You are on page 1of 2

ANALISIS DEL TEMA VI

Desarrollo del Capital Humano

El desarrollo de las personas en las organizaciones es vital y muy importante para


que la misma alcance sus objetivos y logros, si los empleados están bien
capacitados serán más eficaces y efectivos en sus actividades y tareas; ya que los
procesos de capacitación y entrenamiento les permite establecer y reconocer
requerimientos futuros; además le suministra empleados altamente calificados y
aseguran el desarrollo del recurso humano disponible.

Cuando un trabajador es nuevo en una organización siempre debe dársele una


inducción acerca de las actividades que este va a desempeñar, un entrenamiento
y una capacitación de cuáles son sus funciones en el cargo. También se deben
tomar en cuenta para una capacitación continua a los empleados ya existentes,
dentro de la organización, y al momento de instalaciones de nuevos y actualizados
sistemas de información o programas computarizados que se implementen.

La importancia de una buena formación es vital a nivel empresarial y personal.


Tanto para la empresa, por el beneficio de unos buenos resultados por parte del
trabajador, como de éste al sentirse seguro y eficaz respecto a su labor. El
reconocimiento no sólo viene dado por los demás, sino por uno mismo al sentirse
satisfecho.

Con una buena base, una formación actualizada y las habilidades bien entrenadas
para llevarlas a cabo, su necesidad de autorrealización en el ámbito laboral puede
hallarse más cercana.

Por este motivo, es necesario estar bien instruidos a nivel profesional, porque nos
movemos en sintonía con el entorno, que aunque no siempre dependa de
nosotros mismos, si que nos devuelve en gran parte aquello que le facilitamos.
A nivel de dirección encontraremos una ayuda gratificante en cuanto a formación,
ya que los esfuerzos versan en torno a la eficacia de una buena productividad. De
modo que si la empresa desea el desempeño óptimo de su función, cuánto
obtendrá si sus miembros están en posesión de garantizar esos resultados.
Sin duda alguna, una buena formación es imprescindible para el desarrollo óptimo
de cualquier actividad, apliquémoslo al entorno laboral y todos seremos los
beneficiados.