You are on page 1of 7

2.- La evolución de las economías regionales en el siglo XIX.

Jorge Ossona.

Introducción.

Desde la conquista, los españoles sentaron en el Río de la Plata las bases para la formación de diferentes configuraciones regionales. El Litoral
fue hasta el siglo XVII fue una de las regiones más descuidadas y desvalorizadas; carente de riquezas mineras y mano de obra indígena. En el interior más
poblado y con una economía basada en comunidades indígenas de agricultores y artesanos, satisfacía con su producción las necesidades de alimentos y
de artesanías textiles del centro minero del Potosí. Todo el Río de la Plata paso a formar parte del área de influencia potosina. También el Litoral
participaba enviando al Alto Perú y al Bajo Perú grandes cantidades de mulas, indispensables para el trabajo minero.-
En agotamiento de los yacimientos metalíferos y las grandes mortandades que afectaron a las poblaciones indígenas de México y Perú durante el
siglo XVII, produjeron una crisis que altero el rol exportador de los dominios americanos. América se fue aislando progresivamente de su metrópoli,
convirtiéndose en una zona cada vez más autosuficiente. Ello redundo en una expansión de numerosas actividades económicas locales. Esta
redistribución de la riqueza llego al Interior a una situación de relativa prosperidad durante el siglo XVII.-
Durante el siglo XVIII en el viejo mundo se produjo una etapa expansiva, destinada a producir cambios. En Inglaterra, la evolución industrial
significo la aparición de un nuevo tipo de relaciones de producción. La escasa dimensión del mercado interno imponía a la nueva potencia industrial la
necesidad de expandir sus mercados externos. La nueva monarquía Borbónica en el trono español intento impulsar cambios estructurales orientados a
producir un desarrollo industrial a la altura de los nuevos tiempos. Los dominios coloniales ultramarinos, hasta entonces exportadores de metales
preciosos, empezaban a ser concebidos como un potencial mercado consumidor de la producción manufacturera metropolitana. La valorización de
regiones marginales como productora de nuevas materias primas fue definiendo áreas de monocultivo.-
El Litoral tuvo un crecimiento explosivo de su ganadería, cuyo cueros empezaron a ser exportados a mercados ultramarinos. Buenos Aires
comenzó a desempeñar un papel fundamental como centro mercantil de todo el cono sur. La creación del virreinato en 1776 y la sanción del reglamento
del libre comercio fueron la combinación de estas transformaciones. También afirmo su predominio Buenos Aires, arrebatándole a Lima el control de las
regiones interiores. El interior se convirtió en una zona de transito entre la capital virreinal y el Potosí. En las ultimas décadas del siglo XVIII, el Río de la
Plata experimento la primera forma de integración en el mercado mundial. Los Borbones fueron adecuando sus dominios americanos a las relaciones
económicas internacionales.-
La revolución de 1810 desato una nueva ola de cambios. La separación del Alto Perú del antiguo ámbito virreinal privó a las economías rioplatenses de su
principal mercado consumidor y la región productora de metales preciosos. Sus sectores comerciales entraron en decadencia, al tiempo que el comercio
británico iba tomando dominio de todo el trafico mercantil rioplatense, drenando las escasas reservas monetarias del interior. El Litoral cuya ganadería
había experimentado un verdadero boom durante las ultimas décadas del dominio español, quedo devastado por las sucesivas campañas militares. En el
marco del nuevo colonialismo británico, el rol exportador de esta economía era menos importante que el de consumidor de la producción textil
metropolitana. Poco era lo que el Río de la Plata podía ofrecer dada la distancia que lo separaba de los polos industriales europeos, su crónica escasez de
capital y la escasa demanda central de materias primas y alimentos.-
Las economías del Litoral y del Interior respondieron vinculándose en 1820 con los mercados ofrecidos por los países limítrofes. Allí podían
ubicar su producción y obtener productos importados más baratos que los procedentes de Buenos Aires. Salta y Jujuy volvieron a practicar su tradicional
comercio con Bolivia y Chile; Cuyo con Chile; Corrientes y Entre Ríos con Brasil., exportando ganado en pie para los saladeros de Río Grande. Este nuevo
sistema de relaciones descentralizadas, dado por el aislamiento económico agotado por Buenos Aires, significo un alivio para las provincias. Pero la
escasa circulación monetaria, las recurrente guerras civiles y los primitivos sistemas de transporte las mantenían en una situación de crónica postergación.
El relativo clima de paz que vivió el país durante los últimos años del régimen rosista y la creciente demanda de los mercados periféricos profundizaron las
tendencias centrifugas. En 1852, luego de la caída de Rosas, se dieron los primeros pasos orientados al logro de la unificación económica con la anulación
de las aduanas interiores, lo que siguió funcionando hasta la llegada del FF.CC.-
Su aparición durante del años ´70 y ´80 significo una verdadera revolución en las comunicaciones al disminuir los costos de fletes y dinamizar los
intercambios. El acceso al Interior de manufacturas europeas fue reorientándose hacia las regiones argentinas, revirtiéndose las tendencias centrifugas y
operando una unificación económica que sentó las bases para la formación de un mercado nacional. El fortalecimiento del Estado, a medida que
desaparecieron las guerra civiles, articulo el proceso de unificación económica con el descentralización política. Pero arrojo resultados desiguales para las
distintas regiones. Si bien permitió la incorporación plena del país en el mercado mundial a la expansión agropecuaria de la Pampa húmeda, la mayor parte
del Interior tubo un estancamiento aun más profundo a excepción de Tucumán y Mendoza que a través del desarrollo de complejos agro - industriales
estuvieron concentrados en el abastecimiento del mercado interno.-
El régimen político consolidado a partir de 1880 permitió la incorporación de los grupos dominantes locales en la burocracia administrativa
nacional. Las nuevas carreras políticas abiertas por el nuevos ordenamiento jurídico - institucional les permitió a los dirigentes provinciales ocupar las más
altas funciones. Así fue posible reestructurar y estabilizar las relaciones entre las distintas regiones en el marco de un sistema que definía desarrollo
económicos tan desiguales.-

El siglo XIX: desde la revolución hasta 1850.

1.- Cambios económicos, sociales y políticos generados por la revolución.


Uno de los efectos principales del proceso emancipador fueron las prolongadas guerras que sucedieron a las distintas revoluciones
hispanoamericanas. Para poder hacer frente a las necesidades de las fuerzas militares los estados debieron implementar diferentes mecanismos fiscales
de manera de obtener recursos materiales y humanos.-
La revolución afecto negativamente a sus mismos protagonistas. La separación de las jurisdicciones del Alto Perú significo un verdadero colapso
para el comercio porteño y sus representantes ubicados en las distintas ciudades intermedias entre Buenos Aires y el Potosí.-
Las economías del interior fueron aisladas, y sus sectores mercantiles dejaron de cumplir el rol vinculante entre Buenos Aires y el Alto Perú.-
Finalizada la guerra, los comerciantes no recuperarían ni su riqueza metálica (plata potosina), ni sus mercados compradores. Estos, quedaron
totalmente distorsionados por la desfragmentación política que arrojó como saldo el proceso revolucionario. La militarización aporto además, elementos de
lucha como para poder hacer valer sus demandas locales de igualdad respecto de la metrópoli porteña.-

2.- Estructura de la dominación mercantil británica hasta mediados del Siglo XIX.

1
La ruptura de las relaciones significo la perdida de los mercados de Europa continental. Inglaterra se fue perfilando como la nuevo metrópoli
sustitutiva de España. Fueron dominando las corrientes comerciales, con lo que el sector mercantil local, fue perdiendo el control monopólico de los
mercados internos que el régimen español le había garantizado. Su vinculación directa con los centros industriales le permitió abastecer a los mercados
rioplatences con volúmenes de manufacturas textiles mayores y mucho más baratos.-
Los británicos aplicaron un sistema mercantil más fluido y dinámico que los españoles y criollos.-
La desmonetización de la economía por la pérdida del Alto Perú ponía a las importaciones un techo determinado por el agotamiento de las
posibilidades de seguir extrayendo moneda. El estancamiento de las exportaciones de materias primas produjo un crónico desequilibrio de la balanza
comercial. La expansión del consumo impulsada por la libre concurrencia de los productos británicos llevó a los ingleses a sobre estimar la capacidad
adquisitiva de los mercados locales. En 1815 aparecieron los primeros signos de una situación agravada.-
La crisis condujo a los ingleses a readaptarse lo más rápidamente posible a las realidades económicas locales, retornando a muchos de los
mecanismos del sistema español. Adecuaron la oferta a la capacidad de consumo, proveyendo mercancías en cantidades mas o menos fijas para
conservar los precios a niveles constantes y limitaron drásticamente la introducción de moneda. Si bien el sistema libre cambista permitía la concurrencia
de otros abastecedores, pocas eran las posibilidades de competencia que podían realizar los otros países frente a su inigualable poderío naval y comercial.-
Esta nueva estructura de dominación, hacia mediados del siglo XIX, se implantaba sobre un mercado como el ríoplatense. Sus rasgos
estructurales lo convertían en un consumidor bastante modesto en importaciones ultramarinas. Inglaterra, tampoco demandaba volúmenes considerables
de los pocos productos primarios que ofrecía el Río de la Plata. Como había ocurrido durante el régimen borbónico, la demanda siguió siendo el único
canal de comunicación con el mercado mundial. Pero esta era poco significativa, y la producción ganadera pampeana, única actividad capaz de ofrecer a
los mercados externos un producto sustitutivo de la plata potosina, solo llegaría a alcanzar sus valores en un plazo necesariamente largo. La única forma
de inversión británica fue la compra de tierras.-
Desde el punto de vista político, Inglaterra respeto y avalo la independencia de los nuevos estados herederos del régimen hispánico.-

3.- La reorganización de espacio regional argentino desde la emancipación hasta 1850.

A) Buenos Aires.
El nuevo orden revolucionario ofreció pocas alternativas a la castigada burguesía mercantil porteña. Desde el punto de vista económica, el
camino más viable para conservar lo que quedaba de las viejas fortunas era la inversión en tierras (era el único capital que no podía ser confiscado). La
ganadería ofrecía optimas oportunidades de acumulación, dada la nueva apertura libre cambista y el aumento de la demanda británica del cuero y del
tasajo, que producían los saladeros, para el abastecimiento de los mercados esclavistas del Brasil y del Caribe.-
Gracias a la ausencia de guerras civiles, el vacío demográfico y las condiciones favorable para su desarrollo, la ganadería tuvo buenas expectativas (en la
pampa). En 1820 se realizó la campaña al desierto realizada por Rivadavia lográndose la expansión de las fronteras.
Las nuevas tierras pasarían al patrimonio del Estado como propiedad no enajenable. La legislación denominada “Enfiteusis” establecía, el
arrendamiento de las tierras por parte de los terratenientes con el fin de producir ganancias extras.
Las nuevas tierras quedaron en manos de unos pocos procedentes en su mayoría del antiguo sector terrateniente central y de la quebrada
burguesía mercantil. Se puso de manifiesto que Enfiteusis y propiedad privada no eran términos excluyentes, sino que por el contrario, la legislación
Rivadavia terminó afirmando el latifundio, contribuyendo a asentar las bases de la nueva oligarquía terrateniente porteña.
La estancia se convirtió en la unidad económica principal del campo bonaerense. La escasez de capitales, de mano de obra y de medios de transporte
modernos hicieron de la ganadería la única actividad que sin demasiadas inversiones, garantizaba la máxima rentabilidad. La expansión ganadera produjo
el surgimiento de una importante movilización de la población rural, que le permitió a los hacendados dotarse de clientelas políticas. La campaña al desierto
de 1833-34,protagonizada por Rosas, incorporó nuevas tierras. Pero esta vez fueron rápidamente privatizadas a través de un sistema de ventas en
remates públicos y de donaciones por méritos políticos y militares a los seguidores del régimen.-
A partir de 1840, la consolidación del orden rosista permitió una expansión mucho más generalizada. Las actividades de la producción de cueros
se amplio y diversificó, exportándose desde entonces también cueros salados, aparecieron también graserías. En cuanto a la producción saladeril su ritmo
de expansión disminuyo al aparecer la competencia de los nuevos saladeristas de Río Grande du Sur. Algunos Hacendados se fueron reorientando hacia
una ganadería que perfilaba promisorias perspectivas se asenso dada la creciente demanda internacional: la lanar.-
Si se pretendía desarrollar la ganadería lanar había que dotar a las estancias de una fuerza de trabajo mas especializadas que logro obtenerse
debido a una creciente corriente migratoria de origen gallega, irlandesa y vasca. Hacia fines de los años ´40, la ganadería lanar estaba sólidamente
extendida en varias zonas provinciales.-
En síntesis, Bueno Aires se convirtió en la primera provincia ganadera del país. Su inserción en el mercado mundial era de todos modo muy
limitada.-
El conjunto de transformaciones económicas y sociales desatadas por la revolución implico una modificación en el equilibrio interno de los
sectores dominantes. El debilitamiento de los grupos mercantiles hispanos - criollos (reemplazados por los nuevos comerciantes británicos) y su
reorientación hacia la ganadería convirtieron a un sector básicamente mercantil en terratenientes.-
Desde el punto de vista político, el sector terrateniente paso a ser el arbitro de las decisiones. Entes 1820-1828, un sector de la elite política
surgida con la revolución (cuya cabeza fue Rivadavia) intento modernizar al flamante estado provincial a los principios ideológicos del liberalismo y de la
ilustración española del siglo XVIII.-
Dirigida por un elenco de oficiales disponibles luego de la disolución del ejercito nacional, estos grupos protagonizaron a comienzo de los años
´20 sucesivas revoluciones y contrarrevoluciones, lo cual impidió a las elites consolidar su dominación política y económica. Luego de una sangrienta
transición caracterizada por luchas, los hacendados porteños accedieron al control directo de las riendas del estado a través de su máximo representante
“Rosas”

B) El Litoral: De la devastación a la expansión de los años ´40.


Además de la desarticulación de los circuitos comerciales coloniales, la revolución produjo la casi total destrucción de la zona más dinámica de la
economía rioplatense.-
Santa Fe, camino obligado de todas las expediciones militares hacia los distintos frentes de la revolución fue la zona más afectada. Recién
durante 1820-1830, estas economías dieron sus primeros signos de recuperación.-
En Entre Ríos, el stock ganadero sobreviviente ni siquiera alcanzaba para sostener a la demanda interna.-
La catástrofe también alcanzo a Corrientes, pero su mayor diversificación desde los tiempos coloniales le permitió respuestas más matizadas a la
crisis.-

2
La relativa estabilidad que a partir de 1840 reino en el país, hizo posible una sensible recuperación de la economía ganadera del litoral. La
expansión del litoral tuvo lugar allí donde existía el estimulo de mercados externos situados en países limítrofes. Las zonas más estrechamente ligadas a
Buenos Aires, por el contrario, permanecieron francamente estancadas, debido al sistema monopolístico porteño.-
En el orden político, los caudillos, jefes de las nuevas provincias, eran los representantes de la clase ganadera que, militarizada, hacia uso de esa
misma militarización para retornar al orden y controlar a una plebe rural peligrosamente movilizada. La prosperidad lograda por los hacendados
entrerrianos y correntinos durante los años ´40, hacia difícil que aceptasen la reimplantación del cerrado régimen rosista luego del levantamiento del
bloqueo anglo-francés en 1850. Se insistió en la necesidad de dotar al país de un nuevo orden institucional de manera de ir dando los pasos hacia la
definitiva reconstrucción del estado. Pero Rosas condujo a descartar tal propuesta, con lo que entrerrianos y correntinos se empezaron a preparar para
resistir y derrumbar al régimen rosista.-

C) El interior: militarización, ruralización y descentralización económica.

El interior no escapo a los profundas transformaciones generadas por la emancipación. La perdida del mercado potosino, la incesante presión
fiscal para solventar las campañías militares, y la creciente succión de moneda operada por los comerciantes ingleses, diezmaron a sus sectores
dominantes sólidamente implantados en el próspero comercio intermediador entre los dos polos virreinales. Como Buenos Aires, la ganadería era la única
alternativa que les quedaba, debido a la decadencia en las actividades urbanas hubo un traslado de los ejes económicos hacia las zonas rurales.-
La complicada situación geográfica de la ganadería del interior le impidió vender su producción tanto en el litoral como en Buenos Aires.-
Las provincias andinas recuperaron el mercado chileno luego de la liberación del general San Martín. La agricultura y la ganadería se mezclaban
en el marco de una gestión empresarial de rasgos más bien comerciales. No obstante, la mayoría de las actividades agrícolas quedaron subordinadas
respecto de la ganadería. A partir de los años 20, y debido a las altas tasas aduaneras impuestas por Buenos Aires, la harina mendocina pudo competir en
el litoral con la precedencia norteamericana.-
Las provincias del noroeste fueron muy castigadas por la perdida del Alto Perú y por las guerras que revistieron un carácter más destructivo que
en otras zonas del interior. Luego de 1820 el noroeste fue recuperando el mercado del Alto Perú (desde entonces boliviano) y también la zona septentrional
de Chile. En el noroeste los terratenientes aplicaron un sistema de producción mixta en sus haciendas, que combinaba una ganadería mular y bovina con
una agricultura bastante diversificada como la producción simultanea de maíz, trigo, azúcar y vid.-
La guerra y la disolución de los circuitos mercantiles afectaron más intensamente a las provincias centrales, cuyas ciudades fueron las más
favorecidas por el régimen virreinal, debido a su localización en el eje Buenos Aires - Alto Perú. Tucumán, Santiago del Estero y Córdoba también
respondieron a la crisis postrevolucionaria mediante una reorientación general hacia la ganadería para el abastecimiento de Chile y Bolivia.-
La expansión agrícola de los años ´40 produjo entonces en el orden social, una clara tendencia hacia la concentración de la propiedad territorial
motivada por el despojo de importantes masas campesinas cuya potencial utilidad política se evidenciaría en las décadas siguientes.-

4.- El nuevo esquema de dominación nacional a partir de los años ´20. La descentralización política y económica.

Tras la pérdida de Alto Perú, las economías del interior sufrieron un colapso. Como Buenos Aires hubo allí una reorientación, de los capitales
mercantiles que lograron sobrevivir hacia la ganadería, pero los mercados de esa producción no estaban localizados ni en el litoral, ni en los países
ultramarinos, sino básicamente en los países limítrofes.-
Se registró entonces un verdadero proceso de descentralización económica que involucró no solamente al comercio de productos agropecuarios,
sino también a la importación de manufacturas europeas abastecidas por los comerciantes británicos radicados en Valparaíso (Chile), a precios mucho
menores que los precios procedentes de Buenos Aires. Las guerras postrevolucionarias además, habían complicado las comunicaciones, ya que los
caminos sufrieron grandes deterioros. La política fiscal de los nuevos estados provinciales también contribuyo los intercambios debido a la creación de
numerosas aduanas interiores.-
La creación del virreinato del Río de la Plata había significado la consagración jurídica de una dominación económica impuesta por Buenos Aires,
quedando el interior aislado respecto de los mercados ultramarinos. Pero las consecuencias de la revolución conmovieron profundamente a la estructura
política virreinal. Desde 1810, buena parte de las jurisdicciones virreinales se escindieron del poder central. El derrumbe del poder central en 1820 fue el
resultado de los procesos desencadenados por la revolución, a saber: La pérdida del Alto Perú, la declinación del sector mercantil porteño, y las
resistencias locales, cuyo precursor fue Artigas.-
La expansión pastoril porteña fue tan espectacular que en poco tiempo, la provincia pudo acumular recursos que le permitían modificar su status
de derrotaba vencedora por su poder económico. Frente a provincias litoraleñas militarmente poderosas, pero económicamente devastadas, el sector
dominante porteño pudo estrechar alianzas con sus arruinados pares santafesinos, entrerrianos y correntinos. Pero la desigualdad no procedía únicamente
de la potencialidad económica de Buenos Aires, sino también del nuevo sistema de dominación nacional que Buenos Aires fue reconstruyendo en el curso
de los años ´20.-
Los tres pilares básicos de ese sistema fueron: el cierre de los ríos interiores a la navegación de ultramar, la condición de Buenos Aires como
puerto único y el consiguiente monopolio de las rentas aduaneras.-
Caído el estado en 1820, la provincia de Buenos Aires ratifico el libre cambio y su correlativo sistema fiscal. Los impuestos del comercio exterior
solo contribuirían a restarle competitividad, agravando la marginalidad económica Argentina y disminuyendo la rentabilidad de los sectores dominantes
porteños. Pero si las pautas libre cambistas de la política económica bonaerense determinaban una estructura financiera provincial que aplicaba impuestos
casi exclusivamente a las importaciones, estos impuestos necesariamente debían ser poco significativos para no entorpecer el libre comercio.-
El libre comercio porteño se convirtió en un excelente negocio financiero, solo aprovechables por los prestamistas nacionales y extranjeros,
siempre y cuando se conservara al puerto de Buenos Aires como única boca de entrada y salida de productos, y que la provincia mantuviera el monopolio
de las rentas aduaneras.-
Este sistema producía, sin embargo, recurrentes conflictos con las demás jurisdicciones del litoral, que aspiraban a un librecambismo aun mayor
para tener artículos más baratos del exterior, y vender con mayor facilidad su producción ganadera en los mercados ultramarinos.-
El interior y el litoral demandaba también un reparto equitativo de los ingresos fiscales porteños, solo garantizable mediante una organización
constitucional de carácter federal.-
Ni el litoral ni el interior pudieron romper, pese a los últimos intentos esa dominación centralizadora que Buenos Aires impuso al país durante la
época rosista. No hubo un estado nacional, pero si un sistema nacional cuyo dominio indiscutiblemente lo ejercía Buenos Aires.-
Todos lo ensayos institucionales para la unificación de Argentina habían terminado en fracasos. El sistema nacional (de Rosas) resistió con toda
su fuerza a los intentos de reeditar un esquema centralista semejante al virreinal.-

3
El sistema se consolido debido al orden y a la paz que Rosas pudo imponer luego de la crisis de 1840. Hacia fines de este período rosista, se
opero un progresivo desajuste entre una estructura económica y social que se iba progresivamente transformando, y un sistema político cada vez más
estático e ineficiente para cubrir las necesidades de las nuevas realidades productivas.-
El régimen de Rosas presentaba hacia fines de los años ´40, una evidente contradicción. Había implantado por la fuerza una paz que, sin ser
absoluta, no tenía precedentes desde los tiempos coloniales. Este nuevo orden posibilito que las economías regionales se vincularan más estrechamente a
la demanda de los países limítrofes. Pero esa expansión aumentaba el alejamiento de las provincias respecto de Buenos Aires. Había peligro de que esa
descentralización económica sentara las bases de una posterior descentralización política, así las contradicciones del rosismo empezaron a derrumbar el
sistema

EL SIGLO XIX: DESDE 1850 HASTA LA REORGANIZACIÓN DEL MERCADO NACIONAL.

1. La segunda etapa de la industrialización y la expansión del capitalismo liberal.

El proceso de industrialización comenzado cien años antes ingresó a partir de 1850 aprox. En una nueva fase, abarcando nuevas ramas
productivas y extendiéndose desde Gran Bretaña hacia otros países europeos. Los capitales se volcaron principalmente, y masivamente hacia la
producción siderúrgica y carbonífera.
La producción masiva de hierro forjado y carbón produjo una verdadera revolución en las comunicaciones merced a la extensión de vías férreas y
al desarrollo de la navegación a vapor. Las relaciones capitalistas se fueron extendiendo progresivamente a todas las áreas rurales por la aplicación de
nuevas técnicas, las inversiones en bienes de capital y la implantación de nuevas formas organizativas. La desarticulación de los últimos vestigios de
servidumbre y de economías aldeanas generó una gran disponibilidad de fuerza de trabajo, impulsando migraciones masivas hacia los centros urbanos,
donde pasaron a nutrir a un proletariado remunerado con salarios. Las innovaciones tecnológicas fueron de gran ayuda en lo que respecta a la producción
de materias primas requeridas por las actividades manufactureras. El capitalismo tendió a englobar las relaciones económicas de toda la sociedad
barriendo con los últimos vestigios de la feudalidad y ampliando los mercados internos.

El capitalismo libera, que entre 1850 y 1873 alcanzó su auge supremo, fue asumido por la mayoría de las élites como el único camino conducente
al progreso y la expansión económica. El liberalismo concebía el progreso material como una ley solo alcanzable a través de la implementación de sus
receta. Así fue como la apertura general de la economía puso fin a los últimos vestigios mercantilistas. La liberalización de la empresa industrial fue
acompañada simultáneamente por la aparición de un mercado laboral y una multiplicación del circulante. En el orden internacional, la mayoría de los países
disminuyeron las barreras aduaneras, al tiempo, que la libertad de navegación se extendía.

En el siglo XVIII, la industrialización estaba concentrada en un área muy limitada., las economías basadas en la aplicación de regímenes
agrícolas de monocultivo orientados al autoabastecimiento interno europeo. Esto condicionaba a su vez la capacidad de consumo de productos importados
metropolitanos, que hasta entonces, era la función principal de las economías dependientes.

Las relaciones capitalistas se profundizaron, así también en función de las nuevas necesidades metropolitanas. Se iría configurando entonces un
nuevo mercado mundial estrechamente interconectado en el que acrecidas transacciones comerciales permitirían una circulación creciente de bienes,
hombres y capitales.

En principio las grandes inversiones de capitales dirigidas a las zonas donde existían recursos naturales interesantes para su explotación fueron
mayoritariamente británicas. Tales aportes estaban concentrados en préstamos a gobiernos, bonos a empresas financieras e inversiones privadas directas
en infraestructura. Este traslado de capitales fue acompañado por millones de personas en busca de mejores condiciones de vida, que por no poder
ocuparse en las actividades urbanas centrales, estaban en condiciones de ser transferidos a la periferia. La masa migratoria operó efectos positivos para la
economía capitalista europea, al alejar de las metrópolis a una masa desocupada, y al ocuparla en América produciendo lo que Europa necesitaba.

2. Readecuación política e institucional del país a los cambios económicos internacionales.

Estas transformaciones del capitalismo central generarían una nueva división del trabajo, fundada en una distribución regional que daría lugar a
una división tripartita de zonas de agricultura tropical, mineras y de agricultura templada especializadas en la producción de alimentos. La Argentina podía
aportar su riqueza a merced a la inversión de gruesos volúmenes de capital para crear las condiciones institucionales adecuadas para la expansión
capitalista.
El régimen rosista había cristalizado un sistema que en buena medida, resumía los procesos económicos, sociales y políticos desatados por la
emancipación . Hacia 1850 la situación del país se caracterizaba por una notable descentralización económica regional. Sólo los intercambios con
mercados periféricos garantizaban las máximas posibilidades de progreso material dadas las nuevas condiciones.
La caída de Rosas fue el producto de la convergencia de un verdadero frente de múltiples sectores liderados por las oligarquías de Entre Ríos y
Corrientes. Las recomposición de las economías ganaderas y el aumento de las posibilidades de colocar su producción en los mercados ultramarinos,
convirtieron al sistema rosista en un obstáculo intolerable para el desarrollo regional.
Urquiza intentó sentar las bases sociales para la construcción del nuevo orden mediante un acuerdo. Este Acuerdo de San Nicolás liberalizó la
navegación de los ríos interiores, tal como pretendían las pcias. del litoral. Se suprimieron incluso las aduanas interiores para permitir una mejor fluidez del
comercio. La efectiva distribución interprovincial de los recursos aduaneros porteños garantizaría la viabilidad de los presupuestos locales. Los sectores
dominantes porteños se negaron a admitir el sacrificio de los privilegios de su provincia en función de la construcción de un Estado protagonizada por el
Litoral.
El país luego de este acuerdo quedó políticamente fracturado en dos unidades: Buenos Aires, Estado rebelde, y la Confederación Argentina,
producto de una nueva alianza entre las burguesías litoraleñas con las del interior.
A pesar del fuerte incremente en la región litoraleña y el interior, y de haberse convertido Santa Fe, por ejemplo, en la región pionera del
desarrollo agrícola para la exportación ultramarina de cereales, la Confederación tenía bien poco que ofrecer al mundo en comparación con Buenos Aires.
La supresión de las aduanas facilitó parcialmente los intercambios regionales, pero a la inversa de lo que se procuraba, fueron las provincias las que

4
debieron sustentar al naciente Estado. Gracias a ello, las relaciones económicas provinciales con mercados periféricos no sólo persistieron, sino que se
intensificaron. Las provincias interiores supeditaban entonces al gobierno nacional, y no al revés como lo requería un Estado central fuerte y vigoroso.
Buenos Aires, siguió haciendo uso exclusivo de sus recursos aduaneros en el marco de una notable expansión económica sustentada por el
nuevo ciclo lanar, para esa época convertido en un boom productivo. Su poder económico compensaba su debilidad militar, y la colocaba en una situación
ventajosa frente a la Confederación. Está sería finalmente derrotada en la Batalla de Pavón en 1861.
A partir de entonces y hasta 1880, el país ingresaba en la etapa final del proceso de construcción estatal. Le quedaba a la élite porteña la tarea de
construir un sistema de dominación nacional de acuerdo a las bases jurídicas formuladas por la Constitución sancionada en 1853. Era necesario para ese
entonces la creación de un Ejército Nacional, que borrara los últimos vestigios de federalismo militar encarnado en las milicias provinciales. Era también
necesario, que la legislatura fuese modernizada mediante una codificación homogénea que superara a las antiguas disposiciones coloniales. El Estado le
debía expropiar a la Iglesia el dominio absoluto sobre funciones claves como la educación, el registro de las personas, los registros matrimoniales, etc. Y
finalmente debía crear las condiciones para el progreso material, promoviendo la inmigración y las inversiones, modernizando las comunicaciones de modo
de convertir al país en un medio atractivo para realizar aportes de capital. La élite porteña necesitaba contar con el apoyo provincial, y para ello debía
otorgarle algunos beneficios por estos apoyos políticos. En primer término, uno de los apoyos sería el otorgamiento de participación en el sistema
institucional del nuevo Estado a través del Congreso y de funciones públicas en los distintos sectores de la administración nacional.
El Estado nacional debía ofrecer, a su vez, toda una serie de contraprestaciones, si pretendía obtener el apoyo consensual de los núcleos
dominantes provinciales. En primer término, debía encargarse de la construcción de edificios, dependencias estatales y otras obras públicas para el sector
administrativo. Eventualmente, también podía intervenir para impulsar ciertas actividades económicas.

3. Los cambios en la estructura regional

La necesidad de ajustar el sistema de dominación nacional a la nueva coyuntura mundial respondía a la idea de impulsar el desarrollo económico
y social del país sobre la base de un modelo agroexportador, dedicado a la producción y exportación de materias primas en gran escala. Ello significaba
una nueva reorganización del espacio argentino que privilegiaría a algunas zonas, marginando y condenando al atraso de otras.
La centralización política llevaba implícita la necesidad de una unificación económica que reorientara hacia el Litoral a todas las economías
regionales, destruyendo en gran medida, sus relaciones mercantiles con los países limítrofes, que desde 1820 les habían permitido un relativo desahogo
frente a la desestructuración de los circuitos coloniales. La situación de las economías provinciales tendió a agravarse simultáneamente con la expansión
de la economía pampeana a partir de los años 60.

a) Buenos Aires, auge y declinación del ciclo lanar.

Los precios internacionales favorecieron durante los primeros años a las producciones tradicionales como los cueros y los sebos, al tiempo que el
precio de las lanas tendía a declinar en medio de fuertes oscilaciones. La producción lanar creció a un ritmo mayor que las otras en razón de la coyuntura
política.
La caída de Rosas volvió a conmover a la campaña bonaerense. La ruptura entre las personalísimas alianzas entre el jefe porteño y los caciques
indígenas implicó nuevos ataques de los malones. El lanar, se fue convirtiendo en la actividad más dinámica, y resulta de una serie de factores:
• La nacionalidad de los ovejeros, en su mayoría inmigrantes no susceptibles de ser reclutados militarmente
• La localización de la producción ovina, que progresivamente se fue aproximando a las zonas portuarias.

Todo esto, aceleró un proceso de mestización que le fue dando al lanar bonaerense mayor competitividad y prestigio den los mercados externos.
A mediados de los años 50 se perfila nítidamente el boom internacional de la lana, y el comienzo de un nuevo ciclo productivo en la economía primaria
Argentina. Este boom hizo que los ovinos comenzaran a desplazar a los antiguos vacunos criollos hacia el sur, en un movimiento que fue acompañado por
numerosos saladeros que se fueron instalando en las costas meridionales de la provincia. Con el crecimiento del lanar fue haciéndose cada vez más
importante el establecimiento de limites y marcación de ganado, estableciéndose en distintos casos la aplicación de alambrados para tales fines.
Con el crecimiento de la producción ganadera se fue dando un incremento en la necesidad de mano de obra, pero a esta instancia, era necesaria
mano de obra especializada, que comenzó a ser reclutada en el exterior.
En 1866 se produjo una drástica caída de los precios mundiales de la lana motivada por la saturación de los mercados. Ello arrastró al ciclo lanar
a una profundísima crisis de la que no se recuperaría fácilmente. La crisis económica tuvo su lógico correlato social. Las restricciones impuestas por los
mercados afectaron a todos los sectores productivos involucrados en esa actividad.
En cuanto a las producciones ganaderas tradicionales, el panorama de las décadas del 50 y del 60 resultó francamente depresivo. Los precios
internacionales del cuero descendieron abruptamente, también existió una baja en la demanda producida por el declive progresivo de la esclavitud. El
aumento del consumo interno de carne bovina derivado del crecimiento urbano que la expansión económica generó fue uno de los mecanismos
compensadores de la crisis externa del sector. El resurgimiento del ganado bovino, hizo que sea necesario una mejora en campos con pasturas especiales
para adecuarla a un mercado urbano cuya demanda se hacía cada vez más exigente en razón de la creciente prosperidad material. Siguiendo el impulso
del ganado comenzó a darse la implantación de los primeros frigoríficos, al punto que luego de la primera guerra mundial se convertirían en el sector
hegemónica de la clase ganadera Argentina.
Otra de las novedades que más se destacaron de la evolución productiva provincial fue el desarrollo de una incipiente agricultura orientada hacia
el mercado interno. La expansión de la economía primaria vino a beneficiar a la tradicional oligarquía terrateniente. Así se fue desarrollando un sector
exportador de transportistas, financistas, comercializadores, etc. Representantes de los renovados intereses metropolitanos que asociados en algunos
casos con los sectores más poderosos de la burguesía local, tendió a concentrar el grueso de las ganancias. Los beneficios tendieron a concentrarse en la
ciudad de Buenos Aires, que a partir de 1862, pasó a ser, en los hechos la sede del nuevo Estado Nacional, aunque las presiones de los sectores
dominantes locales demoraron su federalización hasta 1880.
La concentración en Buenos Aires de actividades administrativas públicas y privadas determinó un notable crecimiento urbano y una progresiva
modernización y europeización de la ciudad. El sector de los servicios se nutrió de nuevas actividades como el suministro de gas, los nuevos sistemas de
transporte, etc.
El tradicional problema de la insuficiencia de medios de transporte se agravó, tanto para el traslado de bienes agropecuarios exportables o
destinados al consumo interno urbano como para el transporte de mercaderías hacia el interior provincial. Las nuevas exigencias tecnológicas de las
empresas rurales requería una circulación mauro de bienes hacia el corazón mismo de la campaña.
La prosperidad provincial de los años 50 motivada por el boom lanero les permitió a algunos capitales privados porteños instalar el primer
ferrocarril. Esta primera línea en principio no tuvo otro propósito que estrechar las comunicaciones entre la ciudad y la zona rural. La red ferroviaria se fue

5
extendiendo aceleradamente durante los años 70 a través de inversiones públicas y privadas siendo estas últimas de capital nacional como de origen
británico.

b) El litoral: los comienzos de la expansión cerealera.

La expansión de los años 40 resolvió la crisis que la emancipación había producido en Entre Ríos y el sur de Corrientes.
La descapitalización de sus sectores dominantes sólo les permitía ciertas explotaciones extensivas de vacunos, generalmente aisladas y
esporádicas y sin posibilidad de crecer.
La realización de los primeros proyectos colonizadores para el desarrollo de la agricultura estuvieron basadas en el reclutamiento que realizaban
los empresarios de gente en zonas de Europa que ofrecían interesados. Se organizaba además el transporte marítimo e interno de los futuros colones, la
construcción de viviendas, y algunos estímulos iniciales para la producción. El Estado trató de facilitar las condiciones para atraer y radicar a los
inmigrantes: mejoró algunos caminos y construyó otros; extendió el sistema de postas y suprimió los pasaportes; en algunos casos, se hizo cargo del pago
de pasajes a los inmigrantes desde Montevideo.
Las primeras experiencias de colonización rural arrojaron sin embargo, un saldo negativo en la mayoría de los casos. Ello se debió en gran
medida a errores de implementación cometidos por algunas autoridades públicas.
Las jugosas ganancias que este negocio les redituó a los primeros empresario, suscitó la atención de antiguos latifundistas locales que
subdividieron sus campos, entregando en venta a colonos las porciones con pasturas inferiores. Esto produjo una fiebre especulativa que fue inhibiendo a
los recién llegados a acceder a la propiedad.
La llegada del ferrocarril exacerbó la especulación territorial ya registrada durante la década anterior. La venta de predios fue reemplazada por el
sistema de los arrendamientos, impidiendo la diversificación y afirmando una concentración territorial que favoreció al latifundista agrario. La declinación de
los precios internacionales de los cereales no detuvo el auge, gracias a la incorporación de nuevas tierras y su explotación extensiva.
Toda esta expansión empezó a mostrar signos de agotamiento hacia fines de la década de 1910 a medida que se alcanzaron los limites de la
expansión. Los propietarios de las tierras para no ser afectados por la crisis aumentaron los precios de las arrendamiento al igual que redujeron su
duración. En 1912 fracaso la cosecha triguera lo que dio al Grito de Alcorta, la cual fue desempañada por asambleas populares y dio lugar a las primeras
formas de acción cooperativa y a una entidad gremial representada por la Federación Agraria Argentina.
Cuando sobrevino la crisis de 1866/67, que tanto perjuicios le ocasionó a la burguesía terrateniente porteña, los sectores dominantes litoraleños
acusaron también el impacto, pero no tan dramáticamente. La crisis afecto fundamentalmente a la lana, principal rubro productivo de Buenos Aires que no
estaba demasiado extendido en el litoral. A los entrerrianos y correntinos la producción ganadera les proporcionaba altas ganancias aún durante los últimos
años de la década del 60 y en el marco de una coyuntura que en términos generales era desfavorable para las actividades pastoriles. La agricultura en esta
provincias fue convertida solo parcialmente como una alternativa frente a la crisis de la ganadería. Su desarrollo se explica como el resultado de la
expansión del consumo interno de la ciudad capital. En los mercados externos, la lana porteña era aun en pleno ciclo de la crisis más rentable que cualquier
otra exportación. La agricultura de Entre Ríos y Corrientes, no se justificaba porque su ganadería tradicional era más rentable, y a diferencia de Buenos
Aires, en estas provincias no se habían desarrollado centros urbanos de tanta relevancia que ofrecieran al menos un mercado interno considerable. Era
difícil comentar tanto con la agricultura santafecina, que para entonces ya había madurado, y con la ganadería de Buenos Aires cuya pujanza se torno
espectacular luego de la campaña al Desierto de 1879/80.
Cuando la definitiva declinación de la esclavitud llevó la producción azucarera del nordeste brasileño a la crisis más profunda de su historia, el
principal mercado consumidor del tasajo se redujo drásticamente. Años más tarde, se reanimaría merced a la plena incorporación del país al mercado
mundial, como consecuencia de la aparición del frigorífico y a la extensión de una red ferroviaria.

c) El interior: reorientación atlántica, estancamiento e islotes agroindustriales.

En el interior, el panorama de relativa prosperidad comenzado durante los años 40, prosiguió durante la década siguiente a propósito de la
creciente demanda trasandina. El interior no contaba con tierra abundante para la explotación. Los escasos recursos hídricos comprimían a las zonas
explotadas, reduciéndolas a oasis en los que se concentraba una densa población rural.
Las tensiones sociales acumuladas desde los años 40 por la usurpación arbitraria de pequeños y medianos propietarios agrícolas, a lo que debe
sumarse la expulsión de numerosas comunidades indígenas, se convirtieron en conflictos abiertos durante los años 60, precisamente cuando la
centralización política impulsada por Buenos Aires entró en su etapa final. Estas actitudes fueron las causales de las guerras civiles que se suscitaron
durante los años 60 y que continuaron en los años 70 hasta desaparecer con el definitivo afianzamiento del Estado Nacional
La centralización política comenzada luego de la batalla de Pavón fue operando una simultánea unificación económica que progresivamente fue
desvinculando a las provincias interiores respecto de sus tradicionales mercados periféricos transandinos. Ello implicaba para muchas el fin de una
expansión que les había permitido una relativa prosperidad durante los años 40.-
Durante la década de 1860 apareció el principal agente centralizador: el ferrocarril. Su trazado significó una verdadera revolución en las
comunicaciones, acortando las distancias, aumentando el ritmo de las transacciones, y disminuyendo espectacularmente los costos de flete. El ferrocarril
logró incorporar grandes extensiones de tierras que hasta ese momento se encontraban improductivas, como las del sur cordobés.
La correlativa expansión urbana registrada tanto de las ciudades tradicionales como de los nuevos pueblos que fueron apareciendo a lo largo de
las vías, relejaba la intensificación de las actividades comerciales.
Los ferrocarriles acercaron el Interior al Litoral, llevando a sus provincias importaciones ultramarinas mucho más baratas que las llegadas desde
Chile. El consiguiente desequilibrio de las balanzas comerciales fue comprometiendo progresivamente las exportaciones de mulas y bovinos. Desde fines
de la década de 1870, el noroeste recibió del Litoral la mayor parte de sus importaciones en detrimento de su comercio con el área del Pacífico. La
disminución de los costos de transporte que el ferrocarril implicó hizo que las importaciones atlánticas llegaran hasta Bolivia a precios menores que las
procedentes del Pacífico.
La nueva etapa que comenzaba a darse del comercio argentino boliviano determinó que el vecino país continuara siendo el principal proveedor
metálico del Interior. El prospero panorama de renovada prosperidad comercial no duró mucho tiempo. La prolongación del ferrocarril chileno reemplazó a
las importaciones argentinas por las chilenas, quedando estos intercambios reducidos a su mínima expresión. La pérdida del mercado boliviano agravó la
crónica iliquidez monetaria del Interior, sobre todo en el noroeste, cuyos sectores productivos y comerciales fueron arrojados a una situación catastrófica.
El ferrocarril produjo un desarrollo de la producción azucarera en el Tucumán para el abastecimiento del mercado Interno, incluso permitió
abaratar los costos de traslado hacia los mercados litoraleños, particularmente Buenos Aires, pero sin un considerable proceso de capitalización, las
posibilidades de crecimiento de esta actividad eran limitados. El sector fabril debió requiparse para estar en condiciones de abastecer a los nuevos
mercados que se ponían a su disposición. Pero muchos, insuficientemente capitalizados como para comprar la maquinaria requerida, no pudieron competir,
con lo que no les quedó otra alternativa que dedicarse exclusivamente al cultivo de caña.

6
El gobierno Nacional suministró a los industriales créditos baratos a través del Banco Nacional y de otras entidades financieras garantidas por el
Estado. La construcción de otros ramales ferroviarios y la tarifa aduanera de 1880, les aseguraban amplias ventajas en los mercados del Litoral,
permitiéndoles competir con el azúcar cubano.
El gobierno de Juárez Celman dio un paso decisivo a favor de la consolidación de esta actividad industrial, al promover en 1886 la instalación de
una refinería en Rosario. Esta confluencia de intereses, la devaluación monetaria de los años 80, y una nueva tarifa arancelaria en 1888 para proteger a la
Refinería Argentina, afirmaron definitivamente las bases de la producción nacional.-
La llegada del ferrocarril a Mendoza en 1886, conmocionó su comercio de ganado. Si el ferrocarril llegaba a cruzar la cordillera, la invernada se
derrumbaría definitivamente. Sólo la reorientación de capitales hacia alguna actividad tradicional cuya producción llegara a ser potable en el mercado
litoraleño podía salvar a los cuyanos de la ruina. Y así fue como la atención se volcó a la vitivinicultura. Las renovadas posibilidades de la vitivinicultura
atrajeron a importantes contingentes migratorios que, merced a las políticas estatales, pudieron acceder en un lapso relativamente breve a la propiedad de
la tierra.
El caso mendocino muestra en lo que hace a ese sector, grandes diferencias respecto de la producción tucumana. Allí el despegue de la
economía azucarera operó en simultáneo proceso de concentración industrial.
En Mza en cambio los capitales externos tuvieron una participación mucho más discreta en la producción local. Producidas las transformaciones
tecnológicas era necesario impulsar la colocación de la producción vitivinícola en el litoral. La coyuntura internacional se presentaba muy favorable. Este
fenómeno coincidía con un considerable crecimiento de la demanda interna, motivada por la llegada de inmigrantes masculinos y adultos.
El gobierno provincial ayudó a que los productores pudiese aprovechar la nueva coyuntura eximiéndolos del pago de impuestos y dándole apoyos
técnicos y financieros a través del Bco Central. La intervención estatal se materializó con el mejoramiento en los sistemas de riego y drenaje, permitiendo la
ampliación de las áreas cultivables. Esto fomentó la inmigración para solucionar la escasez de mano de obra.
La crisis de 1890 condujo a Pellegrini a tomar medidas fiscales para compensar la disminución de las importaciones. Se estableció una ley de
impuestos internos que gravaba el azucar, el vino, el tabaco, etc.
Fue tal el crecimiento y la prosperidad de la producción vitivinícola mendocina, que en 1902 se produjo la primera crisis de sobre producción, lo
que produjo la caída de precios del vino en el mercado interno, por lo que a su vez, el gobierno provincial debió limitar la producción. Estas perdidas
pudieron ser compensadas con el aumento de las exportaciones, que convirtió a la Argentina en un mercado mundial.

4. Formación del mercado mundial

La nueva realización regional revertía los procesos económicos sociales y políticos, operados desde la emancipación. El poder político se trasladó
a la ciudad desde las zonas rurales, cuyas producciones se fueron deteriorando por la pérdida de mercados tradicionales y por la imposibilidad de
incorporarse al modelo agroexportador del litoral. El mismo, impulsó a grandes contingentes humanos hacia zonas económicamente más dinámicas, como
el litoral y el interior.
El centralismo económico hizo a los estados provinciales cada vez más dependientes del poder nacional, por la confluencia de intereses en
búsqueda de orden y estabilidad.
El resultado final de las transformaciones operadas en el S XIX fue la organización de un mercado nacional simultaneo a la centralización política
que el Estado impuso en todo el país. Las grandes inversiones ferroviarias y las llegadas de crecientes flujos migratorios fueron ampliando y expandiendo al
mercado interno, creando condiciones para que productos importados pudiesen ser sustituido por productos nacionales.
La harina, que proviene de la pampa húmeda, el vino que proviene de Mza y la azúcar que proviene de Tucumán, abastecieron totalmente al
mercado interno entre 1880 y 1900.