You are on page 1of 10

Las Funciones del Estado

En primer lugar, el punto de vista económico sobre el Sector es que se trata de


una actividad productora de servicios a los viajeros, no sólo a los turistas. Pero
lo más importante es que esta producción de servicios la realizan empresas1,
que además son las que los venden. El Estado no participa en la producción y
venta de servicios turísticos. Sin embargo el Estado tiene un papel muy
importante en el desarrollo del Sector, tal como lo han demostrado los países
más exitosos de los últimos veinte años, como Estados Unidos, Australia,
Costa Rica y Chile, entre otros.
Las áreas en las que debería actuar el Estado son:

1. Colaborar con las empresas del Destino y fomentando su buen


funcionamiento, calidad y multiplicación.
2. Proveer la infraestructura necesaria para asegurar el acceso y buen
funcionamiento del Destino.
3. Coordinar la Oferta Fragmentada de los Destinos.
4. Formular y Difundir la Imagen del Destino de acuerdo con sus empresarios.
5. Proteger y preservar los Atractivos Turísticos en nombre de su propietario:
la Comunidad.
6. Fomentar la actualización y capacitación de los Recursos Humanos.

La primera pone al organismo oficial de turismo en el mismo papel de la


Secretaría de Industrias o a la de Agricultura. Ellas saben que la producción
industrial o agrícola está en manos de las empresas y colaboran con ellas. En
turismo es igual, solo que se necesitan mucho más empresas para multiplicar
la oferta y sobre todo la fuerza de ventas del Destino.
La segunda función del Estado es la que siempre hizo que es la infraestructura
de transportes para asegurar el acceso a los Destinos y la necesaria de las
Ciudades-Destino.
La tercera requiere una aclaración. Aquí se usa el termino Oferta en sentido
estrictamente económico, es decir es la oferta de productos que cada Destino
pone en los mercados y estos no son otros que los servicios que producen las
empresas. Pero en un Destino Turístico no existe ninguna empresa que venda
“el” producto del destino. A diferencia de la industria automotriz en la que existe
una terminal que produce el automóvil con las partes que fabrican otros, en el
turismo solo están los que fabrican las partes y la terminal no existe. Están los
hoteles, los restaurantes y las operadoras receptivas cada una haciendo una
parte de lo que necesitan y compran por separado los viajeros. Por ello
decimos que los Destinos tienen una Oferta Fragmentada. Peor aún si hay
alguien que vende un viaje completo, al estilo de las terminales automotrices,
esas son las mayoristas que actúan en el lugar de residencia de los turistas,
fuera del control del Estado y las empresas del Destino.
Por eso es necesario que alguien coordine la oferta del Destino, el único que
puede hacerlo es el Organismo Oficial de Turismo, pero para esto tiene que
actuar como un líder. Decimos en sentido figurado que el Organismo Oficial

1
Las empresas del turismo son muy conocidas, se llaman hoteles, operadoras receptivas, restaurantes, líneas aéreas,
mayoristas, agencias de viaje, etc.
debería actuar como el Director Técnico de un equipo de fútbol donde los
jugadores son los empresarios. Los goles, las ventas, las hacen los jugadores –
empresarios- pero si alguien dirige y es reconocido por los jugadores, es
posible aspirar a ganar el campeonato.
La cuarta se refiere a algo tan importante como la Imagen que se transmite del
destino a los mercados, debe ser atractiva, seductora y segura. Es la función
más importante de ayuda a la venta de las empresas y debería ser
determinada por especialistas en el Plan de Marketing del Destino.
La quinta puede que no se encuentre en la esfera del organismo oficial de
turismo pero es una función insoslayable del Estado. El Estado debe asumir la
protección y preservación de los Atractivos Turísticos en nombre de su
propietario: la Comunidad. Aquí nos referimos tanto a la naturaleza como al
patrimonio histórico y a la arquitectura de las ciudades. El turismo es la única
actividad que basa su negocio en la conservación de la naturaleza y el
patrimonio histórico.
La sexta se refiere al fomento y orientación de la capacitación y actualización
de los recursos humanos. En el turismo se venden servicios que produce
gente, todavía no hay maquinas que produzcan servicios. Por eso el turismo
genera tanto empleo, y por eso también la competitividad y el desarrollo
tecnológico es más que nada capacitación y actualización.

Sector Público y Sector Privado

En la historia de las relaciones entre ambos sectores se cuentan más fracasos


que éxitos.
Es probable que sean los privados y no los funcionarios los responsables de
esta situación. Invariablemente ante un cambio de autoridades el sector privado
acepta y aplaude. A diferencia de otros empresarios, que invariablemente
critican y exponen sus demandas, el sector privado del turismo frecuentemente
es oficialista.
Esta actitud aparentemente colaboradora y amistosa es en realidad confusa
porque los funcionarios viven convencidos que hacen todo bien y que tienen el
apoyo del sector. Cosa que con frecuencia no es cierta.
En general la actitud de los privados suele ser que solicitan entes o consejos
que, en fin de cuentas, significan participar en el Gobierno. No existe actitud
más oficialista que formar parte del gobierno. Sin embargo no es bueno,
primero porque se confunden los roles y en segundo lugar porque el Estado
tiene una función de control que conlleva una posibilidad de sanciones. Si los
privados, o lo que es peor, algunos de ellos, forman parte del gobierno
deberían participar en la sanción a sus pares o a sí mismos.
¿Qué lleva a los privados intentar formar parte, de alguna forma, en el
gobierno? El convencimiento de que la comercialización del turismo es de largo
plazo y requiere acciones permanentes y coherentes. Pero además el temor
que en un próximo gobierno aparezca algún paracaidista iluminado que intente
reinventar el turismo. Estos temores suelen expresarse en respetuosas
solicitudes de Políticas de Estado.
Una prueba de esto es lo que sucedió en la Ciudad de Buenos Aires en el año
2003. Los empresarios turísticos de Buenos Aires consiguieron formar un Ente
Mixto de Promoción Turística de la Ciudad. ¿Cuál fue la demanda de los
privados, que como se sabe era un año electoral? Querían sancionar un Plan
de Marketing Turístico de la Ciudad, para que no pudiera ser modificado
cualquiera sea el resultado electoral. Tenían razón porque sabían que hoy un
Subsecretario puede intentar conquistar y consolidar el mercado de San Pablo,
pero el que le suceda se puede pasar el tiempo tratando de componer las
estadísticas y el próximo puede decidir que hay que promocionar Buenos Aires
en Nueva York. Y en el medio están sus negocios.
Pero porqué tengan razón, no quiere decir que hayan encontrado el método
adecuado. No importa cuan excelente sea el Plan de Marketing, si el próximo
Subsecretario viene con la idea que el gran mercado es China, al mes de
asumir lo tendremos en Shangai. Por eso lo mejor sigue siendo que cada uno
ocupe su lugar, que mantengan el dialogo y traten de cumplir sus funciones.
Porque no importa lo que hagan seguirá siendo cierto que el turismo es privado
pero necesita del sector público, no solo porque tienen funciones diferentes
sino también porque los turistas vienen por algo que controla el Estado, los
atractivos, pero necesitan algo que producen los privados: los servicios.

Los "Protagonistas" del Destino

Las acciones sobre los Destinos se deciden en el ámbito de sus componentes


fundamentales, las Empresas y los Organismos Gubernamentales. Estos
últimos en general cubren dos áreas, la del Organismo Oficial de Turismo y la
de los Custodios del Patrimonio, es decir aquellos que tienen como misión el
cuidado y la preservación del patrimonio urbano o natural. Esto plantea algunos
problemas porque los empresarios son muchos y compiten entre si. En el
sector público el Organismo Oficial de Turismo funcionará de acuerdo a su
rango. Mientras tanto es necesario que Sector Público y Privado actúen en
conjunto y coordinadamente. La Organización del Destino es absolutamente
necesaria. En general en un Destino existen tres grupos que hacen a su
funcionamiento:

- El Organismo Oficial
- El Custodio
- Las Empresas

El Organismo Oficial de Turismo es un organismo sectorial que, como tal,


debería funcionar como la Dirección de Industria o la Secretaria de Agricultura,
es decir actuando como organismos de aplicación de leyes y políticas aplicadas
al sector.
En los últimos años se han producido cambios que obligan a modificar los
métodos de análisis y las políticas de los organismos oficiales y de las
empresas. La certidumbre que en el futuro se producirán nuevos cambios hace
necesario adoptar estrategias flexibles que permitan enfrentarlos.
Los cambios que tuvieron mayor impacto en la actividad turística a nivel
mundial son los que se produjeron en la política de transportes -desregulación-
y en la tecnología de comunicaciones e informática. Su efecto ha sido un
acelerado proceso de globalización, mucho mas profundo que en otras
actividades. La desregulación del transporte aéreo produjo primero una baja de
tarifas en las rutas internacionales, la multiplicación de aerolíneas y rutas a
nivel regional y una fuerte concentración a nivel mundial. Baja de tarifas -
precio- y aumento de la oferta generan naturalmente un incremento de la
competencia. Luego la suba del precio del petróleo modificó la situación
económica de muchas líneas aéreas algunas de ellas tuvieron que ser asistidas
por los gobiernos. La crisis de fines del 2008 modificó nuevamente el precio del
petróleo, que seguramente al final de este periodo alcanzará su precio de
equilibrio.
Por su parte la tecnología de comunicaciones permite no solo a los agentes de
viajes sino directamente a los viajeros, desde sus computadoras personales,
obtener información sobre cualquier Destino y hacer reservas para sus viajes.
Destinos que contaban con mercados prácticamente cautivos en el ámbito
nacional hoy se encuentran compitiendo con los de otros países, y todo hace
suponer que este proceso recién comienza.
En los mercados actuales, con escaso crecimiento de la demanda, un
incremento significativo de las ventas solo es posible ganándole los clientes a
la competencia. En turismo esto es más fácil que en otras actividades ya que
tal ganancia se pretende temporal, no permanente. Los turistas en general no
son leales a un Destino, prefieren ir a distintos lugares cada temporada,
aunque esto depende del tipo de Destino. Por lo tanto el mercado de turismo se
comporta, en cada uno de sus segmentos, como un conjunto disputado por
distintos Destinos en cada temporada.
En cambio la oferta de los mercados nacionales ha aumentado como
consecuencia de la incorporación de productos importados. En los ‘90 la baja
de las tarifas del transporte aéreo internacional hicieron que los precios de
Destinos del exterior fueran accesibles a la demanda nacional. Esto produjo un
cambio de la demanda hacia el exterior, lo que es equivalente a una
importación de servicios turísticos. Esta importación se debió también a
productos All Inclusive o Charters de bajo precio, los llamados “enlatados”,
preparados por empresas mayoristas que incluyen el transporte, hotel comidas
y excursiones.
Esta baja de las tarifas se ha transformado en aumento como consecuencia de
los precios del petróleo y sus derivados, sin embargo no se han experimentado
disminuciones significativas en este tipo de importación. Por otra parte la
globalización de la actividad supone una profundización creciente de este
proceso.
En un mercado cuya oferta crece y cuya demanda presenta un escaso
crecimiento, al menos en el corto plazo, la única forma de incrementar el
numero de turistas es compitiendo, o sea ganándole los clientes a la
competencia. Es necesario formular estrategias que permitan actuar con éxito
frente a la competencia, con instrumentos ágiles y flexibles susceptibles de ser
adaptados frente a las condiciones cambiantes en cada temporada.
Las modificaciones en los hábitos de consumo imponen cambios de estructuras
y de conceptos en las políticas gubernamentales. En la Argentina, por ejemplo,
la estabilidad monetaria de la década del ´90, en ausencia de inflación, y la
baja de precios de los servicios importados hicieron desaparecer las
condiciones que impulsaban la tenencia de casas o departamentos de
vacaciones y favorecieron un resurgimiento del mercado hotelero en el país.
Destinos como Mar del Plata, Punta del Este o Córdoba, que mantenían
mercados cautivos con los propietarios de viviendas de vacaciones,
enfrentaron una profunda crisis de cambio.
El modelo de desarrollo turístico español, que fuera aplicado en toda
Latinoamérica y que propugnaba una fuerte intervención del Estado en el
mercado mediante la planificación y regulación de casi todas las actividades, se
ha dejado de lado, aun en España, a favor de modelos que privilegian acciones
en el campo del marketing de los Destinos que las empresas privadas no
pueden realizar. Los Organismos Oficiales de turismo están abandonando las
funciones de control de las empresas privadas, las que cada vez más son
asumidas por otras oficinas municipales.
Una de las características de los Destinos Turísticos es la atomización del
sector y la fragmentación de la oferta en gran número de pequeñas y medianas
empresas productoras de los servicios que conforman los productos turísticos
del Destino. Esto crea un espacio muy importante para la actividad del Estado.
En efecto, un sector que por la propia naturaleza de sus empresas funciona en
forma fragmentada necesita un elemento aglutinante y requiere que alguien
asuma el liderazgo que le permita actuar como unidad en el mercado.
Si el Estado a través de su organismo especializado en turismo puede asumir
el liderazgo, el Destino en conjunto actúa como una organización y aparece en
el mercado con entidad y personalidad propia fácilmente perceptible por parte
de los clientes. Pero es el Destino y no el Organismo de Turismo el que
adquiere entidad en el mercado, es mas el Estado actúa como parte del
Destino, como uno de los integrantes de la organización.
Lo más frecuente es que las empresas de un Destino sean de similar tamaño y
que compitan entre si, lo que hace difícil que acepten a una de ellas como líder.
La excepción es el ya mencionado caso de Orlando donde hay un líder natural
por su tamaño relativo. En el resto de los casos el organismo oficial puede
alcanzar tal papel siempre que con su acción consiga la adhesión de los
empresarios, lo que suele ser incompatible con funciones de control o de
policía. El líder no recibe su autoridad de un poder superior, en este caso el
Estado, sino de la adhesión y del reconocimiento de sus seguidores.
Si el Estado actúa en actividades como el marketing del Destino en su
conjunto, cosa que a cualquiera de las empresas le resulta poco menos que
imposible, es probable que estas lo reconozcan. Para ello el Organismo Oficial
de Turismo debe concentrar sus esfuerzos en acciones tendientes a
comercializar el Destino, formular una imagen definida y aceptable para la
mayor parte de los productores de servicios y difundirla adecuadamente,
estudiar los mercados mas importantes y poner los resultados a disposición de
sus empresarios, encarar campañas de comercialización y de promoción en
conjunto con el sector privado, etc. En síntesis reconocer que los vendedores
del Destino son los productores de servicios y colaborar con ellos.
Siendo que los empresarios deben cumplir la doble función de productores y
vendedores, es natural que se constituyan en la fuerza de venta del Destino. Al
Organismo Oficial, al Estado, le interesa contar con una fuerza de ventas
poderosa, es decir con muchos y buenos productores-vendedores, lo cual lleva
a un incremento de la competencia entre los empresarios del Destino. Esto
puede ser visto como negativo por algunos de ellos, pero si el Organismo de
Turismo desarrolla programas tendientes a elevar la calidad de los servicios y
la capacidad competitiva de cada una de las empresas, tal acción se vera
compensada y aceptada.
La forma de elevar la calidad y la capacidad competitiva pasa por la
capacitación de los recursos humanos, desde el nivel gerencial hacia abajo, el
financiamiento, la información, la preservación, conservación y manejo de los
atractivos, etc.
Las actividades que deberían encarar los Organismos Oficiales de Turismo,
van mas allá de la promoción y la publicidad, a la que anteriormente se
encontraba restringida, y puede resumirse de la forma siguiente:

• Identificar, analizar y evaluar permanentemente los mercados.


• Formular la Imagen Turística del Destino.
• Coordinar al sector privado y llevar a cabo la difusión de la Imagen Turística
del Destino en los mercados.
• Formular y ejecutar en coordinación con el sector privado la estrategia del
Destino.
• Apoyar al sector privado en sus esfuerzos de comercialización y promoción.
• Controlar la Calidad de los Productos:
- Proteger y conservar los recursos naturales aptos para la actividad
turística.
- Establecer y promover ante la actividad privada niveles de calidad
del producto.
• Orientar la capacitación la formación de recursos humanos para el sector.
• Coordinar con los organismos pertinentes del Estado la dotación de la
infraestructura necesaria para el desarrollo del turismo.
• Coordinar con los organismos pertinentes del Estado una política de
promoción de inversiones en alojamiento, transporte, gastronomía y otros
servicios turísticos.
• Apoyar las empresas vinculadas al turismo receptivo, tales como:
- Operadores Receptivos
- Establecimientos de Alojamiento Turístico
- Restaurantes y Establecimientos Gastronómicos
- Transporte Turístico
- Artesanías y Souvenirs
- Empresas de actividades de recreación.

En cuanto a los Recursos Financieros, es frecuente que los Organismos de


Turismo funcionen con un presupuesto que contempla Personal, Promoción y
Gastos de Funcionamiento. No suele estar incluida la Inversión en Proyectos,
que generalmente suele figurar en el organismo ejecutor, por ejemplo Obras
Públicas.
Finalmente está la Estructura Operativa y Administrativa propia del Organismo
Oficial de Turismo.

El Custodio es el encargado de cuidar, preservar y conservar los atractivos


turísticos. Su actuación es de la mayor importancia porque actúan sobre los
que los turistas desean, lo que en definitiva motiva su viaje. Uno de los
problemas que esto genera es que dado el grado de especialización e
idoneidad que normalmente se requiere de quienes tienen a su cargo el
patrimonio de la comunidad, este no puede ser ejercido por el Organismo
Oficial de Turismo sino por otros organismos del Estado o por ONGs.
Una ciudad puede tener un valioso patrimonio histórico, o moderno,
materializado en edificios, parques o conjuntos urbanos, cuyo cuidado y
restauración requiere de especialistas y de organismos especializados. Otro
tanto sucede con los museos.
Los atractivos naturales pueden estar a cargo de los municipios o del
Organismo encargado de los Parques Nacionales o Reservas de Flora y
Fauna. El manejo de estos Parques y Reservas requiere de técnicas
especializadas, ajenas al conocimiento y habilidades de la gente de turismo. Es
mejor que ellos se encarguen.
Pero esta división de funciones puede originar desinteligencias que perjudiquen
al turismo o al patrimonio. La mejor forma de cuidar un parque nacional es
impidiendo su entrada. Sin embargo hasta los mas recalcitrantes
conservacionistas saben que la conservación no tiene sentido si no es para la
gente que pueda disfrutarla. En esto en general hay acuerdo, en cuanto a lo
particular, o sea hasta donde es conveniente permitir la presencia de los
turistas desde la doble condición, del punto de vista de la preservación y de la
satisfacción de los visitantes.
El equilibrio no es fácil, pero se ha avanzado mucho en el tema, en general hay
acuerdo en que parques y monumentos se cuidan para ser visitados, que
además esto permite conseguir fondos para la preservación y el cuidado. Y
finalmente que contribuye a crear una mayor y mejor conciencia de la
importancia de cuidar el patrimonio para las generaciones presentes y futuras.

Las Empresas. En el sector privado las cosas son más simples. Existen, en
principio, sólo dos ámbitos de decisión cada uno con sus respectivos niveles.
Estos son el interno de las empresas y las agrupaciones de empresas
comúnmente denominadas Cámaras, Asociaciones o Confederaciones.
En el ámbito de las empresas se podría pensar que cada una se da la
organización que mas le gusta o conviene y que esto no tiene por que afectar
al Destino en su conjunto. Sin embargo no es así porque la mayoría de las
empresas de turismo son Pequeñas o Medianas Empresas y una de las formas
de definir una PYME es precisamente por la concentración de las decisiones.
Las PYMES se definen por su tamaño medido en facturación o número de
empleados, pero últimamente está muy en boga apuntar a la organización y
cantidad de personas que toman las decisiones.
Una gran empresa cuenta con una organización donde están perfectamente
definidos los niveles y ámbitos de decisión. Existe un Presidente y un
Directorio, pero las decisiones ejecutivas están a cargo de un Gerente General,
Director Ejecutivo o Chief Executive Office (CEO), por debajo hay una serie de
Gerentes de áreas, jefes de departamentos, encargados de oficinas, etc.. Por
ejemplo en un hotel de Cadena existe un Presidente y un Directorio en la Sede
de la Cadena, también hay un Gerente General y Gerentes por regiones. Cada
hotel de la cadena tiene un Gerente General, un Gerente de Ventas, un
Gerente Administrativo, un Gerente de Eventos o de Alimentos y Bebidas, un
Gerente de Habitaciones y un Gerente de Mantenimiento. En hoteles de
menores dimensiones algunas de estas gerencias son departamentos y están a
cargo de un Jefe.
En un hotel independiente es frecuente que la decisión se encuentre
concentrada en un Gerente, que es Gerente de Todo, que decide sobre todas
las áreas y que suele ser el dueño. Lo del dueño no carece de importancia, no
es lo mismo un señor que decide por su cuenta y riesgo y no responde a nadie,
que alguien que debe dar cuenta de sus actos a sus socios o a un Directorio.
Algunas PYMES mas organizadas tienen en el hotel a un Gerente, un Gerente
de Ventas y jefes de departamentos. Algunas también están organizadas como
Sociedades Anónimas y responden a un Directorio o al menos a una Asamblea
Anual. Pero en general una característica de las PYMES es la concentración de
las decisiones en muy pocas personas.
Esta característica de las PYMES condiciona el comportamiento de los
empresarios. No es lo mismo un Destino donde las empresas importantes para
el turismo, hoteles, restaurantes, receptivas, etc., están atendidas por sus
propios dueños que un Destino en el que actúan Gerentes Profesionales. En
este último caso se trata de gente que ha estudiado y que debe generar
utilidades y responder a otros gerentes que son tan profesionales como él.
El empresario independiente suele ser un self made men, que con mucho
esfuerzo y perseverancia hizo una pequeña fortuna y logró organizar su
empresa. Esta empresa es su obra, le costará venderla o perder el control de
ella. Para el Gerente Profesional el hotel es como un buque para su capitán, un
eslabón de su carrera, un instrumento. Esto genera comportamientos distintos
frente al Destino. El hotelero independiente lo ama, es su casa, su pequeña
patria. Para el Profesional se trata de su éxito personal. Ambos están a favor
del desarrollo turístico y del crecimiento del Destino, el profesional es mas frío y
objetivo, el independiente mas apasionado.
Aquí los hoteles se han utilizado sólo como ejemplo, en realidad todas las
empresas de Destino mantienen características similares y algunas como los
restaurantes es común que sean PYMES frecuentemente a cargo de sus
dueños. Esto hace que la oferta de un Destino no solo consiste de muchos
productos sino que cada uno de ellos está “fabricado” por muchas empresas y
establecimientos. En otras palabras la oferta de un Destino es una Oferta
Fragmentada.
A diferencia de la industria donde cada producto es diseñado y construido por
una empresa, o bien sucede como en la industria del automóvil en la que
existen empresas Terminales y De Partes, pero el diseño y el control es de la
Terminal, en el turismo cada empresa decide por su propia cuenta sin que
exista una Terminal. Existen muy pocos casos en el turismo donde una
empresa es la que hace el papel de Terminal, pero se trata de casos que
permiten ilustrar el concepto.
Uno de estos es Orlando en el Estado de Florida en Estados Unidos. Allí actúa
Disney Corporatión con su producto Disney World que es tan determinante que
le ha dado su denominación al Destino, nadie dice voy a Orlando, dice voy a
Disney. En este Destino el Organismo Oficial de Turismo está demás porque la
decisión es de una empresa. Precisamente esto hace pensar que en la gran
mayoría de los Destinos del mundo, que para bien o para mal, no tienen un
símil Disney es preciso crear algo que lo reemplace.
Probablemente sea esta la razón de las Asociaciones de Empresarios, por lo
menos las mas modernas como los Visitors and Convention Bureau de muchos
Destinos de Estados Unidos, de Europa y ahora también de Latinoamérica, o
bien los organismos creados por las Cámaras de Comercio de algunas
ciudades para el manejo del Destino, como es el caso de la ciudad de
Washington DC.
No es sin embargo el caso de la mayoría de las Cámaras y Asociaciones
latinoamericanas que en realidad nacieron como asociaciones de defensa de
los intereses de sus miembros, más bien con el criterio de Organizaciones
Intermedias de las organizaciones sociales corporativas. Las Asociaciones de
Agentes de Viajes fueron de las primeras y por lo tanto las más claras en sus
objetivos y a pesar que las Agencias de Viajes no son empresas de Destino,
sus asociaciones sirvieron de modelos para las de hoteleros y otros
empresarios. El origen de las Asociaciones de Agentes de Viajes, fue unirse
para negociar colectivamente con el kartel2 de las líneas aéreas unidas en la
IATA, la mayoría data de la década de los ´60.
Los agentes de viajes tenían su producto estrella, y por lo tanto su mayor
fuente de ingresos en los pasajes de avión, pero la relación contractual entre
una agencia y una línea aérea era muy despareja a favor de la última. Para
colmo las líneas aéreas actuaban unidas por la IATA que fijaba las normas. En
estas condiciones a las agencias no les quedo otro camino que unirse a nivel
nacional en Asociaciones, y a nivel regional con Federaciones de Asociaciones
como COTAL y PATA. Probablemente por su dependencia a las líneas aéreas
estas organizaciones actuaban mas como sindicatos que como cámaras
empresarias. Pero a medida que los agentes de viajes pierden influencia sobre
el sector lo ganan las empresas de Destino y ahora el modelo son las
Asociaciones de hoteles.

Los Recursos Humanos

En cuanto a los Recursos Humanos es preciso atender dos aspectos, uno es la


calidad de los Recursos Humanos afectados al área de Turismo en el Gobierno
Municipal. El otro es la capacitación a todo nivel. En cuanto al primer punto el
problema es que no siempre el personal en el sector público tiene la
capacitación adecuada, salvo en Municipios de Destinos Turísticos muy
importantes. Esto se resuelve con programas de Capacitación y Actualización
del personal municipal afectado al turismo.
Respecto de la Capacitación en general, lo normal es que no dependa del área
de turismo y en muchos casos es privada. Al Estado le interesa orientar y
apoyar a la capacitación vinculada al turismo receptivo. Aquella dedicada a
Agencias de Viajes, Cursos IATA y otras vinculadas al turismo emisivo
deberían ser indiferentes para el Sector Público vinculado al turismo. Está muy

2
Kartel es una palabra alemana utilizada para denominar alianzas empresarias cuyo objetivo principal es la
autoregulación en cuanto a competencia y precios. Esto fue precisamente lo que hizo IATA hasta mediados de la
década de los ´80.
bien que existan y funcionen estas empresas, pero su actividad no afecta al
funcionamiento del turismo receptivo cuyo desarrollo y fomento deberían ser la
actividad fundamental del Organismo Oficial de Turismo. La formación y
capacitación de los Recursos Humanos vinculados al turismo receptivo debería
orientarse de acuerdo a los planes y políticas de largo plazo del Organismo
Oficial de Turismo.
En este sentido y en tanto el Organismo Oficial de Turismo no suele tener
jurisdicción sobre el área de educación, lo ideal sería informar a las escuelas
sobre la orientación del Destino que impulsa el Gobierno y conseguir su apoyo
para orientar la capacitación de los recursos humanos.