You are on page 1of 19

El sujeto y el poder

Michel Foucault

Revista Mexicana de Sociología, Vol. 50, No. 3. (Jul. - Sep., 1988), pp. 3-20.

Stable URL:
http://links.jstor.org/sici?sici=0188-2503%28198807%2F09%2950%3A3%3C3%3AESYEP%3E2.0.CO%3B2-A

Revista Mexicana de Sociología is currently published by Universidad Nacional Autónoma de México.

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of JSTOR's Terms and Conditions of Use, available at
http://www.jstor.org/about/terms.html. JSTOR's Terms and Conditions of Use provides, in part, that unless you have obtained
prior permission, you may not download an entire issue of a journal or multiple copies of articles, and you may use content in
the JSTOR archive only for your personal, non-commercial use.

Please contact the publisher regarding any further use of this work. Publisher contact information may be obtained at
http://www.jstor.org/journals/unam.html.

Each copy of any part of a JSTOR transmission must contain the same copyright notice that appears on the screen or printed
page of such transmission.

The JSTOR Archive is a trusted digital repository providing for long-term preservation and access to leading academic
journals and scholarly literature from around the world. The Archive is supported by libraries, scholarly societies, publishers,
and foundations. It is an initiative of JSTOR, a not-for-profit organization with a mission to help the scholarly community take
advantage of advances in technology. For more information regarding JSTOR, please contact support@jstor.org.

http://www.jstor.org
Sun Mar 23 21:51:54 2008
El sujeto y el poder
LlICHEL. FOUCAULT *

Las i d ~ a sque me gustaría discutir aquí no representan ni una teoría ni


una metodología.
Quisiera decir, antes que nada, cuál ha sido la meta de mi trabajo
durante los últimos veinte aiíos. No ha consistido en analizar los fenó-
menos del poder ni en elaborar los fundamentos de tal análisis. Mi obje-
tivo, por el contrario, ha consistido en crear una historia de los diferentes
modos de subjetivación del ser humano en nuestra cultura. Me he ocu-
pado, desde este punto de vista, de tres modos de objetivación que trans-
forman n. los seres humanos en sujetos.
Primero están los modos de im-estigación que tratan de otorgarse a sí
mismos e1 estatus de ciencia; por ejemplo. la objetivación del sujeto ha-
blante en Ea grmnmaire géne'rale, la filología y la lingüística. O bien, en
este primer modo, la objetivación del s ~ ~ j e tproductivo,
o del sujeto que
trabaja, en el análisis de la riqueza y de la economía. 0. un tercer ejem-
plo, la objetivación del mero hecho de eqtar vivo en la historia natural o
en la bjclogia.
En la segunda parte de mi obra, estudié la objetivación del sujeto en
lo que 11~~111aré las "prácticas divisorias". El sujeto se encuentra dividido
en su interior o dividido de los otros. Este proceso lo objetiva. Algunos
ejemplos son el loco y- el cuerdo, el enfermo y el sano, los criminales y los
"buenos muchachos".
Finalmente. he querido estudiar -es mi trabajo actual- el modo en que
un ser hi?mano se convierte a sí mismo o a sí misma en sujeto. Por ejem-
plo, elegí el dominio de la sexualidad -el modo como los hombres apren-
dieron a rrconocerse a sí mismos como sujetos de "sexualidad".
Así, el tema general de mi investigación no es el poder sino el sujeto.
Es verdad c l i i r me involucré bastante en la cuestión del poder. Muy
pronto me pareció que, mientras que el sujeto humano está inmerso en
relaciones de producción y de significación, también se encuentra inmerso
en relaciones de poder muy complejas. Ahora bien, me parecía que la
* Bmtfacio del libio de Dra!fus Rabinow, ~IíichelFoiicault: naús nllú del estjilc-
tzirattsnao y 20 hermeizéz~tica, tractucido por Corina de Iturbe (primera versión en
espníiol) qiae pronto aparecerá puhlicaclo por el Institiito de Investigaciones Sociales
eii niieutra colección Pensa~niento Social.
historia y la teoría económicas proporcionaban un buen instrumento para
estudiar relaciones de producción; que la lingüística y la semiótica ofre-
cían instrumentos para estudias las lelacioncs de significación; pero par't
las relaciones de poder no contábamos con herramientas de estudio. Sólo
podíamos recurrir a maneras de pensar sobre el poder basadas en niode-
10s legales, esto es: ;qué es lo que legitima el poder? O podíamoi recurrir
a maneras de pensar sobre el poder basadas en modelos institucionales.
esto es: ;qué es el Estado?
Era necesario, por lo tanto, extender las dimeniiones de una definición
del poder, si se deseaba utilizar esta definición en el estudio de la obje-
tivación del sujeto.
;Necesitamos una teoría del poder? Puesto que una teoría supone una
objetivación p r e ~ i a ,no se le puede tomar como base de un trabajo ana-
Iítico. Pero este trabajo analítico no puede llevarse a cabo sin una cori-
ceptualización progresiva. Y esta conceptualización implica un penm-
miento crítico -una reLisión constante.
Lo primero que debe revisarse es lo que llamar6 lac "necesidale~ cori-
ceptuales". Con ello quiero decir que la conceptualización no debería
fundarse en una teoría del objeto: el objeto conceptualizado no es el cri-
terio único de una buena conceptualización. Necesitamos conocer las ron-
diciones históricas que motivan nuestra conceptualización. Ne<rsitamo\
una conciencia histórica de nuestra circunstancia actual.
Lo segundo que habría que revisar es el tipo de realidad d r la qiir
nos estamos ocupando.
U n escritor de un conocido diario francés expresó una ve7 su asombro:
";Por quí. tanta gente plantea en la actualidad la noción de poder? ;Se
trata de un tema tan importante? ;Es tan independiente que pueda ser
discutido sin tomar en cuenta otros problemas?"
El asombro de este escritor me sorprende. No puedo creer que la afir-
mación de esta cuestión se haya planteado por primera vez en el siqlo
xx. Con todo, para nosotros, el poder no es sólo una cuestión teórica,
sino que forma parte de nuestra expeiiencia. Quisiera mencionar útii(n-
mente dos "formas patológicas" - e s a s dos "enfermedades dcl poder" -
el fascismo y el estalinismo. Una de las múltiples raiones por las que son
para nosotros tan enigmáticas, es que a pesar de su carácter histórico únl-
co, no son completamente originalec. Utilizaron > difundieron mecanis-
mos que ya estaban presentes en la majoría de las otras sociedades. Y in"is
que eso: a pesar de su propia locura interna. utilizaron ampliamente las
ideas y los procedimientos de nuestra racionalidad política.
Lo que necesitamos es una nueva economía de las relaciones de poder
-usando la palabra economía en su sentido teórico y práctico. En otras
palabras: desde Kant, el papel de la filosofía es impedir que 12 ra/án
vaya mAs allá de los límites de lo dado en la experiencia; pero desde ese
mismo momento -esto es, a partir del desarrollo del Estado modcrno \
de la gestión política de la sociedad- el papel de la filoiofía tambi6n ha
sido vigilar los poderes ercesil-os de la racionalidad política. Y esto e? pc-
dirle demasiado.
Todo el mundo conoce estos hechos banales. Pero el hecho d e quc sean
banalcs no significa que no existan. Lo que tenemos que hacer con los
hechos banales es descubrir -o tratar de descubrir- cuál es el problema
específico ). tal 1-ez original relacionado con ellos.
L a relació~ientre la racionalización y los excesos del poder político
es evidente. Y no debería ser necesario esperar a la biirocracia o a los
campos de concentración para reconocer la existencia de tales relaciones.
Pero el problema es: ,qué hacer con un liecho tan evidente?
;Probamos la razón? Pienso que nada sería m6s estéril. Primero. por-
que el campo al que sc aplica no tiene nada que ver con la culpa o la
inocencia. Segundo, porque no tiene sentido referirse a la razón como la en-
tidad contraria a la sinrazón. Por íiltimo, porque tal intento nos obli-
garía a desempeñar el arbitrario y aburrido papel del racionalista o del
irracionalista.
;Intentamos analizar este tipo dc racionalismo que parece ser pril-a-
tivo d e nuestra cultura moderna y que tiene su origen eii la rlnfktiirzlng?
Creo que éste era el enfoque d e algunos de los miembros de la escuela d e
Francfort. objetivo: sin embargo, no es iniciar una discusión de SUS
trabajos, aunque son muy importantes y valiosos. Mris bien, sugeriría otra
manera de analizar los vínculos entre la racionalización y el poder.
Podría ser prudente no tomar como un todo la racionalización de la
sociedad o dc la cultura, sino analizar este proceso en diversos campos,
cada uno en referencia a una experiencia fundamental: la. locura. la en-
fermedad, la muerte, el crimen, la sexualidad, etcétera.
Pienso que la palabra racionnlización es ~ieligrosa. Lo que tcnemos
que hacer es analizar racionalidades específicas. en lugar de invocar sieni-
pre el progreso de la racionalización en general.
A pesar de que la Aufklarung constituyó una fase miiy importante de
nuestra historia y del desarrollo de la tecnología política, creo que debe-
mos referirnos a procesos mucho más remotos si queremos coniprrnder
cómo liemos sido atrapados en nuestra propia Iiistoria.
Quisiera sugerir aquí otra manera de avanzar hacia una nueva eco-
nomía de las relaciones de poder, que sea a la vez má3 empírica. m55
directamente relacionada con nuestra situación presente, y que implica
más relaciones entre la teoría y la práctica. Este nuevo modo de investi-
gación consiste en tonlar como punto de partida las formas dc resistencia
contra los diferentes tipos d e poder. 0. para utilizar otra metAfora, con-
siste en utilizar esta resistencia como un catalizador químico que permita
poner en evidencia las relaciones d e poder, ver dónde se inscriben. de~cii-
brir sus puntos d e aplicación !-los métodos que utilizan. E n lugar d e ana-
lilas el poder desde el punto de vista de su racionalidad interna. se trata
d e analizar las relaciones de poder a través del enfrentamiento de las es-
tratezias.
Por ejemplo, para averiguar lo que significa cordura para nuestra so-
ciedad, quizá deberíamos investigar lo que está sucediendo en el campo
de la locura. Para comprender lo que significa legalidad, lo que pasa
en el campo de la ilegalidad. Y, para comprender en qué consisten las re-
laciones de poder, quizá. deberíamos analizar las formas de resistencia y los
intentos hechos para disociar estas relaciones.
Como punto de partida, tomemos una serie de oposiciones que se han
desarrollado durante los últimos años: la oposición al poder de los hom-
bres sobre las mujeres, de los padres sobre los hijos, de la psiquiatría so-
bre los enfermos mentales, de la medicina sobre la población, de la ad-
ministración sobre el modo de vida de la gente.
No basta decir que se trata de luchas contra la autoridad; debernos tra-
tar de definir con más precisión qué tienen en común.
1) Son luchas "transversales"; es decir, no se limitan a un solo país.
Desde luego, en ciertos países se desarrollan con más facilidad y en un
grado iilás amplio, pero no se limitan a una forma de gobierno política
o econóinica particular.
21 El objetivo de estas luchas son los efectos del poder como tales.
Por ejemplo, no se critica la profesión médica esencialmente por ser una
empresa lucrativa, sino porque ejerce un poder incontrolado sobre los
cuerpos, la salud de los individuos, su vida y su muerte.
3) Son luchas "inmediatas" por dos razones. En ellas la gente critica
instancias de poder que son las más cercanas a ella, las que ejercen su
acción sobre los individuos. No buscan al "enemigo principal", sino al
enemigo inmediato. Tampoco esperan solucionar su problema en el fu-
turo (esto es, liberaciones, revoluciones, fin de la lucha de clases). En re-
lación con una escala teórica de explicación o con un orden revolucio-
nario que polariza al historiador, son luchas anarquistas.
Pero éstos no son sus puntos más originales. Me parece que lo que
sigue es más específico.
4) Son luchas que cuestionan el estatus del individuo: por una parte,
sostienen el derecho a ser diferentes y subrayan todo lo que hace a los in-
dividuos verdaderamente individuales. Por otra parte, atacan todo lo que
puede aislar al individuo, hacerlo -amper sus lazos con los otros, dividir la
vida comunitaria, obligar al individuo a recogerse en sí mismo y atarlo
a su propia identidad de un modo constrictivo.
Estas luchas no están exactamente a favor o en contra del "indivi-
duo", m& bien están contra el "gobierno de la individualización".
5) Se oponen a los efectos del poder vinculados con el saber, la com-
petencia y la calificación: luchan contra los privilegios del saber. Pero
también se oponen al misterio, a la deformación y a las representaciones
mistificadoras impuestas a la gente.
No hay nada "cientificista" en esto (es decir, ninguna creencia dogmá-
tica en el valor del conocimiento científico), pero tampoco hay un recha-
zo escCgtico o relativista de toda verdad verificada. Lo que se cuestiona
EL S C JETO Y EL PODER 7

es el nodo como circula y funciona el saber, sus relaciones con el poder.


En suma, el régime du savoir.
6) Finalmente, todas estas luchas actuales se mueven en torno a la
cuestión: iquiénes somos? Son un rechazo de estas abstracciones, de
la violencia estatal económica e ideológica que ignora quiénes somos indi-
vidualmente, y también un rechazo d e una inquisición científica o admi-
nistratij a que determina quién es uno.
En suma, el objetivo principal de estas luchas no es tanto atacar tal
o cual institución de poder, o grupo, o élite, o clase, sino más bien una
técnica. ur,a forma de poder.
Esta forma de poder se ejerce sobre la vida cotidiana inmediata que
clasifica 3 los individuos en categorías, los designa por su propia indivi-
dualidad, los ata a su propia identidad, les impone una ley de verdad que
deben reconocer y que los otros deben reconocer en ellos. Es una forma
de poder que transforma a los individuos en sujetos. Hay dos significa-
dos de la palabra sujeto: sometido a otro a través del control y la depen-
dencia. y sujeto atado a su propia identidad por la conciencia o el cono-
cimiento de sí mismo. Ambos significados sugieren una forma de poder
que subyuga y somete.
En general, puede decirse que hay tres tipos de luchas: las que se opo-
nen a las formas de dominación (étnica, social y religiosa) ; las que de-
nuncian 13s formas de explotación que separan a los individuos de lo que
producen, y las que combaten todo aquello que ata al individuo a sí mis-
mo y de este modo lo somete a otros (luchas contra la sujeción, contra
formas de subjetividad y de sumisión).
Creo que en la historia pueden encontrarse muchos ejemplos de es-
tos tres tipos de luchas sociales, que se producen de manera aislada o con-
junta. Pero aun cuando estas luchas se mezclan, casi siempre hay una
que domina. Por ejemplo, en las sociedades feudales, prevalecen las lu-
chas conira las formas de dominación étnica o social, aun cuando la ex-
~~lotación económica pudiera haber sido fundamental entre las causas de
In revuelta.
Durante el siglo xnr, la lucha contra la explotación alcanza el primer
plano.
Y. ho) en día, la lucha contra las formas de sujeción -contra la su-
inisión de la subjetividad- se vuelve cada vez más importante, aun cuan-
do no hayan desaparecido las luchas contra las formas de dominación y ex-
plotación, sino todo lo contrario.
Sos~~eclio que no es la primera vez que nuestra sociedad se enfrenta
a este tipo de lucha. Todos los movimientos que tuvieron lugar en los si-
glos xv y XVI, cuya expresión y resultado fundamental fue la Reforma,
deben comprenderse como los indicios de una gran crisis de la experien-
cia occidental de la subjetividad y como una revuelta contra el tipo de
poder religioso y moral que dio forma a esta subjetividad, durante la
Edad Media. La necesidad de tomar parte directamente en la vida espi-
ritual, en la obra de la salvación, en la verdad de la Biblia -todo eso
era una lucha por una nueva subjetividad.
Conozca las objeciones que pueden hacerse. Podemos decir que todo
tipo de sujeción consiste en fenómenos derivados, que son meras conse-
cuencias de otros procesos económico-sociales: las fueizas de producción,
la lucha de clases y las estructuras ideológicas que determinan la f m a
de la subjetividad.
Es cierto que no pueden estudiarse los mecanismos de sujeción inde-
pendientemente de sus relaciones con los mecairisma de explotación y
dominación. Pero estos mecanismos no constituyen meramente "la termi-
nal" de otros mecanismos más fundamentales. Mantienen relaciones coin-
plejas y circulares con otras formas.
La razón. por la cual este tipo de lucha tiende a prevalecer en nuestra
sociedad se debe al hecho de que desde el siglo x v ~ ,se desarrolló de ma-
nera continua una nueva forma de poder político. Esta nueva estructura
política, como todo mundo sabe, es el Estado. Pero casi todo el tiempo,
se percibe al Estado como un tipo de poder político que ignora a los in-
dividuos, buscando sólo los intereses de la comunidad o, debo decir, de
una clase o de un grupo de ciudadanos.
Esto es verdad. Pero quisiera destacar el hecho de que el poder del
Estado (y ésta es una de las razones dc su fuerza) es una forma de poder
individualizadora y totalizadora. Nunca, yo creo, en la historia de las so-
ciedades humanas -ni en la vieja sociedad china- ha habido una com-
binación tan compleja d e técnicas d e individualización y procedimientos
de totalización en d interior de las mismas estructuras políticas.
Ello se debe al hecho de que el Estado moderno occidental integró, en
una nueva forma política, una vieja técnica de poder que nació cn las
instituciones cristianas. A esta técnica de poder la podemos llamar el po-
der pastoral.
Primero, algunas palabras sobre este poder pastoral.
Se ha dicho a menudo que el cristianismo dio origen a un código ético
fundamentalmente distinto del mundo antiguo. Se pone menos énfasis en
el hecho de que el cristianismo propuso y extendió nuevas relaciones de
poder a todo el mundo antiguo.
El cristianismo es la única religión que se organizó como Iglesia. Y
como tal, postula en teoría que ciertos individuos, en virtud de su ca-
lidad religiosa, pueden servir a otros no como príncipes, magistrados, pro-
fetas, adivinos, benefactores o educadores, sino como pastores. Sin embar-
go, esta palabra designa una forma de poder muy especial.
1) Es una forma de poder cuyo objetivo último es asegurar la salva-
ción individual en el otro mundo.
2 ) El poder pastoral no es meramente una forma de poder que orde-
na; también debe estar preparado a sacrificarse por la vida y la salva-
ción del rebaño. En ello se distingue del poder soberano, el cual exige
el sacrificio de sus súbditos para salvar el trono.
EL S U J E T O Y EL PODER 9

3 ) Es una forma de poder que no sólo se preocupa por toda Ia co-


munidad, sino por cada individuo particular, durante toda su vida.
4 ) Finalmente, esta forma de poder no puede ejercerse sin conocer
el pensamiento interior de la gente, sin explorar sus almas, sin hacerlos
revelar sus secretos más íntimos. Ello implica el conocimiento de la con-
ciencia y la habilidad de guiarla.
Esta forme de poder se orienta hacia la salvación (en oposición al po-
der político). Es oblativa (m oposición al principio de soberanía) ; es
individualizante (en oposición al poder jurídico) ; es coextensivo y con-
tinuo con la vida; se vincula con una producción de verdad -la berdad
del propio individuo.
Pero se dirá que todo esto pertenece a la historia; el pastorado. si
bien no ha desaparecido, ha perdido la parte fundamental de su eficacia.
Es cierto, pero creo que debemos distinguir entre dos aspectos del po-
der pastoral: la institucionalización eclesiástica, que ha desaparecido, o al
menos perdió su vitalidad desde el siglo SVIII, y la función de esta insti-
tucionalización, que se ha extendido y multiplicado fuera de la institución
eclesiástica.
Alrededor del siglo svIIr tuvo lugar un fenómeno importante: una
nueva distribución, una nueva organización de este tipo de poder indi-
.i idualizante.
No creo que el "Estado moderno" deba considerarse como una enti-
dad que se desarrolló por encima de los individuos, ignorando lo que son
e incluso su propia existencia, sino por el contrario, una estructura muy
~ofisticadaen la que pueden integrarse los individuos, con una condición:
que esta individualidad adquiera una nueva forma y se vea sometida a
un conjunto de mecanismos específicos.
En cierta medida, el Estado puede verse como una matiiz de indi~i-
dualización, o como una nueva forma de poder pastoral.
-4lgunas palabras más a propósito de este nuevo poder pastoral.
1 ) Puede observarse, a lo largo de su evolución, un cambio objetivo.
Ya no se trata de guiar a la gente a su salvación en el otro mundo. sino
más bien de asegurarla en este mundo. Y en este contexto, la palabra
salvación adquiere varios sentidos: salud, bienestar (es decir, iiqueza su-
ficiente, nivel de vida), seguridad, protección contra accidentes. Una se-
rie de metas "mundanas" reemplaza a las metas religiosas del pastorado
tradicional, más fácilmente aún porque este Último, por diversas razones,
siguió de manera accesoria algunas de estas metas; sólo hay que pensar
en el papel de la medicina y en su función benefactora asegurada por mu-
cho tiempo por las Iglesias católica y protestante.
2 ) De modo coincidente, aumentaron los funcionarios del poder pas-
toral. Algunas leces se ejercía esta forma de poder por medio del aparato
de Estado o, en todo caso, por una institución pública como la policía.
(No olvidemos que en el siglo SWII no se inventó la fuerza policial íini-
camente para mantener la ley y el orden ni para ayudar a los gobiernos
10 REVISTA MEXICANA DE SOCIOLOG~A

en su lucha contra sus enemigos, sino para asegurar el abastecimiento ur-


bano, proteger la higiene y la salud y los niveles considerados como nece-
sarios para el desarrollo de las artesanías y el comercio.) A veces ejercían
el poder empresas privadas, sociedades de beneficencia, benefactores y,
en general, filántropos. Pero las antiguas instituciones, por ejemplo la fa-
milia, también se movilizaron en esta época para asumir funciones pas-
torales. También lo ejercían estructuras complejas como la medicina, que
incluía iniciativas privadas (la venta de servicios con base en principios
de la economía de mercado) y ciertas instituciones públicas como hos-
pitales.
3 Finalmente, la multiplicación de las metas y de los agentes del po-
der pastoral concentraron el desarrollo del conocimiento del hombre en
torno a dos papeles: uno, globalizador y cuantitativo, relacionado con la
población: el otro, analítico, relacionado con el individuo.
Ello implica que el poder de tipo pastoral, vinculado durante siglos
-más de un milenio- con una institución religiosa particular, de pron-
to se extendió a todo el cuerpo social; encontró apoyo en múltiples insti-
tuciones. E; en lugar de un poder pastoral y de un poder político, más
o menos vinculados entre sí, más o menos rivales, se desarrolló una "tác-
tica" individualizadora, característica de una serie de poderes: el de la
familia, la medicina, la psiquiatría, la educación y los empresarios.
Al final del siglo XVIII Kant escribió, en un diario alemán -el Berliner
hfonatsclirijt- un breve texto. El título era W a heisst Aufklürung Por
mucho tiempo se le consideró, y todavía se le considera, como un trabajo
de relativamente poca importancia.
Pero no puedo evitar encontrarlo muy interesante y enigmático, por-
que por primera vez un filósofo propuso como tarea filosófica analizar no
sólo el sistema o los fundamentos metafísicos del conocimiento científico,
sino un acontecimiento histórico -un acontecimiento reciente, incluso
contemporríneo.
Cuando en 1784 Kant preguntó, "Was heisst Aufklarung?" quería de-
cir: 2Qué está pasando ahora? {Qué nos está pasando? ;Qué es este
mundo. esta época, este preciso momento en el que estamos viviendo?
O en otras palabras: < Quiénes somos? 2 Quiénes somos como Aufklü-
rer, como testigos del siglo de las luces? Compárese esto con la pregunta
cnrtesiana: <Quién soy yo? YO, como sujeto único, pero universal y
ahistórico? ;YO, para Descartes, es cualquiera, en cualquier parte, en cual-
quier momento?
Pero Kant pregunta algo distinto: <quiénes somos, en este momento
preciso de la historia? La pregunta de Kant aparece como un análisis
tanto de nosotros mismos como de nuestro presente.
Creo que este aspecto de la filosofía adquirió cada vez más importan-
cia. Pensemos en Hegel, en Nietzsche. . .
El otro aspecto, el de la "filosofía u n i v e d " , no desapareció. Pero la
tarea de la filosofía como anrílisis crítico de nuestro mundo es cada vez
EL S U J E T O Y EL PODER 11

más importante. Sin duda el problema filosófico mas infalible es el del


presente, de lo que somos en este preciso momento.
S;n duda el objetivo principal en estos días no es descubrir lo que so-
mos, sino rechazar lo que somos. Tenemos que imaginar y construir lo
que podríamos ser para librarnos de este tipo de "doble atadura" políti-
ca, que consiste en la simultánea individualización y totalización de las
estructuras del poder moderno.
Podría decirse, como conclusión, que el problema político, ético. social
y filosófico de nuestros días no consiste cn tratar de liberar al individuo
del Estado, y de las instituciones del Estado, sino liberarnos del Estado
y del tipo de individualización vinculada con él. Debemos fomentar nue-
vas formas de subjetividad mediante el rechazo del tipo de indi~-idualidad
que se nos ha impuesto durante varios siglos.

Para algunos, plantearse preguntas sobre el "cómo" del poder, los limi-
taría a describir sus efectos sin relacionarlos jamás ni a causas ni a una
naturaleza. Esto haría de cste poder una sustancia misteriosa a la quc
vacilarían en interrogar en sí misma, sin duda porque preferirían n o po-
nerla en tela de juicio. .Al proceder así, lo cual nunca se justifica esplíci-
tamente, parecen sospechar la presencia de una especie de fatalismo.
;Pero acaso su propia desconfianza no sería un indicio del presupuesto de
que el poder es algo que existe con tres cualidades distintas: su origen,
su naturaleza básica y sus manifestaciones?
Si, por el momento, le otorga una cierta posición privilegiada a la
cuestión del "cómo", no es porque desee eliminar las preguntas sobre el
"qué" y el "por qué". bTAs bien, trato de presentar estas cuestiones de
distinta manera; mejor aún, saber si es legítimo imaginar un poder que
unifica en sí inismo un qué. un por qué y un cómo. Francamente, diría
que empezar el análisis por el "cómo" es sugerir que el poder como tal no
existe. Por lo menos es preguntarse qué contenidos se tienen en mente al
utilizar este t6rmino omni-abarcante y materializado; es sospechar que se
está dejando escapar una ~onfi~guración sumamente compleja de realida-
des, cuando se repite infinitamente la doble cuestión: ¿Qué es el poder?
y ;de dónde viene el poder? La pequeña cuestión ;qué pasa?. a pecar
de ser chata y empírica, una vez que se le examina a fondo se ve que
no tiene por función hacer valer fraudulentamente una metafísica o una
ontologín del poder; intenta mis bien una investigación crítica de la te-
mática del poder.

"Clmo" n o e n el sentido de "isc;mo se manifiesta?" sino ",icónzo


se rjcrcc?" y {que' pasa cuando los indiuidztos ejercen ( c o m o se dice)
su poder sobre otros?
Con respecto a este poder, es necesario distinguir primero el que se
ejerce sobre las cosas y proporciona la capacidad de modificarías, utilizar-
las, consumirlas o destruirlas -un poder que surge de aptitudes directa-
mente inscritas en el cuerpo o que se transmite mediante instrumentos
externos. Digamos que aquí se trata de una cuestión de "capacidad". Por
otra parte, lo que caracteriza el poder que estamos analizando es que pone
en juego relaciones entre individuos ( o entre grupos). Porque n o hay que
engañarse: si hablamos de estructuras o de mecanismos de poder, es sólo
en la medida en que suponemos que ciertas personas ejercen poder sobre
otras.
El término "poder" designa relaciones entre "parejas" (y no estoy
pensando en un sistema de juego, sino simplemente, y permaneciendo por
el momento en los términos más generales, en un conjunto de acciones
que se inducen y se encuentran formando una sucesión).
También es necesario distinguir las relaciones de poder de las relacio-
nes de comunicación que transmiten una información por medio de un
lenguaje. un sistema de signos o cualquier otro medio simbólico. L a co-
municación es siempre, sin duda, una cierta manera de actuar sobre el
otro o los otros. Pero la producción y la circulación de elementos del sig-
nificado pueden tener como objetivo o como consecuencia ciertos efectos
de poder; estos últimos no son simplemente un aspecto de las primeras.
Las relaciones de poder poseen una naturaleza específica, pasen o no pa-
sen a través de sistemas de comunicación. No debe confundirse entonces
las relaciones de poder, las relaciones de comunicación y las capacidades
objetivaq. Ello no quiere decir que se trate de tres dominios separados,
ni que de un lado exista el campo de las cosas, de la técnica perfecciona-
da, del trabajo y de la transformación de lo real; por otro lado el de los
signos, 3a comunicación, la reciprocidad y la producción de significado,
y finalmente, el da la dominación de los medios de coacción, de desigual-
dad y de la acción de los hombres sobre otros hombres. Se trata de tres
tipos de relaciones, que de hecho siempre se traslapan, se apoyan recípro-
camente y se utilizan mutuamente como instrumentos. 1,a aplicación de las
capacidades objetivas, en sus formas más elementales, implica relaciones
de comunicación (ya sea bajo la forma de información previamente ad-
quirida o de trabajo compartido) ; también está vinculada a relaciones
de poder (ya sea que consistan en tareas obligatorias, en gestos impuesros
por tradición o por aprendizaje, en subdivisiones y en la distribución más
o menos obligatoria del trabajo). Las relaciones de comunicación implican
actividades terminadas (aunque sólo sea la puerta en juego correcta de ele-
nientos de significado) y, en virtud de la modificación del campo de
infoimación entre parejas, producen efectos de poder. En cuanto a las
relaciones de poder mismas, en una parte fundamental se ejercen median-
tc la producción y el intercambio de signos; difícilmente se Ies puede
disociar de las actividades terminadas, ya sean las que permiten ejercer el
poder (como las técnicas de entrenamiento, los procesos de dominación,
las medios mediante los cuales se obtiene la obediencia) o las que recu-
LL S U J L T O Y EL PODER 13

rren a relaciones de poder con el fin de desarrollar su potencial (la divi-


sión del trabajo y la jerarquía de tareas).
Desde luego, la coordinación entre estos tres tipos de relaciones no
es ni uniforme ni constante. En una sociedad dada, no hay un tipo ge-
neral de equilibrio entre las actividades terminadas, los sistemas de comu-
nicación y las relaciones de poder. Más bien hay diversas formas. diversos
lugares, diversas ocasiones o circunstancias en las que eqtas interrelaciones
se establecen según un modelo especifico. Pero también hay "bloques" en
los que el ajuste de habilidades, las redes de comunicación y las relacio-
nes de poder constituyen sistemas regulados y concertados. Tómese por
ejemplo una institución educativa: la disposición de su espacio, los regla-
mentos ineticulosos que regulan la vida interna. las distintas actividades
que ahí se organizan, las diversas personas que viven o se encuentran ahí,
cada una con su propia función, un lugar, un rostro bien definido -todo
e.i.to constitu~e un bloque de capacidad-comunicación-poder. La activi-
dad que asegura el aprendizaje y la adquisición de aptitudes o tipos de
cori~portamientose desarrolIa ahí por medio de todo un conjunto de co-
xnunicaciones reguladas (lecciones, preguntas y respuestas, órdenes, exhor-
taciones, signos codificados de obediencia, marcas diferenciales del "valor"
de cada persona y de los niveles de conocimiento) y por medio de toda
tina serie de procedimientos de poder (encierro, vigilancia, recompensas
y castigos, la jerarquía piramidal) .
Estos bloques, en los que la puesta en práctica de capacidades técni-
cas. el juego de comunicaciones y las relaciones de poder se ajustan entre
sí según fórmulas pensadas, constituye lo que podría llamarse, ampliando
un poco el sentido de la palab~a,disciplinas. El anjlisis empírico de cier-
tas disciplinas en su constitución histórica, presenta, por esta razón, cierto
interés. Ello es así, primero, porque las disciplinas muestran, según es-
quemas artificialmente claros y decantados. el modo como pueden articu-
larse los sistemas de finalidad objetiva, los de coinunicación y los dc
poder. Asimismo, exhiben diferentes modelos de articulación, dándoles pree-
minencia algunas veces a las relaciones de poder y de obediencia (como
en las disciplinas de tipo monjstico o penitencial), a veces a actividades
terminadas (como en las disciplinas de hospitales o talleres), a veces a re-
laciones de comunicación (como en las disciplinas de aprendizaje), y a
veces también a una saturación de los tres tipos de relaciones (como qui-
zás en la disciplina militar, en la que una plétora de signos indica, hasta
el punto de ser redundante, relaciones de poder apretadas y cuidadosa-
mente calculadas para producir cierto número de efectos técnicos).
La introducción de la disciplina en las sociedades europeas a partir
del siglo xvrrr no debe entenderse, desde luego. en el sentido de que 10s
individuos que forman parte de ellas se vuelven cada vez más obedientes
ni de que empiezan a reunirse en cuarteles, escuelas o prisiones; más
bien, en el sentido de que se busca un proceso de ajuste Frecíentemente
controlado -cada vez más racional y económico- entre las actividades
14 REVISTA 3IEXICAXA DE SOCIOLOG~A

productivas, los medios de comunicación y el juego de las relaciones de


poder.
Abordar el tema del poder por medio de un análisis del "cómo" es,
por lo tanto, introducir varios cambios críticos en relación con el su-
puesto de un poder fundamental. Es plantearse como objeto de análisis rela-
ciones de poder y no un poder; relaciones de poder que son distintas de
las capacidades objetivas y de las relaciones de comunicación: relaciones
de poder, en fin, que pueden aprehenderse en la diversidad de su enca-
denamiento con esas capacidades y esas relaciones.

( E n qué consistc la especificidad de las relaciones de poder?


El ejercicio del poder no es simplemente una relación entre "parejas",
individuales o colectivas; sa trata de un modo de acción de algunos sobre
algunos otros. Lo que es decir, desde luego, que no existe alqo Ilamacio
el Poder, o el poder, que existiría universalmente, en forma masiva o di-
fusa, concentrado o distribuido. Sólo existe el poder que ejercen "unos"
sobre "otrosy'. El poder sólo existe en acto aunque, desde luego, se ins-
cribe en un campo de posibilidades dispersas, apoyándose sobre estruc-
turas permanentes. Ello también significa que el poder no es una especie
de consentimiento. En sí mismo no es renuncia a una libertad. transfe-
rencia de derechos, poder de todos y cada uno delegado a unos cuanto?
(lo cual no impide que el consentimiento pueda ser una condición para
Ia existencia o el mantenimiento de la relación de poder) ; la relación de
poder puede ser el efecto de un consentimiento permanente o anterior,
pero no es por naturaleza la manifestación de un consenso.
¿Significa esto que debemos buscar el carácter propio de las relacio-
nes de poder en la violencia que debió ser su forma primitiva, su secreto
permanente y su recurso último, lo que en última instancia aparece como
su verdad cuando se le obliga a quitarse la máscara y a mostrarse tal
como es? En efecto, lo que define una relación de poder es que es un
modo de acción que no actúa de manera directa e inmediata sobre los
otros, sino que actúa sobre sus acciones: una acción sobre la acción, so-
bre acciones eventuales o actuales, presentes o futuras. Una relacián de
violencia actúa sobre un cuerpo o sobre cosas: fuerza, somete, quiebra,
destruye: cierra la puerta a toda posibilidad. Su polo opuesto sólo puede
ser la pasividad, y si tropieza con cualquier otra resistencia no tiene mL7s
opción que intentar minimizarla. En cambio, una relación de poder se
articula sobre dos elementos, ambos indispensables para ser justamente
una relación de poder: que "el otro" (aquel sobre el cual ést? se ejerce)
sea totalmente reconocido y que se le mantenga hasta el final como u11
sujeto de acción y que se abra, frente a la relación de poder. todo un cam-
po de respuestas, reacciones, efectos y posibles invenciones.
La puesta en juego de relaciones de poder no es, evidentemente, más
exclusiva del uso de la violencia que de la adquisición del consenso; sin
EL S U J E T O Y F L PODER 15

duda, el ejercicio del poder no puede prescindir del uno o de la otra, y


con frecuencia de ambos a la vez. Pero, a pesar de que el consenso y la
violencia son los instrumentos o los resultados, no constituyen el principio
o la naturaleza básica del poder. El ejercicio del poder puede producir
tanta aceptación como se desee: puede acumular muertos y refugiarse
tras las amenazas que pueda imaginar. En si mismo, el ejercicio del poder
no es una violencia a veces oculta; tampoco es un consenso que, implíci-
tamente, se prorroga. Es un conjunto de acciones sobre acciones posibles;
opera sobre el campo de posibilidad o se inscribe en el comportamiento
de los sujetos actuantes: incita, induce, seduce, facilita o dificulta; amplía
o limita, vuelve más o menos probable; de manera extrema, constriñe o
prohíbe de modo absoluto; con todo, siempre es una manera de actuar
sobre un sujeto actuante o sobre sujetos actuantes, en tanto que actúan
o son susceptibles de actuar. 'l'n conjunto de acciones sobre otras ac-
ciones.
Tal vez la naturaleza equívoca del término condllctn es un2 de las
mejores ayudas para llegar a captar la especificidad de las relaciones de
poder. Pues "conducir" es al mismo tiempo "llevar" a otros (según me-
canismos de coerción nlás o menos estrictos) y la manera de comportarse
en el interior de un campo más o menos abierto de posibilidades. El ejer-
cicio del poder consiste en "conducir conductas" y en arreglar las proba-
bilidades. En el fondo, el poder es menos una confrontación entre dos ad-
versarios o la vinculación de uno con otro, que una cuestión de gobierno.
Se le debe dar a esta palabra el amplio significado que poseía en el si-
glo XVI. "Gobierno" no se refería únicamente a las estructuras políticas
o a la gestión de los Estados; más bien designaba el modo de dirigir la
conducta de individuos o grupos: el gobierno de los niños. de las almas.
de las comunidades, de las familias, de los enfermos. No sólo cubría las
formas instituidas y legítimas de sujeción económica o poiítica, sino tam-
bién modos de acción, más o menos pensados y calculados, destinados a
actuar cobre las posibilidades de acción de otros individuos. Gobernar, en
este sentido, es estructurar el posible campo de acción de los otros. El
modo de relación propio del poder no debería buscarse entonces del lado
de la violencia o de la lucha ni del lado del contrato o de la vinculación
voluntaria (los cuales pueden ser, a lo más, instrumentos del poder), sino
más bien del lado del modo de acción singular, ni belicoso ni jurídico, que
es el gobierno.
Cuando se define el ejercicio del poder como un modo de acción so-
bre las acciones de los otros, cuando se caracterizan estas acciones por el
"gobierno" de los hombres, de los unos por los otros -en el sentido más
amplio del término- se incluye un elemento importante: la libertad. El
poder se ejerce únicamente sobre "sujetos libres" y sólo en la medida en
que son "libres". Por esto queremos decir sujetos individuales o colecti-
vos, enfrentados con un campo de posibilidades, donde pueden tener lu-
gar diversas conductas, diversas reacciones y diversos comportamientos.
Ahí donde las determinaciones están saturadas, no hay relación de poder;
la esclavitud no es una relación de poder cuando el hombre está encade-
nado (en este caso se trata de una relación física de coacción), sino jus-
tamente cuando puede desplazarse y en última instancia escapar. En
consecuencia, no hay una confrontación cara a cara entre el poder y la li-
bertad que sea mutuamente exclusiva (la libertad desaparece ahí donde se
ejerce el poder). sino un juego mucho más complicado. En este juego,
la libertad puede muy bien aparecer como condición de existencia del po-
der (al mismo tiempo como su precondición, puesto que debe existir la
libertad para que el poder se ejerza, y también como su soporte perma-
nente, puesto que si se sustrajera totalmente del poder que se ejerce sobre
ella, éste desaparecería y debería sustituirse por la coerción pura y simple
de la violencia) ; pero también aparece como aquello que no podrá sino
oponerse a un ejercicio del poder que en última instancia, tiende a deter-
minarla completamente.
La relación de poder y la rebeldía de la libertad no pueden, pues, se-
pararse. El problema central del poden no es el de la "servidumbre volun-
taria" (;cómo podríamos desear ser esclavos?). En d corazón mismo de la
relación de poder, y "provocándola" de manera constante, se encuentran
la obstinación de la voluntad y la intransitividad de la libertad. Más que
hablar de un "antagonismo" esencial, sería preferible hablar de un "ago-
nismo" -de una relación que es al mismo tiempo de incitación recíproca
y de lucha; no tanto una relación de oposición frente a frente que paraliza
a ambos lados, como de provocación permanente.

tCórno debe analizarse la relación de poder?


Tal relación puede analizarse -quiero decir: es perfectamente legítimo
analizarla- cn instituciones bien determinadas. Estas últimas constituyen
un observatorio privilegiado para aprehenderlas, diversificadas, concen-
tradas, puestas en orden y llevadas, al parecer, hasta su máxima efica-
cia. Es ahí donde, en una primera aproximación, podría esperarse encon-
trar la aparición de la forma y la lógica de sus mecanismos elementales.
Sin embargo, el análisis d e las relaciones de poder en espacios institucio-
nales cerrados presenta cierto número de inconvenientes. Primero, el he-
cho de que una parte importante de los mecanismos que pone en práctica
tina institución están destinados a asegurar su propia conservación, con-
lleva el riesgo de descifrar funciones esencialmente reproductivas. en par-
ticular en las relaciones de poder "interinstitucionales". Segundo, al ana-
lizar las relaciones de poder a partir de las instituciones, se expone uno
a buscar la explicación y el origert de éstas en aquéllas, esto es, a explicar,
en suma, el poder por el poder. Finalmente, en la medida en que las ins-
tituciones actúan esencialmente poniendo en juego dos elementos, reglas
(explícitas o silenciosas) y un aparato, se corre el riesgo de darle a uno o
a otro un privilegio exagerado en la relación de poder y, por lo tanto, de
EL S U J E T O Y EI, PODER 17

ver en esras últimas únicamente modulaciones de la ley y de la coerción.


Esto no niega la importancia de las instituciones en el establecimiento
de las relaciones de poder. Se trata de sugerir más bien que las institucio-
nes siempre deben analizarse a partir de las relaciones de poder. y no a
la inversa, y que el punto de anclaje fundamental de éstas, aun cuando
se materializan y cristalizan en una institución, debe encontrarse fuera
de la institución.
Regresemos a la definición del ejercicio del poder como una manera
en que unos pueden estructurar el campo de acción posible de los otros.
Así, !o que sería propio de una relación de poder es que ésta sería un
modo de acción sobre acciones. Es decir, las relaciones de poder se en-
cuentran profundamente arraigadas en el nexo social, y no constituyen
"por encima" de la socicdad una estructura suplementaria con cuya des-
aparición radical quizá se pudiera soñar. En todo caso, vivir en una so-
cicdad es vivir de modo tal que es posible que unos actúen sobre la acción
de los otros. Una sociedad "sin relaciones de poder" sólo puede ser una
abstracción. Lo cual, dicho sea de paso, hace políticamente mucho más
necesario el análisis de lo que dichas relaciones son en una saciedad dada,
de ru formación histórica, de lo que las vuelve sólidas o frágiles, de las
condiciones necesarias para transformar unas, para abolir otras. Pues de-
cir que no puede haber sociedad sin relaciones de poder no quiere decir ni
que las que están dadas sean necesarias, ni que de todos modos el "Poder7'
constituye una fatalidad que no puede ser socavada en el corazón de las
sociedades; sino que el análisis, la elaboración, el cuestionamiento de las re-
laciones de poder, y del "agonismo" entre las relaciones de pcder y la in-
transitividad de 13 libertad, es una tarea política incesante; y que ésta es
la tarea política inherente a toda existencia social.
Concretamente, el análisis de las relaciones de poder exige el estableci-
miento de cierto número de puntos:
1 ) El sistema de diferenciaciones que permiten actuar sobre la acción
de 10s otros: diferencias jurídicas o tradicionales de estatus y de privile-
gios: diferencias económicas en la apropiación de las riquezas y de los
bienes; diferencias de ubicación en los procesos de producción; diferencias
lingüísticas o culturales; diferencias en las destrezas y en las competencias,
etcétera. Toda relación de poder pone en marcha diferenciaciones que
son 21 mismo tiempo sus condiciones y sus efectos.
2) El tipo de objetivos perseguidos por aquellos que actúan sobre la
acción de los otros: mantener privilegios, acumular ganancias, hacer fun-
cionar la autoridad estatutaria, ejercer una función o un oficio.
3 ) 4-05 modalidades instrurnentales: ya sea que se ejerza el poder por
la amenaza de las armas, por los efectos de la palabra, a través de las dis-
paridades económicas, por mecanismos más o menos complejos de control,
por sistemas de vigilancia, con o sin archivos, según reglas explícitas o no,
permanentes o modificables, con o sin dispositivos materiales, etcétera.
4 ) Las formas de instttucionaliración: éstas pueden mezclar disposi-
ciones tradicionales, estructuras jurídicas, fenómenos relacionados con la
costumbre o la moda (como se ve en las relaciones de poder que atravie-
san la institución familiqr) ; también pueden tomar la forma de un dis-
positivo cerrado sobre si mismo con sus lugares específicos, sus reglan~en-
tos propios, sus estructuras jerárquicas cuidadosamente diseñadas, y una
relativa autonomía funcional (como en las instituciones escolare5 o mili-
tares) ; pueden formar, asimismo, sistemas muy complejos dotados de múl-
tiples aparatos, como en el caso del Estado que tiene como funii6n cons-
tituir la envoltura general, la instancia de control global, el principio de
regulación y, en cierta medida también, la distribución de tcdas 12s rela-
ciones de poder en un conjunto social dado.
5) Los grados de racionalización: la puesta en juego de re!aciones de
poder como acción en un campo de posibilidades puede ser ni'as O menos
elaborada en función de la eficacia de los instrumentos y de la certeza
del resultado (refinamientos tecnológicos más o menos grandes en el ejer-
cicio del poder) o también en función del costo eventual (!-a sea que se
trate del "costo" económico de los medios puestos en práctica. o del costo
en términos de la reacción constituida por las resistencias encontradas). El
ejercicio del poder no es un hecho bruto, un dato institucional. ni es una
estructura que se mantiene o se rompe: se elabora, se transforma. se or-
ganiza, se provee de procedimientos que se ajustan más o merio,c a la si-
tuación.
Puede verse por qué el análisis de las relaciones de poder en uria socie-
dad no puede retrotraerse al estudio de una serie de institucioxes, ni si-
quiera al estudio de todas aquellas que merecerían el nombre de ('polí-
tica". Las relaciones de poder están arraigadas en el tejido soci31. Ello no
quiere decir, sin embargo, que existe un principio primario y futidainental
de Poder que domina la sociedad hasta en su más mínimo detalle; pero,
tomando como punto de partida la posibilidad de la acción sc~i)re.laac-
ción de los otros (coextensiva a toda relación social), las mí11ti;)iec formas
de disparidad individual, de objetivos, de instrumentaciones dadas sobre
nosotros y a los otros, de institucionalización más o menos sectorial o glo-
bal, de organización más o menos deliberada, definen dijtintai formas
d e poder. Las formas y las situaciones del gobierno d e iinoj tiombres
otros en una sociedad dada son múltiples; se superponen, se ei~:r.ecruzan,
se limitan y a veces se anulan, otras se refuerzan. Es un heclio i n d ~ d a b l e
que el Estado en las sociedades ccntemporáneas no es sólo una de las for-
mas o uno de los lugares -aunque fuera el más importante- de ejercicio
del poder, sino que de cierta manera todas las otras formas de relación de
poder se refieren a él. Pero no es porque cada uno se derive de él. Es más
bien porque se ha producido una estatización continua de la? relaciones
de poder (si bien no adquirió la misma forma en el orden pedagógico, ju-
dicial, económico, familiar). Haciendo referencia aquí al sentido restrin-
gida de la palabra giobierno, podría decirse ~ I . W las relaciones de poder se
gubernamentalizaron progresivamente, es decir, se elaboraron rricionali-
E L SUJETO Y EL PODER 19

zaron, ce~?tralizaronbajo la forma o bajo los auspicios de instituciones


estatales.

Retariol;l.s cle podcr y relaciones estratégicas

La palabra estrategia se utiliza corrientemente en tres sentidos. Pri-


mero, para designar la elección de los medios empleados para conseguir
un fin; se trata de la racionalidad empleada para alcanzar un objetivo.
Segundo, para designar la manera en que un compañero en un juego dado,
actúa en función de lo que él piensa que debería ser la acción de los otros,
y de 10 que estima que los otros pensarán de la suya; en suma, la manera
en que se trata de tener centaja sobre 61 otro. Tercero, para designar los
procedimientos utilizados en un enfrentamiento con el fin de privar al
adversario de sus medios de combate y de obligarlo a renunciar a la lucha;
se trata, entonces, de los medios destinados a obtener la victoria. Estos
tres significados se reúnen en las situaciones de enfrentamiento - g u e r r a
o juego- donde el objetivo es actuar sobre un adversario de modo tal
que la lucha le sea imposible. La estrategia se define entonces por la elec-
ción de las soluciones "ganadoras". Pero debe recordarse que se trata de
un tipo muy particular de situación y que hay otros donde es necesario
mantener la distinción entre los diferentes sentidos de la palabra estra-
tegia.
En referencia al primer sentido indicado, puede llamarse "estrategia
de poder" al conjunto de medios establecidos para hacer funcionar o para
mantener un dispositivo de poder. También puede hablarse de estrategia
propia de las relaciones de poder en la medida en que éstas constituyen
modos de acción sobre la posible, eventual, supuesta acción de los otros.
Los mecanismos puestos en práctica en las relaciones de poder pueden,
entonces. descifrarse en términos de "estrategias". Pero el punto más im-
portante es obviamente la relación entre las relaciones de poder y las
estrategias de enfrentamiento. Puesto que si bien es verdad que en el co-
razón de las relaciones de poder y como condición permanente de su exis-
tencia, hay una "insumisión" y libertades esencialmente obstinadas, no hay
una relación de poder sin resistencia, sin escapatoria o huida, sin un
eventual regreso. Toda relación de poder implica, pues, por lo menos
virtualmente, una estrategia de lucha, sin que por ello lleguen a superpo-
nerse, n perder su especificidad y finalmente a confundirse. Cada una de
ellas constituye, la una para la otra, una especie de limite permanente,
un plinto de inversión posible. Una relación de enfrentamiento encuentra
su término, su momento final (y la victoria de uno de los dos adversarios)
cuando los mecanismos estables reemplazan al juego de las reacciones an-
tagónicas, y a través de ellos puede conducirse con suficiente certeza y de
manera bastante constante la conducta de los otros; para una relacibn
de enfrentamiento, desde el momento en que no es una lucha a muerte,
la fijacibn de una relación de poder constituye un blanco -al mismo tiem-
po su cumplimiento y su suspensión. Y recíprocamente, para una relación
de poder, la estrategia de lucha constituye también una frontera: la línea
donde la inducción calculada de las conductas de los otros no puede ir
más allá de la réplica a su propia acción. Como no puede haber relacio-
nes de poder sin puntos de rebeldía que por definición se le escapan, toda
intensificación, toda extensión de las relaciones de poder para someterlos,
no pueden sino conducir a los límites del ejercicio del poder; éste encuen-
tra entonces su tope en un tipo de acción que reduce al otro a la impo-
tencia total (una "victoria" sobre el adversario sustituye al ejercicio del
poder), o en una confrontación con aquellos a los que se gobierna y en
su transformación en adversarios. En suma, toda estrategia de enfrenta-
miento sueña con convertirse en una relación de poder, y toda relación
de poder se inclina a convertirse en una estrategia victoriosa, tanto si sigue
su propia línea de desarrollo como si choca con resistencias frontales.
En efecto, entre una relación de poder y una estrategia de lucha, hay
un llamamiento recíproco, un encadenamiento indefinido y una inversi0i-i
perpetua. A cada instante la relación de poder puede convertirse, y en
ciertos puntos se convierte, en un enfrentamiento entre adversarios. A
cada instante también las relaciones de adversidad, en una sociedad, dan
lugar al establecimiento de mecanismos de poder. Esta inestabilidad da lu-
gar a que los mismos procesos, los mismos acontecimientos y las mismas
transformaciones pueden descifrarse tanto en el interior de una historia
de luchas como en la de las relaciones y de los dispositivos del poder. No
aparecerán ni los mismos elementos significativos ni los mismos encadena-
mientm ni los mismos tipos de inteligibilidad, aunque se refieran al mismo
tejido histórico y aun cuando cada uno de los dos análisis deba remitir
al otro. Y es justamcnte la interferencia de las dos lecturas lo que hace
aparecer esos fenómenos fundamentales de "dominación" que presenta
la historia de gran parte de las sociedades humanas. La dominación es una
estructura global de poder cuyas ramificaciones y consecuencias pueden
encontrarse a veces hasta en la trama más tenue de la sociedad; pero es
al mismo tiempo una situación estratégica más o menos adquirida y soli-
dificada en un enfrentamiento de largo alcance histórico entre adversarios.
Puede muy bien suceder que un hecho de dominacitvn no sea sino la trans-
cripción de uno de los mecanismos de poder de una relación de enfrenta-
miento y de sus consecuencias (una estructura política que surge de una
invasión) ; también puede ser que una relación de lucha entre do5 adver-
sarios sea, efecto del desarrollo de las relaciones de poder, con loí conflic-
tos y las separaciones que conlleva. Pero lo que convierte en fenómeno
central en la historia de las sociedades al hecho de la dominación de un
grupo, de una casta o de una clase, y al hecho de las resistencias o revuel-
tas a las que se enfrenta, es que éstas manifiestan, bajo una forma global
y masiva, a escala de todo el cuerpo social, el enganche de las relaciones
de poder con relaciones estratégicas, y sus efectos de incitación recíproca.