You are on page 1of 19

TEMA 8:

EL ROMÁNICO
El románico es un arte religioso que
plasma los miedos y creencias del
hombre del año 1000. Representa el
triunfo de la Iglesia como ente
aglutinador de los estados europeos e
impulsora de la unidad supranacional que
suponen las Cruzadas (1ª en el XI).

La orden de Cluny es su gran impulsora a


través de los caminos de peregrinación
(Roma, Santiago, Tierra Santa) se
extienden unas características
comunes por encima de las
peculiaridades nacionales: desde los
estados italianos a los reinos hispanos,
pasando por Francia e Inglaterra.
Se erigen castillos y monasterios, pero la aportación más
importante es el nuevo edificio de la Iglesia, en el que todo se
dispone para mayor gloria de Dios y el mantenimiento del
feudalismo.
La iglesia románica es el símbolo, en piedras terrenales, del templo
de gloria construido en la Jerusalén celestial.
En arquitectura se caracteriza por la gran masa de sus edificios,
adornados por:
• esculturas
• pinturas al fresco
que se ponen al servicio de la arquitectura, con un fin pedagógico
religioso, pues explicaban la Historia Sagrada a la gran masa
analfabeta de campesinos: constituían Evangelios en piedra.
El edificio tipo: la iglesia de planta de cruz latina

Los edificios religiosos: iglesia y monasterio,


constituyen las tipologías arquitectónicas más
recurrentes en el arte románico. De entre
ellos sobresale la iglesia de planta de cruz
latina, más o menos evolucionada. Caso de
presentar un grado de desarrollo máximo le
llamaremos "iglesia de peregrinación", cuyo
mejor exponente lo encontramos en la
catedral de Santiago de Compostela.

Planta: Sainte Foi de Conques

Alzado: Santiago de
Compostela
Elementos constructivos y estructurales
Toda la arquitectura románica se reduce al empleo
sistemático del arco de medio punto y las
bóvedas de cañón (normalmente con fajones) y
arista, elementos todos de tradición romana. La
arquitectura se construye en su práctica totalidad
en piedra, descartando la madera si no es para
techumbres, que por otra parte eran pasto fácil de
las llamas por lo que se prefirió la bóveda pétrea.
La piedra, además, proporciona un carácter más
solemne, más noble, y mejores condiciones para
escuchar el canto gregoriano, que era parte
esencial de la liturgia cristiana.
LA PORTADA ROMÁNICA

La portada medieval --románica y,


más tarde, gótica-- puede
considerarse como la entrada al
reino victorioso de Cristo, como lo
era el arco triunfal romano. Se
conforma a base de arquivoltas de
medio punto que descansan sobre
las jambas; al centro el parteluz
donde apoya el dintel y sobre éste
el tímpano con relieve escultórico.

Portada románica. San Pedro de Moissac,


Francia
1. ARQUITECTURA
Exterior: muros macizos de sillar regular, con escasos vanos (por
el peso de la bóveda), recuerdan a una fortaleza, con una puerta
principal en la fachada oeste (símbolo de la Jerusalén celestial)
flaqueada por una o dos torres.
Alzado de la cabecera
Alzado lateral
Los muros interiores que se abren a la
nave central tienen
– 2 niveles: arcadas y tribuna
– 3 niveles: arcadas, tribuna y
ventanas
Los arcos descienden hasta el suelo en
pilares cruciformes o columnas que
dan un ritmo característico al
espacio interior.
La tribuna se abre a la nave central y al
exterior proporcionando luz
indirecta a la nave central,
generalmente en semipenumbra.
Cabecera: orientada al este: sale el sol, Tierra Santa, incluye el
transepto, presbiterio y ábside.
Crucero: Une la nave central con el transepto, suele tener
una cúpula al interior y una torre al exterior (cimborrio si
es poligonal)
Presbiterio: posterior al transepto, ubica el altar y el coro,
donde se colocan los clérigos.
Fromista, iglesia románica, vista
hacia el altar. Un espacio
típicamente románico de muros
pesados y pequeños huecos en
medio punto. Sobre el crucero,
cimborrio octogonal sobre
trompas. Las trompas operan el
paso de una planta cuadrada a
otra octogonal.
Ábside: parte de planta poligonal o semicircular que cierra
el edificio. 2 variantes:
1. Un ábside por cada nave longitudinal (central y
laterales)
2. Deambulatorio o girola: corredor que prolonga las
naves laterales y rodea el presbiterio rematada por
capillas radiales o absidiolas (ábsides secundarios
adosados al deambulatorio o al transepto).
Planta: forma una simbólica cruz, con el desarrollo del transepto;
latina o griega.
– Tiene un nártex o pórtico, a los pies o el lateral oeste.
– 1 nave central y 2 o 4 naves laterales más bajas.
– El espacio interior se articula en tramos.
Bajo el presbiterio se ubica la cripta, espacio circular o cuadrado
abovedado, se entra por un lado y se sale por el otro. Acogía sepulcros
o reliquias, tan importantes que condicionaban la reordenación de la iglesia.
Eran muy veneradas, procedían de Roma o Tierra Santa y se pagaban
altos precios por ellas. A veces son restos de iglesias anteriores.
Bóvedas: el desarrollo de las bóvedas de piedra es uno de los
grandes logros del románico. Destaca la bóveda de cañón sobre
arcos fajones que sustituye a la cubierta de madera húmeda e
inflamable. Al cruzarse 2 bóvedas de cañón, surge la bóveda de
arista. La nave central lleva bóveda de cañón y las laterales de
arista.
Los empujes de las bóvedas son absorbidos:
El vertical por los pilares y muros interiores.
El lateral por los espesos muros exteriores y los
contrafuertes.