You are on page 1of 1

El movimiento obrero Joel Horowitz

Un periodo de cambios. Una de las respuestas a la crisis fue la intensificacin de la industrializacin por sustitucin de importaciones que se caraterizo por la aparicin de fabricas grandes. Todo esto tuvo un efecto importante sobre las organizaciones obreras. Los sindicatos apolticos con base artesanal fueron reemplazados por organizaciones que tenan lazos al menos nominales con los partidos. Los sindicalistas, al menos tericamente, evitaban la poltica en la creencia de que el nucleo importante y correcto era el sindicato. La revolucion pensaba que llegara a travs de la huelga general. Este rechazo de la poltica y los constantes roces con los socialistas hicieron que la cooperacin con la unin civica radical fuera factible y atractiva. Exhibieron una pragmtica habilidad para crear alianzas con los gobiernos radicales mientras que denunciaban su poltica burguesa. El modelo sindicalista comenz a perder rigor cuando dejo de resultar funcional, a las metas de los radicales. Los sindicalistas mostraban escasa tolerancia hacia lo adherentes a otras ideologas, socialistas, anarquista etc La unin ferroviaria. Su alcance era nacional, pero el poder se encontraba altamente centralizado y la comisin directiva controlaba las autoridades locales. El gobierno de alvear ayudo a la unin ferroviaria a obtener beneficios muy importantes de las compaas. Los ferroviarios se transformaron en una elite. Se convirtieron en modelo para muchas organizaciones sindicales. Un intento de unidad de 1928 La oportunidad para que la unin ferroviaria actuara como fuerza dominante del movimiento obrero llego a causa de una de las peridicas campaas por la unidad. La confederacin obrera argentina y la unin sindical argentina. la depresin intensifico todo los antiguos problemas de la clase obrera y de los sindicatos. Luego del golpe de septiembre El movimiento obrero enfrento simultneamente dos crisis de importancia. Por una parte, la depresin creo desempleo en gran escala. Por otro durante el rgimen de Uriburu se impuso la ley marcial y luego el estado de sitio, los sindicatos anarquistas y comunistas fueron empujados a la clandestinidad. La tendencia corporativista brindo la oportunidad para que ciertos sindicatos intentaran alguna accin en comun con el estado pero siempre subordinados a el.