You are on page 1of 1

FORTITUDO ANIMI.

SOBRE LA PRESENCIA DEL OTRO EN EL PROYECTO ÉTICO-


EUDAIMONISTA DEL TERCER GÉNERO DE CONOCIMIENTO

Vicente Hernández Pedrero


Universidad de La Laguna, España

La virtud clásica de la prudencia encuentra en la Ética de Spinoza una


formulación propia y adecuada a un significado que es inmanente al pro-
yecto ético-eudaimonista de realización del yo, del sujeto emancipado
sub specie aeternitatis. Lo que significa, en último término, que su fun-
ción dentro del texto de la Ética consiste en mostrar cómo la presencia
del otro sevincula a aquella emancipación del yo. El yo y el otro quedan
de este modo ligados en el mismo desarrollo ético de la inmanencia.
Spinoza llega a esta su propia formulación de la idea de prudencia de
manera más bien gradual. Primero maneja esa noción como algo externo,
amado ejemplarizante sobre lo que hay fuera, en la realidad mundana.
Es aquí donde cabe advertir la influencia de sus lecturas españolas de
Baltasar Craciári'. Los «hombres prudentes» serán ejemplo de aquellos
aquienes admiramos dada su condición, producto de la prudencia de
sus actos. Estamos en el prólogo (a) de la parte III: «No han faltado sin
duda hombres egregios (a cuyo esfuerzo y habilidad confesamos deber
mucho) -con seguridad el propio Gracián- que han escrito muchas

1. Spinozano torna la virtud de la prudencia de Aristóteles, cuya ética le era esencialmente


desconocida, sino que la trae directamente de su lectura en español de Baltasar Gracián. La lectu-
mque hace Spinoza de Gracián es directa y coetánea y resulta por ello, dado el contexto hispano
coque serealiza, mucho más «natural. que la que hará unos cuarenta años más tarde en Alemania
C, Thomasius, a partir de una traducción francesa del Oráculo manual y arte de la prudencia.
Como ha señalado P. Aubenque, es la versión alemana de prudencia que presenta Thomasius
como Klugheit, y que tiene la connotación de amoralidad utilitarista, la que llegará a Kant un
siglo más tarde en forma de Weltklugheit o prudencia mundana ajena al contenido de ontológico
dela ética. Cf. P. Aubenque, «La prudencia en Kant", apéndice de La prudencia en Aristóteles
[1963], Crítica, Barcelona, 1999, p. 223, n. 29. Sobre el influjo de Gracián en Spinoza, J. Carva-
~"Resonancias de Gracián en Spinoza», en A. Domínguez (ed.), Spinoza y España, Universidad
Castilla-La Mancha, Cuenca, 1994.

289