Moreno Mateo, una primera fase de su exilio, que acabaría en
México (los restos del Diputado socialista marchenero descansa en el panteón del Ateneo de México,
desde 1971 año de su muerte).
53
Nos descubre e interpreta este documento: Espinosa Maestre, Francisco: “Julio de 1936. Golpe
Militar y plan de exterminio”. Pág. 84-85. Segunda parte de Morir, Matar, sobrevivir. VVAA. Ed. Crítica.
Barcelona 2002.

www.todoslosnombres.org 16
Javier Gavira Gil

Estos consejos sumarísimos (rápidos), verdaderas falsas de derecho jurídico, una verdadera
aberración jurídica donde los rebeldes juzgaban como tales a los leales y que recordaban a
los juicios inquisitoriales, son los que bajo la cínica acusación de: “adhesión o auxilio a la
rebelión militar” mandaría a muchos marcheneros a esos batallones disciplinarios de trabajo y
cárceles. Algunos pagarían con su propia vida, de hecho por ahora tenemos constatados tres
marcheneros acusados a pena de muerte, concretamente se trata de las sentencias a pena
de muerte , por Consejo de Guerra54 a: Francisco Maguilla Ferrete 55, de 40 años, casado,
afiliado a UGT y Antonio Guzmán Calle56, de 34 años, soltero del campo, también afiliado a
la UGT y Miguel Reina Maqueda57

Además de estos casos extremos, gran número de marcheneros tuvieron que pagar con sus
cuerpos y vidas privación de libertad por muchos años, libertad que si querían redimir
temporalmente, podían hacerlo mediante trabajos bien al Estado, realizando obras públicas58
o a empresas privadas, que conectaban con éste, en definitiva serían explotados soportando
durísimas jornadas y viviendo en condiciones infrahumanas, son los que muchos historiadores
han denominado: “esclavos del franquismo”.

En definitiva, son muchísimos los marcheneros y marcheneras que pasarían por esos
inquisitoriales juicios y aunque algunos, muy pocos y gracias a influencias pudieron salir
indemnes59, otros se les acusaría con penas de muerte como los casos arriba indicados, y la
mayor parte con penas que solían oscilar entre doce y treinta años. Los lugares donde irían
destinados pasaban desde la Prisión Militar de Sevilla, al famoso buque prisión anclado en el
Guadalquivir, prisión del Puerto de Santamaría , al canal del Bajo Guadalquivir60 y a
numerosos Batallones de Trabajo. Tan sólo como ejemplo ilustrativo citaré el terrible periplo
de privación de libertad que tuvo que soportar un paisano nuestro: Juan Aranda Fernández, el
cual tuve el gusto de entrevistar en este siglo XXI, en más de una ocasión, en las entrevistas
Juan me recordaba el paso por cárceles como la de Málaga, Ronda, Vitoria, Priego de
Córdoba, Batallón de Trabajo Disciplinario 96 y por último prisión del Cisne en Madrid, donde
mediante su trabajo como carpintero pudo redimir su pena, que en un principio era de 12 años
y un día. Pero el caso de Juan no es sino uno mas de los numerosos resultados con los que la
“Justicia Militar” aplicó su peculiar código.

Algunos, como el caso de Juan conseguirían salvar la vida, pero no la tranquilidad y libertad
total, deberían presentarse temporalmente en el cuartel de la guardia Civil y solían estar
marcados por el estigma de los “desafectos” engrosando siniestras “listas negras”, que le

54
Agradezco esta información al historiador y amigo José María García Márquez.
55
ATMTS : Procesado en causa 1126/40, juzgado en Consejo de Guerra el 27-5-41. Ejecutado en
Sevilla 29-12-41. Enterrado en la fosa común del cementerio de S. Fernando (Sevilla). Natural de
Marchena, vecino de Arahal.
56
ATMTS: Procesado en causa 7/37 y juzgado en consejo de guerra el 2-7-37. Fue ejecutado en
Sevilla el 25-8-37. Enterrado en la fosa común del cementerio de S. Fernando.
57
Ejecutado 10-8-42 en Sevilla, aunque consta como soltero, era compañero de hecho de Mercedes
Cantalejo, natural de Lantejuela, y asesinada en Marchena.
58
Se calcula que además de la deuda moral y ética la deuda económica a estos hombres oscilaría en
unos 130.000 millones de pesetas, de las de antes.
59
Se da el caso de personas que absolverán por “colaborar con falange” (sic).
60
Son siete los marcheneros constatados, condenados en el denominado “Canal de los presos”. Para
una mayor información sobre los trabajos forzados y el Canal, es de inexcusable consulta y lectura la
excelente obra interdisciplinar coordinada por Cecilio Gordillo: El canal de los Presos (1940-1962):
Trabajos forzados: de la represión política a la explotación económica. Ed: Crítica. Barcelona 2004.

www.todoslosnombres.org 17
La toma de Marchena, triunfo del golpe de Estado y su terrorífica implantación represora X

cerraban cualquier paso para trabajar en organismos públicos, pero por si fuera poco, los que
engrosaban las famosas listas negras, por desafectos, no lo tenían mejor en la empresa
privada, pues si bien el tejido industrial en Marchena durante la época era paupérrimo, si
querían engrosar las filas de cualquier empresa de cierta importancia, debía emigrar(y para
ello necesitaría del salvoconducto y certificado de buena conducta) y aún así las empresas
privadas estaban también obligadas a reservar el 80% de puestos de trabajo a los adictos.
Pero muchísimos marcheneros no llegaron a pasar el filtro de la primera y más sanguinaria
oleada represora, esa oleada, sacudió como un maremoto de sangre fundamentalmente el
verano de 1936.

Ese maremoto se dilató en el tiempo, se inició el 25 de Julio de 1936, día de Santiago


“matamoros”, patrón-cruzado de la España victoriosa, ese mismo Sábado comenzó con una
matanza “ejemplificadora” el maremoto que salpicaría de sangre nuestro municipio, y que
llegaría hasta al menos Febrero de 1937, fechas de los últimos “asesinatos mediante fusiles”61
La danza de muerte represora iniciada el 25 de Julio, tendrá su cenit durante los meses de
agosto62 y septiembre , a partir de octubre, noviembre y diciembre los tambores fúnebres se
amortiguaron, mostrando sus últimos sones como hemos visto en Febrero de 1937.

En cuanto a la represión franquista en época de guerra y posguerra, las cifras que se estiman
para Sevilla y provincia es de 11.410 víctimas mortales63. Centrándonos en Marchena la cosa
se complica, pero para hacernos una idea un autor de la talla de Nicolás Jesús Salas, tildado
por algunos historiadores de panegírico de Queipo, da la cifra de aproximadamente unas 200
victimas mortales64. La lista continúa abierta, pues como en casi todos los pueblos cercanos,
son muchos los casos de asesinados, que no fueron registrados.

Las fuentes para aproximarnos a la represión no deben de quedar pues en registros oficiales,
sino que debemos estar en permanente estado de investigación, intentando valernos de todo
tipo de fuentes históricas, no obviando las fuentes orales de primera mano que aunque por ley
de vida cada vez quedan menos, afortunadamente y poco a poco la represión ejercida en sus
mentalidades va desgastándose y comienzan a recordar, a rememorar y a difundir los hechos
tan tristes y deplorables acaecidos en nuestra localidad.

En cuanto a fuentes escritas de primera mano, desgraciadamente no contamos en Marchena


con libros de ingresos en el cementerio (aunque no cierro la puerta esperanzadora, a que en
cualquier momento pudiera aparecer) anteriores a 1941, pero si contamos con el Registro

61
El último marchenero inscrito en el RCM, victima de esta represión es José Olmedo González de 34
años , vivía en la calle la Cruz,15 su fecha de baja 24-2-37 y motivo de la muerte “Herida recibida por
arma de fuego en la lucha contra el marxismo”.RCM. LD 90.
62
Uno de los mayores investigadores del golpe de estado y la posterior represión en la zona de la
Segunda División Militar, Francisco Espinosa Maestre, asevera: “Con las investigaciones de que
disponemos puede afirmarse que en esa primera quincena de Agosto se decidió desde las más altas
instancias golpistas la eliminación masiva de todas las personas estrechamente relacionadas con la
experiencia republicana y la realización de una severa purga sobre la base obrera e izquierdista que le
dio apoyo” Morir, matar, sobrevivir. Ed. Crítica. Barcelona 2002 Pág. 83.
63
García Márquez, José María: “La represión en la provincia de Sevilla”. Documentación de las II
Jornadas Memoria y Justicia. Huelva . Abril 2005. Aunque en la obra de Santos Juliá aparecen 8.000,
los últimos estudios de Jose María García Márquez, aún por cerrar, eleva la cifra por encima de 11.000.
64
Salas, Nicolás: Sevilla fue la clave. República, Alzamiento, Guerra Civil(1931-1939). Sevilla. 199.

www.todoslosnombres.org 18
Javier Gavira Gil

Civil y sus Libros de Defunciones, registro que sabiéndolo, interpretar65 y analizado desde
1936 hasta mediados de los años 90 nos da una cifra de 101 victimas de la represión golpista.

La cantidad por supuesto es una primera cifra de “números rojos”, teniendo en cuenta que las
victimas inscritas, por cierto la mayoría fuera de plazo y mediante expediente, no siempre fácil
de registro, tan sólo representa un tanto por ciento representativo pero no total66. Muchos
fueron los marcheneros y marcheneras que nunca fueron inscritos, que se dieron por
desaparecidos, y que es labor y deuda de jóvenes historiadores, recuperar. La suma que al
día de hoy, constatadas, contrastadas y científicamente avaladas es fruto de mi investigación
eleva la cifra a 18067 víctimas en Marchena. Pero vuelvo a reiterar son cifras a la baja, desde
aquí, desde este foro, animo a que vosotras y vosotros seáis también protagonistas de la
historia, y la lista sobre victimas de la represión golpista en Marchena, sea rellenada con esos
nombres que conocéis u os han nombrado alguna vez, para una vez rellena, analizada y
contrastada con la lista producto de mi investigación y la labor de todos, saldemos la deuda
histórica, abandonen la “historia oculta”y pasen a engrosar” la lista de Marchena”, lista de
hombres, mujeres e incluso adolescentes que fueron victimas del genocidio represor fruto del
golpe estado de aquel verano sangriento de 1936.

En sus nombres y en el de la Historia... quedaría SATISFECHO.

(Javier Gavira Gil: “Verano de 1936. La toma de Marchena, triunfo del golpe de Estado y
su terrorífica implantación represora", en Actas de las IX Jornadas sobre Historia de
Marchena. Ed. Ayuntamiento de Marchena, 2005, págs. 99-130. El texto ha sido revisado y
ampliado por el autor en 2006.)

65
Curiosas son las causas de muerte: Lucha contra el marxismo, aplicación bando de Guerra en lucha
contra el marxismo, herida de arma de fuego, lesiones causadas en hechos contra el marxismo,
sucesos revolucionarios...
66
Como cifra representativa, historiadores opinan que inscritos en el registro civil, de forma general
como máximo no superarían el 50%. Con lo cual como mínimo debemos de partir con la cifra de 200
victimas, que estoy seguro se elevaran considerablemente.
67
Cifras a 12 de Mayo de 2006.

www.todoslosnombres.org 19