You are on page 1of 1

Adviento: esperanza que transforma

Harold Segura

Mircoles 19 de diciembre

Da 18 El Seor se acord
En tiempos de Herodes, rey de Judea, hubo un sacerdote llamado Zacaras, miembro del grupo de Abas. Su esposa Elisabet tambin era descendiente de Aarn. Ambos eran rectos e intachables delante de Dios; obedecan todos los mandamientos y preceptos del Seor. Pero no tenan hijos, porque Elisabet era estril; y los dos eran de edad avanzada. Lucas 1.57 - NVI

Eran dos personas ancianas; ambas descendientes de la tribu de Aarn (de la casta sacerdotal) y, lo

ms importante, reconocidas por actuar con rectitud y por ser fieles observantes de los preceptos del Seor. Credenciales suficientes para creer que no experimentaban problemas, pero los tenan. Tambin los justos viven la vida entre frustraciones y alegras. Ella, Elizabet, era estril, tal como Sara, Rebeca, Raquel, la madre de Sansn, tambin la de Samuel y tantas otras que padecieron la discriminacin social y lucharon contra la duda de pensar que Dios se haba olvidado de ellas. Siendo una persona de avanzada edad, le resultara difcil esperar que se le cumpliera el sueo de su vida: tener un hijo. Hay edades para alimentar ciertas ilusiones, y otras para olvidarlas comentan los realistas. Pero, cuando ya no haba nada que esperar, lleg el milagro. Zacaras fue sorprendido por la visita del ngel Gabriel, quien le anunci que su esposa tendra un hijo. Para no creerlo! Tan sobrecogedora fue la sorpresa que el anciano sacerdote reaccion como cualquier persona normal, con incredulidad y temor (1.18). El nombre de l, Zacaras, significa el Seor se acord. Se acord para darles el regalo inesperado de Juan el Bautista, quien fue el predecesor de Jess. Nunca es tarde para esperar lo que humanamente ya no es esperable. Mientras quede vida, siempre debe alimentarse la esperanza.

Para seguir pensando: La esperanza vieja es la ms dura de perder. Elizabeth Barrett Browing (poetisa inglesa, 18061861) Oracin: La falta de sentido y la prdida de la esperanza son dos de los grandes males de nuestra poca; se pierde la esperanza estando an muy joven. Pidamos al Seor porque en la juventud se afirme la esperanza en que por fin nacer, por la operacin del Espritu de Dios, un nuevo da en que Cristo triunfar y establecer en nuestro pas la justicia, la paz y la vida plena del reino de Dios.